Tar­de en Bo­go­tá

Gui­llau­me Henry, Di­rec­tor Crea­ti­vo de Ni­na Ric­ci, se ins­pi­ró en los atar­de­ce­res bo­go­ta­nos pa­ra crear la co­lec­ción Ve­rano 2017

VOGUE (México) - - Vogue Julio - Fo­tó­gra­fo Alex John Beck Rea­li­za­ción Mi­chae­la Dosamantes

Ni­na Ric­ci to­ma a los atar­de­ce­res bo­go­ta­nos co­mo su re­fe­ren­cia pa­ra su má­gi­ca co­lec­ción Ve­rano 2017

Na­da des­cri­be más a una ciu­dad que el de­seo de re­gre­sar a ella una y otra vez. Eso su­ce­de con Bo­go­tá, don­de se res­pi­ra to­do, des­de el gris de una tar­de fría has­ta los aba­lo­rios bri­llan­tes de un día lleno de azu­les y ver­des. Y lue­go es­tán los atar­de­ce­res que te atra­pan en­tre los la­ti­dos mu­si­ca­les de Cha­pi­ne­ro, en el Mon­se­rra­te que mi­ra des­de lo al­to, o hin­ca­do an­te La Can­de­la­ria co­lo­nial y re­pu­bli­ca­na, que no se con­for­mó con un pe­di­grí ni un pa­sa­do, pa­ra vi­brar con la vis­ta al fu­tu­ro... ¿Cómo no iba a con­quis­tar es­ta ur­be de ar­te, car­na­val, li­te­ra­tu­ra y mo­da a una mar­ca igual de ve­ne­ra­ble, que es Ni­na Ric­ci? Eso pu­do ha­ber­le su­ce­di­do a su Di­rec­tor Crea­ti­vo Gui­llau­me Henry, quien aún sin ha­ber via­ja­do a Bo­go­tá, se de­jó ins­pi­rar en la dis­tan­cia por el abra­zo de La­ti­noa­mé­ri­ca, y aho­ra nos ha­bla en ex­clu­si­va. “Nun­ca he ido a Bo­go­tá, de mo­men­to es un des­tino ima­gi­na­rio pa­ra mí. Pe­ro me la fi­gu­ro co­mo una ciu­dad lle­na de vi­da y de mez­clas, hú­me­da y ex­ci­tan­te. El es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra nues­tra mu­jer Ni­na Ric­ci a quien avi­zo­ro ple­na­men­te fe­liz en un des­tino lleno de con­tras­tes”, res­pon­de. La imaginación de un ar­tis­ta sue­le dar al blan­co. Esa mu­jer a la que alu­de Henry pue­de ser la mis­ma que an­da por el mun­do des­de 1932 de la mano de Ma­ria Ade­lai­de Nie­lli, la em­pren­de­do­ra tu­ri­ne­sa que fun­dó la ca­sa en Pa­rís. Pe­ro, en sus pa­la­bras, ¿cómo es la mu­jer Ni­na Ric­ci? “La asu­mo in­de­pen­dien­te, se­gu­ra de sí mis­ma y con la vo­lun­tad de ves­tir­se pa­ra ella y no pa­ra los de­más. Tiene una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial pa­ra la mo­da”, di­ce el crea­ti­vo. Pen­se­mos en la mu­jer la­ti­noa­me­ri­ca­na que ha­ce su vi­da y es­cri­be his­to­ria aho­ra mis­mo en Bo­go­tá, Li­ma, Ciu­dad Mé­xi­co, Bue­nos Ai­res, Santiago de Chile o cual­quie­ra de nues­tras ciu­da­des. In­du­da­ble­men­te, le va esa des­crip­ción que pue­de vi­sua­li­zar­se en un ve­rano 2017 ves­ti­da con tra­jes de pan­ta­lón sar­to­ria­les, sa­cos im­pe­ca­ble­men­te cor­ta­dos y ní­ti­das fal­das, que de al­gu­na ma­ne­ra se las arre­glan pa­ra exu­dar fe­mi­ni­dad en el siem­pre efec­to in­tri­gan­te de los to­nos bur­deos, esos mis­mos que ti­ñen el cie­lo cuan­do

el mun­do se alis­ta pa­ra ce­le­brar la no­che. Si al­guien se cues­tio­na cómo ha si­do po­si­ble con­ver­tir en me­tá­fo­ra de un des­tino, aún sin vi­si­tar­lo an­tes, una pro­pues­ta es­té­ti­ca, bas­ta­rá una mi­ra­da a ca­da pie­za y en­con­tra­re­mos los pun­tos de con­tac­to.

Bo­go­tá es un si­tio don­de la vi­da es di­ná­mi­ca y muy con los pies en el sue­lo. Sin em­bar­go, flo­ta allí un ai­re de allu­re bur­gués, una ele­gan­cia quie­ta, con­for­ta­ble y sin es­tri­den­cias que va des­de el acen­to de su len­gua a la son­ri­sa co­me­di­da y el tra­to cor­tés. Así mis­mo se mue­ven sus mu­je­res en las pie­zas flui­das de Ni­na Ric­ci, en sus ves­ti­dos de no­tas len­ce­ras sin lle­gar ja­más a la fron­te­ra del ex­ce­so, en un trench de sua­ve cue­ro tin­ta­do de mora o en otro co­rru­ga­do pa­ra lle­var con un pan­ta­lón de an­te. “La co­lec­ción de Ve­rano 2017 se ins­pi­ra en re­cuer­dos de via­jes que hi­ce por Su­da­mé­ri­ca, prin­ci­pal­men­te la to­na­li­dad que ti­ñe el cie­lo al caer la no­che. Ca­da co­lec­ción de Ni­na Ric­ci se desa­rro­lla co­mo una his­to­ria, y es­ta tra­ta so­bre una mu­jer eu­ro­pea per­di­da du­ran­te una pues­ta de sol en Bo­go­tá”, afir­ma Gui­llau­me Henry. Tal vez no es una eu­ro­pea su pro­ta­go­nis­ta. Es pro­ba­ble que sea una mu­jer de es­te mi­le­nio que no re­co­no­ce fron­te­ras y asu­me el don de lo ubi­cuo a fuer­za de re­pli­car­se en Ave­nue Mon­taig­ne, Ma­saryk y la Ca­rre­ra 11 bo­go­ta­na, sin que na­da apun­te al desa­tino. A es­to se fu­sio­na lo que ha si­do siem­pre el per­fil de Ni­na Ric­ci y su es­tra­te­gia... “Siem­pre he con­si­de­ra­do

que Ni­na Ric­ci es una mar­ca que no gri­ta, su­su­rra. Es­to tam­bién for­ma par­te de mi in­ter­pre­ta­ción de la fe­mi­ni­dad. Me gus­ta la idea de una mar­ca ca­paz de au­nar dis­tin­tos uni­ver­sos sin ne­ce­si­dad de ser agre­si­va”, afir­ma Henry. Pe­ro el su­su­rro no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca que un men­sa­je re­nun­cie a lle­gar al­to y muy só­li­do, has­ta im­po­ner­se im­per­té­rri­to so­bre las tan­tas vo­ces inex­pli­ca­bles y epa­tan­tes que in­va­den la in­dus­tria. Es­ta pro­pues­ta tiene mu­chas aris­tas y re­co­dos. “La mu­jer Ni­na Ric­ci es­tá lle­na de con­tra­dic­cio­nes, co­mo la ma­yo­ría de las mu­je­res en reali­dad. Es chic y a la vez de­ci­di­da, se­duc­to­ra y con ca­rác­ter, me­lan­có­li­ca pe­ro apa­sio­na­da. Mu­chos ad­je­ti­vos que aso­cio a Amé­ri­ca La­ti­na”.

Es­ta ciu­dad es un lu­gar don­de la vi­da es di­ná­mi­ca y con los pies en el sue­lo

Ycó­mo ve es­te hom­bre a las la­ti­noa­me­ri­ca­nas... “Mo­re­nas y pi­can­tes. Sien­to re­cu­rrir al cli­ché, ¡pe­ro a los pa­ri­si­nos tam­bién se nos des­cri­be con los nues­tros!”. Sí, es un cli­ché. Pe­ro lo im­por­tan­te es que cuan­do Gui­llau­me Henry po­ne ma­nos a la obra y crea, ins­pi­ra­do en esas mis­mas la­ti­noa­me­ri­ca­nas, na­da apun­ta a un con­cep­to en­ce­rra­do en­tre mar­cos es­tre­chos. En su co­lec­ción hay di­ver­si­dad, in­te­li­gen­cia, cos­mo­po­li­tis­mo, allu­re y ele­gan­cia, ade­más de, claro, el ade­mán de las “mo­re­nas y pi­can­tes”. To­do eso es­tá en el ver­da­de­ro y abar­ca­dor ADN de nues­tras ama­zo­nas del es­ti­lo que se im­po­nen y pa­sean por Pa­rís, To­kio o La­gos. Ellas lo­gran la al­qui­mia pa­ra ha­cer­nos pen­sar que los atar­de­ce­res de Bo­go­tá no son más que el re­fle­jo de to­das esas mu­je­res que in­yec­tan sa­via vi­tal a su ciu­dad.

Con ca­rác­ter ARRI­BA: GA­LE­RÍA CA­SAS REIGNER; DCHA.: VES­TI­DO EN SE­DA, DE NI­NA RIC­CI; ABA­JO: IMA­GEN DE BO­GO­TÁ CAP­TU­RA­DA DES­DE LA CA­LE­RA.

Pai­sa­jes de la ca­pi­tal IZ­DA.: CO­LO­RI­DAS FA­CHA­DAS DE LA CIU­DAD; ABA­JO, IZ­DA.: GA­BAR­DI­NA, PAN­TA­LÓN Y ZA­PA­TOS, TO­DO DE NI­NA RIC­CI; ABA­JO: CA­PI­LLA DEL SA­GRA­RIO DE LA CA­TE­DRAL DE BO­GO­TÁ.

Pa­sos fir­mes TOP, FAL­DA, CIN­TU­RÓN, BOL­SA, CA­MI­SA Y ZA­PA­TOS, TO­DO DE NI­NA RIC­CI; ARRI­BA: ES­PA­CIO ODEON, PRO­YEC­TO DE CREA­CIÓN AR­TÍS­TI­CA CON­TEM­PO­RÁ­NEA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.