Me­sa com­par­ti­da

Los sup­per clubs vie­nen en gran va­rie­dad de for­ma­tos y... ¡Pa­ra to­dos los gus­tos! La cons­tan­te: el de­seo de ex­pe­ri­men­tar sa­bor

VOGUE (México) - - Vogue Julio - —Mar­ce­lla Echa­va­rria

Sup­per clubs: el con­cep­to que nos ha­ce ver y dis­fru­tar de sa­bo­res inau­di­tos

Mu­cho se ha de­ba­ti­do so­bre la ten­den­cia de los sup­per clubs de los no­ven­ta cuan­do a ca­da ins­tan­te ha­cen su apa­ri­ción y ame­na­zan co­mo la nue­va ten­den­cia del mo­men­to. Sur­gie­ron por la épo­ca de Small­world, en la que la mem­bre­sía era so­lo po­si­ble por re­co­men­da­cio­nes —con ac­ce­sos que ni se com­pra­ban ni se ven­dían—. De ahí na­cie­ron mu­chas ideas de es­pa­cios co­lec­ti­vos pa­ra co­no­cer per­so­nas afi­nes ba­jo la pre­mi­sa de la ex­clu­si­vi­dad, pe­ro con un ac­ce­so me­nos res­trin­gi­do. Gae­leen Quinn, co­fun­da­do­ra del Bogota Wi­ne & Food Fes­ti­val y crea­do­ra de Q&A, fir­ma de con­sul­to­ría es­pe­cia­li­za­da en gas­tro­no­mía, cuen­ta cómo hay un re­sur­gir de fes­ti­va­les gas­tro­nó­mi­cos y ce­nas te­má­ti­cas por re­gio­nes o men­sa­jes que se desa­rro­llan se­gún per­fi­les es­pe­cí­fi­cos. Es­te es el ca­so de los even­tos es­pe­cia­les al­re­de­dor de Quin­tes­sen­tially en las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les, que usan su da­ta co­mo in­su­mo pa­ra crear con­te­ni­dos me­mo­ra­bles. A ni­vel gas­tro­nó­mi­co y co­mo res­pues­ta a un pú­bli­co ca­da vez más in­tere­sa­do en la ex­pe­ri­men­ta­ción, lo re­gio­nal y lo gour­met, tam­bién han sur­gi­do mu­chos fes­ti­va­les co­mo Mis­tu­ra en Li­ma, Mas­ti­car en Bue­nos Ai­res o el Bogota Wi­ne & Food en Co­lom­bia. Pa­ra Gae­leen, la ma­gia del con­cep­to ac­tual es­tá en la fle­xi­bi­li­dad, no hay que com­pro­me­ter­se y se va­le pro­bar. Bread + But­ter en Bue­nos Ai­res ope­ra los lu­nes des­de una lo­ca­ción mis­te­rio­sa co­mo un club de ce­nas iti­ne­ran­te nun­ca vis­to en es­ta ciu­dad un po­co con­ser­va­do­ra a la ho­ra de co­mer. “La idea es pro­po­ner un ele­men­to de sor­pre­sa —tan­to en la co­mi­da co­mo en la lo­ca­ción— ofer­ta fi­ne di­ning en un en­torno po­co or­to­do­xo y re­la­ja­do, ce­nas ín­ti­mas con me­nús de de­gus­ta­ción de no más de 18 per­so­nas ca­da lu­nes. Ha­cien­do una re­ser­va el co­men­sal so­lo se en­te­ra de la lo­ca­ción unas 48 ho­ras an­tes y no sa­be qué va a co­mer”, afir­ma Va­nes­sa Bell, una de las crea­do­ras, al la­do del Chef Isi­do­ro Di­llon.

Pa­ra Li­lia­na Ló­pez, pe­rio­dis­ta co­lom­bia­na es­pe­cia­li­za­da en gas­tro­no­mía y via­jes, los sup­per clubs y los pop ups no han pa­sa­do de mo­da. Sin em­bar­go, ella es en­fá­ti­ca en re­co­no­cer que so­lo so­bre­vi­vi­rán si el es­pa­cio don­de se rea­li­zan es es­pe­cial, tiene al­go par­ti­cu­lar o al­go que sor­pren­da. “Si el es­pa­cio no es en­tra­ña­ble, la co­mi­da en­ton­ces de­be re­sal­tar por en­ci­ma de to­do. Aquí no so­lo se tra­ta de vi­vir en la ca­sa de al­guien, tam­bién la co­mi­da tiene que ser es­pe­cial. Tiene que ha­ber di­fe­ren­cia­ción y siem­pre sa­zón. Me gus­ta Cas­tro Co­ci­na en Bo­go­tá”.

La food sty­list/tas­te ma­ker Ma­ria­na Ve­lás­quez opi­na que “los sup­per clubs son muy vá­li­dos por­que co­mo for­ma­to le per­mi­ten a los chefs jó­ve­nes ex­pe­ri­men­tar an­te una au­dien­cia cau­ti­va con un in­te­rés gas­tro­nó­mi­co con­tun­den­te. Por otro la­do, ob­ser­vo que los sup­per clubs crean co­mu­ni­dad, el ri­tual de la me­sa y el com­par­tir pan con des­co­no­ci­dos se vuel­ve to­da una ex­pe­rien­cia.”

El Club Ten­go Ham­bre es un gru­po iti­ne­ran­te que ex­plo­ra la co­mi­da, el vino y la cer­ve­za ar­te­sa­nal de Ba­ja Ca­li­for­nia, Ciu­dad de Mé­xi­co y Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia. Sus crea­do­res, Bill Es­par­za, Ja­son Tho­mas Fritz y Antonio y Kris­tin Díaz de San­di fue­ron las pri­me­ras vo­ces del mo­vi­mien­to gas­tro­nó­mi­co en Ba­ja Ca­li­for­nia. Ellos de­ci­die­ron dar­le vi­da a las re­co­men­da­cio­nes que ha­cían en sus pro­pias re­des so­cia­les. Club Ten­go Ham­bre no es una em­pre­sa de tours, sino un ro­ving sup­per club don­de se ce­le­bra el as­pec­to so­cial que gi­ra al­re­de­dor de la co­mi­da, el vino y la cer­ve­za. Es co­mo cuan­do un ami­go te en­se­ña su pro­pia ciu­dad y te mues­tra dón­de be­be y co­me la gen­te lo­cal.

La idea es pro­po­ner un ele­men­to de sor­pre­sa —tan­to en la co­mi­da co­mo en la lo­ca­ción— ofer­ta fi­ne di­ning en un en­torno po­co or­to­do­xo y re­la­ja­do

Así el me­nú es di­ver­so, el con­tex­to pue­de ser mis­te­rio­so, con po­si­bi­li­da­des in­fi­ni­tas de crear sue­ños de mu­chos sa­bo­res y co­lo­res en for­ma­tos muy di­ver­sos pa­ra ca­da gus­to sin per­der lo esen­cial que es el com­par­tir al­re­de­dor de una me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.