En­tre­ga sin lí­mi­tes

Es Mar­got Rob­bie, pe­ro le re­ga­la voz y men­te a ca­da uno de sus per­so­na­jes

VOGUE (México) - - Agenda Vogue - —Jo­sé For­te­za

Más de dos dé­ca­das han pa­sa­do des­de aquel Cam­peo­na­to Mun­dial de pa­ti­na­je que po­la­ri­zó la aten­ción del mun­do. ¿La ra­zón? Una abe­rran­te con­fron­ta­ción en­tre dos di­vas del hie­lo en Es­ta­dos Uni­dos. De una par­te, la dul­ce y per­fec­ta­men­te edul­co­ra­da all Ame­ri­can Girl, Nancy Ke­rri­gan; del otro, la ru­da, irre­fle­xi­va y ca­paz de pla­near un ata­que con­tra su ri­val, Ton­ya Har­ding. Aho­ra, una ac­triz de ˆ‰ años, que te­nía so­lo cua­tro años cuan­do su­ce­dió to­do aque­llo, ha lle­va­do a la pan­ta­lla ci­ne­ma­to­grá­fi­ca a la “chi­ca ma­la”, y pu­die­ra de­ber­le al per­so­na­je un es­pa­cio de glo­ria en la tem­po­ra­da de pre­mios: Mar­got Rob­bie.

Se pen­sa­ría que a Rob­bie le hu­bie­ra re­sul­ta­do más fá­cil en­con­trar pun­tos de coin­ci­den­cia con Ke­rri­gan. Su in­du­da­ble be­lle­za, un ai­re no­ble y en­can­to para re­par­tir es­tán a tono con la en­ton­ces ado­ra­ble pa­ti­na­do­ra. Sin em­bar­go, el re­to de con­ver­tir­se en su né­me­sis le atra­jo más y, des­de que le pre­sen­ta­ron el guion, acep­tó pro­du­cir el fil­me y, por su­pues­to, in­ter­pre­tar a la ira­cun­da y tos­ca Ton­ya. Lo pri­me­ro que le to­có fue to­mar cla­ses de pa­ti­na­je y so­me­ter­se a un en­tre­na­mien­to só­li­do de cua­tro ho­ras dia­rias du­ran­te tres me­ses. Du­ran­te to­do ese tiem­po, en­tra­ba en el per­so­na­je y des­cu­bría al ser hu­mano. To­do es di­fe­ren­te en la vi­da de las dos mu­je­res. Har­ding fue víc­ti­ma de una in­fan­cia de

vio­len­cia en la que su ma­dre fue abu­si­va al ex­tre­mo. A eso si­guió un es­po­so tam­bién vio­len­to, y la ne­ce­si­dad de va­li­dar­se co­mo ser hu­mano a tra­vés del éxi­to en el de­por­te, cos­ta­ra lo que cos­ta­ra.

Mar­got, por su par­te, cre­ció en Aus­tra­lia, cer­ca de la cos­ta pa­cí­fi­ca y en un am­bien­te ca­si bu­có­li­co. Hi­ja de una fi­sio­te­ra­peu­ta y un pa­dre ca­ri­ño­so con ella y sus tres her­ma­nos; em­pe­zó a ac­tuar en la se­cun­da­ria, de ma­ne­ra na­tu­ral, sin pre­sio­nes. A los 16, le in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par en un fil­me in­de­pen­dien­te y eso le hi­zo de­ci­dir que se­gui­ría en el cine y el tea­tro. Se mu­dó a Syd­ney y, muy pron­to, es­ta­ba en te­le­vi­sión ha­cien­do un pro­gra­ma para ni­ños.

Re­suel­ta y con to­do para triun­far, su pa­so si­guien­te fue la se­rie Neigh­bours. Ese es­pa­cio le hi­zo fa­mo­sa en Aus­tra­lia, pe­ro a la ho­ra de re­no­var su con­tra­to, de­ci­dió po­ner proa a Los Án­ge­les. Una se­rie más, Pan Am, que no so­bre­vi-

vió a una tem­po­ra­da, fue el pri­mer em­pleo de Rob­bie una vez que se asen­tó en Es­ta­dos Uni­dos. Aque­lla era una ru­bia de los años se­sen­tas, muy a lo MM, pe­ro que ha­ce ca­rre­ra co­mo azafata en una era en la que ese tra­ba­jo era to­do gla­mour. Es­tu­vo bien co­mo un em­pleo, pe­ro no fue más allá .... Así lle­gó el cine.

Nao­mi, en El Lobo de Wall Street, di­ri­gi­da por Mar­tin Scor­se­se y con Leo­nar­do DiCa­prio, fue el ver­da­de­ro ini­cio de su gran ca­rre­ra. Y eso nos re­gre­sa a es­te mo­men­to, en que, ca­si si­mul­tá­nea­men­te, Mar­got Rob­bie apa­re­ce en car­te­le­ra co­mo Har­ding, en I, Ton­ya; y co­mo Daph­ne Mil­ne, en Goodb­ye Ch­ris­top­her Ro­bin, ba­sa­da en la vi­da del crea­dor de Win­nie the Pooh.

Es­te es otro per­so­na­je to­tal­men­te ale­ja­do de la ni­ña aus­tra­lia­na que lle­gó des­de aquel pa­ra­je so­li­ta­rio. Se tra­ta tam­bién de otra mu­jer que exis­tió, lo que re­pi­te el ele­men­to bio­grá­fi­co. Mil­ne fue una da­ma in­gle­sa, aris­tó­cra­ta y exi­to­sa, que vi­vió para ga­ran­ti­zar el éxi­to de un pe­que­ño im­pe­rio edi­to­rial crea­do al­re­de­dor de su es­po­so, en la dé­ca­da de 1930. “Si vi­vie­ra hoy, es­ta mu­jer tra­ba­ja­ría en el mun­do de la mo­da. Se­ría la CEO de una ca­sa de mo­da o al­go así. Es una lu­cha­do­ra y, a la vez, man­tu­vo a su ma­ri­do en­fo­ca­do. Sin que­rer­lo, ter­mi­na por arrui­nar la in­fan­cia de su hi­jo”, co­men­tó Rob­bie en una en­tre­vis­ta re­cien­te para la pu­bli­ca­ción, W Ma­ga­zi­ne.

¿Qué le hi­zo co­nec­tar es­ta vez? ¿Có­mo es­ta­ble­cer una lí­nea para en­car­nar a dos per­so­na­li­da­des tan di­fe­ren­tes en­tre sí y, a la vez, tan dis­tin­tas de quien las in­ter­pre­ta? La res­pues­ta no de­be ne­ce­si­tar la in­ter­ven­ción de un gran psi­coa­na­lis­ta. Se tra­ta de un sen­ti­do adi­cio­nal e inex­pli­ca­ble que tie­nen los bue­nos ac­to­res y ac­tri­ces. Ellos, sin cons­cien­cia de que lo ha­cen, tie­nen el tra­ba­jo más ge­ne­ro­so y en­tre­ga­do que exis­te. Un ar­te que les ha­ce des­pren­der­se, aun­que tem­po­ral­men­te de lo más pre­cia­do que te­ne­mos to­dos: ser uno mis­mo.

La ac­triz aus­tra­lia­na en­car­na a Ton­ya Har­ding en la pe­lí­cu­la I, Ton­ya, pa­pel por el cual fue no­mi­na­da a un Gol­den Glo­be co­mo me­jor ac­triz.

AC­TUA­CIO­NES BIO­GRÁ­FI­CAS Rob­bie tam­bién in­ter­pre­ta­rá a Daph­ne Mil­ne en Goodb­ye Ch­ris­top­her Ro­bin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.