RE­GRE­SO A PA­RIS

La ciu­dad del amor vi­vió la pri­me­ra era de Yves Saint Lau­rent se­gún la mi­ra­da crea­ti­va de Ant­hony Vaccarello

VOGUE (México) - - Punto De Vista - Fo­tó­gra­fo Quen­tin de Briey Rea­li­za­ción Marina Ga­llo

Cuan­do se pien­sa en la mo­da con­tem­po­rá­nea que ha ves­ti­do a ca­si seis ge­ne­ra­cio­nes y que des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX ha se­gui­do te­nien­do en Pa­rís un re­fe­ren­te de as­pi­ra­ción, Yves Saint Lau­rent es la ca­sa que sim­bo­li­za ca­da la­ti­do de la gran da­ma del Se­na. Ba­jo la mi­ra­da de una mar­ca tras­cen­den­tal, el chic se con­vir­tió en un es­mo­quin que vis­tió de po­der a la mu­jer, el erotismo ra­ti­fi­có su es­ta­tu­ra de có­di­go li­be­ral y al­can­zó una es­ta­tu­ra de so­fis­ti­ca­ción re­no­va­do­ra y desafian­te. Un di­se­ña­dor ex­cep­cio­nal y su so­cio in­con­di­cio­nal, Pie­rre Ber­gé, hi­cie­ron his­to­ria. Más que eso, le­yen­da; una que ha to­ma­do en sus há­bi­les ma­nos el bel­ga Ant­hony Vaccarello. Con la To­rre Eif­fel par­pa­dean­do con in­dó­mi­tos des­te­llos so­bre él, el crea­ti­vo afir­ma­ba an­tes de la pre­sen­ta­ción de su más re­cien­te pro­pues­ta —la ter­ce­ra— para la mai­son fran­ce­sa, que su ob­je­ti­vo es “con­tar la his­to­ria de Saint Lau­rent, la his­to­ria de Pa­rís”, y agre­ga­ba que “na­da pue­de ser más pro­fun­do que re­gre­sar a Pa­rís”... Y lo lo­gró. El acier­to de un ar­tis­ta que asu­me cual­quier le­ga­do vá­li­do no es­tá en ba­rrer con to­do e ins­tau­rar su rei­na­do. Muy al con­tra­rio, la reverencia an­te lo loa­ble y su re­crea­ción a par­tir de una es­té­ti­ca per­so­nal que se aven­ga con los nue­vos tiem­pos es la ma­yor va­li­da­ción del ta­len­to. La al­qui­mia an­to­ló­gi­ca de YSL es­tá en ca­da pa­so del jo­ven di­rec­tor crea­ti­vo. Am­plias hom­bre­ras fu­sio­na­das con am­plias so­la­pas, tops hin­cha­dos para con­ver­tir una sim­ple blu­sa en un jol­go­rio de sen­sual vo­lu­men, es­co­tes se­sen­te­ros y trans­pa­ren­cias en la jus­ta y fre­cuen­te­men­te pa­sa­da por al­to me­di­da de lo su­ges­ti­vo y, por su­pues­to, el in­elu­di­ble Le Smo­king, con su sas­tre­ría impecable y la fe­mi­ni­dad del en­ca­je en los pan­ta­lo­nes y el re­afir­man­te bras­sier.

Pe­ro na­da de eso se que­da en una re­fe­ren­cia pe­sa­da ni las­tran­te. Vaccarello ha re­cons­trui­do los có­di­gos de esa al­ta tra­di­ción para sus con­gé­ne­res. Ahí es­tá la se­da que apor­ta el con­tras­te de mo­vi­mien­to de una era agi­ta­da, siem­pre cam­bian­te y, se­gún se em­pe­ñan mu­chos en afir­mar, da­da a lo efí­me­ro; tam­po­co fal­tan los es­tam­pa­dos en for­ma de lu­na­res de no­tas oro sal­pi­can­do el tul, los ves­ti­dos bor­da­dos con cuen­tas en una na­rra­ti­va que ya vie­ron los años 70, pe­ro hil­va­na­das para ha­blar de es­ta ho­ra, es­te día y es­ta di­ná­mi­ca; mi­ni shorts y pre­ca­rias fal­das co­ro­nan­do pier­nas eter­nas, cal­za­das con la más sen­sa­cio­nal pe­le­te­ría; y el arres­to más po­de­ro­so en el ins­tan­te de im­po­ner vo­lú­me­nes ili­mi­ta­dos.

Co­mo lo hi­zo para Yves y Pie­rre, la To­rre Eif­fel ha ti­ti­la­do con una rá­fa­ga de sen­sua­li­dad, pro­vo­ca­ción, em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino y sen­ti­do de que la mo­da es un ar­te para ha­cer es­ta­llar el la­do di­ver­ti­do de to­dos los sen­ti­dos. Na­da pue­de per­fi­lar me­jor una des­crip­ción del dis­cur­so crea­ti­vo de Ant­hony Vaccarello, en su ca­pí­tu­lo para YSL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.