MY DIARY, Tra­ve­sía in­tré­pi­da,

VOGUE (México) - - ESTILO -

En me­dio de las mon­ta­ñas del de­sier­to en Can­yon Point vi­vi­mos una ex­pe­rien­cia al es­ti­lo SANTOS de Car­tier, en la que el po­der de la de­ter­mi­na­ción no tie­ne

lí­mi­tes y el mie­do se ol­vi­da con un es­pí­ri­tu au­daz y PO­DE­RO­SO

¿Quién se hu­bie­ra ima­gi­na­do que un lu­gar tan irreal es­ta­ría lo­ca­li­za­do en me­dio de Utah? Co­mo edi­to­ra, una de las co­sas que más dis­fru­to de mi tra­ba­jo es co­no­cer el mun­do y vi­vir ex­pe­rien­cias úni­cas jun­to con las fir­mas. En es­ta oca­sión, des­pués de ce­le­brar el gran lan­za­mien­to del re­loj Santos de Car­tier en San Fran­cis­co, la mai­son Car­tier, nos lle­vó por una tra­ve­sía ex­clu­si­va pa­ra vi­vir de pri­me­ra mano la ex­pe­rien­cia que en­cie­rra una pie­za mí­ti­ca, co­mo Santos. Alberto Santos Du­mont fue un pio­ne­ro de la avia­ción; una fi­gu­ra in­sig­ne de la in­ge­nie­ría ae­ro­náu­ti­ca que per­te­ne­ció a una bri­llan­te lí­nea de per­so­na­jes que cam­bia­ron el mun­do con su in­de­pen­den­cia y per­se­ve­ran­cia. Es­te hom­bre aven­tu­re­ro, ins­pi­ró a Louis Car­tier, en 1904, pa­ra crear un re­loj con co­rrea, una gran in­no­va­ción pa­ra la fir­ma.

En el mar­co del fes­te­jo de es­te hi­to, vi­vi­mos un fin de se­ma­na aven­tu­rán­do­nos al es­ti­lo Santos en uno de los si­tios más úni­cos en el mun­do. Lle­ga­mos al ho­tel Aman­gi­ri, un es­con­di­te en me­dio del de­sier­to, ro­dea­do de mon­ta­ñas ro­co­sas y cac­tus en la fron­te­ra de Utah y Ari­zo­na. Ahí, dis­fru­ta­mos de una tar­de des­cu­brien­do los al­re­de­do­res, pa­ra des­pués, con­ti­nuar nues­tra ex­pe­rien­cia con una ce­na de gas­tro­no­mía de­li­cio­sa e in­des­ci­fra­ble, que se ador­na­ba con una at­mós­fe­ra in­va­di­da por can­de­la­bros y un cie­lo es­tre­lla­do. Des­pués de la ce­na, pu­di­mos ob­ser­var las cons­te­la­cio­nes jun­to a un as­tró­lo­go que nos ha­bla­ba so­bre la mag­ni­fi­cen­cia del cie­lo. To­do pa­re­cía un sue­ño y ca­da de­ta­lle y es­pa­cio era digno de una foto. El sá­ba­do por la ma­ña­na, co­men­zó la ver­da­de­ra ac­ti­vi­dad bold and fear­less con ar­nés y cas­co, ha­cién­do­nos per­ma­ne­cer sus­pen­di­dos a 120 me­tros de al­tu­ra en me­dio de las ro­cas. Era la pri­me­ra vez que es­ca­la­ba pie­dras a esa al­tu­ra. En un prin­ci­pio pa­re­cía un

Car­tier.·VA­LEN­TI­NA re­to inal­can­za­ble, pe­ro el sen­ti­mien­to fue muy con­mo­ve­dor, im­po­nen­te, inol­vi­da­ble y, so­bre to­do, sin lí­mi­tes, así co­mo la esen­cia mí­ti­ca de Santos de CO­LLA­DO

Arri­ba, iz­da.: re­loj Santos con co­rrea de cue­ro, de Car­tier, en Ber­ger Jo­ye­ros; iz­da.: ima­gen en la en­tra­da del ho­tel Aman­gui­ri. En pá­gi­na opues­ta, des­de la iz­da.: Va­len­ti­na Co­lla­do, edi­to­ra de mo­da; An­te­lo­pe Can­yon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.