Cru­za­da por el di­se­ño me­xi­cano,

Cu­ra­do­ra in­de­pen­dien­te, Re­gi­na Po­zo es una de las investigadoras más re­le­van­tes en el estudio y pro­yec­ción del di­se­ño in­dus­trial del país. Tras ocho años co­mo di­rec­to­ra de Ar­chi­vo Di­se­ño y Ar­qui­tec­tu­ra, es­cri­be una nue­va HISTORIA con txt.ure, el pro­yec­to

VOGUE (México) - - Agenda Vogue - ·JO­SÉ LUIS ÁVI­LA

His­to­ria­do­ra del Ar­te por la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, con una maes­tría en Es­tu­dios Cu­ra­to­ria­les de la UNAM, Re­gi­na Po­zo no to­mó el ca­mino de la ma­yo­ría de sus co­le­gas. Lo su­yo es el di­se­ño, y a los 23 años —hoy tie­ne 33— le lle­gó una opor­tu­ni­dad que ni sos­pe­cha­ba en con­se­guir. “El ar­qui­tec­to me­xi­cano Fer­nan­do Ro­me­ro es­ta­ba co­lec­cio­nan­do ar­te emer­gen­te en aquel mo­men­to, pe­ro co­mo buen en­tu­sias­ta del di­se­ño cam­bió de idea, y fue a tra­vés de una ami­ga en co­mún que ter­mi­né ayu­dán­do­le en esa ta­rea. Me be­có por dos años pa­ra co­men­zar es­ta co­lec­ción de ob­je­tos, apo­ya­dos por los con­se­jos de ami­gos co­mo el ar­tis­ta Pe­dro Re­yes, y las cu­ra­do­ras, Ana Ele­na Ma­llet y Cecilia León de la Ba­rra”, co­men­ta. Esa ar­dua ta­rea se con­vir­tió en un pro­yec­to pú­bli­co lla­ma­do Ar­chi­vo Di­se­ño y Ar­qui­tec­tu­ra, que abrió sus puer­tas en 2012 al la­do de la Ca­sa Luis Ba­rra­gán, en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Es­tu­vo ocho años en la di­rec­ción del pro­yec­to, que le per­mi­tió po­si­cio­nar­se co­mo crí­ti­ca e in­ves­ti­ga­do­ra en la ma­te­ria. “Me lle­ga­ban pe­ti­cio­nes de ma­te­rial de las me­jo­res re­vis­tas de di­se­ño del mun­do... Fue in­creí­ble es­tar en esa po­si­ción sien­do tan jo­ven”, di­ce so­bre el es­pa­cio que no es un mu­seo en tér­mi­nos es­tric­tos, pe­ro al­ber­ga una co­lec­ción de ob­je­tos muy sin­gu­lar.

Re­cien­te­men­te, ocu­pa su es­pí­ri­tu em­pren­de­dor y de cu­ra­do­ra con txt.ure, un pro­yec­to que es una mar­ca y tam­bién una pla­ta­for­ma so­cial en pro del di­se­ño me­xi­cano. “Es­te pro­yec­to me abrió las puer­tas al mun­do. Des­de que es­ta­ba en Ar­chi­vo mi ban­de­ra siem­pre ha si­do des­cu­brir có­mo po­de­mos ser me­xi­ca­nos in­ter­na­cio­na­les sin te­ner que caer en el cli­ché... En es­te ca­so, fue muy im­por­tan­te pa­ra mí mar­car un sta­ment de que nues­tros pro­duc­tos re­pre­sen­tan al au­tén­ti­co di­se­ño me­xi­cano con­tem­po­rá­neo. Es­ta­mos en­tre­te­jien­do me­to­do­lo­gías de di­se­ño de hoy con la sa­bi­du­ría de téc­ni­cas prehis­pá­ni­cas, ori­gi­nan­do un pro­duc­to que ya no es ar­te­sa­nal, sino de di­se­ño ar­te­sa­nal”, ce­le­bra.

Se re­fie­re al res­ca­te de unos an­ti­guos ta­bu­re­tes, te­ji­dos con tu­le, que se pro­du­cen en San Pe­dro Tul­te­pec, muy cer­ca de To­lu­ca. “Si el pe­ta­te es el primer mue­ble me­xi­cano, es­tos ta­bu­re­tes son los que le si­guen. Fue Pe­dro Re­yes quien me ha­bló de ellos ini­cial­men­te, en­ton­ces me di a la ta­rea de in­ves­ti­gar dón­de los ha­cían: San Pe­dro Tul­te­pec. Uno de los ar­te­sa­nos que co­no­cía la téc­ni­ca, Don Lu­cas, ya mu­rió; so­lo que­da la fa­mi­lia de Don Na­cho con la ex­pe­rien­cia en el te­ji­do de es­tos mue­bles, y des­pués de co­no­cer­lo, co­men­cé a com­prar­le ta­bu­re­tes en pe­que­ñas can­ti­da­des. Al po­co tiem­po, na­ció txt.ure y lan­za­mos un fun­drai­sing en Kicks­tar­ter Mé­xi­co. Lo­gra­mos jun­tar 18 mil dó­la­res pa­ra cons­truir un ta­ller en ca­sa de Don Na­cho que aho­ra es par­te de su pa­tri­mo­nio. Aho­ra él tra­ba­ja so­lo pa­ra no­so­tros”.

Co­mo cu­ra­do­ra e his­to­ria­do­ra del ar­te, su mo­tor es pro­te­ger la di­ver­si­dad cul­tu­ral a tra­vés del di­se­ño. Des­pués de dos años en el mer­ca­do, la mar­ca ya tie­ne pre­sen­cia en San Fran­cis­co, Los Ángeles y, gra­cias a la alian­za con la star­tup me­xi­ca­na Lu­te­ca Fur­ni­tu­re, tam­bién en Nue­va York. Asi­mis­mo, Po­zo man­tie­ne una cru­za­da por pro­mo­ver el co­lec­cio­nis­mo de di­se­ño. “Ha­ce 8 años Zso­na Ma­co Di­se­ño in­ten­tó mos­trar mar­cas con edi­cio­nes li­mi­ta­das y fra­ca­só por­que el mer­ca­do no es­ta­ba lis­to. Nos ha cos­ta­do 10 años edu­car al pú­bli­co... Nues­tras pie­zas son po­co ge­né­ri­cas. Tie­nen un cho­rro de al­ma...”, ex­pre­sa.

Cuan­do hay al­go que no le gus­ta, lo ver­ba­li­za sin te­mor a la crí­ti­ca, a pro­pó­si­to de ello, aca­ba de pu­bli­car un tex­to en

Form Ma­ga­zi­ne, en la que ex­po­ne al­gu­nos se­ña­la­mien­tos al World De­sign Ca­pi­tal que tie­ne a la Ciu­dad de Mé­xi­co co­mo se­de es­te 2018. “Le ati­na­ron al ejer­ci­cio del so­cial de­sign, eso es lo que creo que Mé­xi­co pue­de ofre­cer fren­te a otras tra­di­cio­nes de di­se­ño en el mun­do, pe­ro se me ha­ce muy po­co rea­lis­ta

con­ti­nua­rá. lle­var­lo a una es­ca­la ur­ba­na... Tam­bién me hu­bie­ra gus­ta­do más cohe­sión pa­ra ex­po­ner cuál es el di­se­ño me­xi­cano hoy”. To­do in­di­ca que su cru­za­da

MI BAN­DE­RA DES­DE EL CO­MIEN­ZO SIEM­PRE HA SI­DO DES­CU­BRIR CÓ­MO PO­DE­MOS SER ME­XI­CA­NOS IN­TER­NA­CIO­NA­LES SIN TE­NER

QUE CAER EN EL CLI­CHÉ

Ac­tual­men­te, co­la­bo­ra con co­mi­sio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo Ar­se­nal Con­tem­po­rary, con se­des en Mon­treal, To­ron­to y Nue­va York; tam­bién con otro pro­yec­to en Por­tu­gal que te­je la tradición ar­te­sa­nal por­tu­gue­sa con di­se­ña­do­res a ni­vel glo­bal. Arri­ba:...

De arri­ba ha­cia aba­jo: ima­gen de la ex­po­si­ción Pho­nosys­tems, en Ar­chi­vo Di­se­ño y Ar­qui­tec­tu­ra; 100 años en la vi­da de Mé­xi­co, mues­tra cu­ra­da por Po­zo en las Re­jas del Bos­que de Cha­pul­te­pec; ima­gen de Tra­zos ci­clis­tas, tam­bién ex­hi­bi­da en Ar­chi­vo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.