Car­ta de la Di­rec­to­ra

En es­ta edi­ción abor­da­mos una ex­ci­tan­te era de más li­ber­tad y me­nos in­hi­bi­cio­nes, desafian­do al­gu­nos TA­BÚES de có­mo pre­sen­tar vi­sual­men­te la sensualidad FEMENINA... Quién me­jor que Be­lla Ha­did pa­ra aban­de­rar es­ta re­vo­lu­ción

VOGUE (México) - - Content -

Ha­ce ya más de cin­co años, cuan­do tra­ba­ja­ba en la re­vis­ta W, en Nue­va York, es­cu­ché ha­blar por pri­me­ra vez de las her­ma­nas Ha­did. En aquel mo­men­to, es­tá­ba­mos coor­di­nan­do una se­sión fo­to­grá­fi­ca, en Los Ángeles, con una it girl lla­ma­da Gi­gi Ha­did, en la ca­sa de su ma­dre, Yo­lan­da Foster. No ha­bía mu­chas mar­cas que qui­sie­ran pres­tar­nos la ro­pa y, fi­nal­men­te, nos de­ci­di­mos por un ves­ti­do de lu­na­res de Dolce & Gab­ba­na. No­ra Milch, una ami­ga, era adic­ta a Hou­se­wi­ves of Be­verly Hills y es­ta­ba fas­ci­na­da con Yo­lan­da y sus hi­jas. Unos me­ses des­pués, co­no­cí a las dos jó­ve­nes en Nue­va York, du­ran­te una ce­na ofre­ci­da por Cal­vin Klein en el New Mu­seum. Me sor­pren­dió en­con­trar a dos mu­je­res amis­to­sas y con los pies en la tie­rra ca­pa­ces de se­guir una ex­ce­len­te con­ver­sa­ción en la me­sa sien­do tan jó­ve­nes. Ade­lan­té­mo­nos has­ta fe­bre­ro de 2018, en Mi­lán, cuan­do, de nue­vo, tu­ve el pla­cer de ce­nar con ellas en la ce­na de cum­plea­ños de Ed­ward En­nin­ful. Le ha­blé a Be­lla so­bre la po­si­bi­li­dad de re­tra­tar­la pa­ra la re­vis­ta y me di­jo que, por su­pues­to, “pe­ro me en­can­ta­ría ha­cer­lo en Mé­xi­co”. ¡Así em­pe­zó to­do! Con­ver­sé con nues­tra edi­to­ra de mo­da y, en dos se­ma­nas, or­ga­ni­za­mos la se­sión con Ch­ris Colls en uno de mis ho­te­les fa­vo­ri­tos: Ho­tel Esen­cia, en Xpu-Ha, una de las playas más her­mo­sas del mun­do. Ahí, tam­bién es el si­tio del cé­le­bre post con el som­bre­ro de los di­se­ña­do­res me­xi­ca­nos Ol­mos & Flo­res, que Be­lla subió a sus re­des la pri­me­ra se­ma­na de ju­nio, vol­vien­do lo­co al in­ter­net. Jac­que­mus pen­só que el som­bre­ro era su­yo, lo pu­so en su cuen­ta de Ins­ta­gram y los de­más lo re­pli­ca­ron. Men­ciono es­to por­que, en los años re­cien­tes, des­de que co­no­cí a las Ha­did, se ha pro­du­ci­do una re­vo­lu­ción de las re­des so­cia­les y Be­lla es una de las fi­gu­ras que li­de­ran a su ge­ne­ra­ción en cuan­to a la ma­ne­ra de con­su­mir mo­da. En un mo­men­to en que mu­chos paí­ses es­tán en elec­cio­nes (in­clu­yen­do al nues­tro) y, real­men­te, re­tro­gra­dán­do­se con las al­ter­na­ti­vas de hom­bres por los que op­tan, tam­bién se pro­du­ce una re­vo­lu­ción en el de­par­ta­men­to de la li­be­ra­ción femenina y la li­ber­tad de ex­pre­sión, sien­do es­ta nue­va ola de mu­je­res —iden­ti­fi­ca­das con la Ge­ne­ra­ción Z— quie­nes des­de su tribuna di­gi­tal “des­nu­dan su vi­da” al mun­do. Es­te te­ma, lo abor­da So­fía Agui­lar en Vi­vir sin ta­búes, una crí­ti­ca a los tiem­pos de cam­bio que vi­vi­mos y se ave­ci­nan, te­nien­do co­mo pro­ta­go­nis­tas a jó­ve­nes que dis­fru­tan de su pro­pia piel sin in­hi­bi­cio­nes, ¿co­rrec­to? Ini­cie­mos el de­ba­te, me gus­ta­ría leer sus opi­nio­nes so­bre es­te te­ma en @kar­la­mar­ti­nez­de­sa­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.