Se­ño­ra te­le­no­ve­la,

¿Qué pa­só con uno de los gran­des pro­duc­tos de EX­POR­TA­CIÓN de La­ti­noa­mé­ri­ca? Es­te gé­ne­ro que con­vir­tió al me­lo­dra­ma en nues­tra MAR­CA re­gio­nal y fue­ra el más visto del mun­do has­ta ha­ce po­co, hoy es­tá obli­ga­do a rein­ven­tar­se o mo­rir

VOGUE (México) - - Content - JO­SE LUIS ÁVI­LA

Sie­te vo­ces des­ta­ca­das de la te­le­vi­sión en La­ti­noa­mé­ri­ca de­ba­ten so­bre el le­ga­do de la te­le­no­ve­la y la cri­sis que afron­ta ac­tual­men­te.

Hay ver­da­des que ni los más crí­ti­cos pue­den ne­gar, y es­ta es una de ellas: El mun­do co­no­ció la for­ma de ser y de vi­vir de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos gra­cias a las te­le­no­ve­las. Fue­ron las reinas del pri­me-ti­me en me­dio mun­do y lle­ga­ron a te­ner un po­der im­pen­sa­ble. En Bos­nia, du­ran­te la gue­rra que tu­vo lu­gar en­tre 1992 y 1995, los bom­bar­deos pa­ra­ban a las 21:00 pa­ra la trans­mi­sión de Kas­san­dra. En Cos­ta de Mar­fil, con una po­bla­ción ma­yo­ri­ta­ria­men­te mu­sul­ma­na, en el mes del Ra­ma­dán, cam­bia­ron el ho­ra­rio pa­ra que el pú­bli­co pu­die­ra dis­fru­tar de Marimar. Ejem­plos co­mo es­tos so­bran. Sin em­bar­go, la te­le­vi­sión abier­ta en La­ti­noa­mé­ri­ca se en­cuen­tra en una cri­sis no de­cla­ra­da fren­te al au­ge de las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, y su pro­duc­to es­tre­lla: la te­le­no­ve­la, hoy lu­ce en fran­ca ago­nía. “To­do for­ma par­te de un mis­mo pro­ce­so que tie­ne que ver con los cam­bios tec­no­ló­gi­cos, con una re­vo­lu­ción in­vo­lun­ta­ria que, de ma­ne­ra ca­si vio­len­ta, le de­vol­vió de pron­to el po­der a los con­su­mi­do­res de en­tre­te­ni­mien­to au­dio­vi­sual. El

tér­mino te­le­vi­den­te, la te­le­au­dien­cia co­mo ca­te­go­ría, ya no tie­ne nin­gu­na vi­gen­cia. Eso, por su­pues­to, afec­tó tam­bién a la te­le­no­ve­la, uno de los pro­duc­tos em­ble­má­ti­cos de la te­le­vi­sión abier­ta. La te­le­no­ve­la era una rei­na por de­cre­to, sin com­pe­ten­cia. De re­pen­te, su cas­ti­llo se vino aba­jo y aho­ra le to­ca es­tar en el pa­tio, jun­to a to­dos, com­pi­tien­do. Por su­pues­to que se ve co­mo es: vie­ja, gor­da, an­ti­gua”, ex­pre­sa el es­cri­tor ve­ne­zo­lano, Al­ber­to Ba­rre­ra Tysz­ka, ga­na­dor del pre­mio He­rral­de y res­pon­sa­ble de éxitos co­mo Na­da per­so­nal, trans­mi­ti­da por TV Az­te­ca en los años 90.

To­da his­to­ria tie­ne sus lí­de­res. Ve­ne­zue­la lle­gó a ser el prin­ci­pal ex­por­ta­dor de te­le­no­ve­las en el mun­do du­ran­te los años 80, lue­go Mé­xi­co to­mó la ba­tu­ta du­ran­te los no­ven­ta, pe­ro con la lle­ga­da del nuevo mi­le­nio fue­ron los co­lom­bia­nos quie­nes trans­for­ma­ron a la in­dus­tria con sus his­to­rias lo­ca­lis­tas y lle­nas de hu­mor. Eso sin con­tar con la crea­ción de la nar­co-no­ve­la, el úl­ti­mo gran sub­gé­ne­ro que al­gu­nos de­fi­nen co­mo la an­ti-no­ve­la. “Se aban­do­nó la his­to­ria de amor y mu­chos apun­ta­ron a la an­ti-no­ve­la.

Soy de las que cree que si hoy po­nes en pan­ta­lla una his­to­ria de amor, fun­cio­na. Aho­ra lo que con­si­gues son comedias o nar­co-no­ve­las (...) Creo que los que ha­cían te­le­no­ve­las de­ja­ron de creer en ellas”, ex­pre­sa la dra­ma­tur­ga ar­gen­ti­na Mar­ce­la Cit­te­rio, quien triun­fó en 2005 con la adap­ta­ción de su te­le­no­ve­la Amor en cus­to­dia, en Mé­xi­co y Co­lom­bia.

Otros ex­per­tos en el gé­ne­ro apun­tan a que el de­cli­ve co­mien­za con la re­pro­duc­ción exa­ge­ra­da de éxitos del pa­sa­do. “En Mé­xi­co la te­le­no­ve­la tie­ne una épo­ca de oro, pe­ro la perdimos cuan­do co­mien­zan a ha­cer­se tan­tas re­pe­ti­cio­nes. Mien­tras las nue­vas pla­ta­for­mas co­mien­zan a in­vi­tar a ver di­fe­ren­tes pro­duc­tos, no­so­tros se­gui­mos ofre­cien­do lo mis­mo de lo mis­mo”, con­fir­ma Car­la Estrada, la exi­to­sa pro­duc­to­ra de cu­le­bro­nes co­mo Quin­cea­ñe­ra, Amor real y El pri­vi­le­gio de amar.

Por su par­te, una de las gran­des di­vas de la te­le­vi­sión me­xi­ca­na, Ve­ró­ni­ca Cas­tro, es otra de las que se in­cli­na a pen­sar que la te­le­no­ve­la clá­si­ca nun­ca fa­lla. “Sin te­tas no hay pa­raí­so fue un

exi­ta­zo, sí, pe­ro si le qui­tas lo clá­si­co de­ja de ser una te­le­no­ve­la. A las se­ño­ras que es­ta­mos en la ca­sa nos gus­ta so­ñar con al­go bueno, creer que pue­den pa­sar co­sas me­jo­res… Es muy fá­cil es­cu­pir la reali­dad, pe­ro es muy di­fí­cil ha­cer so­ñar. Lo que es­tán ha­cien­do aho­ra con la vi­da de Luis Mi­guel no es más que una te­le­no­ve­la”, agre­ga la pro­ta­go­nis­ta de éxitos co­mo Rosa Sal­va­je o Los ri­cos tam­bién llo­ran. Su co­le­ga, la ac­triz Ita­tí Can­to­ral, tam­bién co­no­ció la glo­ria gra­cias a las te­le­no­ve­las, pe­ro hoy ha da­do el sal­to al mun­do de las se­ries. “Cuan­do sa­lías en una te­le­no­ve­la eras el rey del mun­do, pe­ro eso ya no es así... Voy con la van­guar­dia. Me gus­tan los cam­bios. Las co­sas aho­ra son más rá­pi­das y hay que con­tar­las di­fe­ren­te. La gen­te aho­ra ve TV en la me­di­da que se pa­rez­ca a ellos, ya no quie­ren sen­tir­la le­ja­na”, in­di­ca la in­tér­pre­te que da­rá vi­da a Silvia Pinal en la nue­va bio­se­rie de Te­le­vi­sa.

Una pa­ra­do­ja es que si bien la te­le­no­ve­la se mues­tra de­bi­li­ta­da en Amé­ri­ca La­ti­na por el des­cen­so de los ra­tings y la imparable seg­men­ta­ción de las au­dien­cias, en Tur­quía flo­re­ce una ro­bus- ta in­dus­tria del me­lo­dra­ma. “En 2016, el país que más ven­dió con­te­ni­do dra­má­ti­co en el mun­do des­pués de Es­ta­dos Uni­dos fue Tur­quía, lo cual te de­mues­tra que el dra­ma y el me­lo­dra­ma si­guen sien­do los re­yes”, se­ña­la la in­ves­ti­ga­do­ra de es­tos te­mas en la Uni­ver­si­dad de Geor­gia, Ca­ro­li­na Acos­ta-Al­zu­ru.

Tam­bién hay que de­cir que el des­pre­cio que por años ata­có al gé­ne­ro abo­nó a su de­bi­li­ta­mien­to. Des­de Mé­xi­co has­ta Ar­gen­ti­na, las tres úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes cre­cie­ron vien­do te­le­no­ve­las, pe­ro po­cos lo re­co­no­cen. “Sea­mos se­rios. Si es­tu­dia­mos bien el gé­ne­ro, des­de Ce­ni­cien­ta has­ta nues­tros días, el me­lo­dra­ma fun­cio­na. ¿Qué es Vel­vet? Un me­lo­dra­ma”, agre­ga la pro­ta­go­nis­ta de Co­ra­zón sal­va­je y Do­ña Bár­ba­ra, Edith Gon­zá­lez.

“A mí me gus­ta pen­sar que los la­ti­noa­me­ri­ca­nos he­mos apor­ta­do la im­pu­di­cia sen­ti­men­tal al enor­me y di­ver­so te­rri­to­rio sim­bó­li­co de la pro­duc­ción de con­te­ni­dos”, sub­ra­ya Al­ber­to Ba­rre­ra Tysz­ka; y es que nues­tra ma­ne­ra de con­tar his­to­rias in­flu­yó en la narrativa te­le­vi­si­va mun­dial. La dra­ma­tur­gia latinoamericana,

que tie­ne a cé­le­bres exponentes co­mo la cu­ba­na De­lia Fia­llo, el ve­ne­zo­lano Jo­sé Ignacio Ca­bru­jas, la me­xi­ca­na Ca­ri­dad Bra­vo Adams, y el co­lom­biano Fer­nan­do Gaitán, en­tre otros; se ca­rac­te­ri­za por su ca­rác­ter ín­ti­mo, uno que te per­mi­te es­tar en la ca­sa de los per­so­na­jes to­dos los días y, que gra­cias a su arco dra­má­ti­co en el que pa­san mil co­sas, no pue­des per­der­te ni un ca­pí­tu­lo. “En 2010 adap­ta­mos Grey’s Ana­tomy en Co­lom­bia, y la lla­ma­mos A co­ra­zón abier­to. Es el ex­pe­ri­men­to más ar­duo que he pa­sa­do por­que si bien es­ta se­rie tie­ne ele­men­tos no­ve­la­dos, en reali­dad no es una te­le­no­ve­la por­que se emi­te ca­da ocho días, y a ni­vel dra­ma­túr­gi­co es­to le da es­pa­cios a los per­so­na­jes y al espectador. El apor­te que lo­gra­mos con la adap­ta­ción fue mez­clar los ca­sos de in­te­rés mé­di­co con los per­so­na­jes. Creo que al fi­nal es­te ti­po de es­truc­tu­ras po­drían en­ri­que­cer al gé­ne­ro de la te­le­no­ve­la”, ex­pre­sa Fer­nan­do Gaitán, la plu­ma de­trás de éxitos co­mo Ca­fé con aro­ma de mu­jer y Betty la fea, en ex­clu­si­va pa­ra Vo­gue.

La te­le­no­ve­la en Co­lom­bia ca­si des­apa­re­ció, lo que hoy se pro­du­ce son se­ries no­ve­la­das que, des­de lue­go, tie­nen me­lo­dra­ma en sus tra­mas. La ten­den­cia apun­ta ha­cia un for­ma­to hí­bri­do, que aún no tie­ne nom­bre, po­dría­mos lla­mar la se­rie-te­le­no­ve­la. “En Ar­gen­ti­na se es­tán ha­cien­do comedias, an­ti-no­ve­las de sus­pen­so, pe­ro no te­le­no­ve­las pro­pia­men­te. La ver­dad es que no hay po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­ra­ción, no te al­can­zan los cos­tos”, agre­ga Cit­te­rio, quien se ha re­fu­gia­do en la te­le­no­ve­la in­fan­til con Pa­ti­to Feo y aho­ra con Hei­di, am­bas trans­mi­ti­das por Nic­ke­lo­deon.

La ver­dad es que es muy di­fí­cil po­ner­le se­pul­tu­ra al gé­ne­ro, cuan­do las te­le­no­ve­las tur­cas es­tán triun­fan­do y los bra­si­le­ños si­guen pro­du­cien­do. “Es­to ha si­do una sa­cu­di­da tan­to pa­ra el pú­bli­co co­mo pa­ra no­so­tros”, con­fie­sa Car­la Estrada. “La te­le­no­ve­la ba­sa su sis­te­ma de pro­duc­ción en dos prin­ci­pios que hoy no fun­cio­nan: una in­men­sa can­ti­dad de ca­pí­tu­los y una gra­ba­ción rea­li­za­da ma­yor­men­te en es­tu­dio, don­de las ac­cio­nes siem­pre es­tán ver­ba­li­za­das. Na­da de eso tie­ne sen­ti­do hoy día. El fu­tu­ro de la te­le­no­ve­la es ocu­par ho­nes­ta­men­te su pro­pio ni­cho. Ya sin el po­der de la te­le­vi­sión abier­ta, re­sig­nar­se a ser un pro­duc­to clá­si­co pa­ra ese pe­que­ño seg­men­to que le gus­ta en­tre­te­ner­se con cu­le­bro­nes”, sen­ten­cia Ba­rre­ra Tysz­ka. La pro­pia Ve­ró­ni­ca Cas­tro es­tre­na es­te 10 de agos­to, La ca­sa de las flo­res, en Net­flix. “Al­gu­nos di­rán: qué le pa­só, se vol­vió lo­ca, y la ver­dad, sí… Se van a bur­lar de mí, pe­ro es im­por­tan­te ese mo­men­to cuan­do lo­gras reír­te de ti mis­ma”, ade­lan­ta so­bre su per­so­na­je, la ma­triar­ca de una fa­mi­lia tan dis­fun­cio­nal co­mo real. Si las di­vas de las te­le­no­ve­las ya em­pe­za­ron a ha­cer se­ries, por al­go se­rá... tan­tán.

De­re­cha: La te­le­no­ve­laco­lom­bia­na Betty la fea cuen­ta con el ma­yor nú­me­ro de adap­ta­cio­nesin­ter­na­cio­na­les de la his­to­ria; arri­ba, dcha.:la fa­mo­sa vi­lla­na de Cu­na de lo­bos, Ma­ría de Je­sús Ru­bio Te­je­ro; aba­jo, dcha.: Tha­lía enla te­le­no­ve­la de Car­la Estrada, Quin­cea­ñe­ra;en pá­gi­na opues­ta, en sen­ti­do ho­ra­rio: la te­le­no­ve­la ve­ne­zo­la­na Cris­tal fue un su­ce­so in­ter­na­cio­nal; Tha­lía en­ca­be­zó el re­par­to de Ma­ría la del ba­rrio;la pa­re­ja pro­ta­gó­ni­ca de Ca­fé con aro­ma de mu­jer, Mar­ga­ri­ta Rosa de Francisco yGuy Ec­ker.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.