La ciu­dad desea­da,

VOGUE (México) - - Contents -

Gua­da­la­ja­ra ha da­do un sal­to cos­mo­po­li­ta en la úl­ti­ma dé­ca­da, y hoy es el es­ce­na­rio de uno de los mo­vi­mien­tos crea­ti­vos más im­por­tan­tes del país.

La se­gun­da ur­be más im­por­tan­te de Mé­xi­co vi­ve un mo­men­to de rup­tu­ra. GUA­DA­LA­JA­RA es el epi­cen­tro de un mo­vi­mien­to crea­ti­vo úni­co en el país. La mo­da, el di­se­ño in­dus­trial, el ar­te y la gas­tro­no­mía con­fi­gu­ran una só­li­da es­ce­na que aca­ba con el pa­sa­do con­ser­va­dor que una vez tu­vo lu­gar

Luis Ba­rra­gán, Ma­ría Iz­quier­da, Jo­sé Cle­men­te Oroz­co, Chu­cho

Re­yes, Juan Rul­fo, Dr. ATL, Gui­ller­mo del To­ro... Al­go tie­ne el agua de Gua­da­la­ja­ra. La ca­pi­tal de Ja­lis­co po­see una es­tir­pe crea­do­ra en su ADN. Co­mo si fue­ra po­co, es due­ña de va­rios de los sím­bo­los de la me­xi­ca­ni­dad co­mo el ma­ria­chi y el te­qui­la. Sin em­bar­go, co­no­ce­do­res afir­man que la ur­be de otro­ra fue in­gra­ta con mu­chos de sus crea­do­res, que ter­mi­na­ron de­ján­do­la pa­ra vi­vir en des­ti­nos más abier­tos y cos­mo­po­li­tas. Pe­ro eso cam­bió en la úl­ti­ma dé­ca­da. “Es una lo­cu­ra, me im­pre­sio­na la can­ti­dad de co­sas que es­tán su­ce­dien­do”, con­fir­ma Ju­lia Fran­co, la di­se­ña­do­ra que jun­to a su her­ma­na Re­na­ta fun­dó ha­ce 25 años la mar­ca em­ble­ma del ready to wear ta­pa­tío, Ju­lia y Re­na­ta. “Ape­nas se es­tán dan­do cuen­ta de lo que vie­ne pa­san­do des­de ha­ce diez años con la ge­ne­ra­ción pa­sa­da, que sa­lió de via­je, tra­ba­jó en otros lu­ga­res, co­no­ció a un mon­tón de gen­te, en­con­tró ideas, y re­gre­só a mon­tar res­tau­ran­tes, ho­te­les, ga­le­rías… Aho­ra es­tá ex­plo­tan­do a los ojos del ex­te­rior”, agre­ga Re­na­ta. No so­lo se tra­ta de lo­ca­les con una nue­va men­ta­li­dad, tam­bién de ex­tran­je­ros que han lle­ga­do a en­ri­que­cer la mo­vi­da y las bue­nas con­di­cio­nes pa­ra pro­du­cir. “Aquí es mu­cho más fá­cil. Un tiem­po me fui a tra­ba­jar a la Ciu­dad de Mé­xi­co. ¡Dios mío, qué di­fí­cil es! Las dis­tan­cias, to­do... Aquí hay mu­cha tra­di­ción ar­te­sa­nal y mu­cha gen­te con ta­len­to pa­ra tra­ba­jar”, ex­pre­sa Isa­bel Mon­ca­da, la me­xi­ca­na que jun­to a su es­po­so, el es­ta­dou­ni­den­se Pe­ter Glass­ford, fun­dó la mar­ca Glass­ford Mon­ca­da en la me­jor ho­ra del di­se­ño in­dus­trial ta­pa­tío.

Ar­te

El trabajo de ar­tis­tas co­mo Jo­sé Dá­vi­la, Gonzalo Le­bri­ja, Jor­ge Mén­dez Bla­ke y Eduar­do Sa­ra­bia es cla­ve pa­ra en­ten­der la nue­va es­ce­na ar­tís­ti­ca de Gua­da­la­ja­ra, que hoy es au­tó­no­ma y tie­ne al­can­ce internacional. “Lo nor­mal era que ir­se a la Ciu­dad de Mé­xi­co. ¿Si­gues en Gua­da­la­ja­ra? Era la pre­gun­ta clá­si­ca. So­mos la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas que nos que­da­mos por­que es­ta ciu­dad nos ofre­ce to­da la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer ar­te, los pre­cios son 30 por cien­to más ba­ra­tos que en la Ciu­dad de Mé­xi­co, mo­ver­se es mu­cho más fá­cil... Las ca­pi­ta­les te qui­tan mu­chí­si­ma ener­gía. Ade­más, exis­ten gran­des la­zos en­tre no­so­tros.

Jo­sé, Gonzalo y yo te­ne­mos una plá­ti­ca con­ti­núa so­bre ar­te des­de ha­ce 15 años. Pa­ra bien o pa­ra mal, nos he­mos in­fluen­cia­do mu­chí­si­mo; he­mos te­ni­do con­flic­tos en­tre no­so­tros, en­vi­dias, pe­ro al fi­nal lle­va­mos una com­pe­ten­cia sa­na. Lue­go lle­gó Eduar­do des­de Los Án­ge­les, que vino a dar­le una di­ná­mi­ca más internacional a la ciu­dad, y si le agre­gas una nue­va ge­ne­ra­ción que ya de­ci­dió es­ta­ble­cer­se aquí, la plá­ti­ca se ex­tien­de”, afir­ma Jor­ge Mén­dez Bla­ke so­bre nue­vos ex­po­nen­tes co­mo Ga­briel Ri­co, Cynt­hia Gu­tié­rrez o Fran­cis­co Ugar­te, en­tre mu­chos otros.

Por su par­te, Jo­sé Noé Su­ro, so­cio de la ga­le­ría Tra­ve­sía Cua­tro (jun­to a sus fun­da­do­ras Sil­via Or­tiz e Inés Ló­pe­zQue­sa­da) y or­ga­ni­za­dor de Pre-MA­CO en Gua­da­la­ja­ra; con­vir­tió al pro­yec­to de su pa­dre, Ce­rá­mi­ca Su­ro, en una pla­ta­for­ma de ar­te con­tem­po­rá­neo. En los úl­ti­mos vein­te años,

más de 400 ar­tis­tas han pa­sa­do por la fá­bri­ca. Fran­cis Alÿs, Tho­mas Glass­ford, Pa­blo Var­gas Lu­go, Eduar­do Ava­roa y Ga­briel Ku­ri, en­tre ellos. De he­cho, en nues­tra vi­si­ta nos to­pa­mos con la pin­to­ra egip­cia, Gha­da Amer. “Es­te año es­tre­na­mos un mu­ral de 140 me­tros cua­dra­dos de Bea­triz Mil­ha­zes en Nue­va York. Tam­bién inau­gu­ra­re­mos en el Mia­mi Beach Con­ven­tion Cen­ter otro mu­ral de Sa­rah Mo­rris, y es­ta­mos tra­ba­jan­do con Jor­ge Par­do en el res­tau­ran­te de un mu­seo de Los Án­ge­les”, ce­le­bra Jo­sé Noé, quien ade­más creó la mar­ca Merk­ki con el mis­mo es­pí­ri­tu de Ce­rá­mi­ca Su­ro. “Te­ne­mos dos años con el pro­yec­to y va­rias co­lec­cio­nes he­chas en co­la­bo­ra­ción con Mar­cel Dza­ma, Jor­ge Par­do, Héc­tor Es­wa­re y Fa­bien Cap­pe­llo”, nos cuen­ta su di­rec­to­ra, Sa­ra C. Pe­rey­ra.

Otros ras­go no­ta­ble de la mo­vi­da ta­pa­tía del mo­men­to es que la ma­yo­ría de los pro­yec­tos son in­de­pen­dien­tes. Es­ta fuer­za crea­do­ra no es­tá sien­do al­can­za­da por la em­pre­sa

pri­va­da ni el go­bierno. “El Mu­seo de Ar­te de Za­po­pan de­pen­de del ayun­ta­mien­to, pe­ro es­ta­mos más li­ga­dos a la mo­vi­da

un­der­ground que al es­ta­blish­ment. Nues­tra vo­ca­ción es el ar­te con­tem­po­rá­neo y or­ga­ni­za­mos dos ex­po­si­cio­nes co­lec­ti­vas al año con ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les y pro­yec­tos in si­tu de ar­tis­tas lo­ca­les o ex­tran­je­ros. Tam­bién con­ta­mos con to­da una pro­gra­ma­ción de con­fe­ren­cias, ta­lle­res, pe­lí­cu­las, siem­pre en re­la­ción a las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción de las ex­po­si­cio­nes”, in­di­ca Vi­via­na Ku­ri, la di­rec­to­ra del MAZ, uno de los es­pa­cios que han pues­to a Gua­da­la­ja­ra en el cir­cui­to de ar­te na­cio­nal e internacional, jun­to al trabajo del Ins­ti­tu­to Cul­tu­ral

Ca­ba­ñas y de ga­le­rías co­mo Paos, Pá­ra­mo, Cu­rro, el

Ta­ller de G0be­li­nos, en­tre mu­chos otros pro­yec­tos.

Mo­da

¿En qué se dis­tin­gue el di­se­ño de mo­das ta­pa­tío? Uno de sus me­jo­res re­pre­sen­tan­tes, Al­fre­do Mar­tí­nez, res­pon­de: “Creo aquí so­mos más

ma­che­te­ros, la ca­li­dad dis­tin­gue al pro­duc­to he­cho en Gua­da­la­ja­ra. La ro­pa se ve mu­cho más bo­ni­ta”, sos­tie­ne. La can­ti­dad de pro­pues­tas pi­ca y se ex­tien­de. A los más co­no­ci­dos co­mo Ju­lia y Re­na­ta, Al­fre­do Mar­tí­nez, Ol­mos y Flo­res, Be­ni­to San­tos y Abel Ló­pez, se le su­ma to­da una nue­va ge­ne­ra­ción co­mo Wei­mar Youths, Ve­la­dez, Pau­li­na Lu­na, los ac­ce­so­rios de An­tí­go­na y las bol­sas de Au­re­lia, por nom­brar so­lo a unos cuan­tos. “Te pue­do de­cir que

ya te­ne­mos una cultura de con­su­mo del di­se­ño lo­cal”, se­ña­la

Ju­lia Fran­co. “Ha­bía un mer­ca­do cos­tum­bris­ta y co­mer­cial, pe­ro con to­do es­te mo­vi­mien­to, ya po­de­mos ha­blar del ma­de in Gua­da­la­ja­ra”, aña­de Abel Ló­pez.

Uno de las mar­cas más exi­to­sas es la de Be­ni­to San­tos, en­fo­ca­da ves­ti­dos de no­via y a la me­di­da. “Hay 750 mil bo­das ca­da año en Mé­xi­co. Es­ta una in­dus­tria muy gran­de. Pa­ra mí es muy im­por­tan­te en­con­trar la cla­ve de lo que es co­mer­cial por­que vi­vo de ven­der ves­ti­dos. Es­tu­ve en la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, soy mé­di­co, y to­ma­ba cur­sos de téc­ni­cas de ven­tas ca­sa seis me­ses. Aho­ra to­dos esos co­no­ci­mien­tos los pon­go en prác­ti­ca en mi mar­ca”, re­ve­la. Por su par­te, los di­se­ña­do­res Alí Flo­res y Víc­tor Ol­mos se en­fren­ta­ron al pre­jui­cio con el lan­za­mien­to de su mar­ca ha­ce nue­va años. “Nos cri­ti­ca­ban ho­rri­ble. No acep­ta­ban que un tra­je mas­cu­lino po­día ser full print. No­so­tros di­se­ña­mos pa­ra hom­bres y mu­je­res que se atre­ven a ser di­fe­ren­tes”, de­cla­ran la pa­re­ja de crea­ti­vos, que son los pri­me­ros me­xi­ca­nos en ven­der en Nords­trom des­de el mes pa­sa­do.

Gas­tro­no­mía

To­do in­di­ca que el res­tau­ran­te que par­tió la es­ce­na gas­tro­nó­mi­ca de Gua­da­la­ja­ra fue I la­ti­na, de allí co­men­zó un mo­vi­mien­to con el chef Da­rren Walsh de Lu­la Bis­tró, Fran­cis­co Ur­bano de Al­cal­de y Ni­co Me­jía de Cor­téz. “Cuan­do to­do es­ta­ba su­ce­dien­do en An­da­res, de­ci­dí ir­me al otro la­do. Abrí Hue­so en el dis­tri­to de di­se­ño, La­fa­yet­te, con una pro­pues­ta que res­ca­ta el va­lor social de la me­sa y la co­ci­na ge­nui­na”, co­men­ta Pon­cho Ca­de­na, el chef que lle­va cin­co años de éxi­to con Hue­so tras el vuel­co cos­mo­po­li­ta que ha da­do la ciu­dad. Pal­real, Magno Bras­se­rie, Ani­ta-Li y la can­ti­na De la O, son otros de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos.

Ar­qui­tec­tu­ra

Aman­te de la ciu­dad, el ar­qui­tec­to Iván Cor­de­ro creó ha­ce sie­te años el fla­man­te ho­tel De­me­tria en el dis­tri­to La­fa­yet­te, con­for­ma­do por las co­lo­nias Mo­der­na, Ame­ri­ca­na, Fran­ce­sa, Re­for­ma y el West-End. Su apues­ta ge­ne­ró una on­da ex­pan­si­va que tra­jo al ho­tel Ca­sa Fa­yet­te del Gru­po Ha­bi­ta, cu­yo in­terio­ris­mo fir­ma­do por Di­mo­re Stu­dio de Milán, te ro­ba el alien­to. Hoy la zo­na es el epi­cen­tro del ar­tsy en Gua­da­la­ja­ra. De­ce­nas de res­tau­ran­tes, ga­le­rías y tien­das de di­se­ño se apos­ta­ron en la zo­na, re­ple­ta de in­mue­bles pa­tri­mo­nia­les que re­pre­sen­tan la es­cue­la ta­pa­tía, crea­da por Ignacio Díaz Mo­ra­les,

me­re­ce.· Luis Ba­rra­gán y Pe­dro Cas­te­lla­nos. “La idea es re­ge­ne­rar la co­lo­nia e im­pe­dir que se vuel­va un lu­gar lleno de ali­tas y mi­che­la­das”, ad­vier­te Cor­de­ro. Gua­da­la­ja­ra se lo

Iz­da. (en sen­ti­do ho­ra­rio): los di­se­ña­do­res Al­fre­do Mar­tí­nez, Be­ni­to San­tos, Víc­tor Ol­mos,Alí Flo­res, Ju­lia y Re­na­ta Fran­co y Abel Ló­pez po­san­docon las mo­de­los ta­pa­tías, Sa­rah Cano y Anel Ro­drí­guez,en el pa­tio del ex­clu­si­vo ho­tel De­me­tria. La pri­me­ra(iz­quier­da) lle­va ves­ti­do de Ol­mos y Flo­res, pen­dien­tes, pan­ta­lón y za­pa­tos de Abel Ló­pez; la se­gun­da (cen­tro)vis­te un look de Ju­lia y Re­na­ta, za­pa­tos y are­tes de Abel Ló­pez; aba­jo: Ma­ria­na Za­ra­go­za es re­tra­ta­da en laca­sa Cris­to del ar­qui­tec­to Luis Ba­rra­gán; lu­ce ves­ti­dode Abel Ló­pez, ca­mi­sa de Va­la­dez, za­pa­tos de Pau­li­na Lu­na, are­tes de Al­fre­doMar­tí­nez y Tha­lat­ha.

Arri­ba (en sen­ti­do ho­ra­rio): el ar­tis­ta Jor­ge Men­déz Bla­ke en su es­tu­dio; Jo­sé Dá­vi­la po­sa con una de sus obras en uno de los me­jo­res mo­men­tos de su ca­rre­ra; la re­co­no­ci­da pin­to­ra egip­cia Gha­da Amer desa­rro­lla un pro­yec­to en Ce­rá­mi­ca Su­ro; vis­ta de la ex­po­si­ción Sin in­ten­ción, pro­pó­si­to o fi­na­li­dad del es­pa­ñol An­to­nio Ba­lles­ter Mo­reno, en el Mu­seo de Ar­te de Za­po­pan; Ma­ria­na Bo­la­ños es la di­rec­to­ra de la ga­le­ría Tra­ve­sía Cua­tro de Gua­da­la­ja­ra.

Arri­ba (de iz­quier­da a de­re­cha): el ar­qui­tec­to Iván Cor­de­ro en la en­tra­da de uno de sus nue­vos pro­yec­tos, los Bun­ga­lows De­me­tria, una edi­fi­ca­ción de Pe­dro Cas­te­lla­nos, que fun­cio­na co­mo un ho­tel pa­ra es­tan­cias lar­gas (ideal pa­ra ar­tis­tas); va­ji­lla de Su­ro, de Ja­na­ki Lar­sen; el me­diá­ti­co chef Pon­cho Ca­de­na es uno de los gran­des nom­bres de la gas­tro­no­mía ta­pa­tía, pri­me­ro con su res­tau­ran­te La le­che en Puer­to Va­llar­ta, y aho­ra con Hue­so en Gua­da­la­ja­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.