Hu­ra­cán quí­mi­co,

Un boost para la li­bi­do

Vogue Novias - - Contenido -

El de­seo se­xual es pu­ra quí­mi­ca y está go­ber­na­do por el sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo, más con­cre­ta­men­te por el hi­po­tá­la­mo. Cuan­do nos sen­ti­mos atraí­dos por una per­so­na es­te en­vía men­sa­jes a las glán­du­las su­pra­rre­na­les, para que au­men­ten de in­me­dia­to la pro­duc­ción de adre­na­li­na y no­ra­dre­na­li­na, las cua­les ac­túan co­mo pues­tos de man­do en la co­mu­ni­ca­ción en­tre las cé­lu­las ner­vio­sas y las glán­du­las del or­ga­nis­mo. To­do es­to ocu­rre en dé­ci­mas de se­gun­do, las ór­de­nes quí­mi­cas se trans­mi­ten a ca­da rin­cón del cuer­po: los ve­llos se eri­zan, el co­ra­zón se ace­le­ra, la san­gre se oxi­ge­na, los adi­po­ci­tos li­be­ran gra­sas y azú­ca­res, y el ce­re­bro, es­ti­mu­la­do por la do­pa­mi­na, no­re­pi­ne­fri­na y oxi­to­ci­na, se inun­dan de fe­ni­le­ti­la­mi­na, la dro­ga del de­seo y del amor. O lo que es lo mis­mo, el se­xo está go­ber­na­do por el “sien­to, lue­go pien­so”. Es de­cir, el in­te­lec­to tie­ne muy po­ca in­je­ren­cia. Con es­ta in­for­ma­ción los be­ne­fi­cios que el se­xo sano re­por­ta son bas­tan­tes e irre­cha­za­bles y lo me­jor de to­do es que el se­xo re­ju­ve­ne­ce. Un es­tu­dio del Ro­yal Hos­pi­tal de Edim­bur­go re­ve­ló que ha­cer el amor al me­nos tres ve­ces por se­ma­na alar­ga la ex­pec­ta­ti­va de vi­da al me­nos por diez años más. Ade­más, el ejer­ci­cio se­xual es el ti­po de ac­ti­vi­dad fi­sio­ló­gi­ca que más in­flu­ye en el es­ta­do de áni­mo y bie­nes­tar de las per­so­nas, ya que me­jo­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, pre­vie­ne el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des, tie­ne efec­tos anal­gé­si­cos y ayu­da a ha­cer­nos más re­sis­ten­tes al do­lor.

No hay que ol­vi­dar que tam­bién hay ali­men­tos afro­di­sía­cos: la miel, cu­yo con­te­ni­do de bo­ro au­men­ta los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na; y los fru­tos se­cos y las nue­ces —se re­co­mien­da co­mer de 6 a 12 dia­rias— que apor­tan can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas de oli­go­ele­men­tos. Por su par­te, los ce­rea­les — ri­cos en vi­ta­mi­nas A,B,C,E y po­ta­sio— au­men­tan la ener­gía se­xual. Tam­bién la ex­ci­ta­ción se­xual y el or­gas­mo me­jo­ran la ca­pa­ci­dad res­pi­ra­to­ria y car­dio­vas­cu­lar, ya que con­tra­rres­tan la de­pre­sión y la an­sie­dad, y pro­por­cio­nan fle­xi­bi­li­dad y tono mus­cu­lar. Otro de sus ma­ra­vi­llo­sos be­ne­fi­cios es que se ate­núan los sín­to­mas de la mens­trua­ción, la os­teo­po­ro­sis, la ar­tri­tis y se con­su­men ca­lo­rías que­man­do de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea gra­sas y azu­ca­res. Por úl­ti­mo, ilu­mi­na la piel y nos apor­ta un glow ins­tan­tá­neo. ¿Quién no está dis­pues­to a tan­tos be­ne­fi­cios con el má­xi­mo pla­cer?

¿Fal­ta de de­seo? Lo me­jor para au­men­tar la li­bi­do es el acei­te esen­cial de ylang-ylang. Com­bi­na­do con un ma­sa­je cor­po­ral re­la­jan­te cen­tra­do en los gan­glios pue­de dre­nar la lin­fa y reavi­var la lla­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.