Sen­ti­mien­tos fuer­tes

Women's Health (México) - - DEBATE -

Si la ener­gía ne­ga­ti­va de una ami­ga te manda directo a la dul­ce­ría, pue­des ser una em­pá­ti­ca de la co­mi­da. La psi­quia­tra Ju­dith Or­loff, autora de la La guía de los em­pá­ti­cos pa­ra so­bre­vi­vir, te ex­pli­ca.

¿Qué es exac­ta­men­te un em­pá­ti­co? ¿Y un em­pá­ti­co de la co­mi­da?

Los em­pá­ti­cos son per­so­nas sen­si­bles, in­tui­ti­vas, co­mo es­pon­jas emo­cio­na­les, van to­man­do los sen­ti­mien­tos de quie­nes los ro­dean. Un em­pá­ti­co de la co­mi­da bus­ca con­sue­lo de las ener­gías ne­ga­ti­vas de los de­más co­mien­do en ex­ce­so o con­su­mien­do ali­men­tos muy agra­da­bles y con mu­chas ca­lo­rías.

Pe­ro, ¿no to­das co­me­mos más cuan­do es­ta­mos es­tre­sa­das?

La di­fe­ren­cia es que un em­pá­ti­co de la co­mi­da no bus­ca co­mer so­lo cuan­do está tris­te o tu­vo un día muy ocu­pa­do. Su de­to­na­dor pue­de ser un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo gru­ñón o un ca­len­da­rio so­cial lleno.

¿Hay al­gu­na ma­ne­ra de pro­te­ger­te?

Una he­rra­mien­ta es pa­sar tiem­po a so­las -si es­tás abru­ma­da, ca­lla el rui­do, lu­ces bri­llan­tes e in­ter­net por cin­co mi­nu­tos y res­pi­ra pro­fun­da­men­te pa­ra re­cu­pe­rar­te de la so­bre­car­ga sen­so­rial. Así no ten­drás la ne­ce­si­dad de co­mi­da co­mo ar­ma­du­ra. El ejer­ci­cio tam­bién es cla­ve pa­ra los em­pá­ti­cos, ya que li­be­ra fí­si­ca­men­te la ten­sión y la ne­ga­ti­vi­dad.

SÉ UNA GALLETA IN­TE­LI­GEN­TE, NO UNA TRIS­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.