editorial Car­ta

Women's Health (México) - - NEWS -

The­re will be ha­ters

Es­te mes, ade­más del in­creí­ble y fres­co con­te­ni­do de ru­ti­nas, re­ce­tas e ins­pi­ra­ción de moda, be­lle­za, salud y re­la­cio­nes, te­ne­mos un ar­tícu­lo sobre una de­por­tis­ta me­xi­ca­na muy es­pe­cial: Ale­xa Mo­reno. Se­gu­ra­men­te su nom­bre te so­na­rá fa­mi­liar, no por na­da fue el per­so­na­je de­por­ti­vo más bus­ca­do en Mé­xi­co en el por­tal Goo­gle du­ran­te 2016, ¿ya te acor­das­te? ¡Sí! Es una gim­nas­ta de 22 años que par­ti­ci­pó en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y que des­per­tó una in­dig­nan­te olea­da de co­men­ta­rios in­ten­sa­men­te ne­ga­ti­vos y des­truc­ti­vos res­pec­to a su pe­so y apa­rien­cia fí­si­ca. Es­ta ni­ña de Me­xi­ca­li, BC, que se ha es­for­za­do des­de pe­que­ña pa­ra lle­gar a to­pe en el de­por­te que le apa­sio­na, su­peran­do obs­tácu­los y ac­ci­den­tes, lla­mó la aten­ción por su pe­so que, di­cho sea de pa­so, es el que ne­ce­si­ta y le fun­cio­na pa­ra eje­cu­tar su de­por­te de la ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar en que lo rea­li­za. A los 22 años, cual­quie­ra que se hu­bie­ra vuel­to ob­je­to de tal can­ti­dad de ne­ga­ti­vi­dad pu­do ha­ber­se de­ja­do afec­tar. Pe­ro no Ale­xa, ella con­ti­nuó im­pe­ca­ble en sus eje­cu­cio­nes, dis­fru­tan­do el que ha­bía si­do su sue­ño por tan­tos años: re­pre­sen­tar a su país en los Juegos Olímpicos y, con es­to, dio ca­che­ta­da con guan­te blan­co a quie­nes la ata­ca­ron, pe­ro, sobre to­do, nos otor­gó a mi­llo­nes de mu­je­res de Mé­xi­co y el mun­do un ejem­plo in­creí­ble de lo que se de­be ha­cer con los fa­mo­sos “ha­ters”. A lo lar­go de tu vi­da en­con­tra­rás co­sas que te apa­sio­nan y no de­bes sol­tar, tie­nes que afe­rrar­te a ellas y vi­vir­las has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias, tam­bién oi­rás vo­ces que te di­rán que eso no es pa­ra ti, que no cuen­tas con lo ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar­lo o que lo es­tás ha­cien­do mal. No las es­cu­ches. La ne­ga­ti­vi­dad per­te­ne­ce a quien la emi­te y tú po­sees el con­trol de la si­tua­ción, pue­des de­ci­dir no abrir­le las puer­tas de tu vi­da a co­men­ta­rios, si­tua­cio­nes o per­so­nas que te res­ten a tu tran­qui­li­dad y fe­li­ci­dad. Haz­lo, es im­por­tan­te. Si tie­nes un sue­ño lo­co y na­die cree en él, con que tú creas es más que su­fi­cien­te. Per­si­gue lo que con­si­de­ras im­por­tan­te, ali­nea­da siem­pre con tus prin­ci­pios y sin da­ñar a na­die. Es­ta es tu vi­da y tú es­tás a car­go, lo que su­ce­da con ella de­pen­de en­te­ra­men­te de ti y no­so­tras pen­sa­mos que lo ha­rás in­creí­ble, que al per­se­guir tu pa­sión ge­ne­ra­rás un cam­bio po­si­ti­vo en tu co­mu­ni­dad y en la so­cie­dad y que, con eso, tu tra­ba­jo en es­te mun­do es­ta­rá cu­bier­to. No­so­tras cree­mos en ti, ¡mu­cho! Así que aprié­ta­te los pan­ta­lo­nes y blo­quea de tu vi­da to­da la ne­ga­ti­vi­dad. Ro­déa­te de per­so­nas que ad­mi­res y crean tan­to en ti co­mo tú lo ha­ces, gente que te en­ri­quez­ca y lle­ne de ener­gía. Re­cuer­da que tu úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad en es­te mun­do es ser fe­liz. ¡Ve por lo que amas sin pe­dir per­dón ni per­mi­so!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.