P

Women's Health (México) - - TÚ PREGUNTA - ¡DEN­TRO DE TI PUE­DE ES­TAR LA NUE­VA ES­TRE­LLA DE SÍCLO! NA­DA SE SA­LE DE LOS LÍ­MI­TES. NUES­TROS EX­PER­TOS RES­PON­DEN A TO­DO.

¡To­tal­men­te! Las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas pue­den ini­ciar un ci­clo des­truc­ti­vo, pues lle­van a cam­bios bio­quí­mi­cos co­mo el in­cre­men­to de cor­ti­sol (hor­mo­na del es­trés), que in­ter­fie­re con el me­ca­nis­mo na­tu­ral de au­to sa­na­ción de tu cuer­po, lo que te lle­va a cui­dar me­nos de ti mis­ma (en­tre­nar me­nos, por ejem­plo), lo que crea do­lor físico y te lle­va a desarro­lar más emo­cio­nes os­cu­ras que pue­den cau­sar ba­ja au­to­es­ti­ma...y así con­ti­núa un es­pi­ral ne­ga­ti­vo. Las bue­nas noticias son que, si eres ca­paz de ha­cer cons­cien­te la ra­zón por la cuál es­tás guar­dan­do re­sen­ti­mien­tos, ya tie­nes me­dio ca­mino avan­za­do. Pa­ra de­jar­los ir com­ple­ta­men­te, in­ten­ta con el per­dón y la me­di­ta­ción. Ca­da no­che, en una ha­bi­ta­ción tran­qui­la y con los ojos ce­rra­dos, re­pi­te es­to tan­to co­mo lo ne­ce­si­tes, en voz al­ta o en silencio: “Per­dono a to­dos aqué­llos que me han he­cho da­ño. Me per­dono a mí mis­ma. De­jo ir el enojo, re­sen­ti­mien­to y do­lor. Re­ci­bo abun­dan­cia, amor, paz y fe­li­ci­dad. Gra­cias, men­te. Gra­cias, cuer­po”. Haz es­to to­das las no­ches has­ta que sien­tas que ya no lo ne­ce­si­tas. In­clu­so si no al­can­zas a per­do­nar al cien por cien­to, so­lo re­pe­tir es­tas pa­la­bras te ayu­da­rá. Las in­ves­ti­ga­cio­nes res­pal­dan enor­me­men­te el po­der de la me­di­ta­ción pa­ra me­jo­rar tu es­ta­do físico y men­tal. Si te sien­tes mal, me­di­ta. Di­le la ver­dad de for­ma ama­ble: Com­par­tir el ma­qui­lla­je pue­de es­par­cir in­fec­cio­nes fá­cil­men­te (co­mo la con­jun­ti­vi­tis y pe­rri­llas), y eso te po­ne ner­vio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.