DO­SIS DE SALUD

Women's Health (México) - - DOSIS DE SALUD -

lu­nes pa­ra te­ner Ha­ga­mos equi­po Eti­que­ta sa­lu­da­bles. y fe­li­ces e en Twit­ter #Lu­nes­fe­li­ces tus Si­gue du­ran­te ma­yo. Ins­ta­gram @Wo­mens­healthmx, a tu com­par­ti­re­mos buena ener­gía.

Fies­teas­te de más. Una so­la bo­rra­che­ra (cua­tro coc­te­les o co­pas de vino) re­du­ce la ha­bi­li­dad de tus cé­lu­las ma­cró­fa­gas (ti­po Pac-man), pa­ra des­truir los vi­rus y las bac­te­rias du­ran­te más de un día des­pués del even­to, vol­vién­do­te más vul­ne­ra­ble a en­fer­me­da­des.

Cam­biar de un do­min­go de re­la­ja­ción y des­can­so a un ocu­pa­do día laboral, es es­tre­san­te pa­ra tu cuer­po y men­te. Es­te pue­de pro­vo­car que tu pre­sión san­guí­nea se ele­ve, la cual se­ría la ra­zón por la cual los mé­di­cos re­ci­ben más pa­cien­tes con in­far­tos y ata­ques al co­ra­zón los lu­nes que cual­quier otro día.

Li­mi­ta tu in­ges­ta de al­cohol du­ran­te el fin de se­ma­na a so­lo dos o tres tra­gos por no­che, y haz que ca­da uno te du­re al me­nos una ho­ra, acom­pa­ña­do de ali­men­tos. (No ol­vi­des se­guir ca­da tra­go de un va­so gran­de con agua pa­ra, li­te­ral­men­te, di­luir los efec­tos del al­cohol).

Prue­ba ha­cer cal­man­tes ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción ape­nas des­pier­tes (in­ha­la y ex­ha­la pro­fun­da­men­te por 30 se­gun­dos) pa­ra man­te­ner tu pre­sión san­guí­nea en or­den. Des­pués in­clu­ye me­dia ta­za de es­pi­na­cas en el desa­yuno: Es al­ta en nu­trien­tes que be­ne­fi­cian la salud car­dia­ca, co­mo el mag­ne­sio, po­ta­sio y cal­cio.

Pien­sas que apes­tan. La per­cep­ción es al­go po­de­ro­so. Si co­mien­zas la se­ma­na desafian­do el em­ble­má­ti­co “Odio los lu­nes” que in­va­de Fa­ce­book, te­ner un día ge­nial se­rá un re­to al­can­za­ble pa­ra ti.

Adop­ta una tra­di­ción di­ver­ti­da pa­ra arran­car ca­da se­ma­na (un ca­fé de tu ca­fe­te­ría fa­vo­ri­ta, co­mer con una ami­ga). Co­men­zar el día con ex­pec­ta­ti­vas te per­mi­ti­rá re­es­cri­bir gra­dual­men­te tu guión men­tal.

Te ex­ce­dis­te en­tre­nan­do el fin de se­ma­na. Las do­sis in­ten­sas de ejer­ci­cio pue­den pro­vo­car in­fla­ma­ción que, el lu­nes, ten­drá a tus múscu­los im­plo­ran­do piedad.

To­mar una sua­ve cla­se de yo­ga o dar una ca­mi­na­ta lle­va­rá san­gre a los múscu­los, re­du­cien­do el do­lor. Lo mis­mo pa­ra quie­nes flo­jea­ron du­ran­te el fin de se­ma­na. Una ru­ti­na in­ten­sa el lu­nes pue­de ha­cer que en­tre­nar sea muy do­lo­ro­so el mar­tes.

Tus rit­mos cir­ca­dia­nos es­tán fue­ra de sin­cro­nía. Acos­tar­te tar­de du­ran­te el fin de se­ma­na (y dor­mir has­ta tar­de el día si­guien­te) ge­ne­ra un mi­ni jet lag si­mi­lar al que pro­vo­ca­ría vo­lar de Nue­va York a la Ciu­dad de Mé­xi­co el vier­nes y vol­ver el do­min­go.

Mo­di­fi­ca tus ho­ra­rios pa­ra des­per­tar e ir­te a dor­mir so­lo una ho­ra res­pec­to a los que tie­nes en­tre se­ma­na. Si te sa­les de tus ho­ra­rios, abre las cor­ti­nas tan pron­to co­mo des­pier­tes, la luz ma­ti­nal su­pri­me la me­la­to­ni­na, hor­mo­na del sue­ño, y en­vía una se­ñal de “le­ván­ta­te y bri­lla” di­rec­to a tu ce­re­bro, pa­ra te­ner un des­per­tar me­nos ru­do.

LOS LU­NES APES­TAN POR­QUE: LOS LU­NES APES­TAN POR­QUE: HAZ QUE APESTEN ME­NOS: HAZ QUE APESTEN ME­NOS: LOS LU­NES APES­TAN POR­QUE: HAZ QUE APESTEN ME­NOS: LOS LU­NES APES­TAN POR­QUE: HAZ QUE APESTEN ME­NOS: LOS LU­NES APES­TAN POR­QUE: HAZ QUE APESTEN ME­NOS:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.