Es­tra­te­gia pre­ven­ti­va pa­ra hos­pi­ta­les

Construir Nicaragua - - MANTENIMIENTO - Coor­di­na: Lu­cía León Co­la­bo­ra­ron: Ca­ro­li­na Be­na­vi­des y Eli­za­beth Can­tú

La in­dus­tria de la cons­truc­ción cuen­ta con pro­duc­tos que so­por­tan sus­tan­cias quí­mi­cas, que van des­de cor­ti­nas, pi­sos y pin­tu­ras an­ti­bac­te­ria­nas, cie­los es­pe­cí­fi­cos pa­ra zo­nas lim­pias y acús­ti­cas, en­tre otros, que cuen­tan con cer­ti­fi­ca­cio­nes de gra­do hos­pi­ta­la­rio.

Pa­ra que es­tos pue­dan cum­plir con su fun­ción, la Arq. Va­nia Ure­ña, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Cos­ta­rri­cen­se de Ar­qui­tec­tu­ra e In­ge­nie­ría Hos­pi­ta­la­ria, ase­gu­ra que el man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo y co­rrec­ti­vo en las dis­tin­tas áreas del hos­pi­tal es de su­ma im­por­tan­cia.

Ure­ña agre­ga que el tra­ba­jo de los ar­qui­tec­tos tam­bién jue­ga un pa­pel im­por­tan­te, ya que la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios con ba­se a los flu­jos de tra­ba­jo per­mi­te es­ta­ble­cer re­co­rri­dos a fin de man­te­ner los ni­ve­les de asep-

Las in­ves­ti­ga­cio­nes CIEN­Tí­fi­CAS Y la tec­no­lo­gía CON­TRI­BU­YEN AL de­sa­rro­llo de so­lu­cio­nes que ase­gu­ran la asep­sia en zo­nas mé­di­cas. Los pro­to­co­los de­ben in­cluir la lim­pie­za in­ter­na de los ductos de ai­re acon­di­cio­na­do.

sia y evi­tar el cru­ce de ele­men­tos con­ta­mi­na­dos con lim­pios.

Da­niel Es­pi­no­za, ge­ren­te de ope­ra­cio­nes de la em­pre­sa pa­na­me­ña Air Ca­re Corp., ex­pli­ca que los ras­gos pri­mor­dia­les que de­ben to­mar­se en cuen­ta pa­ra ase­gu­rar un al­to gra­do de asep­sia in­clu­yen la apli­ca­ción de bue­nas po­lí­ti­cas de man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo.

Los pro­to­co­los de man­te­ni­mien­to de­ben in­cluir la lim­pie­za in­ter­na de los ductos de ai­re acon­di­cio­na­do, má­qui­nas de ai­re acon­di­cio­na­do, cam­bio de fil­tros en las uni­da­des ma­ne­ja­do­ras de ai­re, ve­ri­fi­car las en­tra­das de ai­re fres­co y rea­li­zar mues­treos de ca­li­dad de ai­re.

Kar­lennys Gu­tié­rrez, CEO de Eco­wa­ve La­tam, de Eco­wa­ve Hol­ding Corp, aña­de que tam­bién se de­be po­ner aten­ción al pH y la com­po­si­ción de los pro­duc­tos uti­li­za­dos por­que no to­dos se-

rán los ade­cua­dos pa­ra áreas en las que se ma­ne­jan ele­men­tos qui­rúr­gi­cos. El se­cre­to es­tá en la se­lec­ción de los pro­duc­tos y el buen uso de los mis­mos, las pro­por­cio­nes y las téc­ni­cas de lim­pie­za.

Lim­pie­za y eco­lo­gía

De acuer­do con Ure­ña, equi­pos co­mo las va­cu­la­va­do­ras e hi­dro-la­va­do­ras son em­plea­dos pa­ra es­te ti­po de pro­ce­di­mien­tos, que al unir­se a los pro­to­co­los de lim­pie­za que los di­fe­ren­tes co­mi­tés y fun­cio­na­rios de los ser­vi­cios han im­ple­men­ta­do, ga­ran­ti­zan el cum­pli­mien­to de los es­tán­da­res na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

Gu­tié­rrez co­men­ta que la lim­pie­za con ozono es una téc­ni­ca no­ve­do­sa que per­mi­te eli­mi­nar las bac­te­rias, a la vez que con­si­gue un ba­jo con­su­mo de pro­duc­tos quí­mi­cos gra­cias a sus ca­rac­te­rís­ti­cas bio­de­gra­da­bles. “En Eco­wa­ve tra­ba­ja­mos ba­jo el es­que­ma de se­pa­ra­ción de co­lo­res o áreas, que evi­ta la trans­mi­sión y el tras­la­do de ele­men­tos pa­tó­ge­nos de un lu­gar a otro. Los co­lo­res evi­tan que un equi­po y ma­te­rial sea usa­do en un lu­gar que no co­rres­pon­de”, aña­de Gu­tié­rrez.

Por su par­te, Es­pi­no­za ex­pli­ca que los mó­du­los de­pu­ra­do­res de aires ge­ne­ran plas­ma y fun­cio­nan co­mo oxi­dan­tes na­tu­ra­les, ayu­dan­do a car­gar las par­tí­cu­las sus­pen­di­das en el es­pa­cio y ha­cién­do­las más gran­des. El ex­per­to acon­se­ja usar equi­pos que cuen­ten con tri­ple fil­tra­do cuan­do se tra­te de rea­li­zar la lim­pie­za de ductos una vez al año.

Es­pi­no­za ase­gu­ra que se de­ben usar equi­pos que cuen­ten con tri­ple fil­tra­do y que sean res­pal­da­dos por ga­ran- tías in­ter­na­cio­na­les. Ade­más, se de­be con­tar con el per­so­nal ca­li­fi­ca­do pa­ra es­tas la­bo­res. La lim­pie­za de los aires acon­di­cio­na­dos de­pen­de­rá de las zo­nas que su­mi­nis­tre el equi­po y su uso pue­de va­riar des­de men­sual has­ta tri­mes­tral. Por úl­ti­mo, su­gie­re re­vi­sar los equi­pos de­pu­ra­do­res de aires y lám­pa­ras ul­tra­vio­le­ta ca­da 6 me­ses.

Al­gu­nos de los im­ple­men­tos que no de­ben fal­tar son los len­tes pa­ra evi­tar el con­tac­to de cual­quier sus­tan­cia con los ojos; guan­tes que im­pi­dan el con­tac­to de las ma­nos con los pro­duc­tos o cual­quier ele­men­to que con­ten­ga bac­te­rias (desechos). Se­gún Gu­tié­rrez, tam­bién son in­dis­pen­sa­bles las bo­tas de go­ma pa­ra el tra­ba­jo re­gu­lar y pa­ra el uso de má­qui­nas u otro equi­po; Los za­pa­tos con sue­la de go­ma pa­ra evi­tar caí­das al tra­pear; ta­pa­bo­cas pa­ra la­bo­res pun­tua­les y cin­tu­rón de car­ga pa­ra los ca­sos que apli­que.

Pro­tec­ción an­te ries­gos

De acuer­do con Ure­ña, los ele­men­tos em­plea­dos en las edi­fi­ca­cio­nes tam­bién de­ben con­tri­buir a ge­ne­rar ma­yor re­sis­ten­cia a ata­ques quí­mi­cos y cho­ques tér­mi­cos. Co­mo par­te de las ne­ce­si­da­des de sal­va­guar­dar la vi­da de los fun­cio­na­rios de los cen­tros de sa­lud, así co­mo de los pa­cien­tes y acom­pa­ñan­tes, se uti­li­zan ma­te­ria­les que mi­ni­mi­cen el cre­ci­mien­to de las bac­te­rias.

Por ejem­plo, en el mer­ca­do exis­ten pin­tu­ras epó­xi­cas de al­ta re­sis­ten­cia a los quí­mi­cos, cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y al­to trán­si­to pa­ra pi­sos y pa­re­des. Tam­bién es­tán los pi­sos vi­ní­li­cos que evi­tan el de­sa­rro­llo de bac­te­rias, y que cuen­tan con ca­rac­te­rís­ti­cas an­ti­es­tá­ti­cas o con­duc­ti­vas y cum­ple con los re­que­ri­mien­tos de los pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos.

Erick Gue­va­ra, en­car­ga­do de di­se­ño e ima­gen cor­po­ra­ti­va de De­ko­ra en Cos­ta Ri­ca, aña­de que los pi­sos de vi­ni­lo son de rá­pi­da ins­ta­la­ción (pe­ga­dos con sis­te­ma click), re­sis­ten­tes a la hu­me­dad y a las ras­ga­du­ras, ro­tu­ras y agu­je­ros. Ade­más, re­du­cen el rui­do, amor­ti­guan el pe­so, son re­tar­dan­tes al fue­go, de fá­cil man­te­ni­mien­to y lim­pie­za.

Tam­bién en Cos­ta Ri­ca, Ma­te­ria Pri­ma cuen­ta con el pi­so Upo­floor, pro­du­ci­do en No­kia, Fin­lan­dia. Es­te úl­ti­mo es re­sis­ten­te, fá­cil de man­te­ner, sin­té­ti­co, li­bre de PVC y plas­ti­ci­das, fle­xi­ble y an­ti­bac­te­rial. Es ela­bo­ra­do con ma­te­rial re­ci­cla­do y pro­du­ci­do con mi­ne­ra­les na­tu­ra­les. Tam­po­co con­tie­ne ha­ló­ge­nos, me­ta­les o clo­ro.

Al ser un pro­duc­to ela­bo­ra­do pa­ra al­to trán­si­to, el pi­so de Upo­floor cuen­ta con una su­per­fi­cie den­sa que re­cha­za la su­cie­dad. No se re­quie­re ce­ra pa­ra su man­te­ni­mien­to y po­see una al­ta du­ra­bi­li­dad.

Ma­te­ria Pri­ma tam­bién dis­po­ne de to­da la lí­nea de pro­duc­tos pa­ra es­pa­cios de ba­ño de la mar­ca Ro­ca, que ayu­dan a re­du­cir el con­su­mo de agua y ener­gía. Las gri­fe­rías Ro­ca tie­nen un li­mi­ta­dor de cau­dal de agua que ayu­da a con­su­mir has­ta un 50% me­nos de lí­qui­do. Se dis­po­ne de gri­fe­rías elec­tró­ni­cas, inodo­ros con sis­te­ma de do­ble des­car­ga de 2 y 4,5 li­tros, así co­mo pro­duc­tos pa­ra per­so­nas ma­yo­res o con di­fi­cul­ta­des de mo­vi­li­dad.

Otros pro­duc­tos que pue­den to­mar­se en cuen­ta son aque­llos que es­tén com­pues­tos por pe­ró­xi­do de hi­dró­geno pa­ra neu­tra­li­zar ata­ques quí­mi­cos. De­pen­dien­do del área

“Se de­be po­ner aten­ción al pH y la com­po­si­ción de los pro­duc­tos uti­li­za­dos, por­que no to­dos se­rán los ade­cua­dos pa­ra áreas en las que se ma­ne­jan ele­men­tos qui­rúr­gi­cos. El se­cre­to es­tá en la se­lec­ción de los pro­duc­tos y el buen uso de los mis­mos” El man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo y co­rrec­ti­vo en las dis­tin­tas áreas del hos­pi­tal es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra pre­ve­nir la con­ta­mi­na­ción de los es­pa­cios.

de ries­go y pa­ra evi­tar co­ne­xio­nes eléc­tri­cas que pue­dan ge­ne­rar cho­ques eléc­tri­cos, Gu­tié­rrez re­co­mien­da la lim­pie­za en se­co con pa­ños de mi­cro­fi­bra.

Si el equi­po o ele­men­to es se­gu­ro y no con­du­ce al­tas car­gas eléc­tri­cas, se pue­de em­plear un ato­mi­za­dor pa­ra apli­car un pro­duc­to de ba­ja for­ma­ción de es­pu­ma que evi­ta la co­rro­sión de alu­mi­nio, co­bre u otros me­ta­les. Tam­bién se de­ben to­mar en cuen­ta pro­duc­tos que sean bac­te­ri­ci­das y fun­gi­ci­das de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, que no sean da­ñi­nos al cuer­po hu­mano y que ten­gan al­to es­pec­tro.

La téc­ni­ca y el uso de es­tos pro­duc­tos es cla­ve pa­ra el éxi­to de las ope­ra­cio­nes y pa­ra evi­tar cual­quier ac­ci­den­te.

Jo­sé Ma­rio Val­dés, es­pe­cia­lis­ta de PPG pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, co­men­ta que sus pro­duc­tos bus­can pro­te­ger los mu­ros, te­chos y pi­sos con áreas de asep­sia que co­rres­pon­den a la lim­pie­za de un hos­pi­tal. Así co­mo tam­bién, des­de los ac­ce­sos has­ta las ha­bi­ta­cio­nes, áreas de cu­ra­cio­nes, con- sul­to­rios, la­bo­ra­to­rios, e in­clu­si­ve áreas de ci­ru­gía o cuar­tos qui­rúr­gi­cos.

En los cuar­tos se re­co­mien­dan pro­duc­tos que ten­gan ca­rac­te­rís­ti­cas de re­si­nas acrí­li­cas,

fa­ci­li­dad de lim­pie­za y que evi­ten la for­ma­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos. Ge­ne­ral­men­te tam­bién hay que cui­dar que las pin­tu­ras sean 100% la­va­bles pa­ra evi­tar hon­gos, mi­cro­or­ga­nis­mos y que se pue­dan la­var en ca­so de al­gún ac­ci­den­te en que se man­chen los mu­ros.

Pa­ra dar­le man­te­ni­mien­to a lu­ga­res co­mo las ha­bi­ta­cio­nes, se re­co­mien­dan ma­te­ria­les acrí­li­cos, mien­tras que en los la­bo­ra­to­rios se su­gie­ren epó­xi­cos y po­liu­re­ta­nos ba­se agua, que re­sis­tan.

De acuer­do con Val­dés, ofre­cen pro­duc­tos co­mo el Vi­ni­mex mat­te, em­plea­do en ha­bi­ta­cio­nes y lu­ga­res co­mo cuar­tos qui­rúr­gi­cos. Ade­más, cuen­tan con pro­duc­tos que son en ge­ne­ral ba­se agua. El aqua 100 en ba­se agua se pue­de re­co­men­dar co­mo otra op­ción pa­ra lu­ga­res co­mo pa­si­llos y tras­la­do de en­fer­mos, ya que es un pro­duc­to re­sis­ten­te a la lim­pie­za.

En el ca­so de los hos­pi­ta­les que ya es­tán en uso, el man­te­ni­mien­to de­be ser más cui­da­do­so y los pro­duc­tos sol­ven­tes ya no son re­co­men­da­bles, es me­jor op­tar por pro­duc­tos ba­se agua. Val­dés re­co­mien­da pro­duc­tos pri­ma­rios co­mo epó­xi­co 4000, que tie­nen una muy bue­na re­sis­ten­cia a cu­brir el pi­so con­tra de­rra­mes de pro­duc­tos quí­mi­cos.

Ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas en cen­tros de sa­lud

Ade­más de la fun­ción prin­ci­pal de man­te­ner la se­gu­ri­dad en las ins­ta­la­cio­nes de sa­lud, el sis­te­ma eléc­tri­co es par­te fun­da­men­tal del pro­ce­so mé­di­co pro­pia­men­te di­cho, se­gún Fer­nan­do Es­ca­lan­te, di­rec­tor de la Uni­dad de Ne­go­cios de IT pa­ra Sch­nei­der Elec­tric, quien ex­pli­có: “Hay pun­tos crí­ti­cos en hos­pi­ta­les, co­mo las sa­las de ope­ra­cio­nes o de cui­da­dos in­ten­si­vos. Es­tos nor­mal­men­te son ali­men­ta­dos por ta­ble­ros de ais­la­mien­to, que se usan pa­ra me­dir y aler­tar la po­si­ble co­rrien­te que ha­ya de fu­ga en el sis­te­ma eléc­tri­co de la sa­la de ope­ra­ción, que pue­da po­ner en ries­go al pa­cien­te”.

Se­ña­la que los pa­cien­tes nor­mal­men­te en es­tos lu­ga­res es­tán en cui­da­do crí­ti­co, don­de su re­sis­ti­vi­dad (re­sis­ten­cia) del cuer­po es bas­tan­te ba­ja, es­tán dor­mi­dos, y eso ha­ce muy pe­li­gro­so que ha­ya una fu­ga eléc­tri­ca. En es­te sen­ti­do, los ta­ble­ros de ais­la­mien­to de Sch­nei­der mo­ni­to­rean es­ta po­si­ble co­rrien­te de fu­ga y aler­ta a los mé­di­cos o en­fer­me­ros de la sa­la, de esa po­si­bi­li­dad.

“La la­bor de los ar­qui­tec­tos es im­por­tan­te, ya que la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios con ba­se a los flu­jos de tra­ba­jo es­ta­ble­ce re­co­rri­dos pa­ra man­te­ner los ni­ve­les de asep­sia y evi­tar el cru­ce de ele­men­tos con­ta­mi­na­dos”. Los pro­to­co­los de man­te­ni­mien­to de­ben in­cluir la lim­pie­za in­ter­na de los ductos de ai­re acon­di­cio­na­do, cam­bio de fil­tros en las uni­da­des ma­ne­ja­do­ras de ai­re, ve­ri­fi­car las en­tra­das de ai­re fres­co y rea­li­zar mues­treos de ca­li­dad de ai­re.

Los pi­sos vi­ní­li­cos evi­tan el de­sa­rro­llo de bac­te­rias y cuen­tan con ca­rac­te­rís­ti­cas an­ti­es­tá­ti­cas o con­duc­ti­vas.

En el mer­ca­do hay pin­tu­ras epó­xi­cas de al­ta re­sis­ten­cia a los quí­mi­cos, cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y al­to trán­si­to pa­ra pi­sos y pa­re­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.