Gran­des ven­ta­jas en sis­te­mas de posten­sión

El con­cre­to posten­sa­do ade­más de vi­gas de PUEN­TES Y EDI­fi­CIOS, EN­CUEN­TRA APLI­CA­CIO­NES en los tan­ques de al­ma­ce­na­mien­to.

Construir Nicaragua - - OBRA GRIS - *La Ing. Ma­ri­ja Tri­fu­no­vic es ge­ne­ral ma­na­ger de CCL S.A. con se­de en Cos­ta Ri­ca.

La al­ta re­sis­ten­cia a la com­pre­sión, po­si­bi­li­dad de ser mol­dea­do de acuer­do a la ne­ce­si­dad es­pe­cí­fi­ca de la obra y la pro­duc­ción lo­cal, en­tre otros, le han per­mi­ti­do al con­cre­to es­tar en­tre los ma­te­ria­les más uti­li­za­dos en la cons­truc­ción. Sin em­bar­go, pa­ra lle­gar ahí, ha si­do ne­ce­sa­rio mi­ti­gar su ma­yor de­bi­li­dad: la ba­ja re­sis­ten­cia a la trac­ción.

La for­ma más con­ven­cio­nal pa­ra re­sis­tir las trac­cio­nes en el con­cre­to es uti­li­zan­do el ace­ro, sea pa­si­vo o ac­ti­vo. Con ace­ro pa­si­vo nos re­fe­ri­mos a las va­ri­llas y fi­bras del mis­mo ma­te­rial que tra­ba­jan una vez se pre­sen­te la de­for­ma­ción en el con­cre­to. Por otro la­do, al ace­ro ac­ti­vo se le in­tro­du­cen las de­for­ma­cio­nes an­tes de que el ele­men­to de con­cre­to se so­me­ta a las car­gas, ejer­cien­do las pre­sio­nes al mis­mo. Es­te sis­te­ma se co­no­ce co­mo con­cre­to pres­for­za­do.

Cuan­do el ace­ro de al­ta re­sis­ten­cia se ten­sa an­tes de co­lar el con­cre­to, ha­bla­mos de con­cre­to pre­ten­sa­do. La otra for­ma de in­tro­du­cir la com­pre­sión ini­cial al con­cre­to es ten­san­do el ace­ro des­pués de ha­ber co­la­do el ele­men­to: con­cre­to posten­sa­do.

Aun­que la pri­me­ra pa­ten­te re­la­cio­na­da con el posten­sa­do se pre­sen­tó a fi­na­les del si­glo XIX, el Ing. fran­cés Eu­ge­ne Freys­si­net se con­si­de­ra el pio­ne­ro de es­ta téc­ni­ca. La es­ca­sez de ace­ro du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial es­ti­mu­la su de­sa­rro­llo, es­pe­cial­men­te pa­ra mi­ni­mi­zar el uso del

Las es­truc­tu­ras di­se­ña­das con es­te sis­te­ma per­mi­ten la cons­truc­ción de ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te atrac­ti­vos, sin que es­to per­ju­di­que el cos­to de la obra y su pla­zo de eje­cu­ción

ma­te­rial. Se pa­ten­tan sis­te­mas pa­ra an­cla­jes, ca­bles de ace­ro, mor­te­ro de in­yec­ción y equi­pos de ten­sa­do, en­tre otros. En sus ini­cios el sis­te­ma, ca­si ex­clu­si­va­men­te, fue uti­li­za­do en las vi­gas de puen­tes. En los años 60 el sis­te­ma em­pie­za a uti­li­zar­se en los te­chos, y fi­nal­men­te en los años 90 se usa am­plia­men­te en la cons­truc­ción de en­tre­pi­sos. La con­tri­bu­ción ex­cep­cio­nal de T.Y. Lin en el mé­to­do de di­se­ño de con­cre­to posten­sa­do, acer­ca más el sis­te­ma al uso prác­ti­co.

En las úl­ti­mas dé­ca­das el con­cre­to posten­sa­do, apar­te de vi­gas de puen­tes y edi­fi­cios, en­cuen­tra apli­ca­cio­nes en los tan­ques de al­ma­ce­na­mien­to, lo­sas de fun­da­ción, pi­sos in­dus­tria­les y posten­sión ver­ti­cal, en­tre otros.

En Cos­ta Ri­ca, el pri­mer uso de con­cre­to posten­sa­do en edi­fi­ca­cio­nes lo im­pul­só el Ing. Franz Sau­ter, a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do. El sis­te­ma se si­gue uti­li­zan­do en las vi­gas de puen­tes prin­ci­pal­men­te, aun­que en los úl­ti­mos años to­mó au­ge en la cons­truc­ción de en­tre­pi­sos y lo­sas so­bre el te­rreno.

Be­ne­fi­cios

El uso de posten­sa­do en edi­fi­ca­cio­nes be­ne­fi­cia a sus ocu­pan­tes y al me­dioam­bien­te. Las es­truc­tu­ras di­se­ña­das con es­te sis­te­ma per­mi­ten la cons­truc­ción de ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te atrac­ti­vos sin que es­to per­ju­di­que el cos­to de la obra y su pla­zo de eje­cu­ción. Los bor­des cur­vos,

vo­la­di­zos, gran­des lu­ces y lo­sas sin vi­gas son al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de edi­fi­cios con ele­men­tos posten­sa­dos.

Sin per­der de vis­ta el desem­pe­ño de las es­truc­tu­ras an­te car­gas la­te­ra­les, el posten­sa­do per­mi­te eli­mi­nar las vi­gas re­que­ri­das pa­ra las car­gas gra­vi­ta­cio­na­les. Es­to pre­sen­ta un aho­rro en la al­tu­ra de la edi­fi­ca­ción, lo que po­de­mos uti­li­zar pa­ra ba­jar la al­tu­ra to­tal de la es­truc­tu­ra o aco­mo­dar una ma­yor can­ti­dad de pi­sos. Lo an­te­rior dis­mi­nu­ye el cos­to re­la­ti­vo de los ele­men­tos ver­ti­ca­les, fa­cha­das y tu­be­rías. El pe­so to­tal de la es­truc­tu­ra se­rá dis­mi­nui­do, lo que pre­sen­ta la ven­ta­ja des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y am­bien­tal.

La ve­lo­ci­dad de cons­truc­ción de una edi­fi­ca­ción con en­tre­pi­sos posten­sa­dos au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te com­pa­ra­da con el con­cre­to re­for­za­do o pre­fa­bri­ca­do. Es­to es más no­ta­ble si se tra­ta de edi­fi­ca­cio­nes en al­tu­ra. Es­te pun­to tan im­por­tan­te per­mi­te dis­mi­nu­ción de cos­tos in­di­rec­tos de la cons­truc­ción. La re­duc­ción del pla­zo de eje­cu­ción de la obra im­pli­ca una pron­ta re­cu­pe­ra­ción de la in­ver­sión por par­te del de­sa­rro­lla­dor. Por otro la­do, un pla­zo in­fe­rior sig­ni­fi­ca me­nor in­te­rrup­ción de las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas en la cer­ca­nía de la obra, pro­pi­cian­do bie­nes­tar so­cial.

Otro as­pec­to fa­vo­ra­ble du­ran­te el pro­ce­so cons­truc­ti­vo es la de­man­da in­fe­rior del uso de grúas. Ne­ce­sa­rias pa­ra al­can­zar las ve­lo­ci­da­des óp­ti­mas de cons­truc­ción, en al­gu­nos ca­sos es­pe­cí­fi­cos, la eje­cu­ción de la obra se reali­zó sin em­plear las mis­mas.

Una vez de­ci­di­dos a uti­li­zar al­gún sis­te­ma de posten­sión en un pro­yec­to de­ter­mi­na­do, te­ne­mos que to­mar pre­cau- cio­nes en cuan­to a la ca­li­dad del ma­te­rial a uti­li­zar y su co­lo­ca­ción en la obra. El di­se­ño de la obra tie­ne que se­guir las nor­mas in­ter­na­cio­na­les, ase­gu­ran­do un desem­pe­ño ade­cua­do de la es­truc­tu­ra an­te to­das las car­gas a las cua­les pue­de es­tar so­me­ti­da du­ran­te su vi­da útil.

Ca­da com­po­nen­te del sis­te­ma de posten­sión de­be cum­plir cier­tos es­tán­da­res de ca­li­dad. La ma­yo­ría es­tán dis­po­ni­bles en las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas del Ins­ti­tu­to de Posten­sa­do de EEUU (PTI por sus si­glas en in­glés). Es­ta nor­ma­ti­va ha si­do uti­li­za­da por va­rias dé­ca­das y es pro­ba­do que su cum­pli­mien- to es un re­qui­si­to pa­ra ase­gu­rar la ca­li­dad de las obras.

Un fac­tor muy im­por­tan­te se pre­sen­ta en la pro­tec­ción con­tra la co­rro­sión. En los sis­te­mas posten­sa­dos desad­he­ri­dos, don­de el ca­ble no es­tá en con­tac­to di­rec­to con el con­cre­to, es fun­da­men­tal la pro­tec­ción de los pun­tos de an­cla­je. Es­tas son las zo­nas más pro­pen­sas a per­mi­tir el ini­cio de la co­rro­sión. Su en­sam­ble de­be rea­li­zar­se en las con­di­cio­nes con­tro­la­das de una fá­bri­ca pa­ra ase­gu­rar que to­das las co­ne­xio­nes es­tén re­cu­bier­tas con la gra­sa an­ti­co­rro­si­va y de­bi­da­men­te se­lla­das. En es­tos sis­te­mas la fa­lla de un an­cla­je pro­du­ce la pér­di­da de fuer­za en el ca­ble com­ple­to, lo cual pue­de pro­vo­car fi­su­ras, de­fle­xio­nes ex­ce­si­vas y la fa­lla del ele­men­to. Es in­dis­pen­sa­ble la co­lo­ca­ción de los ac­ce­so­rios pa­ra pro­te­ger los ex­tre­mos de los ca­bles, des­pués de ten­sa­dos, y el se­llo de ca­jas con el mor­te­ro ex­pan­si­vo.

En los sis­te­mas ad­he­ri­dos, el mor­te­ro de in­yec­ción a la vez ad­hie­re el ace­ro al con­cre­to y pro­vee la pro­tec­ción con­tra la co­rro­sión. Es de vi­tal im­por­tan­cia pro­ce­der con la in­yec­ción de ma­ne­ra ex­pe­di­ta, de lo con­tra­rio es ne­ce­sa­rio uti­li­zar la pro­tec­ción an­ti­co­rro­si­va co­mo pre­ven­ción. El pro­ce­so de in­yec­ción de­be ser tal que ase­gu­re que to­dos los es­pa­cios es­tén lle­na­dos del mor­te­ro. Tam­bién es ne­ce­sa­rio lle­var el con­trol de ca­li­dad del mor­te­ro de in­yec­ción du­ran­te la eje­cu­ción de la mis­ma, con­tro­lar la re­la­ción agua - ce­men­to, la re­sis­ten­cia y con­sis­ten­cia. En es­te ca­so las ca­jas de ten­sa­do de­ben se­llar­se pre­vio al ini­cio de la in­yec­ción de los ductos.

Los sis­te­mas de posten­sión pue­den traer enor­mes ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas en un pro­yec­to de­ter­mi­na­do. Sin em­bar­go, no se pue­de omi­tir la im­por­tan­cia de la ca­li­dad del ma­te­rial y la ade­cua­da ins­ta­la­ción de los mis­mos. To­das las ven­ta­jas de un sis­te­ma cons­truc­ti­vo al fi­nal son re­su­mi­das en la du­ra­bi­li­dad de las obras y su ope­ra­ción con­ti­nua.

La for­ma más con­ven­cio­nal pa­ra re­sis­tir las trac­cio­nes en el con­cre­to es uti­li­zan­do el ace­ro, sea pa­si­vo o ac­ti­vo.

*Ing. Ma­ri­ja Tri­fu­no­vic

La ve­lo­ci­dad de cons­truc­ción de una edi­fi­ca­ción con en­tre­pi­sos posten­sa­dos au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te com­pa­ra­da con el con­cre­to re­for­za­do o pre­fa­bri­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.