El En­can­to mar­ca pau­ta en El Sal­va­dor

La in­ver­sión que ha­rán pro­pie­ta­rios de lo­tes en la cons­truc­ción de sus vi­vien­das, se es­ti­ma en US$210 mi­llo­nes, ade­más de una in­ver­sión de US$70 mi­llo­nes en la cons­truc­ción de un ho­tel.

Construir Nicaragua - - ESPECIAL PROYECTOS DE IMPACTO EL SALVADOR - Ka­ri­na Ce­di­llos, pe­rio­dis­ta | ka­ri­na.ce­di­llos@gru­po­cer­ca.com Co­la­bo­ra­ción: EMC Ar­qui­tec­tu­ra.

El En­can­to Vi­llas & Golf es un pro­yec­to úni­co en su ti­po, ubi­ca­do en San Jo­sé Vi­lla­nue­va en el de­par­ta­men­to de La Li­ber­tad en El Sal­va­dor.

Po­see un Plan Maes­tro en el que a la fe­cha se han in­ver­ti­do US$70 mi­llo­nes en el pro­yec­to, la ur­ba­ni­za­ción, Country Club Hou­se, cam­po de golf y la ca­lle de ac­ce­so di­rec­to al pro­yec­to des­de la Ca­rre­te­ra CA4 que con­du­ce al Puer­to de La Li­ber­tad, y se es­ti­ma una in­ver­sión adi­cio­nal de US$60 mi­llo­nes pa­ra com­ple­tar El En­can­to.

Se­gún EMC Ar­qui­tec­tu­ra, du­ran­te su pro­ce­so cons­truc­ti­vo el pro­yec­to arran­có ini­cial­men­te con un con­tra­tis­ta, con el cual se lle­gó a la es­truc­tu­ra­ción prin­ci­pal de la obra. Fue en es­ta pri­me­ra eta­pa en la que se re­ajus­tó la ar­qui­tec­tu­ra del pro­yec­to, en res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des in­me­dia­tas, va­ria­bles an­te la vul­ne­ra­ble eco­no­mía que pre­sen­ta el país ac­tual­men­te.

En es­ta pri­me­ra eta­pa, se con­tem­pló el le­van­ta­mien­to de una par­te de la edi­fi­ca­ción prin­ci­pal al ni­vel de obra gris, que in­clu­yó: los fu­tu­ros loc­kers, snack bar, áreas de co­ci­na en el sec­tor de la plan­ta ba­ja, y mó­du­lo de ser­vi­cios sa­ni­ta­rios en ni­vel su­pe­rior. Es­ta fa­se fue re­to­ma­da por la em­pre­sa ORG Cons­truc­ción.

Las es­truc­tu­ras se di­se­ña­ron de mo­do tal que pu­die­ran em­pal­mar­se a fu­tu­ro con la se­gun­da eta­pa del pro­yec­to. Es­ta se­gun­da eta­pa cons­ti­tuía una am­plia­ción ho­ri­zon­tal de la pri­me­ra fa­se, im­pli­can­do prin­ci­pal­men­te el cre­ci­mien­to del área de loc­kers, es­pa­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos, áreas de bar, co­ci­na y res­tau­ran­te, y jar­dín

pa­ra even­tos, en el ni­vel prin­ci­pal (a ni­vel de obra gris y aca­ba­dos).

El de­sa­rro­llo y eje­cu­ción del pro­yec­to, con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de cre­ci­mien­to, vi­sua­li­zan­do el po­ten­cial de es­pa­cios que po­drán in­cluir­se y ha­bi­li­tar­se, en vir­tud de la de­man­da. De­jan­do de­fi­ni­das áreas de pis­ci­na y pla­zas que per­mi­tan di­cho in­cre­men­to y co­ne­xión de es­tas zo­nas.

Obras que se re­qui­rie­ron

De acuer­do a EMC Ar­qui­tec­tu­ra, por la na­tu­ra­le­za ru­ral del si­tio a in­ter­ve­nir, el pro­yec­to re­qui­rió mo­vi­mien­tos de tie­rra sig­ni­fi­ca­ti­vos que pu­die­ron ser ab­sor­bi­dos con cier­ta fa­ci­li­dad por la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos con que se con­ta­ba en el lu­gar (es­pa­cio pa­ra aco­pios y dis­po­si­ción de tie­rra, ban­cos de apor­te de ma­te­rial se­lec­to y otros).

Fue­ra de es­ta con­di­ción, el res­to de obras o pro­ce­sos cons­truc­ti­vos fue­ron con­sis­ten­tes con la na­tu­ra­le­za del sis­te­ma pro­yec­ta­do.

Pro­ce­so de di­se­ño

El pro­ce­so de di­se­ño de El En­can­to Vi­llas & Golf in­vo­lu­cró tres ac­ti­vi­da­des: in­ves­ti­ga­ción, di­se­ño y su­per­vi­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca.

En la eta­pa de la in­ves­ti­ga­ción, pre­via a la ac­ti­vi­dad de di­se­ño co­mo tal, se in­vir­tie­ron re­cur­sos en el es­tu­dio y ca­rac­te­ri­za­ción del pro­yec­to, de­fi­nien­do in­for­ma­ción ba­se y al­can­ces de di­se­ño, asi­mi­la­ción de cos­tos (pre­su­pues­to), re­in­ter­pre­ta­ción del pro­gra­ma de ne­ce­si­da­des fa­ci­li­ta­do por el pro­mo­tor. Lo an­te­rior im­pli­có la rea­li­za­ción de nu­me­ro­sas vi­si­tas a pro­yec­tos análo­gos, prin­ci­pal­men­te a Ari­zo­na, con un con­sul­tor cer­ti­fi­ca­do en cam­pos de golf, em­pa­pán­do­se de co­no­ci­mien­to en la cul­tu­ra del golf. Ade­más se rea­li­za­ron es­tu­dios de tro­pi­ca­li­za­ción, adap­ta­ción y aná­li­sis de con­tex­to fí­si­co cul­tu­ral del en­torno in­me­dia­to, y su im­pac­to a fu­tu­ro.

En su di­se­ño, el pro­yec­to se ad­ju­di­có a EMC Ar­qui­tec­tu­ra, tras ha­ber ga­na­do un con­cur­so pa­ra la Ca­sa Club El En­can­to. Pa­ra es­te pro­ce­so, EMC Ar­qui- tec­tu­ra fue in­vi­ta­do a par­ti­ci­par jun­to con dos es­tu­dios de di­se­ño, uno de ellos de ori­gen es­pa­ñol. En res­pues­ta a la con­vo­ca­to­ria, se ela­bo­ró un pro­yec­to que pos­te­rior­men­te fue re­plan­tea­do (ajus­tes de di­se­ño), con­tem­plan­do una eje­cu­ción por eta­pas que per­mi­tie­ra el fu­tu­ro cre­ci­mien­to del pro­yec­to, pa­ra abas­te­cer even­tual­men­te áreas de spa y bar pa­ra mu­je­res y hom­bres, y am­plia­ción del res­tau­ran­te, en­tre otros.

Pa­ra la su­per­vi­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca, co­mo me­to­do­lo­gía de di­se­ño y co­rrec­ta eje­cu­ción de la obra, EMC Ar­qui­tec­tu­ra se in­vo­lu­cró en la eta­pa de cons­truc­ción, con la par­ti­ci­pa­ción de so­por­te y su­per­vi­sión téc­ni­ca en el área de ar­qui­tec­tu­ra, in­te­rior y aca­ba­dos. Res­pe­tan­do al má­xi­mo los li­nea­mien­tos ori­gi­na­les del di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co pro­yec­ta­do.

Ma­te­ria­les y tec­no­lo­gía

Pa­ra la es­truc­tu­ra pri­ma­ria y obra gris de ce­rra­mien­to se se­lec­cio­na­ron ma­te­ria­les de fá­cil ac­ce­so, de al­ta du­ra­ción, y que per­mi­tie­ran una eje­cu­ción que no re­qui­rie­ra mano de obra al­ta­men­te ca­li­fi­ca­da, así co­mo pa­re­des de mam­pos­te­ría, co­rres­pon­dien­te a un sis­te­ma de mar­cos de con­cre­to re­for­za­do, y per­fi­les me­tá­li­cos de al­ma lle­na en te­cho con cu­bier­ta de lá­mi­na in­su­la­da.

En lo re­la­cio­na­do a las ter­mi­na­cio­nes se com­bi­na­ron aca­ba­dos de al­ba­ñi­le­ría -por la re­fe­ren­cia a la na­tu­ra­le­za del lu­gar- pie­dra y re­pe­llos, en­tre otros. Por otro la­do se in­clu­ye­ron aca­ba­dos li­via­nos de car­pin­te­ría que per­mi­tie­ran una ca­rac­te­ri­za­ción y di­fe­ren-

cia­ción de la obra en su en­torno, cu­ya fi­na­li­dad era el en­ri­que­ci­mien­to de la ex­pe­rien­cia del usua­rio pa­ra ga­ran­ti­zar el má­xi­mo con­fort.

Asi­mis­mo se uti­li­zó ma­de­ra, de­bi­do a su ca­li­dez, por ser un ma­te­rial re­ci­cla­ble, con tex­tu­ra y co­lor; vi­drio, por su per­mea­bi­li­dad, in­te­gra­ción in­te­rior ex­te­rior, reivin­di­ca­ción del pai­sa­je na­tu­ral; me­tal, por su li­vian­dad, es­bel­tez, ra­pi­dez de eje­cu­ción; y tam­bién lo­sas ajar­di­na­das y cu­bier­tas li­via­nas ais­la­das.

“An­te la po­si­bi­li­dad de pen­sar en ma­te­ria­les no­bles y no no­bles. Man­te­ne­mos la pos­tu­ra de creer, que más bien exis­te un uso no­ble de los ma­te­ria­les en vir­tud del buen di­se­ño. Es­ta fi­lo­so­fía fue apli­ca­da en va­rios lu­ga­res del pro­yec­to pa­ra sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho a ma­te­ria­les no ne­ce­sa­ria­men­te ca­ros”, se­ña­ló EMC Ar­qui­tec­tu­ra.

Sis­te­mas cons­truc­ti­vos

La pro­pues­ta pro­yec­tó una obra tí­pi­ca mix­ta. Con es­truc­tu­ra de hor­mi­gón co­la­do en si­tio y pa­re­des de mam­pos­te­ría con blo­que de con­cre­to.

Tam­bién ma­te­ria­les de al­ba­ñi­le­ría por su ba­jo cos­to, fá­cil ma­ni­pu­la­ción, mano obra ca­li­fi­ca­da, du­ra­bi­li­dad y ba­jo man­te­ni­mien­to.

Se apli­ca­ron ade­más tec­no­lo­gías cons­truc­ti­vas con­tem­po­rá­neas y apro­pia­das pa­ra el ti­po de pro­yec­to, el lu­gar y los re­que­ri­mien­tos del pro­mo­tor. Es­to im­pli­có una eje­cu­ción con pro­ce­di­mien­tos cons­truc­ti­vos tra­di­cio­na­les pe­ro bien ad­mi­nis­tra­dos.

Pa­ra la cli­ma­ti­za­ción se com­bi­na­ron sis­te­mas ac­ti­vos con sis­te­mas pa­si­vos, cu­bier­tas ajar­di­na­das, di­se­ño que con­tem­pla ven­ti­la­ción cru­za­da; ale­ros de pro­tec­ción pa­ra la in­ci­den­cia so­lar, uso de ma­te­ria­les de ba­ja iner­cia tér­mi­ca – cu­bier­tas in­su­la­das, re­ves­ti­mien­to de pie­dra en fa­cha­das que ac­túa co­mo di­si­pa­dor de ca­lor – do­bles al­tu­ras y es­pa­cios al­tos, pai­sa­jis­mo y ar­bo­ri­za­ción.

To­do ello com­ple­men­tó el uso de sis­te­mas de AA pa­ra al­gu­nos es­pa­cios ce­rra­dos que lo re­qui­rie­sen co­mo el snack bar y res­tau­ran­te; es­to sin ser ex­clu­yen­te. El sis­te­ma de AA im­ple­men­ta­do se tra­ta de VRF Sis­te­ma In­ver­ter, que tra­ba­ja a me­nor con­su­mo, co­mo res­pues­ta a un aho­rro ener­gé­ti­co cla­ve, an­te los usos y con­fort de ca­da es­pa­cio.

En cuan­to a la ilu­mi­na­ción se hi­zo uso de lu­mi­na­rias LED pa­ra ma­yor aho­rro ener­gé­ti­co, y re­duc­ción de la car­ga tér­mi­ca pa­ra los es­pa­cios. Ade­más de un sis­te­ma de con­trol de pre­sen­cia pa­ra el área de ba­ños.

El pro­yec­to

Se­gún EMC Ar­qui­tec­tu­ra, el pro­yec­to no cuen­ta en prin­ci­pio con una cer­ti­fi­ca­ción de cons­truc­ción sos­te­ni­ble, prin­ci­pal­men­te por el cos­to que di­cho as­pec­to hu­bie­se im­pli­ca­do en to­das sus eta­pas (di­se­ño, eje­cu­ción, ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to), sin em­bar­go sí con­tem­pla va­rios cri­te­rios aso­cia­dos a una cer­ti­fi­ca­ción ti­po LEED: di­se­ño con me­di­das de con­fort pa­si­vo, uso de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos y re­ci­cla­bles, im­ple­men­ta­ción de di­se­ño pa­ra re­ci­cla­je de agua, y di­se­ño de ge­ne­ra­ción de ener­gía ver­de (so­lar).

El im­pac­to que tie­ne es­te pro­yec­to en el país a ni­vel lo­cal es la ge­ne­ra­ción de em­pleo en la zo­na, du­ran­te su eje­cu­ción y ope­ra­ción; ca­pa­ci­ta­ción y con­cien­ti­za­ción de la po­bla­ción del en­torno in­me­dia­to, in­ver­sión en pro­gra­mas edu­ca­ti­vos, in­fra­es­truc­tu­ra (es­cue­la de las zo­nas ale­da­ñas), me­jo­ra­mien­to en la red vial, e in­fra­es­truc­tu­ra eléc­tri­ca.

En el área de tu­ris­mo cons­ti­tu­ye uno de los me­jo­res cam­pos de golf en la re­gión, in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria fu­tu­ra-co­mo ho­te­les, apar­ta­men­tos, vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res- ade­más de ser un mo­tor de la eco­no­mía na­cio­nal.

EMC Ar­qui­tec­tu­ra bus­có di­se­ñar una edi­fi­ca­ción dis­tin­ta a las tra­di­cio­na­les ti­po­lo­gías de ca­sas club en la re­gión; res­pon­dien­do a las mis­mas ne­ce­si­da­des y con­fort, a tra­vés de un di­se­ño mo­derno y van­guar­dis­ta, sin per­der la ca­li­dez e in­ti­mi­dad, ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de un club pri­va­do.

Por otra par­te, la ver­sa­ti­li­dad de su di­se­ño per­mi­te el cre­ci­mien­to o reaco­mo­da­ción de es­pa­cios, ya sea a cor­to o lar­go pla­zo, sin per­der la esen­cia del con­cep­to, pro­yec­tan­do cu­brir fu­tu­ras de­man­das de uso, sin in­ter­fe­rir o blo­quear la co­mu­ni­ca­ción ar­ti­cu­la­da de ca­da zo­na.

La cons­truc­ción del pro­yec­to ini­ció en 2011. El Country Club de El En­can­to fue inau­gu­ra­do el 4 de mar­zo de es­te año.

Las es­truc­tu­ras se di­se­ña­ron de mo­do tal que pu­die­ran em­pal­mar­se a fu­tu­ro con la se­gun­da eta­pa del pro­yec­to.

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la Ca­sa Club de El En­can­to.

El En­can­to po­see un am­plio y so­fis­ti­ca­do res­tau­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.