NI­CA­RA­GUA

LA TEN­DEN­CIA SIEM­PRE HA SI­DO EN CRE­CI­MIEN­TO

Construir Nicaragua - - PROYECTOS -

OTRO FAC­TOR QUE HA PER­MI­TI­DO MAN­TE­NER EL CRE­CI­MIEN­TO DEL SEC­TOR DEL 2007 A LA FE­CHA, HA SI­DO LA BUE­NA COMUNICACION Y EN­TEN­DI­MIEN­TO DEL SEC­TOR PRI­VA­DO CON NUES­TROS SIN­DI­CA­TOS, ORIEN­TA­DA A ME­JO­RAR LAS CON­DI­CIO­NES Y ES­TA­BI­LI­DAD LA­BO­RAL DE NUES­TROS TRA­BA­JA­DO­RES.

Ni­ca­ra­gua, a par­tir del 2015, ha ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to cons­tan­te, ce­rran­do el año con un 25.4%, pro­duc­to de la in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da, es­ta úl­ti­ma na­cio­nal y ex­tran­je­ra. La con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros y de los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les han si­do de­ter­mi­nan­tes pa­ra el cre­ci­mien­to del sec­tor, de tal for­ma que en úl­ti­mos años he­mos vis­to más in­ver­sión pú­bli­ca en ca­rre­te­ras, hos­pi­ta­les, sis­te­mas de agua po­ta­ble y sa­ni­ta­rio, en­tre otros, e in­ver­sión pri­va­da en cen­tros co­mer­cia­les, ho­te­les y desa­rro­llo de vi­vien­das. Del año 2005 a la fe­cha, nues­tro sec­tor ha pre­sen­ta­do di­ver­si­dad de es­ce­na­rios con años bue­nos y otros, en los que por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, no se lo­gra­ron los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos. Por ejem­plo, po­de­mos men­cio­nar que el 2009 fue, sin du­das, el peor año pa­ra el sec­tor cons­truc­ción, don­de se ex­pe­ri­men­tó una caí­da de -29%, re­cu­pe­rán­do­se a par­tir del ter­cer tri­mes­tre de 2010, has­ta lle­gar en 2012 a te­ner un cre­ci­mien­to del 30.6%. Sin em­bar­go, en 2014 su­fri­mos una des­ace­le­ra­ción por la fal­ta de in­ver­sión en la cons­truc­ción pri­va­da. Otro fac­tor que ha per­mi­ti­do man­te­ner el cre­ci­mien­to del sec­tor - del 2007 a la fe­cha - ha si­do la bue­na co­mu­ni­ca­ción y en­ten­di­mien­to del sec­tor pri­va­do con nues­tros sin­di­ca­tos, orien­ta­da a me­jo­rar las con­di­cio­nes y es­ta­bi­li­dad la­bo­ral de nues­tros tra­ba­ja­do­res. Sin em­bar­go, con los sin­di­ca­tos aún hay te­mas que de­be­mos se­guir tra­ba­jan­do, co­mo me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de la mano de obra pa­ra ga­ran­ti­zar me­jo­res in­gre­sos a nues­tros obre­ros, ya que su­bir los sa­la­rios año con año no es la so­lu­ción. Una cons­tan­te en la la­bor de la Cá­ma­ra es com­ba­tir la in­for­ma­li­dad, que se ha con­ver­ti­do en un cán­cer pa­ra las em­pre­sas for­ma­les. Es­ta lucha, si bien es cier­to no la he­mos ga­na­do de­bi­do a que se es­ti­ma que el sec­tor de la cons­truc­ción hay más de 130.000 tra­ba­ja­do­res, de­be­mos re­co­no­cer que es­tá em­pe­zan­do a dar los pri­me­ros fru­tos, vién­do­se re­fle­ja­dos en el cre­ci­mien­to cons­tan­te del nú­me­ro de em­plea­dos re­gis­tra­dos al INSS. Se­gún los in­for­mes del Ban­co Cen­tral de Ni­ca­ra­gua (BCN), el nú­me­ro de em­plea­dos de la cons­truc­ción, re­gis­tra­dos en el INSS, en el mes de ju­nio su­man 33.000 y aun­que la ci­fra no en­glo­ba al uni­ver­so de los mis­mos, es un gran lo­gro si la com­pa­ra­mos con los da­tos de años an­te­rio­res. La en­tra­da en vi­gen­cia de la Ley 737, Ley de Con­tra­ta­cio­nes Pú­bli­cas y su Re­gla­men­to, en no­viem­bre y di­ciem­bre de 2010, ha si­do uno de los otros prin­ci­pa­les lo­gros de la Cá­ma­ra, y fue re­sul­ta­do del tra­ba­jo en con­jun­to de la CNC, el Ban­co Mun­dial, el Go­bierno y otras ins­ti­tu­cio­nes. Las­ti­mo­sa­men­te, ar­tícu­los co­mo el ajus­te de pre­cio o fór­mu­la po­li­nó­mi­ca aún no se es­tán apli­can­do a pe­sar de que es­ta­mos ins­tan­do cons­tan­te­men­te a las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra que los apli­quen y respeten. Por otra par­te, es­tos úl­ti­mos años he­mos vis­to con mu­cha preo­cu­pa­ción que los di­se­ños es­tán en ma­nos de em­pre­sas ex­tran­je­ras, de­jan­do a un la­do a nues­tras em­pre­sas con­sul­to­ras ni­ca­ra­güen­ses y a nues­tros pro­fe­sio­na­les. En es­te sen­ti­do, ca­be se­ña­lar que es­ta­mos de acuer­do en que ha­ya com­pe­ten­cia, pe­ro con­si­de­ra­mos que de­be ser pa­re­ja pa­ra to­dos. PERS­PEC­TI­VAS Uno de los re­tos ac­tua­les es pre­pa­rar a to­das las em­pre­sas por­que Ni­ca­ra­gua se se­gui­rá desa­rro­llan­do. Es­pe­ra­mos que en los pri­me­ros me­ses del pró­xi­mo año se aprue­be la Ley de Aso­cio Pú­bli­co Pri­va­do (APP), que la Cá­ma­ra tra­ba­jó jun­to con Pro Ni­ca­ra­gua. De acuer­do al aná­li­sis que he­mos he­cho, y hay que ser cla­ro, Ni­ca­ra­gua es un país que de­pen­de de la ayu­da de los ban­cos mul­ti­la­te­ra­les, el 90% de las in­ver­sio­nes que se eje­cu­tan en to­das las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y de las que más in­vier­ten son: MTI, ENACAL, ENATREL, MINSA, y to­do es por fi­nan­cia­mien­to. Si es­tos paí­ses si­guen con­fian­do en el desa­rro­llo del país se­gui­re­mos cons­tru­yen­do. Ya hay pro­gra­mas de in­ver­sión, el pro­gra­ma de 2017 ya es­tá apro­ba­do, por lo tan­to, 2017 se­rá un año im­por­tan­te pa­ra el sec­tor, que in­clu­so man­ten­drá su cre­ci­mien­to en 2018.

ING. RODRIGO PE­REI­RA PRE­SI­DEN­TE DE LA CAMARA NICARAGUENSE DE LA CONSTRUCCION

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.