Da­ta cen­ter, ¿man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo vs co­rrec­ti­vo?

To­do cen­tro de da­tos de­be con­tar con un ade­cua­do man­te­ni­mien­to pa­ra ase­gu­rar una ma­yor vi­da útil del equi­pa­mien­to.

Construir Nicaragua - - MANTENIMIENTO - Por: Ma­rio Vásquez Or­do­ñez je­fe de Da­ta Cen­ter e In­fra­es­truc­tu­ra, Red-Tec­no­ló­gi­ca, S.A. de C.V.

Des­de los ini­cios de nues­tra exis­ten­cia has­ta la ac­tua­li­dad, tan­to la na­tu­ra­le­za co­mo las in­ven­cio­nes hu­ma­nas han de­pen­di­do de fac­to­res muy im­por­tan­tes y de­ter­mi­nan­tes en la sos­te­ni­bi­li­dad de un en­torno co­mo lo son el man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo y co­rrec­ti­vo.

El cuer­po hu­mano es la ma­qui­na me­jor di­se­ña­da del mun­do, con un com­ple­jo sis­te­ma mo­triz y su vi­da útil es­tá es­ti­ma­da en los 70 años se­gún los es­tu­dio­sos de la Bi­blia; Aho­ra, ¿pue­de el hom­bre de­ter­mi­nar cuán­to du­ra­ran sus in­ven­cio­nes?, la res­pues­ta acer­ta­da es sí.

La in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca ge­ne­ra ca­da año una gran can­ti­dad de pro­duc­tos y so­lu­cio­nes, llá­me­se hard­wa­re o soft­wa­re y es aquí don­de las de­ci­sio­nes al mo­men­to de ad­qui­rir o di­se­ñar un pro­duc­to o so­lu­ción de­ben de ana­li­zar­se cui­da­do­sa­men­te, pa­ra no su­frir im­pac­tos ope­ra­ti­vos y eco­nó­mi­cos que en al­gu­nos ca­sos son di­fí­ci­les de sos­te­ner y pue­den desem­bo­car en el fra­ca­so de nues­tro ne­go­cio.

Man­te­ner­se ope­ra­ti­vo y com­pe­ti­ti­vo con los cen­tros de da­tos re­quie­re de in­ver­sio­nes acer­ta­das, las op­ti­mi­za­cio­nes e in­te­gra­ción de so­lu­cio­nes que ayu­den a man­te­ner o re­du­cir cos­tos de­ben de ser ana­li­za­das y es por ello que la ase­so­ría de ex­per­tos es im­por­tan­te y cru­cial, ya que cuan­do es­ta­mos en el pro­ce­so de eva­lua­ción de una he­rra­mien­ta se co­me­ten mu­chos erro­res.

Es por ello que una sim­ple fór­mu­la se­ría pen­sar en su­mar los be­ne­fi­cios a los cos­tos di­rec­tos de la ad­qui­si­ción, sin to­mar en cuen­ta los cos­tos in­di­rec­tos que se pue­den ge­ne­rar por erro­res hu­ma­nos o de pro­ce­sos, es por esa ra­zón que al mo­men­to de lle­var a ca­bo nues­tra com­pra o de­sa­rro­llo de­be­mos va­lo­rar es­tos as­pec­tos pa­ra de­ter­mi­nar y po­der cum­plir con la vi­da útil de nues­tras ad­qui­si­cio­nes.

EvA­LuA­CIo­NEs, CEr­tI­fi­CA­CIo­NEs y ase­so­ra­mien­to

Es de re­cor­dar que to­dos los fa­bri­can­tes li­be­ran sus pro­duc­tos ba­jo es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les don­de se de­ter­mi­na cla­ra­men­te los pro­ce­sos, tiem­pos, mé­to­do, ca­li­dad de in­su­mos y re­pues­tos a usar al mo­men­to de apli­car man­te­ni­mien­tos pre­ven­ti­vos.

En el pro­ce­so de ad­qui­si­ción es im­por­tan­te eva­luar a nues­tro pro­vee­dor y ase­gu­rar­nos con el fa­bri­can­te que es­te cuen­ta con las cer­ti­fi­ca­cio­nes per­ti­nen­tes pa­ra lle­var a ca­bo los man­te­ni­mien­tos pre­ven­ti­vos de una for­ma me­tó­di­ca y fia­ble.

Por cir­cuns­tan­cias so­cio-eco­nó­mi­cas es co­mún que se tien­da a eva­luar el so­me­ti­mien­to de los man­te­ni­mien­tos pre­ven­ti­vos con per­so­nal o em­pre­sas que no tie­nen re­la­ción di­rec­ta con el fa­bri­can­te, ex­po­nién­do­nos de es­ta for­ma a una de­gra­da­ción en la vi­da útil del equi­po o apli­ca­ción y por en­de su­fra­mos caí­das abrup­tas e in­te­rrup­ción de nues­tras ope­ra­cio­nes y ser­vi­cios.

Sin em­bar­go, cuan­do ad­qui­ri­mos una so­lu­ción sa­be­mos de an­te­mano que ne­ce­si­ta­re­mos man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.