Di­se­ño de cár­ce­les apun­ta a es­pa­cios pro­duc­ti­vos

La im­ple­men­ta­ción de nue­vos es­tán­da­res en el di­se­ño del alo­ja­mien­to ES LA PRIN­CI­PAL TEN­DEN­CIA QUE DO­MI­NA LAS EDI­fi­CA­CIO­NES PE­NA­LES.

Construir Nicaragua - - INFORME - Por: Kar­la Fer­nán­dez, pe­rio­dis­ta | kar­la.fer­nan­dez@gru­po­cer­ca.com

La pri­sión de Pol-eChar­ki, en Ka­bul, es la más gran­de de Af­ga­nis­tán ha si­do re­no­va­da en años re­cien­tes con la ayu­da del Cuer­po de In­ge­nie­ros del Ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos y la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das de Ser­vi­cios pa­ra Pro­yec­tos (UNOPS), pro­por­cio­nan­do unas con­di­cio­nes más hu­ma­nas al aña­dir un com­ple­jo de al­ta se­gu­ri­dad pa­ra de­lin­cuen­tes re­la­cio­na­dos con las dro­gas así como ins­ta­la­cio­nes se­pa­ra­das pa­ra la de­ten­ción de mu­je­res y menores. Los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios pro­vin­cia­les de Gar­dez y Ma­zar-iSha­rif han si­do reha­bi­li­ta­dos de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va.

En Gar­dez se re­pa­ró un mu­ro de ado­be exis­ten­te en el pe­rí­me­tro ex­te­rior, una téc­ni­ca ren­ta­ble que ge­ne­ra em­pleo lo­cal pa­ra el man­te­ni­mien­to a lar­go pla­zo y es ade­cua­da pa­ra los cen­tros de se­gu­ri­dad me­dia.

Las re­glas mí­ni­mas de la ONU pa­ra el tra­ta­mien­to de los re­clu­sos han de­fi­ni­do prác­ti­cas lí­de­res en la construcción y ges­tión de las ins­ti­tu­cio­nes pe­ni­ten­cia­rias. La dis­tri­bu­ción y los de­ta­lles de las ins­ta­la­cio­nes de­be­rían per­mi­tir que los in­ter­nos y el per­so­nal ten­gan un co­rrec­to ac­ce­so a agua, ai­re, sa­nea­mien­to y luz. Los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios que no se di­se­ñan co­rrec­ta­men­te pue­den au­men­tar los ries­gos pa­ra el per­so­nal, los re­clu­sos y pa­ra la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral así como re­du­cir la po­si­bi­li­dad de re­in­ser­ción de los in­ter­nos.

Por va­rios años, los paí­ses de la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na han ve­ni­do ocu­pan­do prin­ci­pa­les pues­tos en so­bre­po­bla­ción car­ce­la­ria, lo que re­fle­ja que la in­fra­es­truc­tu­ra no ha ido cre­cien­do de acuer­do a las ne­ce­si­da­des de ca­da uno de es­tos paí­ses.

Las cár­ce­les dis­po­ni­bles en la ac­tua­li­dad a me­nu­do son ve­tus­tas y se en­cuen­tran en mal es­ta­do. En mu­chas de ellas, las ins­ta­la­cio­nes y los ser­vi­cios son inade­cua­dos y es­tán le­jos de ofre­cer con­di­cio­nes de de­ten­ción hu­ma­nas y de cum­plir con las nor­mas y di­rec­tri­ces es­ta­ble­ci­das por las le­yes, nor­mas y di­rec­tri­ces na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les apli­ca­bles.

Al­gu­nas pri­sio­nes tie­nen blo­ques de alo­ja­mien­to cu­yas úni­cas ins­ta­la­cio­nes con­sis­ten en una co­ci­na y un área cer­ca de la puer­ta de en­tra­da. Es­tos cen­tros de de­ten­ción no cuen­tan con sa­las de vi­si­ta, en­fer­me­rías, ta­lle­res, au­las de cla­ses ni otros ser­vi­cios ne­ce­sa­rios, o bien es­tas ins­ta­la­cio­nes son in­su­fi­cien­tes en re­la­ción con la can­ti­dad de de­te­ni­dos alo­ja­dos en la cár­cel. Las áreas den­tro de la pri­sión a me­nu­do no es­tán de­bi­da­men­te zo­ni­fi­ca­das. Los edi­fi­cios se uti­li­zan sin te­ner en cuen­ta el apro­ve­cha­mien­to efi­cien­te y se­gu­ro del es­pa­cio y el mo­vi­mien­to de per­so­nas

Pa­ra la construcción de las uni­da­des pro­duc­ti­vas se pue­de apos­tar a re­cur­sos sos­te­ni­bles como ven­ti­la­cio­nes cru­za­das, con el fin DE Lo­GrAr LA orien­ta­ción de Los EDI­fi­CIos DE LA for­ma co­rrec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.