De la construcción del fe­rro­ca­rril a re­si­den­cias

In­ver­sio­nes Bo­lí­var es­tá rea­li­zan­do desa­rro­llos ha­bi­ta­cio­na­les que le han per­mi­ti­do ex­pan­dir sus ope­ra­cio­nes a Cos­ta Ri­ca y Hon­du­ras.

Construir Nicaragua - - PERFIL - Por: Karina Ce­di­llos, pe­rio­dis­ta | karina.ce­di­llos@gru­po­cer­ca.com

En los úl­ti­mos 20 años, el en­fo­que de In­ver­sio­nes Bo­lí­var ha si­do el desa­rro­llo de con­do­mi­nios re­si­den­cia­les des­ti­na­dos a per­so­nas de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, en­tre ellos 515 Ave­ni­da la Ca­pi­lla, 105 To­rre Cam­pes­tre, 370 Ave­ni­da La Ca­pi­lla, Ali­sios Cien­to Quin­ce.

Ha si­do el si­guien­te pa­so pa­ra una com­pa­ñía que na­ció en 1960 como una tien­da en el cen­tro de la ca­pi­tal. “La em­pre­sa ha pa­sa­do por mu­chas dis­tin­tas eta­pas. El gru­po em­pre­sa­rial se fun­dó en 1896, es­te año cum­pli­mos 120 años. A me­di­da en que el Gru­po pa­só de ser una tien­da en el cen­tro, mi bi­sa­bue­lo, Her­beth de So­la, co­men­zó a in­cur­sio­nar en el ru­bro de agri­cul­tu­ra. A él siem­pre le gus­tó el te­ma de desa­rro­llo ur­bano, al gra­do de que tu­vo mu­cho que ver en la construcción de la co­lo­nia de El Fe­rro­ca­rril”, di­jo su di­rec­tor eje­cu­ti­vo Die­go de So­la.

Al ini­cio la em­pre­sa se lla­mó Cons­truc­cio­nes Lour­des, pos­te­rior­men­te se de­no­mi­nó Bie­nes Raí­ces Bo­lí­var, has­ta fi­nal­men­te pa­sar a ser In­ver­sio­nes Bo­lí­var.

Ha rea­li­za­do tam­bién pro­yec­tos como la re­si­den­cial San­ta Rosa, en San­ta Te­cla, la cual, a su jui­cio, es un pro­yec­to que rom­pió pa­ra­dig­mas de­bi­do a que im­ple­men­tó nue­vos y me­jo­res es­tán­da­res de ur­ba­nis­mo.

En la re­gión ha in­cur­sio­na­do en las obras 325 Río Pie­dras, en Hon­du­ras y Spor­ti­va Sky­ho­mes, en Cos­ta Ri­ca, am­bos de vi­vien­da ver­ti­cal.

“Vi­vir en un apar­ta­men­to es lo­gís­ti­ca­men­te más fá­cil que vi­vir en una ca­sa y vi­vir una vi­da un po­co más sim­ple, por­que una ca­sa re­quie­re ma­yor tra­ba­jo ad­mi­nis­trar­la. Con es­ta idea co­men­zó la construcción de apar­ta­men­tos”, se­ña­la de So­la.

En el ám­bi­to co­mer­cial desa­rro­lló Pla­za Mer­liot, en Ciu­dad Mer­liot, y La Ski­na, en San­ta Te­cla. Tam­bién se desa­rro­lló el Hil­ton San Sal­va­dor, aho­ra Bar­ce­ló.

Una lar­ga tra­yec­to­ria

De acuer­do a de So­la, una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de la em­pre­sa desa­rro­lla­do­ra de vi­vien­das es su es­pe­cia­li­za­ción en los pro­yec­tos que rea­li­za.

Sin em­bar­go, la em­pre­sa tam­bién vi­vió mo­men­tos di­fí­ci­les. Du­ran­te la de­pre­sión fi­nan­cie­ra en 2008 tu­vo que ajus­tar su pre­su­pues­to re­du­cien­do el sa­la­rio de al­gu­nos em­plea­dos, y otras re­duc­cio­nes pro­gre­si­vas.

“El per­fil de Bo­lí­var al cam­bio de si­glo es que so­mos una em­pre­sa que com­bi­na tra­di­ción y no­cio­nes de ca­li­dad y de amor al ar­te que da­tan mi­les de años, pues nos gus­ta ser tra­di­cio­na­les, pe­ro a la vez se­gui­mos sien­do la em­pre­sa que se em­pe­ña mu­cho en rein­ven­tar­se y en ver có­mo fun­cio­na como or­ga­ni­za­ción”, ase­gu­ra el em­pre­sa­rio.

Des­de su lle­ga­da como di­rec­tor eje­cu­ti­vo, de So­la co­men­zó a im­ple­men­tar po­lí­ti­cas in­ter­nas que man­te­nían esa tra­di­ción, op­ta­do por ex­pe­ri­men­tar en dis­tin­tas co­sas. Por ejem­plo, hu­bo de­ba­tes so­bre el có­di­go de ves­ti­men­ta de sus co­la­bo­ra­do­res den­tro de la or­ga­ni­za­ción, y to­das las de­ci­sio­nes que se hi­cie­ron res­pec­to a es­ta te­nían como ob­je­ti­vo pro­mo­ver un con­cep­to de li­ber­tad con res­pon­sa­bi­li­dad.

“Aho­ra pue­do de­cir que ya lle­va­mos, den­tro de Bo­lí­var, 10 años sin có­di­go de ves­ti­men­ta al­guno. Las po­lí­ti­cas se con­vir­tie­ron en guías. No hay ri­gi­dez en el có­di­go de ves­ti­men­ta, no hay ho­ra­rios. Cual­quie­ra pue­de con­tra­tar un ar­qui­tec­to, pe­ro la cla­ve es­tá en có­mo ha­ce­mos es­tas co­sas, que es eso lo que ha­ce la ver­da­de­ra di­fe­ren­cia. En Bo­lí­var he­mos tra­ba­ja­do mu­cho en el te­ji­do hu­mano y lu­cha­mos con es­te te­ma to­do el tiem­po. No to­do es ro­sas, pe­ro la ro­ta­ción es muy ba­ja, ca­si nu­la”, ex­pre­sa de So­la.

La vi­sión del em­pre­sa­rio es que el es­pí­ri­tu de la com­pa­ñía y su es­que­ma de tra­ba­jo se per­ci­ban en los blo­ques pe­ga­dos en ca­da obra que eje­cu­tan.

“Más allá de una lí­nea de tiem­po de pro­yec­tos y obras fí­si­cas, nos sen­ti­mos pri­vi­le­gia­dos de po­der con­tri­buir al pai­sa­je ur­bano”, fi­na­li­zó.

La com­pa­ñía es­tu­vo de­trás del Re­si­den­cial San­ta Rosa, en San­ta Te­cla, la cual a su jui­cio es un pro­yec­to que rom­pió pa­ra­dig­mas de­bi­do a que im­ple­men­tó nue­vos es­tán­da­res de ur­ba­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.