Cla­ves pa­ra ins­ta­lar un pi­so de al­to trán­si­to

A la ho­ra de apli­car re­ves­ti­mien­tos pa­ra es­te tipo de pi­sos, exis­ten tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les a con­si­de­rar: re­sis­ten­cia a la abra­sión, al ra­ya­do y a la po­ro­si­dad.

Construir Nicaragua - - ELEMENTOS - Arq. An­ge­la Mo­rán, a se­so­ra en Aca­ba­dos Ar­qui­tec­tó­ni­cos en Hon­du­ras

En el mer­ca­do de los re­ves­ti­mien­tos pa­ra pi­sos so­bre­sa­len va­rios ma­te­ria­les por su apli­ca­bi­li­dad a pro­yec­tos de al­to trá­fi­co co­mo por­ce­la­na­to, pie­dras na­tu­ra­les y con­cre­tas.

El por­ce­la­na­to es una mez­cla de mi­ne­ra­les pren­sa­dos y hor­nea­dos a muy al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Se ob­tie­ne un ma­te­rial con dos ca­rac­te­rís­ti­cas ex­tre­ma­da­men­te va­lio­sas co­mo una ma­yor den­si­dad por al­ta pre­sión en el pren­sa­do, ob­te­nien­do baja po­ro­si­dad, con una ab­sor­ción de agua <0.5%, y una ma­yor re­sis­ten­cia me­cá­ni­ca y la ho­mo­ge­nei­dad en la com­po­si­ción y co­lo­ra­ción del ma­te­rial.

A es­te tipo de por­ce­la­na­to le lla­ma­mos “to­da ma­sa” y es el más re­co­men­da­ble pa­ra apli­ca­cio­nes de al­to trá­fi­co. Du­ran­te el pro­ce­so de pren­sa­do es po­si­ble agre­gar tex­tu­ras que den a la lo­se­ta una cua­li­dad an­ti­de­rra­pan­te va­lo­ra­da en es­pa­cios ex­te­rio­res o hú­me­dos.

Un aca­ba­do pu­li­do tam­bién se pue­de ob­te­ner agre­gan­do etapas al pro­ce­so de fa­bri­ca­ción, sin em­bar­go la abra­sión a la que se so­me­te la su­per­fi­cie del ma­te­rial pa­ra lo­grar el pu­li­do re­mue­ve las par­tí­cu­las más sua­ves del ma­te­rial, crean­do po­ros en la su­per­fi­cie que la vuel­ven más ab­sor­ben­te y por tan­to más vul­ne­ra­ble a las man­chas y a la acu­mu­la­ción de su­cie­dad.

Exis­ten otros pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción con los cua­les se ob­tie­nen los lla­ma­dos “Do­ble Car­ga”, “Mi­cro Do­ble Car­ga” y “Sa­les So­lu­bles”, los cua­les es­tán orien­ta­dos a re­sol­ver otro tipo de ne­ce­si­da­des dis­tin­tas a la re­sis­ten­cia al al­to trá­fi­co, co­mo co­lo­ra­cio­nes par­ti­cu­la­res y bri­llo, así co­mo el de la ac­ce­si­bi­li­dad eco­nó­mi­ca.

Den­tro de los por­ce­la­na­tos te­ne­mos tam­bién aque­llos que pa­san por un pro­ce­so de es­mal­ta­do de su­per­fi­cie. Con el es­mal­te se da a las lo­se­tas un aca­ba­do con co­lo­ra­ción y di­se­ño que no pue­de lo­grar­se en el pro­ce­so bá­si­co de los por­ce­la­na­tos “to­da ma­sa”. La ca­pa de es­mal­te tie­ne un ni­vel ex­tre­ma­da­men­te ba­jo de ab­sor­ción, y por tan­to al­ta re­sis­ten­cia a las man­chas. Mar­cas pres­ti­gio­sas apli­can ma­yor can­ti­dad de ca­pas de es­mal­te, in­ter­ca­lan­do ca­pas de co­lor y di­se­ño con ca­pas an­ti­ra­yas.

Pa­ra va­lo­rar la re­sis­ten­cia a la abra­sión en por­ce­la­na­tos y ce­rá­mi­cos es­mal­ta­dos se uti­li­za la es­ca­la PEI. Es­ta es­ca­la cla­si­fi­ca los ma­te­ria­les por la re­sis­ten­cia al des­gas­te. La es­ca­la va del PEI I al PEI V, sien­do el PEI IV y el V los in­di­ca­dos pa­ra al­to trá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.