Tres pa­sos pa­ra ele­gir un sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to

En el mer­ca­do exis­ten múl­ti­ples so­lu­cio­nes pa­ra la cap­ta­ción de agua, sin em­bar­go es po­si­ble ins­ta­lar tan­ques de uso do­mi­ci­liar en una for­ma más prác­ti­ca.

Construir Nicaragua - - RECURSO HÍDRICO - Por: Juan Die­go Cha­ves, ge­ren­te de Pro­duc­to Corporativo, y Han­ye­lin­ne Bo­la­ños, je­fe de Pro­duc­to Costa Ri­ca, de Alia­xis Dur­man

ESe di­ce que el agua es vi­da y sí que lo es. La usa­mos pa­ra prác­ti­ca­men­te to­do en nues­tra co­ti­dia­ni­dad, pues desde que nos des­per­ta­mos has­ta que nos va­mos a dor­mir pro­ta­go­ni­za nues­tro día. Solo abri­mos la lla­ve o usa­mos la du­cha y ahí es­tá. Nos da­mos cuen­ta de su ver­da­de­ro va­lor solo cuan­do ac­cio­na­mos la gri­fe­ría y no sa­le el lí­qui­do, se ha vuel­to tan nor­mal que qui­zá ni si­quie­ra se ten­ga con­cien­cia de có­mo es que lle­ga a la ca­sa desde la vía pú­bli­ca.

Es un re­cur­so inago­ta­ble de­cían, ¿al­ma­ce­nar­la?, na­die lo pen­sa­ba. Hoy sa­be­mos que el agua se ago­ta y que de­be­mos cui­dar­la. Es erró­neo pen­sar que el aho­rro de­be ha­cer­se pa­ra que se nos re­fle­je en la fac­tu­ra, pues en reali­dad de­be­mos eco­no­mi­zar­la por amor a la na­tu­ra­le­za, pa­ra que los hi­jos de nues­tros hi­jos cuen­ten con es­te lí­qui­do vi­tal, co­mo lo te­ne­mos no­so­tros.

Una de las for­mas de cuidar el agua es al­ma­ce­nar­la. Pa­ra ello exis­ten va­rias op­cio­nes en el mer­ca­do, por lo cual us­ted pue­de rea­li­zar la cap­ta­ción de agua con un tan­que de uso do­mi­ci­liar, pa­ra ello, se­gún el Ins­ti­tu­to Cos­ta­rri­cen­se de Acue­duc­tos y Al­can­ta­ri­lla­dos (AyA), de­be te­ner en cuen­ta que la can­ti­dad de agua a al­ma­ce­nar de­pen­de de la can­ti­dad de per­so­nas que ha­bi­ta en su ca­sa. Una per­so­na con­su­me al día, en pro­me­dio, 250 li­tros (en la zo­na ur­ba­na) pa­ra sa­tis­fa­cer to­das sus ne­ce­si­da­des ha­bi­tua­les; por lo que, a la ho­ra de cal­cu­lar el tan­que, de­be mul­ti­pli­car 250 por la can­ti­dad de per­so­nas.

Con es­te da­to ele­gi­mos el tipo de tan­que y si tie­ne pla­nea­do que su fa­mi­lia crez­ca, de­be to­mar­lo en cuen­ta tam-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.