So­lu­cio­nes pa­ra blin­dar las edi­fi­ca­cio­nes con­tra ra­yos

Des­de pun­tas cap­ta­do­ras, has­ta so­lu­cio­nes io­ni­zan­tes. El mer­ca­do amplía las op­cio­nes pa­ra pro­te­ger los equi­pos del in­cre­men­to en des­car­gas eléc­tri­cas.

Construir Nicaragua - - SUMARIO - Por: Ca­ro­li­na Be­na­vi­des, pe­rio­dis­ta | ca­ro­li­na.be­na­vi­des@gru­po­cer­ca.com Co­la­bo­ra: Jose An­to­nio Al­va­ra­do

Des­de pun­tas cap­ta­do­ras, has­ta so­lu­cio­nes io­ni­zan­tes. La ofer­ta de op­cio­nes en pa­ra­rra­yos au­men­ta en el mer­ca­do.

Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de California en Es­ta­dos Uni­dos re­ve­la­ba a fi­na­les del 2014 que el cam­bio cli­má­ti­co po­dría pro­vo­car un au­men­to del 50% en el nú­me­ro de tor­men­tas a fi­na­les de si­glo, lo cual sin duda in­cre­men­ta­ría a su vez la fre­cuen­cia de los re­lám­pa­gos y las des­car­gas eléc­tri­cas so­bre el pla­ne­ta. La mis­ma pre­dic­ción in­di­ca­ba que so­lo en el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de Es­ta­dos Uni­dos, la can­ti­dad de ra­yos que caen en el año au­men­ta­ría tam­bién un 50%.

La si­tua­ción tam­bién tie­ne sus con­se­cuen­cias en la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na y el Ca­ri­be, donde la can­ti­dad de de des­car­gas at­mos­fé­ri­cas y de po­ten­cia ha in­cre­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te. Ca­da año, mi­les de des­car­gas at­mos­fé­ri­cas se ori­gi­nan en to­dos los paí­ses del área, lo que en oca­sio­nes ge­ne­ra pro­ble­mas en pro­yec­tos re­si­den­cia­les, co­mer­cia­les e in­dus­tria­les pues se da­ñan apa­ra­tos o ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas.

An­te es­ta si­tua­ción, el mer­ca­do ha op­ta­do por desa­rro­llar y co­mer­cia­li­zar dis­tin­tos sis­te­mas como los pa­ra­rra­yos, que ayu­dan a mi­ti­gar di­cha pro­ble­má­ti­ca.

Ac­tual­men­te, los ti­pos de pa­ra­rra­yos que se en­cuen­tran dis­po­ni­bles son las tec­no­lo­gías con­ven­cio­na­les co­no­ci­das como pun­ta franklin o pun­tas cap­ta­do­ras y las so­lu­cio­nes io­ni­zan­tes, lla­ma­das dis­po­si­ti­vos de ce­ba­do.

Se­gún in­di­có el Ing. Fa­bio Co­to de la Di­vi­sión de Pro­yec­tos Es­pe­cia­les del Eléc­tri­co, des­pués del pa­ra­rra­yos con­ven­cio­nal, la úni­ca tec­no­lo­gía de­bi­da­men­te nor­ma­li­za­da y acep­ta­da in­ter­na­cio­nal­men­te es la io­ni­zan­te.

“El pa­ra­rra­yos con dis­po­si­ti­vo de ce­ba­do se en­cuen­tra de­bi­da­men­te pro­ba­do, cer­ti­fi­ca­do por la­bo­ra­to­rios in­ter­na­cio­na­les, y nor­ma­li­za­do en va­rios paí­ses pa­ra su co­rrec­to uso e ins­ta­la­ción”, ex­pli­có Co­to.

Asi­mis­mo, men­cio­nó que la prin­ci­pal nor­ma con la que se cuen­ta pa­ra es­tos sis­te­mas vie­ne de Francia. Es la NFC 17-102, (Pro­tec­ción de Es­truc­tu­ras y Zo­nas Abier­tas con­tra

la Caí­da de Ra­yos me­dian­te Pa­ra­rra­yos con Dis­po­si­ti­vo de Ce­ba­do), ac­tual­men­te en su edi­ción 2011.

Por su par­te, Car­los Al­va­ra­do en­car­ga­do de an­te­pro­yec­tos de Gru­po Mec­sa, el mer­ca­do tam­bién se cuen­ta con la tec­no­lo­gía desio­ni­zan­te que evi­ta la for­ma­ción de las des­car­gas eléc­tri­cas ha­cia cier­tos lu­ga­res, por me­dio de la desio­ni­za­ción del ai­re.

Uno de los sis­te­mas de es­te ti­po dis­po­ni­ble en la re­gión es el “Ra­yos No”, que cuen­ta con 14 años de es­tar en el mer­ca­do mun­dial y el con­si­de­ra­do como el ma­yor avan­ce tec­no­ló­gi­co en es­ta ma­te­ria.

Por su par­te, Wi­lliam To­rren­tes, ge­ren­te ge­ne­ral de D´Cas­tro & To­rren­tes, pro­po­ne como última tec­no­lo­gía en pa­ra­rra­yos pa­ra uti­li­zar en pro­yec­tos re­si­den­cia­les, co­mer­cia­les e in­dus­tria­les los sis­te­mas de­no­mi­na­dos “In­hi­bi­do­res de Ra­yos Aé­reos PSDA” (Pa­ra­rra­yos Su­pre­sor de Des­car­gas At­mos­fé­ri­cas) de es­ta­do só­li­do.

“Su prin­ci­pio de fun­cio­na­mien­to es por desio­ni­za­ción del am­bien­te, anu­lan­do el ca­nal tra­za­dor nu­be-tie­rra, pro­te­gien­do has­ta por un ra­dio de los 100 me­tros (200 me­tros de diá­me­tro)”, ex­pli­có To­rren­tes.

En el mer­ca­do tam­bién exis­ten so­lu­cio­nes como las de Sch­nei­der Electric que per­mi­ten la pro­tec­ción de la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca de los edi­fi­cios o plan­tas in­dus­tria­les pa­ra que no se vean afec­ta­das por so­bre­car­gas eléc­tri­cas. Ade­más, es­tán los UPS, que fun­cio­nan pa­ra co­nec­tar di­rec­ta­men­te apa­ra­tos sen­si­bles pa­ra que no su­fran da­ños.

Ca­rac­te­rís­ti­cas de los sis­te­mas

Las tec­no­lo­gías desio­ni­zan­tes PSDA son apa­ra­tos de es­ta­do só­li­do, no con­su­men ener­gía de ningún ti­po, no son ra­diac­ti­vos, ami­ga­bles con el am­bien­te y pro­du­cen mi­cro des­car­gas a tie­rra de 0,3 am­pe­rios má­xi­mo.

Por su par­te, los sis­te­mas “Ra­yos No” tie­nen un ra­dio de co­ber­tu­ra de 100 me­tros de acuer­do a las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes técnicas del pun­to A4 de la nor­ma IEC-62305(1). Es fa­bri­ca­do en alu­mi­nio y PVC, tie­ne un peso apro­xi­ma­do de 7,5 kg y cuen­ta con una ga­ran­tía real por es­cri­to de 10 años.

En cuan­to a las so­lu­cio­nes pa­ra pro­tec­ción de ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas, Fer­nan­do Es­ca­lan­te di­rec­tor de la uni­dad de ne­go­cio de TI pa­ra Sch­nei­der Electric Cen­troa­mé­ri­ca ex­pli­có que, pa­ra la re­si­den­cia pue­de ser con ca­pa­ci­dad pa­ra 22kA o 50kA y pa­ra los gran­des edi­fi­cios o in­dus­trias de 240kA.

Asi­mis­mo, in­di­có que pa­ra aque­llos apa­ra­tos elec­tró­ni­cos donde ade­más se re­quie­ra te­ner res­pal­do de ener­gía cuan­do se va la elec­tri­ci­dad se de­be ins­ta­lar una UPS.

“Por ejem­plo, en una sa­la de TV pa­ra co­nec­tar una pan­ta­lla pla­na, el DVR y un vi­deo­jue­go se re­co­mien­dan una UPS de al me­nos 650VA o una de 350VA pa­ra pro­te­ger una compu­tado­ra y su mo­ni­tor”, ex­pli­có Es­ca­lan­te.

Los ti­pos de pa­ra­rra­yos que se en­cuen­tran dis­po­ni­bles son las tec­no­lo­gías con­ven­cio­na­les co­no­ci­das como pun­ta franklin o pun­tas cap­ta­do­ras y las so­lu­cio­nes io­ni­za­das.

Pro­ce­so de ins­ta­la­ción

En cuan­to al pro­ce­so de ins­ta­la­ción de un pa­ra­rra­yo ya sea del ti­po io­ni­zan­te o desio­ni­zan­te, la co­lo­ca­ción de­be de ser en lu­ga­res en al­tu­ra por me­dio de un más­til o to­rre se­gún sea el ca­so.

De acuer­do con el Ing. Co­to del Eléc­tri­co, estas tec­no­lo­gías ten­drán que ser el pun­to más al­to en el si­tio a pro­te­ger, ya que su fun­ción es la de cap­tar la de la co­rrien­te del ra­yo que des­cien­de. Es im­por­tan­te cum­plir es­te as­pec­to pa­ra

po­der ga­ran­ti­zar el ra­dio de pro­tec­ción pa­ra el que es­tá cons­trui­do.

Ade­más, ex­pli­có que el ca­ble de­be­rá ser especial pa­ra sis­te­mas de pa­ra­rra­yos, pues no cual­quier ti­po de ca­ble cum­ple con lo ne­ce­sa­rio pa­ra po­der con­du­cir de for­ma se­gu­ra la co­rrien­te pro­du­ci­da por un ra­yo.

“Es­te ca­ble de­be­rá ser tren­za­do, de al­ta di­si­pa­ción de ca­lor y siem­pre es­tar des­nu­do en to­do su re­co­rri­do, ha­cien­do con­tac­to di­rec­to con la es­truc­tu­ra del edi­fi­co y con cual­quier ele­men­to me­tá­li­co en las cer­ca­nías de su re­co­rri­do. De es­ta for­ma se ob­tie­ne una ade­cua­da equi­po­ten­cia­li­dad del sis­te­ma”, ase­gu­ró Co­to.

Otros de los pun­tos im­por­tan­tes es que es­te de­be ter­mi­nar en una ma­lla de pues­ta a tie­rra, con­for­ma­da por tres o más va­ri­llas. La for­ma y dis­tri­bu­ción de las mis­mas de­pen­de­rá de las con­di­cio­nes del sue­lo.

“Lo más im­por­tan­te es que se cum­pla lo so­li­ci­ta­do por la nor­ma NFC 17-102, donde se es­ta­ble­ce que la re­sis­ten­cia de es­ta pues­ta a tie­rra de­be­rá ser in­fe­rior a los 10 oh­mios”, in­di­có Co­to.

En cuan­to a so­lu­cio­nes de pro­tec­ción pa­ra ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas y las UPS, Es­ca­lan­te co­men­tó que los su­pre­so­res se ins­ta­lan en la en­tra­da eléc­tri­ca de los edi­fi­cios y las UPS se co­nec­tan al to­ma­co­rrien­te y a él los apa­ra­tos. Pa­ra UPS de ma­yo­res ca­pa­ci­da­des, estas se ali­men­tan de un ta­ble­ro de dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca.

¿Cómo es el man­te­ni­mien­to?

Se­gún los ex­per­tos, pa­ra las tec­no­lo­gías io­ni­zan­te el man­te­ni­mien­to con­sis­te en una re­vi­sión del dis­po­si­ti­vo de ce­ba­do in­terno, el cual se rea­li­za me­dian­te un pro­ba­dor pro­pie­ta­rio del fa­bri­can­te, cu­ya fun­ción es la de dar una in­di­ca­ción so­bre el es­ta­do de los com­po­nen­tes in­ter­nos; de es­ta for­ma se com­prue­ba su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to.

Pos­te­rior a es­to, es im­por­tan­te ha­cer una re­vi­sión al ca­ble ba­jan­te, pa­ra com­pro­bar su co­rrec­ta con­ti­nui­dad y co­rre­gir cual­quier po­si­ble des­per­fec­to. Al igual que el res­to de com­po­nen­tes del sis­te­ma, como ga­zas, so­por­tes, más­til, co­nec­to­res y cual­quier otro ele­men­to de su­je­ción que ha­yan po­di­do lle­gar a de­te­rio­rar­se, sol­tar­se o per­der­se con el tiem­po.

“Es­to se de­be rea­li­zar con un ins­tru­men­to apro­pia­do pa­ra me­dir la re­sis­ten­cia de una ma­lla de pues­ta a tie­rra, ya sea con el mé­to­do de los tres pun­tos u otro mé­to­do co­no­ci­do, y que per­mi­ta con­fir­mar que la ma­lla se en­cuen­tra den­tro de los va­lo­res de oh­mea­je es­pe­ra­dos, es­to es, por de­ba­jo de los 10 oh­mios siem­pre”, ex­pli­có Co­to.

Pa­ra las tec­no­lo­gías desio­ni­zan­tes como el “Ra­yos No”, Al­va­ra­do in­di­có que se le de­be rea­li­zar un man­te­ni­mien­to anual como mí­ni­mo, el mis­mo de­be ser rea­li­za­do por un en­te ho­mo­lo­ga­do por el fa­bri­can­te.

“El pro­ce­di­mien­to de man­te­ni­mien­to es im­por­tan­te pa­ra el cum­pli­mien­to de las ga­ran­tías, y con­sis­te en prue­bas de con­ti­nui­dad, de ve­ri­fi­ca­ción de trans­fe­ren­cias de car­gas y de re­sis­ten­cia de la pues­ta a tie­rra, pa­ra ga­ran­ti­zar que el equi­po fun­cio­na de for­ma óp­ti­ma”, ex­pli­có Al­va­ra­do.

En el ca­so de sis­te­ma PSDA, se le de­ben rea­li­zar man­te­ni­mien­tos pre­ven­ti­vos anua­les a los ac­ce­so­rios de ins­ta­la­ción y mon­ta­je. El apa­ra­to “per se” es libre de man­te­ni­mien­to. Asi­mis­mo, ins­pec­ción anual y me­di­cio­nes de re­sis­ten­cia en las ins­ta­la­cio­nes de pues­ta a tie­rra (me­nor a 10 Ω), pa­ra su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to.

En cuan­to a los su­pre­so­res, Es­ca­lan­te men­cio­nó que es­tos tie­nen un in­di­ca­dor de fun­cio­na­mien­to que mi­de su vi­da útil. Hay que es­tar atento a que su co­ne­xión sea la ade­cua­da y que ese in­di­ca­dor se man­ten­ga encendido (nor­mal­men­te es una luz pi­lo­to).

Ade­más, men­cio­nó que si esa luz se apa­ga sig­ni­fi­ca que el su­pre­sor cum­plió su vi­da útil, que va a de­pen­der de la fre­cuen­cia y mag­ni­tud de las va­ria­cio­nes de vol­ta­je a las que es­té ex­pues­to”, co­men­tó el re­pre­sen­tan­te de Sch­nei­der Electric.

A fi­na­les del si­glo, el pla­ne­ta vi­vi­rá un in­cre­men­to del 50% en el nú­me­ro de tor­men­tas y des­car­gas eléc­tri­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.