¿Cómo evi­tar el colapso de un sis­te­ma de bom­beo?

Un buen di­se­ño y el man­te­ni­mien­to ade­cua­do a las bom­bas de aguas ne­gras, pue­den ha­cer del pro­yec­to to­do un éxi­to.

Construir Nicaragua - - TECNOLOGÍA DEL AGUA - Por: Byanka Nar­váez \ byanka.narvaez@gru­po­cer­ca.com Co­la­bo­ró: Ca­ro­li­na Be­na­vi­des

El tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les en los pro­yec­tos de cual­quier ín­do­le se con­vier­te en uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les en las obras, ya que su in­co­rrec­ta ins­ta­la­ción o man­te­ni­mien­to no so­lo po­dría aca­rrear con­se­cuen­cias en los te­mas am­bien­ta­les, sino que po­dría inun­dar gran par­te de los si­tios con aguas ne­gras.

Las es­ta­cio­nes de bom­beo tie­nen como fin ele­var y trans­por­tar las aguas re­si­dua­les a un ni­vel de des­car­ga su­pe­rior y estas pue­den es­tar con­for­ma­das por cier­tos ele­men­tos como la cá­ma­ra de as­pi­ra­ción, tu­be­rías de suc­ción y des­car­ga, las vál­vu­las ne­ce­sa­rias y un con­trol o pa­nel eléc­tri­co pa­ra sus pro­tec­cio­nes.

Son va­rios los as­pec­tos a ser con­si­de­ra­dos al mo­men­to de “ar­mar” una es­ta­ción de bom­beo pa­ra aguas re­si­dua­les. El in­ge­nie­ro Pe­dro Lei­va, de Pro­fi­re S.A con­si­de­ra que en es­ta par­te en­tra en jue­go la es­ta- bi­li­dad geo­téc­ni­ca del te­rreno, su ca­pa­ci­dad de dre­na­je y las con­di­cio­nes del si­tio, así como que es­te cuen­te con las di­men­sio­nes su­fi­cien­tes pa­ra su­plir tanto las ne­ce­si­da­des ac­tua­les como las fu­tu­ras. Tam­bién in­flu­ye el su­mi­nis­tro ade­cua­do de ener­gía eléc­tri­ca, la dis­po­ni­bi­li­dad cer­ca­na de agua po­ta­ble, ma­ne­jo de olo­res, tra­yec­tos más cor­tos de tu­be­ría, ac­ce­si­bi­li­dad inin­te­rrum­pi­da y co­tas de ac­ce­so su­pe­rio­res a las co­tas de inun­da­ción o en ca­so con­tra­rio, con po­si­bi­li­dad de pro­tec­ción ade­cua­da.

Re­que­ri­mien­tos del di­se­ño

Una de las cues­tio­nes cla­ves en aguas re­si­dua­les es el di­se­ño y es­to in­clu­ye al “bom­beo de las aguas ne­gras”. El ge­ren­te cor­po­ra­ti­vo de Alia­xis La­ti­noa­mé­ri­ca, Juan Die­go Chá­vez, men­cio­na que “hay dos ti­pos de di­se­ño, con fo­sa hú­me­da donde las bom­bas es­tán den­tro de la fo­sa de

bom­beo y de fo­sa se­ca, donde las bom­bas es­tán fue­ra y se co­nec­tan con una tu­be­ría que sa­le de la fo­sa”.

El es­pe­cia­lis­ta de­ta­lla que en el ca­so de la fo­sa se­ca, es­te tie­ne una ven­ta­ja so­bre el man­te­ni­mien­to y du­ra­bi­li­dad de los equi­pos a uti­li­zar en el sis­te­ma, mien­tras que en las fo­sas hú­me­das, los en­car­ga­dos de los pro­yec­tos se aho­rra­rán es­pa­cios en las ca­se­tas de bom­bas y tam­bién dis­mi­nui­rá los rui­dos oca­sio­na­dos por la ope­ra­ción de las bom­bas o el sis­te­ma en sí.

“Pa­ra el di­se­ño de sis­te­mas de bom­beo se re­quie­re un am­plio co­no­ci­mien­to en in­ge­nie­ría, en di­ná­mi­ca de flui­dos y vas­ta ex­pe­rien­cia prác­ti­ca en el di­se­ño, ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to de sis­te­mas efi­cien­tes de trans­por­te de aguas re­si­dua­les”, re­fie­re Jor­ge So­lís, asesor de ven­tas de Ze­bol.

Ade­más, en los sis­te­mas de bom­beos pa­ra aguas re­si­dua­les se de­ben de ins­ta­lar dos uni­da­des en pa­ra­le­lo, ya que si una fa­lla, en­tra en fun­cio­na­mien­to la otra pa­ra que ope­re y el sis­te­ma no sea in­te­rrum­pi­do.

So­lís men­cio­na que al mo­men­to de con­tem­plar el di­se­ño, “es muy im­por­tan­te tam­bién un co­rrec­to aná­li­sis del ti­po de agua con que se es­tá tra­ba­jan­do. De­pen­dien­do de su aná­li­sis, las bom­bas pue­den ser tri­tu­ra­do­ras o sen­ci­llas. Las tri­tu­ra­do­ras se usan cuan­do se tra­ta de aguas donde tam­bién pue­den ve­nir só­li­dos más gran­des como tra­pos, toallas sa­ni­ta­rias etc.”.

Allan Mar­cel Ló­pez, ge­ren­te ge­ne­ral de Se­mu­ni­ca S.A, men­cio­na que los “prin­ci­pa­les dis­po­si­ti­vos ac­tual­men­te en uso pa­ra la ele­va­ción de las aguas re­si­dua­les son bom­bas eyec­to­ras, bom­bas cen­trí­fu­gas y bom­bas he­li­coi­da­les, te­nien­do ma­yor de­man­da las cen­tri­fu­gas por su ver­sa­ti­li­dad, fá­cil ins­ta­la­ción y man­te­ni­mien­to, y porque lo­gran ven­cer car­gas más exi­gen­tes.

En el ca­so de las bom­bas cen­trí­fu­gas, hay cier­tos pun­tos téc­ni­cos a con­si­de­rar. Mar­cel Ló­pez, di­ce que es­tán re­gi­das por los mis­mos prin­ci­pios de las bom­bas cen­trí­fu­gas co­mu­nes uti­li­za­das en el bom­beo de agua lim­pia. Por el he­cho de im­pul­sar lí­qui­dos su­cios que con­tie­nen materias en sus­pen­sión, estas de­ben po­seer un ti­po especial de ro­tor (im­pul­sor) y de re­gis­tros de ins­pec­cio­nes jun­to a las bocas de en­tra­da y de sa­li­da pa­ra per­mi­tir su lim­pie­za.

“Las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes técnicas pa­ra pro­yec­tos, re­co­mien­dan ge­ne­ral­men­te que las bom­bas cen­trí­fu­gas pa­ra aguas re­si­dua­les ten­gan aber­tu­ras que per­mi­tan el pa­so de ob­je­tos o ma­te­ria­les só­li­dos con diá­me­tro especial. Las bom­bas de­ben ge­ne­ral­men­te tra­ba­jar aho­ga­das, es­to es con car­ga en la en­tra­da, de ma­ne­ra que el fun­cio­na­mien­to, en su ini­cio, se pro­duz­ca sin la ne­ce­si­dad de la ope­ra­ción previa de ce­ba­do”, aña­de Ló­pez.

Nue­vas tec­no­lo­gías

Los avan­ces agi­gan­ta­dos de la tec­no­lo­gía tam­bién han in- cur­sio­na­do en las bom­bas de aguas ne­gras. Den­tro de es­tos ade­lan­tos se pue­den de­ta­llar los sis­te­mas de mo­ni­to­reo y con­trol a dis­tan­cia, mo­to­res con efi­cien­cia Pre­mium, im­pul­so­res hi­dráu­li­cos y ma­ne­jos de só­li­dos.

Daniel Gar­du­ño, Sa­les Ma­na­ger de Bom­bas Grund­fos de México, ex­pli­ca que en­tre las tec­no­lo­gías más im­ple­men­ta­das en los pro­yec­tos es­tán los im­pul­so­res con un am­plio pa­so de los só­li­dos y la al­ta efi­cien­cia.

“Nor­mal­men­te en los equi­pos de bom­beo de agua re­si­dual se re­quie­re que los im­pul­so­res ten­gan un pa­so de só­li­dos muy am­plio. Es­ta si­tua­ción siem­pre pro­vo­ca una caí­da en la efi­cien­cia hi­dráu­li­ca del equi­po, lo que re­sul­ta en ma­yor po­ten­cia con­su­mi­da por el mo­tor. El mejor sis­te­ma pa­ra evi­tar el ex­ce­si­vo con­su­mo de ener­gía o el sa­cri­fi­car pa­so de só­li­dos por efi­cien­cia ce­rran­do el pa­so en los im­pul­so­res con­ven­cio­na­les de ca­nal es el sis­te­ma S-tu­be, el cual es im­pul­sor que per­mi­te am­plios pasos de só­li­dos sin la ne­ce­si­dad de sa­cri­fi­car efi­cien­cia”, re­fie­re Gar­du­ño.

Otra de las in­ven­cio­nes que se han ve­ni­do im­ple­men­ta­do son los ais­la­mien­tos más se­gu­ros, los ro­da­mien­tos mo­der­nos, sen­so­res tér­mi­cos en los bo­bi­na­dos y ver­sio­nes an­ti­de­fla­gran­tes pa­ra cier­tas con­di­cio­nes de tra­ba­jo donde el en­torno es pe­li­gro­so. Den­tro de to­do es­to el man­te­ni­mien­to es sus­tan­cial, sin es­tos pro­ce­sos por más que los eje­cu­to­res de pro­yec­tos in­vier­tan en lo “ul­ti­mo”, no po­drán te­ner la ca­pa­ci­dad óp­ti­ma de los sis­te­mas de bom­beo.

Ló­pez men­cio­na que “el man­te­ni­mien­to ade­cua­do pa­ra es­tos equi­pos es la re­vi­sión y el che­queo ca­da cier­to tiem­po, es­te tiem­po va en de­pen­den­cia del uso que se le es­té dan­do al equi­po, pu­dien­do ser ca­da 4 a 6 me­ses apro­xi­ma­da­men­te… un buen diag­nós­ti­co eléc­tri­co nos pue­de in­di­car el es­ta­do de la bom­ba”.

Mien­tras, el in­ge­nie­ro Lei­va ex­pli­ca que se de­be rea­li­zar un man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo en el pe­des­tal, “el se­llo del adap­ta­dor de­be­rá ser re­vi­sa­do ca­da 6 me­ses, en equi­pos que ten­gan ani­llos de des­gas­te es re­co­men­da­ble re­em­pla­zar el se­llo ca­da 2 años”.

Otro de los as­pec­tos im­por­tan­tes es el acei­te. En es­te ca­so es re­co­men­da­ble una re­vi­sión vi­sual de 6 y 12 me­ses, “ge­ne­ral­men­te cuan­do es­te se en­cuen­tra con­ta­mi­na­do con agua pre­sen­ta una to­na­li­dad blan­ca le­cho­sa”.

Por otro la­do, So­lís men­cio­na que “si el equi­po es­tá ope­ran­do en con­di­cio­nes di­fí­ci­les, por ejem­plo, en aplicaciones muy abra­si­vas o co­rro­si­vas o cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras del lí­qui­do ex­ce­den los 40 ° C (104 ° F), las bom­bas pue­den re­que­rir ser­vi­cio con más fre­cuen­cia y los se­llos me­cá­ni­cos y otras pie­zas de des­gas­te po­drían te­ner que ser re­em­pla­za­das con más fre­cuen­cia que la re­co­men­da­ción es­tán­dar”.

Daniel Gar­du­ño Sa­les Ma­na­ger de Bom­bas Grund­fos de México “El mejor sis­te­ma pa­ra evi­tar el ex­ce­si­vo con­su­mo de ener­gía o el sa­cri­fi­car pa­so de só­li­dos por efi­cien­cia ce­rran­do el pa­so en los im­pul­so­res con­ven­cio­na­les de ca­nal es el sis­te­ma S-tu­be”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.