¿Cómo aho­rrar ener­gía a tra­vés de la ven­ti­la­ción?

Un sis­te­ma efi­cien­te de ven­ti­la­ción per­mi­te ge­ne­rar en­tre 10 y 30% de aho­rro ener­gé­ti­co. El di­se­ño es vi­tal pa­ra op­ti­mi­zar su efi­ca­cia.

Construir Nicaragua - - CLIMATIZACIÓN - Por: Re­dac­ción Cons­truir Co­la­bo­ra­do­res: Ro­mil­ka Pé­rez, Elizabeth Can­tú, Kar­la Fer­nán­dez

El cri­te­rio de UNA EDI­fi­CA­CIóN sos­te­ni­ble prio­ri­za LA RE­DUC­CIóN DEL con­su­mo en lugar DE LA SO­LU­CIóN téc­ni­ca pa­ra la VEN­TI­LA­CIóN.

En pro­me­dio, las per­so­nas pa­san cer­ca de un 80% de su tiem­po en el in­te­rior de una es­truc­tu­ra fí­si­ca, por lo que la eco­lo­gía de las cons­truc­cio­nes ha pa­sa­do a ser uno de los as­pec­tos me­du­la­res en su di­se­ño. En el ca­so de los edi­fi­cios sos­te­ni­bles, el reto es ma­yor pues pa­ra ga­ran­ti­zar un flu­jo efi­cien­te de ai­re se de­ben in­cor­po­rar en el di­se­ño so­lu­cio­nes que no ge­ne­ren un da­ño ma­yor al am­bien­te.

Y es que la ven­ti­la­ción en los edi­fi­cios se pla­nea en fun­ción de la re­no­va­ción del ai­re, evi­tar con­den­sa­cio­nes, ma­los olo­res y la pro­li­fe­ra­ción de par­tí­cu­las en sus­pen­sión que pue­den lle­gar a ser ma­lig­nas pa­ra el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio hu­mano.

En aras de con­se­guir es­to, el Arq. Luis Rui­lo­ba, más­ter en Ar­qui­tec­tu­ra y Sos­te­ni­bi­li­dad del NEST Bioar­chi­tec­tu­re, Sus­tai­na­ble Design & Tech­no­logy, de­ter­mi­na que exis­ten dos ti­pos de ven­ti­la­ción: la na­tu­ral, la cual se pro­du­ce por la ac­ción del vien­to o la exis­ten­cia de un gra­dien­te de tem­pe­ra­tu­ras en­tre las en­tra­das y

sa­li­das de las es­truc­tu­ras; y la mecánica, que se pro­du­ce me­dian­te ele­men­tos elec­tro­me­cá­ni­cos.

De acuer­do a Rui­lo­ba, los edi­fi­cios sos­te­ni­bles, ( o aque­llos que apli­quen al­gu­na cer­ti­fi­ca­ción me­dioam­bien­tal) pue­den im­ple­men­tar sis­te­mas como el Free-Coo­ling, que per­mi­te el in­gre­so de ai­re exterior a tra­vés de me­dios me­cá­ni­cos y con­tro­la­dos; o los re­cu­pe­ra­do­res de ca­lor, el cual per­mi­te re­cu­pe­rar par­te de la ener­gía del ai­re cli­ma­ti­za­do del in­te­rior de un es­pa­cio me­dian­te un sis­te­ma de ven­ti­la­ción mecánica del ai­re.

A estas op­cio­nes se su­man sis­te­mas como los VRF, chi­llers y sis­te­mas en­tal­pi­cos, se­gún es­ta­ble­ce el Ins­ti­tu­to de Di­se­ño, Cons­truc­ción y Es­pa­cios Sos­te­ni­bles de Re­pú­bli­ca Dominicana (In­di­ce­sRD). “El cri­te­rio de una edi­fi­ca­ción sos­te­ni­ble prio­ri­za la re­duc­ción del con­su­mo en lugar de la so­lu­ción téc­ni­ca pa­ra la ven­ti­la­ción. Es­to im­pli­ca tra­ba­jar la efi­cien­cia de la en­vol­ven­te ar­qui­tec­tó­ni­ca pa­ra re­du­cir la ga­nan­cia de ca­lor o frío”, ex­pli­ca la en­ti­dad.

Lo cier­to es que la sos­te­ni­bi­li­dad se da tanto por la fle­xi­bi­li­dad en el di­se­ño, la fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción y el ba­jo cos­to de los equi­pos en ope­ra­ción y su man­te­ni­mien­to, ade­más de su ope­ra­ción sua­ve, sin rui­do y sin vi­bra­ción.

Los chi­llers son una de las he­rra­mien­tas más efi­cien­tes en es­te as­pec­to, se­gún des­ta­ca Sa­lo Ponch­ner, di­rec­tor ge­ne­ral de Mul­ti­frio en Cos­ta Ri­ca, es­pe­cial­men­te cuan­do hay pro­ce­sos crí­ti­cos in­dus­tria­les como la pro­duc­ción de dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, mé­di­cos, pa­ra la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, la­bo­ra­to­rios es­pe­cia­les y otros.

Ca­rac­te­rís­ti­cas del di­se­ño

La ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca de la edi­fi­ca­ción, su orien­ta­ción, las tem­pe­ra­tu­ras me­dias y las ca­rac­te­rís­ti­cas tér­mi­cas de los cie­rres son ele­men­tos clave que se de­ben tomar en cuen­ta a la ho­ra de di­se­ñar sis­te­mas de ven­ti­la­ción pa­ra edi­fi­cios sos­te­ni­bles, se­gún apun­ta In­di­ce­sRD. A es­to se de­be su­mar tam­bién la ven­ti­la­ción cru­za­da pa­ra cli­mas cá­li­dos y hú­me­dos, así como la di­rec­ción de los vien­tos y las aber­tu­ras de ai­re de en­tra­da y sa­li­da, que se­gún de­ta­lla Rui­lo­ba es más efi­cien­te co­lo­car­las en ca­ras opues­tas del edi­fi­cio.

“Se de­be con­si­de­rar como mí­ni­mo el 20% de la su­per­fi­cie de pa­red pa­ra una en­tra­da o sa­li­da de ai­re, me­dir que la ve­lo­ci­dad del ai­re se man­ten­ga en­tre 1-1.5 m/s – 100 cam­bios ho­ra, ade­más que el mo­vi­mien­to del ai­re de­be­ría es­tar a ni­vel de los ha­bi­tan­tes”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to del NEST Bioar­chi­tec­tu­re, Sus­tai­na­ble Design & Tech­no­logy.

Otra sugerencia a la ho­ra de di­se­ñar es­te ti­po de ven­ti­la­ción re­cae en tra­ba­jar so­lu­cio­nes pa­si­vas de con­trol so­lar, de­ter­mi­na In­di­ce­sRD, y re­gis­trar to­dos los va­lo­res den­tro de los pa­rá­me­tros de di­se­ño, pa­ra evi­tar el so­bre­di­men­sio­na­mien­to de los sis­te­mas.

En ca­so de im­ple­men­tar sis­te­mas de ai­re acon­di­cio­na­do, los ex­per­tos des­ta­can que su di­se­ño se de­be em­pe­zar por el cálcu­lo de la car­ga tér­mi­ca del edi­fi­cio, la cual de­be ha­cer­se con soft­wa­re es­pe­cia­li­za­do y con los da­tos reales pa­ra el edi­fi­cio, in­clu­yen­do: ma­te­ria­les de cons­truc­ción, área y ti­po de vi­drios, ma­te­ria­les de aislamiento, nú­me­ro de per­so­nas, al­tu­ras, ex­po­si­ción al sol, tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad del lugar es­pe­cí­fi­co. Es­te es­tu­dio se ha­ce ho­ra a ho­ra, pa­ra los 365 días de año.

Asi­mis­mo, se di­se­ñan los tra­yec­tos de tu­be­rías, duc­te­rías y la po­si­ción de los equi­pos ex­ter­nos e in­ter­nos. Hay que op­ti­mi­zar las po­si­cio­nes y los lu­ga­res ade­cua­dos pa­ra po­der dar el man­te­ni­mien­to de los equi­pos pa­ra ha­cer­lo de for­ma sos­te­ni­ble.

La ins­ta­la­ción a su vez de­be ser pro­fe­sio­nal, do­cu­men­tan­do cual­quier cam­bio que se dé so­bre las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes ori­gi­na­les y si­guien­do el pro­to­co­lo es­pe­cí­fi­co de ca­da fa­bri­can­te de los equi­pos.

La ins­ta­la­ción de los aires acon­di­cio­na­dos es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da con el sis­te­ma de ven­ti­la­ción del edi­fi­cio ase­gu­ran­do la co­rrec­ta ex­trac­ción de zo­nas crí­ti­cas y ase­gu­ran­do la co­rrec­ta in­yec­ción de ai­re fres­co.

Los equi­pos mo­der­nos de ai­re acon­di­cio­na­do, con sus sis­te­mas de con­trol y su “adap­ta­bi­li­dad” in­te­li­gen­te a los re­que­ri­mien­tos reales del edi­fi­cio, mi­nu­to a mi­nu­to, pue­den ba­jar la cuen­ta eléc­tri­ca has­ta en un 50%, so­bre to­do si son pla­ni­fi­ca­dos ade­cua­da­men­te con los sis­te­mas de ven­ti­la­ción, sis­te­mas de re­cu­pe­ra­ción de ener­gía, ma­te­ria­les de cons­truc­ción, se­lec­ción de las ven­ta­nas, en­tre otros.

El ge­ren­te co­mer­cial de Mul­ti­frio, ase­gu­ró que los pro­yec­tos de ven­ti­la­ción sos­te­ni­ble ne­ce­si­tan pro­gra­mas de man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo con vi­si­tas ca­da 2-3 me­ses y un sis­te­ma de mo­ni­to­reo re­mo­to pa­ra de­tec­tar fa­llas in­me­dia­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.