“La im­pre­sión 3D per­mi­ti­rá cons­truir más rá­pi­do y ba­ra­to”

Un ar­qui­tec­to ni­ca­ra­güen­se fue par­te del equi­po de tra­ba­jo del pri­mer puen­te im­pre­so en 3D en el mun­do.

Construir Nicaragua - - ENTREVISTA - Por: Byanka Nar­váez G. / byanka.narvaez@gru­po­cer­ca.com

El ar­qui­tec­to Ro­dri­go Agui­rre re­cien­te­men­te se vol­vió par­te de un gru­po de es­pe­cia­lis­tas del Ins­ti­tu­to de Ar­qui­tec­tu­ra de Ca­ta­lu­ña (IAAC) en Es­pa­ña, en­ti­dad que tuvo la loa­ble ta­rea de di­se­ñar el pri­mer puen­te im­pre­so en 3D en el mun­do, el cual re­po­sa en el par­que de Cas­ti­lla-La Mancha, en Al­co­ben­das.

¿Cuál fue el pro­ce­so de es­ta in­ge­nio­sa obra?

Se tra­ta de una es­truc­tu­ra im­pre­sa en hor­mi­gón mi­cro­re­for­za­do, mi­de 12 me­tros de lar­go y tie­ne un an­cho de 1,75 me­tros, di­vi­di­da en 8 mó­du­los. Es el pri­mer puen­te pea­to­nal im­pre­so en 3D en el mun­do. Es­ta in­fra­es­truc­tu­ra se ca­rac­te­ri­za por op­ti­mi­zar la dis­tri­bu­ción del ma­te­rial y mi­ni­mi­zar la can­ti­dad de re­si­duos me­dian­te el re­ci­cla­je de la ma­te­ria pri­ma du­ran­te la fa­bri­ca­ción.

El di­se­ño compu­tacio­nal per­mi­tió ma­xi­mi­zar el ren­di­mien­to es­truc­tu­ral, pu­dien­do dis­po­ner el ma­te­rial so­lo donde se ne­ce­si­ta, con to­tal li­ber­tad de for­mas, man­te- nien­do la po­ro­si­dad gra­cias a la apli­ca­ción de al­go­rit­mos ge­ne­ra­ti­vos y de­sa­fian­do las técnicas tra­di­cio­na­les de cons­truc­ción.

El mé­to­do de im­pre­sión ju­gó un pa­pel de­ter­mi­nan­te de­bi­do a las li­mi­ta­cio­nes que pue­de te­ner la for­ma en cómo se de­po­si­ta el ma­te­rial im­pre­so. La má­qui­na desa­rro­lla­da por En­ri-

co Di­ni en con­jun­to con los in­ge­nie­ros de AC­CIO­NA per­mi­te im­pri­mir “for­mas libres” lo cual da una gran ven­ta­ja a la rea­li­za­ción del di­se­ño pro­pues­to.

El desa­rro­llo de es­te pro­yec­to ha du­ra­do 2 años. Des­de las pri­me­ras eta­pas de desa­rro­llo y di­se­ño, has­ta su inau­gu­ra­ción en el si­tio. La pro­duc­ción y en­sam­bla­je se reali­zó en un mes, y por ul­ti­mo su ins­ta­la­ción en me­nos de 48 ho­ras. ¿Cómo se reali­zó el di­se­ño? El di­se­ño fue rea­li­za­do en su to­ta­li­dad con he­rra­mien­tas di­gi­ta­les como Rhi­no­ce­ros y Grass­hop­per. Es­ta última es una he­rra­mien­ta “pa­ra­mé­tri­ca” que per­mi­te el uso de da­tos como va­ria­bles en el mo­de­la­do y se ha vuel­to muy uti­li­za­da en el mun­do de la ar­qui­tec­tu­ra.

¿Cuál se­ría una de las ven­ta­jas de tra­ba­jar en im­pre­sión 3D?

Una de las ven­ta­jas de tra­ba­jar en la im­pre­sión 3D es la ca­pa­ci­dad de ha­cer “pro­to­ti­pa­do rá­pi­do”, una téc­ni­ca muy efi­cien­te en la fa­bri­ca­ción digital. Des­de un ini­cio y du­ran­te to­do el pro­ce­so de di­se­ño se rea­li­za­ron prue­bas de im­pre­sión de al­gu­nas par­tes en es­ca­la 1:1 pa­ra com­pro­bar y co­rre­gir las to­le­ran­cias de la má­qui­na de im­pre­sión con res­pec­to al mo­de­lo digital. Es de­cir que en reali­dad nun­ca hubo un sal­to de es­ca­la. Sin em­bar­go fue un tra­ba­jo pa­ra­le­lo de prin­ci­pio a fin en­tre la etapa de di­se­ño y el pro­ce­so de pro­duc­ción.

¿Cuán­tos ex­per­tos tra­ba­ja­ron en es­te pro­yec­to?

Fue un tra­ba­jo de di­fe­ren­tes gru­pos de ex­per­tos. El pro­yec­to eje­cu­ti­vo es­ta­ba a car­go del de­par­ta­men­to de In­no­va­ción de AC­CIO­NA, ade­más del apo­yo del de­par­ta­men­to de AC­CIO­NA In­ge­nie­ría. De par­te del Ins­ti­tu­to de Ar­qui­tec­tu­ra Avan­za­da de Ca­ta­lu­ña (IaaC) he­mos for­ma­do el equi­po de di­se­ño 3 per­so­nas. Mi pa­pel en el equi­po fue el desa­rro­llo compu­tacio­nal pa­ra modelos pa­ra­mé­tri­cos y si­mu­la­cio­nes di­gi­ta­les. ¿Cuál fue el ma­yor reto? Uno de los ma­yo­res re­tos fue la coor­di­na­ción en­tre to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das en el pro­yec­to y la to­ma de de­ci­sio­nes. Si bien ha­bla­mos de un puen­te pea­to­nal, a la vez tam­bién lo ha­ce­mos de una cons­truc­ción ex­pe­ri­men­tal y la pri­me­ra de su cla­se. Por ello, el pro­yec­to ha to­ma­do más de un año y me­dio.

Si es­ta­mos ha­blan­do del fu­tu­ro de la cons­truc­ción, ¿qué po­si­bi­li­da­des exis­ten de im­ple­men­tar es­ta tec­no­lo­gía en Cen­troa­mé­ri­ca?

Creo que de­fi­ni­ti­va­men­te es­te ti­po de tec­no­lo­gías lle­ga­rán a la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na. Los ca­mi­nos que se abren a tra­vés de es­ta tec­no­lo­gía son mu­chos, des­de el ma­te­rial que se de­po­si­ta y el di­se­ño de las for­mas has­ta la con­cep­ción y pro­duc­ción de las mis­mas má­qui­nas que im­pri­men. Las em­pre­sas re­la­cio­na­das con la cons­truc­ción es­tán ca­da vez más in­tere­sa­das en di­ri­gir­se ha­cia al­gu­nos de es­tos ca­mi­nos. La im­pre­sión 3D per­mi­ti­rá en un fu­tu­ro muy cer­cano cons­truir más rá­pi­do, más ba­ra­to y más sos­te­ni­ble. A la vez, in­tro­du­ci­rá nue­vas es­té­ti­cas, nue­vos ma­te­ria­les y for­mas com­ple­jas que se im­pri­mi­rán ca­si con un clic di­rec­to del or­de­na­dor: CTRL+P (Im­pri­mir).

¿Cuá­LEs sON LOs BE­NE­fi­CIOs de es­ta tec­no­lo­gía, frente a otros sis­te­mas cons­truc­ti­vos?

La im­pre­sión en 3D tam­bién fa­ci­li­ta la pro­duc­ción de di­se­ños ar­qui­tec­tó­ni­cos (ca­da vez más) com­ple­jos y la in­te­gra­ción fun­cio­nal. Es­to abre to­do ti­po de nue­vas po­si­bi­li­da­des es­té­ti­cas. Las es­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les de acero o de hor­mi­gón usan mu­cho más ma­te­rial de lo que real­men­te se ne­ce­si­ta pa­ra la es­truc­tu­ra. Eso pa­sa porque es de­ma­sia­do di­fí­cil o cos­to­so eli­mi­nar es­te ma­te­rial ex­ce­si­vo. Sin em­bar­go, la im­pre­sión 3D per­mi­te que el ma­te­rial se co­lo­que só­lo donde sea ne­ce­sa­rio. A la vez, la im­pre­sión 3D nos per­mi­te im­pri­mir con mul­ti­ma­te­ria­les, lo cual sig­ni­fi­ca po­der crear su­per­fi­cies an­iso tró­pi­cas que va­rían en pro­pie­da­des ta­les como la trans­pa­ren­cia o la sua­vi­dad. Pronto es­ta­re­mos vien­do nue­vos di­se­ños y es­té­ti­cas donde la es­truc­tu­ra y la for­ma se fu­sio­nan y se en­tre­la­zan.

El si­guien­te pa­so es cons­truir di­se­ños no li­nea­les de va­rios com­por­ta­mien­tos que van más allá de las lo­sas y las co­lum­nas tra­di­cio­na­les. Aun­que la im­pre­sión 3D no re­em­pla­za­rá a su to­ta­li­dad la cons­truc­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca, per­mi­ti­rá op­ti­mi­zar va­rios pro­ce­sos de pro­duc­ción y en­sam­bla­je y, lo que re­sul­ta más im­por­tan­te, in­tro­du­ci­rá nue­vos pro­ce­sos y he­rra­mien­tas de cons­truc­ción sos­te­ni­bles.

Arq. Ro­dri­go Agui­rre Ins­ti­tu­to de Ar­qui­tec­tu­ra de Ca­ta­lu­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.