Un di­se­ño que pro­mue­ve el bie­nes­tar y la pro­duc­ti­vi­dad

En el fu­tu­ro pró­xi­mo ha­brá cam­bios ge­ne­ra­cio­na­les fuer­tes en la ac­ti­vi­dad la­bo­ral y con ello vie­nen nue­vas tendencias en los es­pa­cios de tra­ba­jo.

Construir Nicaragua - - BRANDED CONTENT -

Los es­pa­cios abier­tos que se han uti­li­za­do des­de ha­ce al­gu­nos años ten­drán al­gu­nas va­rian­tes. Muy pron­to, las ofi­ci­nas ten­drán am­bien­tes más aco­ge­do­res y un me­jor con­trol acús­ti­co pa­ra lo­grar pri­va­ci­dad y evi­tar dis­trac­cio­nes. An­te es­tos cam­bios y pa­ra com­pen­sar la fal­ta de pri­va­ci­dad en los es­pa­cios abier­tos, es im­por­tan­te in­cluir en el di­se­ño una ma­yor can­ti­dad de sa­las de reunio­nes pe­que­ñas.

Pa­ra lo­grar un di­se­ño fun­cio­nal y que im­pac­te de ma­ne­ra po­si­ti­va en los co­la­bo­ra­do­res, es im­por­tan­te que los es­pa­cios de tra­ba­jo per­mi­tan la mo­vi­li­dad y evi­ten el se­den­ta­ris­mo. La ilu­mi­na­ción no de­be ser me­nos­pre­cia­da. Se su­gie­re con­tar con un buen ni­vel de ilu­mi­na­ción y, en es­pe­cial, con la po­si­bi­li­dad de te­ner con­tro­les que per­mi­tan que los es­pa­cios ten­gan una fuen­te lu­mi­no­sa que sea lo más pa­re­ci­da a la luz na­tu­ral, pues está de­mos­tra­do que el ser hu­mano ne­ce­si­ta de ella. De­bi­do a que los es­tí­mu­los acús­ti­cos in­ten­sos pue­den ge­ne­rar es­trés, tam­bién se re­quie­re que el ni­vel de rui­do sea con­tro­la­do.

Con es­tas bue­nas prác­ti­cas en el di­se­ño la em­pre­sa ob­tie­ne una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad, re­ten­ción y atrac­ción de ta­len­to, así co­mo bue­nos ni­ve­les de com­pro­mi­so de los co­la­bo­ra­do­res y me­jor desem- pe­ño de su par­te. Ac­tual­men­te, el re­cur­so hu­mano im­pli­ca el más al­to cos­to pa­ra las em­pre­sas, por lo que pe­que­ños in­cre­men­tos en la pro­duc­ti­vi­dad se tra­du­cen en ni­ve­les al­tos de ren­ta­bi­li­dad.

Res­pec­to al mo­bi­lia­rio que se de­be se­lec­cio­nar pa­ra fo­men­tar el bie­nes­tar en el es­pa­cio de tra­ba­jo, ca­da vez más se uti­li­zan me­sas o es­cri­to­rios con gra­dua­ción de al­tu­ra. Es im­por­tan­te que du­ran­te el ho­ra­rio la­bo­ral los co­la­bo­ra­do­res evi­ten pa­sar es­tar sen­ta­dos. Las si­llas de­ben adap­tar­se a los mo­vi­mien­tos del cuer­po y con es­to se lo­gra me­nor can­san­cio mus­cu­lar. El mo­bi­lia­rio pa­ra áreas co­la­bo­ra­ti­vas de­be trans­mi­tir una sen­sa­ción con­for­ta­ble pa­ra que las per­so­nas es­tén re­la­ja­das du­ran­te las reunio­nes de tra­ba­jo.

Pa­ra alar­gar la vi­da útil del mo­bi­lia­rio, las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo ti­po “bench” y sis­te­mas de es­cri­to­rios pue­den lim­piar­se con pa­ños hú­me­dos. Se de­ben evi­tar quí­mi­cos que pue­dan afec­tar los la­mi­na­dos y aca­ba­dos. Los so­fás y ele­men­tos ta­pi­za­dos re­quie­ren as­pi­ra­do cons­tan­te. Los ar­te­fac­tos eléc­tri­cos de­man­dan re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas pa­ra pre­ve­nir cual­quier even­tua­li­dad. Las si­llas re­quie­ren lim­pie­za es­pe­cial­men­te en ro­dos y me­ca­nis­mos mó­vi­les pa­ra man­te­ner­las en per­fec­to fun­cio­na­mien­to.

El mo­bi­lia­rio se de­be se­lec­cio­nar pa­ra fo­men­tar el bie­nes­tar en el es­pa­cio de tra­ba­jo, ca­da vez más se uti­li­zan me­sas o es­cri­to­rios con gra­dua­ción de al­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.