Lo que no sa­be­mos de los ma­te­ria­les acús­ti­cos

Las ca­rac­te­rís­ti­cas y cua­li­da­des es­pe­cí­fi­cas que les per­mi­ten ajus­tar­se a di­fe­ren­tes es­pa­cios ar­qui­tec­tó­ni­cos.

Construir Nicaragua - - SUMARIO - Ing. Ga­briel Mon­te­ro No­gue­ra, li­cen­cia­do en Cien­cia e In­ge­nie­ría de los ma­te­ria­les con én­fa­sis en pro­ce­sos in­dus­tria­les

El ais­la­mien­to acús­ti­co se de­ri­va de la fun­ción de la ener­gía acús­ti­ca, pro­yec­ta­da por un ob­je­to re­so­nan­do a una de­ter­mi­na­da lon­gi­tud de on­da ha­cia el me­dioam­bien­te u en­torno que lo ro­dea. Cuan­do nos en­con­tra­mos en me­dio del pro­ce­so de trans­mi­sión, di­cha ener­gía pro­ven­drá de un emi­sor y se­rá tras­la­da­da por su en­torno o me­dio has­ta un re­cep­tor.

Co­mo se ob­ser­va en la ima­gen si­guien­te, Ei es la ener­gía so­no­ra in­ci­den­te, Er es la ener­gía so­no­ra re­fle­ja­da, Ea es la ener­gía so­no­ra ab­sor­bi­da, Et es la ener­gía so­no­ra trans­mi­ti­da y la Ed es la ener­gía di­si­pa­da.

Cuan­do nos re­fe­ri­mos a ais­la­mien­to acús­ti­co se de­be te­ner en cuen­ta qué es lo que se bus­ca desa­rro­llar a la ho­ra de apli­car­lo en la cons­truc­ción o desa­rro­llo de in­ves­ti­ga­cio­nes, ya que la se­pa­ra­ción de rui­do es re­fe­ri­do a la can­ti­dad de so­ni­do que en­tra o sa­le, por ejem­plo, de un dor­mi­to­rio o sa­lón de even­tos.

Di­cha “can­ti­dad de so­ni­do” es­tá de­fi­ni­da por los ma­te­ria­les que lo com­po­nen no so­la­men­te por los mu­ros, sino tam­bién el te­cho, las puer­tas, ven­ta­nas, duc­tos de ven­ti­la­ción, duc­tos sa­ni­ta­rios y otros.

Cua­li­da­des

Los ma­te­ria­les acús­ti­cos tra­di­cio­na­les po­seen ca­rac­te­rís­ti­cas que pue­den ser­vir pa­ra es­pa­cios no tra­di­cio­na­les, por ejem­plo, pa­ra pro­duc­tos con apli­ca­cio­nes de re­lleno de cá­ma­ras, pa­ra ais­lan­tes a rui­do o de impacto y en el ca­so de las de re­lleno de cá­ma­ras se de­be de con­si­de­rar la re­sis­ti­vi­dad al flu­jo de ai­re. En es­te úl­ti­mo ca­so, es una ca­rac­te­rís­ti­ca cuan­ti­fi­ca­ble en pro­duc­tos po­ro­sos y de cel­da abier­ta, a va­lo­res ba­jos, lo que sig­ni­fi­ca que ne­ce­si­ta una me­jor pre­sión pa­ra tras­pa­sar el pro­duc­to, por tan­to, las on­das acús­ti­cas se ve­rán amor­ti­gua­das por ro­za­mien­to cuan­do atra­vie­sa el me­dio po­ro­so ab­sor­bien­do par­te de la ener­gía y el au­men­to al ais­la­mien­to.

En cam­bio, pa­ra pro­duc­tos ais­lan­tes a rui­do o de impacto, es re­co­men­da­ble fi­jar­se en la ri­gi­dez di­ná­mi­ca, la com­pre­si­bi­li­dad y la ab­sor­ción acús­ti­ca.

La ri­gi­dez di­ná­mi­ca mi­de la ca­pa­ci­dad de amor­ti­gua­ción de un pro­duc­to. Cuan­to más ba­jo es el va­lor de ri­gi­dez di­ná­mi­ca, más elás­ti­co es el com­por­ta­mien­to del pro­duc­to, por lo que un va­lor ba­jo de ri­gi­dez di­ná­mi­ca ten­drá más efec­ti­vi­dad pa­ra asi­la­mien­to de rui­do de impacto que pa­ra su­per­fi­cies de trán­si­to co­mo sue­los. En la com­pre­si­bi­li­dad per­mi­te me­dir la de­for­ma­ción de un ma­te­rial a lo lar­go del tiem­po ba­jo una car­ga cons­tan­te y la ab­sor­ción acús­ti­ca ac­túa co­mo un ab­sor­ben­te, cuan­to más ele­va­do es el coe­fi­cien­te de ab­sor­ción acús­ti­ca, se im­pe­di­rá la tras­mi­sión del rui­do au­men­tan­do el ais­la­mien­to.

par­tir de es­tas pro­pie­da­des se pue­de ser ca­paz de se­lec­cio­nar ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les pa­ra pro­veer un acon­di­cio­na­mien­to a los es­pa­cios con una es­té­ti­ca no con­ven­cio­nal y con­ven­cio­nal, per­mi­tien­do ata­car el rui­do de una me­jor ma­ne­ra.

Nue­vos usos

En el mer­ca­do glo­bal se vis­lum­bran nue­vas op­cio­nes de ais­la­mien­to acús­ti­co, en don­de se re­sal­ta al­gu­nas op­cio­nes a tra­vés del re­ci­cla­je de ma­te­ria­les na­tu­ra­les, co­mo lo son las fi­bras del ár­bol de na­ran­jo, ofre­cien­do pro­duc­tos con me­jo­res pro­pie­da­des, que al­gu­nos son uti­li­za­dos en la ac­tua­li­dad co­mo los con­glo­me­ra­dos o con­for­ma­dos de ye­so.

Es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan a una me­jo­ra en el desem­pe­ño que se pue­de sa­car a un sub­pro­duc­to agrí­co­la, otor­gan­do un beneficio eco­nó­mi­co pa­ra di­cho sec­tor. La úni­ca des­ven­ta­ja pa­ra es­te ti­po de in­ves­ti­ga­cio­nes son los fon­dos des­ti­na­dos pa­ra di­chos pro­yec­tos, ya que es­tos son muy es­ca­sos por lo que tar­dan años en desa­rro­llar­se y por en­de pier­den rit­mo en cuan­to a desa­rro­llo se re­fie­re.

Pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción se de­no­ta un gran avan­ce en cuan­to a la in­ves­ti­ga­ción de nue­vos ma­te­ria­les y mé­to­dos de cons­truc­ción de es­pa­cios, ya que en com­pa­ra­ción a los re­ci­cla­dos se da una ma­yor in­ver­sión ofre­cien­do una gran va­rie­dad de com­bi­na­cio­nes en la dis­tri­bu­ción del es­pa­cio a cons­truir.

Pa­ra es­tos ma­te­ria­les se des­glo­san dis­tin­tas pro­pie­da­des me­cá­ni­cas de­bi­do a su es­truc­tu­ra com­pues­ta por ca­pas de fi­bras es­truc­tu­ra­das en or­den es­pe­cí­fi­co, al igual que se in­tro­du­cen di­fe­ren­tes sis­te­mas de me­ca­ni­za­do o ma­nu­fac­tu­ra a es­tos mis­mos, que los ha­cen ser fá­cil de ensamblar pa­ra cual­quier dis­tri­bu­ción de es­pa­cio que el usua­rio fi­nal quie­ra dar­le.

Es­tas in­no­va­do­ras so­lu­cio­nes ac­túan en to­do el ran­go de fre­cuen­cias, ab­sor­bien­do has­ta un del rui­do.

lgu­nos fa­bri­can­tes si­guen de­sa­rro­llan­do y me­jo­ran­do las pres­ta­cio­nes de sus pro­duc­tos, al­gu­nos de los que se vis­lum­bran con me­jo­ras pa­ra el fu­tu­ro son las la­nas mi­ne­ra­les y las es­pu­mas.

ra­di­cio­nal­men­te, las la­nas mi­ne­ra­les son el ais­lan­te acús­ti­co por ex­ce­len­cia, por su po­li­va­len­cia tér­mi­ca, acús­ti­ca y de pro­tec­ción fren­te al fue­go, y así las es­pu­mas que po­seen po­liu­re­tano rí­gi­do pa­ra apli­ca­cio­nes de cel­da abier­ta pa­ra ais­la­mien­to a rui­do aé­reo e impacto, o es­pu­mas de po­li­es­ti­reno ex­pan­di­do con ma­yo­res gra­dos de elas­ti­ci­dad EEP .

Es por ello que se pue­de con­cluir que la cla­ve pa­ra una co­rrec­ta apli­ca­ción del ais­la­mien­to acús­ti­co se de­ri­va ma­yor­men­te de la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les con ca­rac­te­rís­ti­cas de­fi­ni­das, más una co­rrec­ta dis­tri­bu­ción y ma­ne­jo del es­pa­cio, lo­grán­do­se así una me­jor acús­ti­ca en cual­quier pro­yec­to a desa­rro­llar.

En el mer­ca­do glo­bal se vis­lum­bran nue­vas op­cio­nes de ais­la­mien­to acús­ti­co, en don­de se re­sal­tan op­cio­nes a tra­vés del re­ci­cla­je de ma­te­ria­les na­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.