Cam­bios en la pro­duc­ción de mez­clas as­fál­ti­cas

Las plan­tas de as­fal­to han cam­bia­do drás­ti­ca­men­te con el fin de pre­pa­rar­se pa­ra el fu­tu­ro.

Construir Nicaragua - - SUMARIO - Ing. Ri­car­do Galvis, Ge­ren­te re­gio­nal de Am­mann Group

La red de co­mu­ni­ca­ción por ca­rre­te­ras es una de las in­fra­es­truc­tu­ras que más con­tri­bu­ye al desa­rro­llo eco­nó­mi­co de un país y fue el desa­rro­llo del au­to­mó­vil lo que du­ran­te el Si­glo XX obli­gó a los in­ge­nie­ros de ca­rre­te­ras a evo­lu­cio­nar, lo que de­man­dó que los sis­te­mas de pro­duc­ción y co­lo­ca­ción efi­cien­tes ve­la­ran por la co­mo­di­dad, se­gu­ri­dad de los usua­rios y la con­vi­ven­cia con el en­torno.

Co­mo in­ge­nie­ro es­toy ple­na­men­te con­ven­ci­do que el desa­rro­llo de los sis­te­mas de pro­duc­ción de mez­clas as­fál­ti­cas se han trans­for­ma­do pa­ra sa­tis­fa­cer el com­por­ta­mien­to de los mer­ca­dos, mar­can­do cin­co hi­tos im­por­tan­tes: • El mun­do an­tes y des­pués

de las gue­rras mun­dia­les • La efi­cien­cia en la pro­duc­ción • El re­ci­cla­je de pa­vi­men­tos • La fle­xi­bi­li­dad en la pro­duc

ción • La re­duc­ción en la hue­lla de car­bono El hi­to his­tó­ri­co que mar­ca un an­tes y un des­pués es la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. An­tes de la pri­me­ra gue­rra se cons­truían las ca­rre­te­ras en si­tio con al­qui­trán, sien­do el Reino Uni­do el primer país en apli­car es­ta téc­ni­ca. Lue­go la me­to­do­lo­gía cam­bió con la in­dus­tria pe­tro­le­ra en paí­ses co­mo Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos don­de las mez­clas se ori­gi­nan de ro­cas as­fál­ti­cas y de as­fal­tos na­tu­ra­les, pa­san­do lue­go al uso de as­fal­tos des­ti­la­dos.

Es so­lo con la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, don­de sur­ge la in­dus­tria de fa­bri­ca­ción en plan­ta de mez­clas as­fál­ti­cas y evo­lu­cio­na du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial por la ne­ce­si­dad ace­le­ra­da de la cons­truc­ción de ae­ro­puer­tos mi­li­ta­res.

A par­tir de 1950, el au­men­to del par­que au­to­mo­tor ori­gi­na que mu­chos paí­ses ini­cien con pla­nes de me­jo­ra y cons­truc­ción de la red vial; lo cual ace­le­ra los pro­ce­di­mien­tos de pro­duc­ción de mez­cla que has­ta es­te mo­men­to eran pro­du­ci­dos do­si­fi­can­do los ári­dos con ca­rre­ti­llas y el as­fal­to en cu­be­ta pa­ra lue­go mez­clar en un pug mill, dan­do pa­so de in­me­dia­to al ori­gen de las plan­tas dis­con­ti­nuas.

En la dé­ca­da de los 70 y 80, la cri­sis del pe­tró­leo ini­ció con una subida sin pre­ce­den­tes que mo­di­fi­có to­dos los pro­gra­mas de in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te y em­pe­zó a so­nar un nue­vo con­cep­to: el re­ci­cla­je de pa­vi­men­tos, con el fin del aho­rro de la ener­gía.

Pa­ra ese mo­men­to, las plan­tas con­ti­nuas co­men­za­ron a ga­nar te­rreno por su me­nor ta­ma­ño, cos­to, fa­ci­li­dad de TRANS­POR­TE Y MON­TA­JE.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, los paí­ses se han vol­ca­do a la con­ser­va­ción de su red vial y la exi­gen­cia se vuel­ve más fle­xi­ble, por lo que las plan­tas dis­con­ti­nuas vuel­ven a ga­nar te­rreno y las con­ti­nuas se reinventan.

Efi­cien­cia en la pro­duc­ción

Pa­ra que una plan­ta sea efi­cien­te de­be con­tar con un sis­te­ma de con­trol que per­mi­ta en tiem­po real con­tro­lar ca­da una de las eta­pas que con­tem­pla la pro­duc­ción de una mez­cla y la de­tec­ción de fa­llas en los sis­te­mas.

Las plan­tas de as­fal­to han evo­lu­cio­na­do co­men­zan­do con los sis­te­mas de con­trol ma­nual, pa­san­do por la dé­ca­da de los 70 y 90 por sis­te­mas de con­trol ma­ne­ja­dos con con­so­las ti­po piano y plc, sis­te­mas que han si­do con­tro­la­dos por compu­tado­ras in­dus­tria­les a tra­vés de un in­ter­bus, con hard­wa­re y software es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra plan­tas de as­fal­to.

La in­dus­tria en la ac­tua­li­dad de­man­da en las plan­tas, los cua­dros eléc­tri­cos y los sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción ro­bus­tos y fia­bles en en­tor­nos di­fí­ci­les y es­trés ex­tre­mo, que las fa­llas de­ben ser de­tec­ta­das de ma­ne­ra efi­cien­te y rec­ti­fi­ca­das por me­dio de las he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co, in­clu­so a tra­vés de so­por­te re­mo­to y apo­yo en lí­nea di­rec­ta al­re­de­dor del to­do el mun­do.

Re­ci­cla­je de pa­vi­men­tos

La re­duc­ción en la ex­plo­ta­ción de cru­do, el in­cre­men­to de los pre­cios, la re­duc­ción de agre­ga­dos de bue­na ca­li­dad y la con­cien­cia ge­ne­ral en los as­pec­tos am­bien­ta­les, oca­sio­nan que el re­ci­cla­do de pa­vi­men­tos as­fál­ti­cos ha­ya to­ma­do gran im­por­tan­cia y aten­ción, en los úl­ti­mos 30 años, así co­mo en tres con­cep­tos bá­si­cos:

• De la adi­ción ma­nual vo­lu­mé­tri­ca a mó­du­los de adi­ción di­ná­mi­ca de re­ci­cla­je, que per­mi­tan la rá­pi­da y sim­ple mo­di­fi­ca­ción del por­cen­ta­je de re­ci­cla­do DE ACUER­DO A LOS RE­QUE­RI­MIEN­TOS DE pro­duc­ción.

• De la in­cor­po­ra­ción de ba­jos por­cen­ta­jes de re­ci­cla­do de 5 a 40% en ani­llos de re­ci­cla­je, do­bles tam­bo­res, mez--

La in­dus­tria en la ac­tua­li­dad de­man­da en las plan­tas que las fa­llas de­ben ser de­tec­ta­das de ma­ne­ra efi­cien­te y rec­ti­fi­ca­das por me­dio de las he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co.

cla­do­res ex­ter­nos a se­ca­do­res en pa­ra­le­lo de­di­ca­dos a reciclar por­cen­ta­jes en­tre el 60% y 100%.

• La re­duc­ción de las emi­sio­nes en los pro­ce­sos de re­ci­cla­je.

Fle­xi­bi­li­dad en la pro­duc­ción

Los re­que­ri­mien­tos ac­tua­les exi­gen que las plan­tas de pro­duc­ción con­ti­nua o dis­con­ti­nua pue­dan te­ner la ca­pa­ci­dad de pre­pa­rar dis­tin­tos ti­pos de mez­cla.

La ma­yor fle­xi­bi­li­dad las brin­dan las plan­tas de ba­che, de­bi­do a su pre­ca­li­fi­ca­ción y al­ma­ce­na­mien­to en si­los de ári­dos en caliente, lo que per­mi­te de ma­ne­ra sim­ple la pro­duc­ción de dis­tin­tas mez­clas ba­che por ba­che.

En el ca­so de las plan­tas con­ti­nuas, la de­man­da de fle­xi­bi­li­dad ha ori­gi­na­do que los mez­cla­do­res es­tén se­pa­ra­dos del pro­ce­so tér­mi­co per­mi­tien­do ajus­tar el pro­ce­so de mez­cla a la mez­cla en sí, mo­di­fi­can­do los tiem­pos de mez­cla­do.

Re­duc­ción de la hue­lla de Car­bono

La in­dus­tria del as­fal­to ha si­do un mer­ca­do con una ima­gen de no ser ami­ga­ble con el am­bien­te; sin em­bar­go, des­de fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta, los es­fuer­zos han si­do orien­ta­dos ha­cia la dis­mi­nu­ción de la hue­lla de Car­bono, en­fo­cán­do­se en téc­ni­cas de ma­yo­res con­te­ni­dos de re­ci­cla­je, sis­te­mas pa­ra mez­clas de ba­ja tem­pe­ra­tu­ra, pa­ra re­du­cir la tem­pe­ra­tu­ra de pro­duc­ción, la cual per­mi­te dis­mi­nuir los cos­tos ener­gé­ti­cos y me­no­res emi­sio­nes y la mis­ma pue­de ser ob­te­ni­da me­dian­te es­pu­ma de as­fal­tos, ce­ras, adi­ti­vos o as­fal­tos es­pe­cia­les.

Tam­bién es­tán los que­ma­do­res si­len­cio­sos y de ba­jas emi­sio­nes, los sis­te­mas de con­trol y mo­ni­to­reo de con­su­mo ener­gé­ti­co y de emi­sio­nes.

Los con­su­mos ener­gé­ti­cos y las emi­sio­nes de­ben ser al­ma­ce­na­dos con­ti­nua­men­te y re­la­cio­na­dos por to­ne­la­das pro­du­ci­das de mez­cla, me­dian­te una es­ta­dís­ti­ca in­te­gra­da que mues­tre los com­pa­ra­ti­vos his­tó­ri­cos y las me­tas.

Fi­nal­men­te, la re­duc­ción de la con­ta­mi­na­ción de pol­vos y vo­lá­ti­les, don­de en los años no­ven­ta pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca se des­pla­za­ron los sis­te­mas tra­di­cio­na­les de de­pu­ra­ción por vía hú­me­da y fil­tros de man­ga, los cua­les han evo­lu­cio­na­do des­de la lim­pe­za por im­pul­sos me­dian­te com­pre­so­res y las téc­ni­cas de ro­to step pa­ra ga­ran­ti­zar la bue­na lim­pie­za del fil­tro y la re­duc­ción de cos­tos de man­te­ni­mien­to.

Los re­que­ri­mien­tos ac­tua­les exi­gen que las plan­tas de pro­duc­ción con­ti­nua o dis­con­ti­nua pue­dan te­ner la ca­pa­ci­dad de pre­pa­rar dis­tin­tos ti­pos de mez­cla.

Ing. Ri­car­do Galvis Ge­ren­te re­gio­nal de Am­mann Group

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.