Los mé­to­dos de fi­nan­cia­mien­to que im­pul­san la obra pri­va­da

r di­to tra­di­cio­nal fi­dei­co isos on­dos in o ilia­rios de in er­si n er­ca­do de alo­res e isi n de onos u di­na i a s a la cons­truc­ci n en la re­gi n

Construir Nicaragua - - SU­MA­RIO - Por: Ca­ro­li­na Be­na­vi­des | ca­ro­li­na.be­na­vi­des@gru­po­cer­ca.com Co­la­bo­ra­ron: Lu­cía León, Eli­za­beth Can­tú, Ka­ri­na Ce­di­llos, Byan­ka Nar­váez y Ro­mil­ka Pé­rez.

EL FI­NAN­CIA­MIEN­TO QUE IM­PUL­SA LA OBRA PRI­VA­DA Los pro­yec­tos pri­va­dos se han po­ten­cia­do co­mo un fo­co de atrac­ción de in­ver­sio­nes en la re­gión. Le con­ta­mos cuá­les son las fuen­tes fi­nan­cie­ras que per­mi­ten el au­ge del sec­tor.

Alo lar­go de la re­gión es­tán en cons­truc­ción múl­ti­ples pro­yec­tos del sec­tor pri­va­do que di­na­mi­zan a la in­dus­tria y a la eco­no­mía de los paí­ses. Pe­ro ac­tual­men­te, ¿có­mo se es­tán fi­nan­cian­do

En el ca­so de Cos­ta Ri­ca la prin­ci­pal fuen­te es la de los cré­di­tos ban­ca­rios, aun­que exis­te la po­si­bi­li­dad de re­cu­rrir al es­que­ma de fon­dos de desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio co­mo un me­ca­nis­mo al­ter­na­ti­vo y atrac­ti­vo.

“En­te los prin­ci­pa­les mé­to­dos de fi­nan­cia­mien­to se des­ta­ca el cré­di­to tra­di­cio­nal, que es el de ma­yor re­le­van­cia, pe­ro en los úl­ti­mos años tam­bién se ha po­ten­cia­do el uso de fi­dei­co­mi­sos y el de los fon­dos in­mo­bi­lia­rios”, ex­pli­có Mau­ri­lio Agui­lar, di­rec­tor de Ries­go Cor­po­ra­ti­vo del Ban­co Po­pu­lar y de Desa­rro­llo Co­mu­nal. En es­te 2017 Agui­lar in­di­có que de acuer­do a lo que se ve en el mer­ca­do y a la si­tua­ción fis­cal del pa s las ta­sas de in­te­rés mues­tran una ten­den­cia al al­za, lo que po­dría ha­cer­se más

vi­si­ble en la se­gun­da mi­tad del a o. l te­ma fis­cal in­ci­dir en el in­cre­men­to de las ta­sas mien­tras que el uso de la tec­no­lo a la me ora en los pro­ce­sos la com­pe­ten­cia ser n as­pec­tos que co­la orar an en su re­duc­ción ase uró el re­pre­sen­tan­te del an­co opu­lar de esa­rro­llo Co­mu­nal.

n cuan­to al fi­nan­cia­mien­to an­ca­rio el an­co acio­nal de os­ta ica tie­ne un pro­duc­to cre­di­ti­cio pa­ra el sec­tor que pue­de ser uti­li ado por in er­sio­nis­tas pri ados en la cons­truc­ción de edi­fi­cios ca­sas o so­lu­cio­nes a ita­cio­na­les en con­do­mi­nios o ur ani acio­nes en­tre otros.

e acuer­do con la u eren­cia eneral de an­ca de mpre­sas e ns­ti­tu­cio­nal del ca­da pro ec­to es in­de­pen­dien­te se n la elo­ci­dad de su co­mer­cia­li ación o en­ta. in em ar o el pla o que o re­ce a los desa­rro­lla­do­res de es­tos pro ec­tos in­mo ilia­rios es de as­ta cin­co a os.

odri o am re di­rec­tor r di­to del an­co de os­ta ica co­men­tó que es­ta en­ti­dad o re­ce di er­sas al­ter­na­ti as pa­ra las cons­truc­to­ras desa­rro­lla­do­res des­de el fi­nan­cia­mien­to de l neas pa­ra ca­pi­tal de tra a o as­ta arant as de par­ti­ci­pa­ción cum­pli­mien­to.

tro de los m to­dos fi­nan­cie­ros que so re­sa­le en os­ta ica es el mer­ca­do de alo­res. ede­ri­co illa­lo os ar allo eren­te de an­ca de n er­sión del ns­ti­tu­to acio­nal de e uros alo­res e pli­có que es­te ti­po de fi­nan­cia­mien­to es una op­ción in­tere­san­te pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción a que po­si ili­ta el ac­ce­so a in er­sio­nis­tas con per­fil de lar o pla o per­mi­te una ma or le i ili­dad en los pro­ce­sos de cap­ta­ción de re­cur­sos por me­dio de los pro ra­mas de emi­sio­nes.

Los fon­dos de in­ver­sión to­man fuer­za

ra­di­cio­nal­men­te la prin­ci­pal erra­mien­ta de fi­nan­cia­mien­to pa­ra el sec­tor cons­truc­ción en ep li­ca omi­ni­ca­na a si­do la an­ca co­mer­cial sin em ar o e is­ten otras co­mo los fi­dei­co­mi­sos los on­dos de in er­sión. e n amil sa as ice­pre­si­den­te e ecu­ti o de io­neer n est­ment und la fi ura de los fi­dei­co­mi­sos los on­dos de in er­sión que na­cie­ron en el tras la apro ación de la e son ins­tru­men­tos po­ten­cia­les pa­ra in er­tir en los desa­rro­llos. e tra­ta de uen­tes al­ter­nas de fi­nan­cia­mien­to que tie­nen la po­si ili­dad de a us­tar­se me or a la na­tu­ra­le a de la in­dus­tria de cons­truc­ción.

ica­ra ua cuen­ta con arias op­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to en­tre las cua­les est n los on­dos pro­pios la an­ca pri ada en al unos ca­sos el apo o de la an­ca e tran era.

am i n e is­ten los on­dos a lar o pla o pa­ra los desa­rro­lla­do­res que pre­ten­den que­dar­se con los ie­nes in­mue les ta­les co­mo edi­fi­cios de ofi­ci­nas cen­tros co­mer­cia­les ode as etc. e acuer­do con an­tia o e a orreo eren­te de r di­to or­po­ra­ti o de ica­ra ua es­te ti­po de fi­nan­cia­mien­to es un­da­men­tal pa­ra la cons­truc­ción a que a fin de cuen­tas es el clien­te fi­nal quien re­quie­re el fi­nan­cia­mien­to.

El po­der de la de­man­da

n anam se n el n . n e ca a pre­si­den­te de la ma­ra aname a de la ons­truc­ción apac el sec­tor cuen­ta con dos pro­duc­tos fi­nan­cie­ros im­por­tan­tes el fi­nan­cia­mien­to in­te­ri­no el ipo­te­ca­rio.

l pri­me­ro que es el que se otor a du­ran­te la cons­truc­ción de las o ras es­te a o a ca do un lo cual est en l nea con la a a en per­mi­sos de cons­truc­ción.

l ipo­te­ca­rio es el que se otor a pa­ra la com­pra de ca­sas o apar­ta­men­tos cu a cons­truc­ción a ter­mi­na­do. stos cre­cie­ron en­tre el el .

n cuan­to al es­ta­do fi­nan­cie­ro de la in­dus­tria de la cons­truc­ción el erar­ca de la apac di o que si ien u o

En Cos­ta Ri­ca so­bre­sa­le el mer­ca­do de va­lo­res, ya que po­si­bi­li­ta el ac­ce­so a in­ver­sio­nis­tas con per­fil de lar o pla­zo y per­mi­te una a or e i ili­dad en los pro­ce­sos de cap­ta­ción de re­cur­sos.

re­duc­ción del cré­di­to in­te­ri­no, el pro­duc­to es­tá dis­po­ni­ble. Creo que a me­di­da que ha­ya más cons­truc­ción ha­brá más fi­nan­cia­mien­to .

En Gua­te­ma­la, al igual que en Cos­ta Ri­ca, los prin­ci­pa­les m to­dos de fi­nan­cia­mien­to son los ban­ca­rios, pe­ro en el ca­so de las vi­vien­das el Fon­do de Hi­po­te­cas Ase­gu­ra­das ha si­do una he­rra­mien­ta ade­cua­da e im­por­tan­te.

Sin em­bar­go, el Ing. Jo­sé Gon­zá­lez Cam­po, pre­si­den­te de Cá­ma­ra Gua­te­mal­te­ca de la Cons­truc­ción de la (CGC), in­di­có que las op­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to no sa­tis­fa­cen la de­man­da del mer­ca­do. “Te­ne­mos una im­por­tan­te de­man­da in­sa­tis­fe­cha, so­bre to­do de vi­vien­da. Hay tam­bién un seg­men­to, el de la vi­vien­da so­cial, al que no he­mos po­di­do lle­gar con al­ter­na­ti­vas fi­nan­cie­ras que ha­gan ac­ce­si­ble a la gen­te com­prar una ca­sa. He­mos es­tu­dia­do y ge­ne­ra­do va­rias al­ter­na­ti­vas que pre­sen­ta­mos al Con­gre­so de la Re­pú li­ca e pli­có on le .

Una de ellas es la Ley de Ta­sa de In­te­rés Pre­fe­ren­cial, que per­mi­ti­ría apo­yar la pri­me­ra com­pra de una vi­vien­da so­cial a tra­vés de una ta­sa pre­fe­ren­cial en los cré­di­tos de los ban­cos.

Trans­for­ma­ción de los cré­di­tos

En El Sal­va­dor, pa­ra el desa­rro­llo de obras pri­va­das, son ofre­ci­dos los cré­di­tos del sis­te­ma ban­ca­rio a tra­vés de las di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras.

Asi­mis­mo cuen­ta con el sis­te­ma de Ban­ca de Desa­rro­llo, cons­ti­tui­do por la ofer­ta de los en­tes fi­nan­cie­ros p li­cos des­ti­na­dos im­pul­sar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, me­dian­te el cré­di­to di­rec­to a las em­pre­sas o a tra­vés de los ban­cos e ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras.

El sec­tor tam­bién pue­de re­cu­rrir al mer­ca­do de ca­pi­ta­les me­dian­te la emi­sión de bo­nos o a tra­vés de la ti­tu­la­ri­za­ción de pro­yec­tos, es de­cir la emi­sión de tí­tu­los res­pal­da­dos por los in­gre­sos fu­tu­ros que ge­ne­ra­ría la obra pa­ra la que se us­ca el fi­nan­cia­mien­to.

Por úl­ti­mo, el sec­tor cons­truc­ción sal­va­do­re­ño cuen­ta con la ban­ca in­ter­na­cio­nal y las ca­sas ma­tri­ces de las em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les de cons­truc­ción.

Uno de los en­tes ban­ca­rios que o re­cen el fi­nan­cia­mien­to es el Ban­co Agrí­co­la de El Sal ador. e n e pli­có tep en Hur­ta­do, ge­ren­te de la Cons­truc­ción del mis­mo, el ob­je­ti o a m s all de fi­nan­ciar el desa­rro­llo de un pro­yec­to, sino que es el de ofre­cer so­lu­cio­nes in­te­gra­les, por lo que su mo­de­lo se cen­tra en el co­no­ci­mien­to pro­fun­do de ca­da uno de los clien­tes y a par­tir de ahí ge­ne­rar una pro­pues­ta de va­lor que cu­bra sus ne­ce­si­da­des

En Hon­du­ras la reali­dad es muy dis­tin­ta a la del res­to de la re­gión, pues se­gún Sil­vio La­rios, ge­ren­te ge­ne­ral de la Cá­ma­ra Hon­du­re­ña de la In­dus­tria de la Cons­truc­ción (Chi­co), a la ban­ca lo que le in­tere­sa son los cré­di­tos al­tos al me­nor pla­zo po­si­ble. De 10 per­so­nas que so­li­ci­tan un cré­di­to, con suer­te uno es se­lec­cio­na­do.

La­rios tam­bién se­ña­ló que los ban­cos son muy ri­gu­ro­sos y es­ta­ble­cen de­ma­sia­das tra­bas pa­ra ac­ce­der a los cré­di­tos y las ta­sas son mu­cho más ele­va­das. ctual­men­te o re­cen fi­nan­cia mien­tos a 15 a 25 años de pla­zo, con ta­sas que pue­den os­ci­lar del 12% a más del 18% anual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.