Al res­ca­te de las re­des de al­can­ta­ri­lla­do

Construir Nicaragua - - TECNOLOGÍA DEL AGUA - Arq. Uli­ses Pé­rez, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad La­ti­na de Cos­ta Ri­ca

La red de al­can­ta­ri­lla­do ur­bano ha cum­pli­do his­tó­ri­ca­men­te con la fun­ción de eva­cuar el agua de las ciu­da­des, ya sea la pro­ce­den­te de la pre­ci­pi­ta­ción plu­vial o el agua re­si­dual ge­ne­ra­da por la ac­ti­vi­dad hu­ma­na.

Es­te sis­te­ma de re­co­lec­ción de agua re­si­dual se construye pa­ra ga­ran­ti­zar la hi­gie­ne y evi­tar la con­ta­mi­na­ción con agen­tes pa­tó­ge­nos, que pro­du­cen en­fer­me­da­des.

En el ca­so de Cos­ta Ri­ca, es­te país cuen­ta con dos sis­te­mas de al­can­ta­ri­lla­do, el sa­ni­ta­rio y el plu­vial. El pri­me­ro se ca­rac­te­ri­za por la red de tu­be­rías, a tra­vés de la cual se de­ben eva­cuar en for­ma rá­pi­da y se­gu­ra las aguas re­si­dua­les mu­ni­ci­pa­les (do­més­ti­cas, de es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, ins­ti­tu­cio­na­les, edu­ca­ti­vos e in­dus­tria­les), ha­cia una plan­ta de tra­ta­mien­to fi­nal­men­te se de­be ver­ter a un si­tio don­de no cau­sen da­ños o mo­les­tias; mien­tras el plu­vial es el sis­te­ma que cap­ta y con­du­ce las aguas de llu ia pa­ra su dis­po­si­ción fi­nal, en cau­ces na­tu­ra­les.

To­da la red de al­can­ta­ri­lla­do de­be de cum­plir con cier­tos re­qui­si­tos pa­ra ser bas­tan­te se­gu­ra, co­mo lo son la lo­ca­li­za­ción ade­cua­da, la se­gu­ri­dad en la eli­mi­na­ción la ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te, la re­sis­ten­cia ade­cua­da, la pro­fun­di­dad de ins­ta­la­ción y la fa­ci­li­dad pa­ra la ins­pec­ción.

Ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas de la red

Los com­po­nen­tes que cons­ti­tu­yen un sis­te­ma son sus tu­be­rías, los po­zos de re­gis­tro, las co­ne­xio­nes y los des­fo­gues, que de­ben cons­truir­se con ma­te­ria­les de pri­me­ra ca­li­dad y cum­plir con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes la nor­ma­ti a exis­ten­te.

En el ca­so de la red de al­can­ta­ri­lla­do, és­ta de­be pro­yec­tar­se con su­fi­cien­cia pa­ra con­du-

cir con se­gu­ri­dad el vo­lu­men má­xi­mo de aguas por eli­mi­nar, a fin de que el ale amien­to sea r pi­do no pro oque es­tan­ca­mien­tos de­pó­si­tos in­de­sea­bles y da­ños.

dem s que los con­duc­tos de en re­sis­tir los es uer os a los que est n su etos tan­to in­te­rior co­mo e te­rior­men­te pro­cu­ran­do que los ma­te­ria­les uti­li ados en su cons­truc­ción sean lo su­fi­cien­te­men­te im­per­mea les pa­ra e itar u as per udi­cia­les de aguas ne­gras; ade­más, de en re­sis­tir el ata­que co­rro­si o de los ga­ses ema­na­dos de las aguas ne­gras.

l ma­te­rial de las tu er as las unio­nes en­tre es­tas de en ser im­per­mea les pa­ra e itar la con­ta­mi­na­ción por fil­tra­ción o u a as co­mo una ade­cua­da en­ti­la­ción pa­ra e itar acu­mu­la­ción de ases co­rro­si os o ga­ses ex­plo­si­vos.

n el ca­so de los po os de re is­tro es­tos de en cum­plir con un di­se­ño me­cá­ni­co ade­cua­do a las ne­ce­si­da­des de la ciu­dad as co­mo su lo­ca­li ación n me­ro.

os con­duc­tos de la red de en ser su­fi­cien­te pro un­dos pa­ra e itar rup­tu­ras oca­sio­na­das por el e ec­to de car as i as ade­más de ase­gu­rar la ade­cua­da co­ne ión de las des­car as do­mi­ci­lia­rias aran­ti ar un uen un­cio­na­mien­to idr uli­co.

s im­po­si le que una red de al­can­ta­ri­lla­do se con­ser e lim­pia a que las ma­te­rias en sus­pen­sión tien­den a se­di­men­tar­se a ad erir­se a las pa­re­des de los con­duc­tos aun cuan­do la ve­lo­ci­dad del agua sea su­pe­rio­ra losl mi tes­mni­mos. or lo tan­to es ne­ce­sa­rio ins­pec­cio­nar­la desa ol ar­la pe­rió­di­ca­men­te pa­ra con­ser ar los con­duc­tos en las me ores con­di­cio­nes de un­cio­na­mien­to idr uli­co.

n e em­plo de es­te ti­po es el acue­duc­to de ua a o en urrial a os­ta ica una o ra cons­trui­da ace m s de . a os de­cla­ra­da atri­mo­nio de la n enier a por la so­cia­ción me­ri­ca­na de n enie­ros . olo pen­se­mos que en nues­tras ciu­da­des las re­des de al­can­ta­ri­lla­do su di­se o cons­truc­ción ue­ron reali adas en los a os trein­ta cua­ren­ta.

n la ac­tua­li­dad en os­ta ica la co er­tu­ra de sa­nea­mien­to cu re a un de la po la­ción est a car o del ns­ti­tu­to de cue­duc­tos l- can­ta­ri­lla­do la uni­ci­pa­li­dad de la ue­la la uni­ci­pa­li­dad de ar­ta o el inis­te­rio de alud li­ca en un me­nor ra­do de ope­ra­do­res pri­va­dos. Por su par­te el inis­te­rio de alud li­ca di­ri e el - pro ra­ma de so­lu­cio­nes in­di­vi­dua­les di­ri­gi­do a la po­bla­ción ru­ral dis­per­sa .

a co er­tu­ra de la red de ser icio de al­can­ta­ri­lla­do est dis­tri ui­da en la red sa­ni­ta­ria en un el sis­te­ma de tan­ques osas s pti­cas le­tri­nas en un sin co er­tu­ra el sin m to­do el .

ener una co er­tu­ra na­cio­nal es­ti­ma­da de con tan­que s pti­co no si ni­fi­ca que la to­ta­li­dad de las a uas re­si­dua­les se di­ri an a stos que los tan­ques s pti­cos se en­cuen­tren ien di­se ados o e ista una su­per isión so re su cons­truc­ción ope­ra­ción man­te­ni­mien­to.

n la ma or a de los ca­sos ni­ca­men­te se dis­po­nen en ellos las aguas ne­gras o pro enien­tes de los ser icios sa­ni­ta­rios mien­tras que el res­to de aguas re­si­dua­les (co­ci­na, duc a la ama­nos la ado de ro­pa se con­du­cen al al­can­ta­ri­lla­do plu­vial, el cual des­car­ga en cuer­pos de a ua r os que ra­das etc. .

sta reali­dad in­di­ca que el por­cen­ta e de a uas re­si­dua­les que son tra­ta­das ade­cua­da­men­te son m ni­mas que el uso del sis­te­ma de al­can­ta­ri­lla­do plu ial es to­tal­men­te inapro­pia­do por la al­ta de con­trol ins­ti­tu­cio­nal municipal.

a ope­ra­ción del sis­te­ma de red de al­can­ta­ri­lla­do de una ciu­dad de e uti­li ar un pro­ce­so de ins­ta­la­ción que con­sis­te en un ade­cua­do pla­nea­mien­to pro­ce­so de di­se o as co­mo con­si­de­rar la to­po ra a del si­tio es­tu­dios de­mo r fi­cos el es­tu­dio de im­pac­to am ien­tal.

n nues­tras ciu­da­des con una red con tan­tos a os de cons­trui­da en un­cio­na­mien­to con un man­te­ni­mien­to m ni­mo si­co es pri­mor­dial con­tar con pla­nos ac­tua­les pa­ra ini­ciar el pro­ce­so de ac­tua­li ación res­ca­te de es­ta. n e em­plo de es­to es la lan­ta de ra­ta­mien­to os a os lo­ca­li ada en os­ta ica.

El por­cen­ta­je de aguas re­si­dua­les que son tra­ta­das ade­cua­da­men­te son mí­ni­mas y el uso del sis­te­ma de al­can­ta­ri­lla­do plu­vial es to­tal­men­te inapro­pia­do por la fal­ta de con­trol ins­ti­tu­cio­nal y municipal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.