Vi­vien­da ver­ti­cal no ter­mi­na de des­pe­gar

Aun­que la cons­truc­ción en al­tu­ra es un te­ma que tie­ne más de 10 años ges­tán­do­se en Hon­du­ras, ex­per­tos con­si­de­ran que aún es­tá en su eta­pa ini­cial.

Construir Nicaragua - - INFORME - Por: Kar­la Fer­nán­dez l kar­la.fer­nan­dez@gru­po­cer­ca.com

Wi­lliam Hall Ge­ren­te ge­ne­ral de la cons­truc­to­ra Wi­lliam y Mo­li­na y de Du­ra­cre­to “La com­pe­ten­cia que a en e to edi­fi­cio es­tá re­sul­tan­do atrac­ti­va pa­ra los com­pra­do­res, ya que es­tá obli­gan­do a los desa­rro­lla­do­res a ofre­cer ma­yo­res enefi­cio e los de pro­yec­tos uni­fa­mi­lia­res”

Te­gu­ci­gal­pa fue la pri­me­ra ciu­dad de Hon­du­ras en sen­tir la ur­gen­cia de cam iar su pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na y apos­tar por las al­tu­ras. Ha­ce unos 10 años, y mo­ti­va­dos por la to­po­gra­fía y la fal­ta de tie­rra en la ca­pi­tal, se dio una pro­li era­ción de edi­fi­cios cor­po­ra­ti­vos y de apar­ta­men­tos, de or­ma que se mo­di­fi­có al mis­mo tiem­po el es­ti­lo de vi­da de fa­mi­lias y tra­ba­ja­do­res.

in­co a os m s tar­de le to­có el turno a San Pe­dro Su­la, la ciu­dad in­dus­trial por ex­ce­len- cia del país cen­troa­me­ri­cano y don­de las pro­pues­tas se han cen­tra­do en su­plir la de­man­da cor­po­ra­ti­va. Aún así, el seg­men­to co­mer­cial y re­si­den­cial no se ha que­da­do atrás, y en con­jun­to los tres per­mi­tie­ron que en 2016 se re­gis­tra­ran un 35% m s per­mi­sos de cons­truc­ción que en 2015. Es­te año las expectativas se man­tie­nen al­tas, y es que so­lo en San Pe­dro Su­la se con­ta­bi­li­za el ini­cio de 10 pro­yec­tos verticales, mien­tras en Te­gu­ci­gal­pa se le­van­tan apro­xi­ma­da­men­te ocho con­do­mi­nios en al­tu­ra se n de­ta­lló Ger­son Hen­rí­quez en­car­ga­do de Mer­ca­deo de To­rres Pa­no­ra­ma en San Pe­dro Su­la.

De acuer­do a Wi­lliam Hall, ge­ren­te ge­ne­ral de la cons­truc­to­ra Wi­lliam y Mo­li­na y de Du­ra­cre­to, el apo­geo de la cons­truc­ción er­ti­cal en el pa s obe­de­ce a fac­to­res co­mo el cre­ci­mien­to ho­ri­zon­tal que han te­ni­do las ciu­da­des en los úl­ti­mos 14 años y la ne­ce­si­dad de vi­vir cer­ca de las áreas vi­vas

en en­tre­te­ni­mien­to, ser­vi­cios y fuen­tes de em­pleo.

Su­ma­do a lo an­te­rior, exis­te un alto cos­to de la tie­rra en las zo­nas cén­tri­cas de las ciu­da­des, un gra­do de in­se­gu­ri­dad la ne­ce­si­dad de sim­pli­fi­car el mo­do de vi­da y el aho­rro de tiem­po, di­jo el Arq. Ge­rar­do Ló­pez, pre­si­den­te de Gru­po L.

La cons­truc­ción en al­tu­ra se es­tá vol­vien­do ca­da día más im­por­tan­te en Hon­du­ras por que le rin­da a la ente enefi­cios que no pu­die­ran ob­te­ner en una ca­sa co­mún, des­ta­có el Ing. Or­lan­do Avi­lés Co­rra­les, ge­ren­te ad­mi­nis­tra­ti­vo de Gru­po Mo­lior.

Ade­más agre­gó que “la ma or a de los edi­fi­cios o re­cen una ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da ade­más de ame­ni­da­des co­mo áreas so­cia­les gran­des, pis­ci­na y has­ta sa­las de cine. Co­mo­di­da­des enefi­cios que di­fí­cil­men­te pu­die­ran te­ner en una ca­sa tra­di­cio­nal. Otro mo­ti­vo im­por­tan­te es la se­gu­ri­dad, te­ma de preo­cu­pa­ción pa­ra to­do mun­do. i ir en edi­fi­cios usual­men­te pro­por­cio­na un ni­vel adi­cio­nal de se­gu­ri­dad y por en­de más tran­qui­li­dad. Es­tos son so­lo unos cuan­tos mo­ti­vos por la cual la cons­truc­ción en al­tu­ra va se­guir sien­do la ten­den­cia en Hon­du­ras”.

Avi­lés apun­tó que el au­ge en cons­truc­ción ver­ti­cal en Hon­du­ras se es­tá dan­do en es­te mo­men­to. “El ser hu­mano es de cos­tum­bres y lo tra­di­cio­nal era que te­nía que vi­vir en una ca­sa. Hoy en día to­dos aque­llos que in­cur­sio­na­ron en vi­vir en al­tu­ras, ha­ce 10 años, han po­di­do com­par­tir sus ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas, in­fluen­cian­do a los de­más y cau­san­do un cam­bio cul­tu­ral. Es­te au­ge que se es­tá dan­do, tam­bién se de­be a que la gen­te ha apren­di­do a con­vi­vir, te­ner me­jo­res usos de las áreas y re­co­no­cer el va­lor que traen es­tas ame­ni­da­des”, aco­tó.

Las ba­rre­ras de la al­tu­ra

A pe­sar de la apro­pia­ción de cons­truc­cio­nes verticales den­tro de sus dos prin­ci­pa­les ciu­da­des, Hon­du­ras to­da­vía es tí­mi­da a la ho­ra de con­quis­tar los ai­res. Por eso, la ma­yo­ría de obras en el país son de ba­ja y me­dia­na es­ca­la, mien­tras so­lo unos cuan­tos edi­fi­cios de ma or al­tu­ra so­bre­pa­san los 25 ni­ve­les.

A cri­te­rio del Ing. Or­lan­do Avi­lés de Gru­po Mo­lior, su­pe­rar los 25 ni­ve­les en cual­quier cons­truc­ción re­quie­re de cos­tos adi­cio­na­les ya sea en hie­rro, con­cre­to, ven­ta­ne­ría y más ele­men­tos que ge­ne­ral­men­te son vo­lá­ti­les en el mer­ca­do. “Por en­de mu­chos desa­rro­lla­do­res des­car­tan la op­ción de ha­cer edi­fi­cios tan al­tos di o.

En­tre los más re­cien­tes pro­yec­tos que e em­pli­fi­can lo an­te­rior es­tán el Cen­tro Cí­vi­co Gu­ber­na­men­tal, to­da­vía en cons­truc­ción, que con­sis­te en dos to­rres de 24 ni­ve­les ca­da una; y la nue­va se­de del Ban­co Cen­tral de Hon­du­ras, inau­gu­ra­do en oc­tu­bre del 2016, con 10 pi­sos.

l pri­mer e em­plo e em­pli­fi­ca lo men­cio­na­do an­te­rior­men­te por Ló­pez, al ser un es­pa­cio de 200.000 m2 de cons­truc­ción que in­cor­po­ra­rá en un so­lo pun­to las ofi­ci­nas de ins­ti­tu­cio­nes del Go­bierno, ha­cien­do m s efi­cien­te la es­tión de trá­mi­tes pa­ra los usua­rios.

Por otra par­te, el te­ma de las nor­ma­ti­vas es otro as­pec­to que li­mi­ta el mar­gen de ac­ción de es­tas obras y que por lo tan­to de­be ser una de las prio­ri­da­des del país, de­ter­mi­nó el Arq. Ló­pez de Gru­po L.

El es­pe­cia­lis­ta am­plió que en­tre las nor­ma­ti­vas pa­ra la cons­truc­ción ver­ti­cal de­ben ser con­si­de­ra­das la se­gu­ri­dad hu­ma­na y ac­ce­si­bi­li­dad de per­so­nas con ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les (con­trol de in­cen­dios, ru­tas de eva­cua­ción, etc.); el con­trol de la den­si­dad pa­ra cui­dar el im­pac­to ur­bano, ase­gu­ran­do el su­mi­nis­tro de to­dos los ser­vi­cios y el or­den del tr fi­co ial las me­di­das de con­trol de im­pac­to am­bien­tal y es­ti­mu­lar pro­yec­tos am­bien­tal­men­te ami­ga­bles.

Ac­cio­nes fu­tu­ras

Wi­lliam Hall, de la cons­truc­to­ra illiam oli­na re­fi­rió que “a ni­vel de San Pe­dro Su­la, es im­por­tan­te ha­cer men­ción que se es­tá ha­cien­do un Plan de Desa­rro­llo Ur­bano que va a po­ten­ciar la ciu­dad pa­ra los pró­xi­mos a os lo que si ni­fi­ca que se es­tán in­clu­yen­do las nor­ma­ti­vas pa­ra las cons­truc­cio­nes verticales en la ciu­dad, lo que es­toy se­gu­ro da­rá un ma­yor im­pul­so a la cons­truc­ción de es­tos edi­fi­cios tan­to de apar­ta­men­tos co­mo cor­po­ra­ti­vos, en di­fe­ren­tes áreas de la ciu­dad”.

Ade­más es­te ti­po de cons­truc­cio­nes me­jo­ra el con­trol de se­gu­ri­dad y evi­ta el cre­ci­mien­to des­me­di­do de la ciu­dad. En ese sen­ti­do, la ex­pec­ta­ti­va hon­du­re­ña es que es­tos pro­yec­tos de cons­truc­ción ver­ti­cal se si­gan de­sa­rro­llan­do ca­da vez más.

ero es­to de­pen­de al fi­nal de cuen­tas del desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país en ge­ne­ral. Si es­to se lo­gra dar, con­si­de­ro que la cons­truc­ción de edi­fi­ca- cio­nes verticales se da­rá en la mis­ma ve­lo­ci­dad del re­pun­te eco­nó­mi­co, de lo con­tra­rio creo que se­gui­rá cre­cien­do a igual o me­nor rit­mo que ve­mos hoy en día”, ad­vir­tió Ge­rar­do Ló­pez.

Es por eso que en ma­te­ria de edi­fi­ca­cio­nes er­ti­ca­les se alla­na su ca­mino pa­ra que los di­fe­ren­tes cons­truc­to­res y desa­rro­lla­do­res en­tren al te­rreno de la com­pe­ten­cia brin­da­do sus me­jo­res ser­vi­cios e im­ple­men­tan­do las úl­ti­mas ten­den­cias en es­te te­ma.

“La com­pe­ten­cia que hay en es­tos edi­fi­cios est re­sul­tan­do atrac­ti­va pa­ra los com­pra­do­res, ya que esa mis­ma com­pe­ten­cia es­tá obli­gan­do a los desa­rro­lla­do­res a ofre­cer ma ores me ores enefi­cios que los que ofre­cían en pro­yec­tos uni­fa­mi­lia­res”, apun­tó Hall.

La ten­den­cia de las cons­truc­cio­nes verticales se vie­ne no­tan­do en los úl­ti­mos años en es­te país cen­troa­me­ri­cano y mues­tra un pa­no­ra­ma ha­la­ga­dor pa­ra los in­ver­sio­nis­tas a fu­tu­ro.

Se­gún el Ing. Avi­lés del Gru­po Mo­lior, la cons­truc­ción en al­tu­ra per­mi­te crear una cons­truc­ción en es­ca­la.

“Ya sea que hoy ten­ga un au­ge la par­te re­si­den­cial, el día de ma­ña­na pue­de lle­gar a ser co­mer­cial o de ofi­ci­nas. La ne­ce­si­dad ha­bi­ta­cio­nal en Hon­du­ras si­gue cre­cien­do y no se ha vis­to nin­gu­na des­ace­le­ra­ción”, ex­pre­só.

En el pre­sen­te año, se es­tán de­sa­rro­llan­do una se­rie de pro­yec­tos en ma­ta­ría de cons­truc­ción ver­ti­cal en Te­gu­ci­gal­pa, en­tre ellos fi ura el i ion eve­lop­ment, VI­TRI y pro­yec­tos re­si­den­cia­les co­mo: Ta­ra­gon, As­tria, Onyx, Pla­ti­num y Aria.

A jui­cio de Avi­lés, el com­ple­jo Vi­zion De­ve­lop­ment, VI­TRI, que se ini­cia a cons­truir en Te­gu­ci­gal­pa, se­rá la to­rre más al­ta de la ca­pi­tal.

Ge­rar­do Ló­pez Pre­si­den­te de Gru­po L “La cons­truc­ción ver­ti­cal to­ma au­ge a me­di­da que la po­bla­ción en ge­ne­ral lo va acep­tan­do co­mo una bue­na op­ción de uso y vi­vien­da”,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.