LE­YES DE AGUA: UNA FAL­TAN­TE CLAVE EN LA RE­GIÓN

Mien­tras Cos­ta Ri­ca cuen­ta con una ley pa­ra el ma­ne­jo del re­cur­so hí­dri­co de 1942 que no ha si­do ac­tua­li­za­da, Ni­ca­ra­gua po­see la re­gu­la­ción más pro­gre­sis­ta de Cen­troa­mé­ri­ca.

Construir Nicaragua - - SUMARIO - Por: Ca­ro­li­na Be­na­vi­des | ca­ro­li­na.be­na­vi­des@gru­po­cer­ca.com Co­la­bo­ró: José An­to­nio Al­va­ra­do, Ro­mil­ka Pé­rez, Ka­ri­na Ce­di­llos, Eli­za­beth Can­tú y Byan­ka Nar­váez

Mien­tras Cos­ta Ri­ca cuen­ta con una ley pa­ra el ma­ne­jo del re­cur­so hí­dri­co de 1942 que no ha si­do ac­tua­li­za­da, Ni­ca­ra­gua po­see la re­gu­la­ción más pro­gre­sis­ta de la re­gión.

La re­gión es un te­rri­to­rio en don­de el re­cur­so hí­dri­co es abun­dan­te pe­ro los pro­ble­mas en el ma­ne­jo de este son gra­ves. Las pro­ble­má­ti­cas más no­to­rias son las del agua po­ta­ble, el sa­nea­mien­to, el agua no fac­tu­ra­da y la ca­ren­cia de una re­gu­la­ción que cum­pla con las ne­ce­si­da­des país.

De acuer­do con el Quin­to In­for­me de Es­ta­do de la Re­gión de 2016, pe­se a que el ist­mo po­see una gran ven­ta­ja en cuan­to a ma­te­ria hí­dri­ca, tie­ne mu­chos desafíos pa­ra ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a la po­ta­bi­li­dad de este lí­qui­do y an­te to­do, pro­te­ger­lo de la con­ta­mi­na­ción, así co­mo ga­ran­ti­zar su dis­po­ni­bi­li­dad fu­tu­ra.

Asi­mis­mo, in­di­ca que en Cen­troa­mé­ri­ca no se ha lo­gra­do ga­ran­ti­zar el abas­te­ci­mien­to de agua de ca­li­dad pa­ra to­da su po­bla­ción, de­bi­do a pro­ble­mas de ges­tión y de con­ta­mi­na­ción por fal­ta de ser­vi­cios de sa­nea­mien­to y tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les.

Las cre­cien­tes pre­sio­nes, las dispu­tas en­tre gru­pos y te­rri­to­rios por el ac­ce­so del agua, el cam­bio cli­má­ti­co, así co­mo la fal­ta de in­for­ma­ción so­bre los re­cur­sos hí­dri­cos, agra­van la si­tua­ción an­te­rior­men­te men­cio­na­da y li­mi­ta el co­no­ci­mien­to so­bre su es­ta­do real y la to­ma de de­ci­sio­nes.

¿Cuál es el es­ta­do de las le­yes en la re­gión?

En el ca­so de Cos­ta Ri­ca, la Ley de Aguas con la que cuen­tan da­ta de 1942 y pe­se a que han exis­ti­do va­rias pro­pues­tas de actualización de la mis­ma, es­to no se ha po­di­do rea­li­zar. Lo que oca­sio­na que la na­ción cos­ta­rri­cen­se sea el se­gun­do país con la re­gu­la­ción más an­ti­gua de La­ti­noa­mé­ri­ca, solo su­pe­ra­do por Bo­li­via.

De acuer­do con Ro­dol­fo Li­zano Ro­jas, di­rec­tor ju­rí­di­co del Ins­ti­tu­to Cos­ta­rri­cen­se de Acue­duc­tos y Al­can­ta­ri­lla­dos (AyA), en la úl­ti­ma dé­ca­da han exis­ti­do tres pro­yec­tos en la co­rrien­te le­gis­la­ti­va. El úl­ti­mo que se presentó es el ex­pe­dien­te 20212 y se es­pe­ra que sea apro ado an­tes de que fi- na­li­ce la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción So­lís Ri­ve­ra (en 2018)..

Sin em­bar­go, se­gún ex­pli­có José Miguel Ze­le­dón, di­rec­tor de aguas del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Ener­gía de Cos­ta Ri­ca (Mi­nae), es­ta pro­pues­ta fue pre­sen­ta­da a o la fir­ma de dipu­tados lo que ha­ría pen­sar que exis­te mu­cha vo­lun­tad de que se pro­mul­gue.

Pe­ro co­men­tó que en su ca­so tie­ne 30 años de ver pro­pues­tas y par­ti­ci­par en muc as de ellas que al fi­nal en su con­te­ni­do re­co­ge un pro­ce­so con­ti­nuo de dis­cu­sión y tex­tos que le an­te­ce­den 16 años.

El mar­co le­gal pa­ra le­gis­lar el uso de los re­cur­sos hí­dri­cos es otro de los re­tos pen­dien­tes en Gua­te­ma­la. En los úl­ti­mos 30 años, 15 iniciativas de ley han lle­ga­do al Con­gre­so.

Ade­más, ase­gu­ró que ha si­do un pro­ce­so des­gas­tan­te y con mu­chos al­ti­ba­jos.

“Lle­gó el pro­ce­so del tex­to el 17742, an­te­rior al 20212, a ser dic­ta­mi­na­do en pri­mer de­ba­te el 31 de mar­zo de 2014 y a la fe­cha no pa­só, mo­ti­va­do por un te­ma de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, a mi cri­te­rio sub­sa­na­ble. Hay mu­chos in­tere­ses a fa­vor y con­tra de la nue­va ley “, in­di­có Ze­le­dón.

Los prin­ci­pa­les fac­to­res que han in­flui­do en el re­tra­so de la actualización del ac­tual pro­yec­to, es que los dis­tin­tos sec- to­res y en­ti­da­des in­vo­lu­cra­das en la to­ma de de­ci­sio­nes han ge­ne­ra­do una dis­cu­sión so­bre lo que es­ta­ble­ce el ex­pe­dien­te le­gis­la­ti­vo 20212 so­bre las áreas de pro­tec­ción.

“En la úl­ti­ma eta­pa prin­ci­pal­men­te hu­bo al­gu­nas ob­ser­va­cio­nes del sec­tor agrí­co­la con res­pec­to a las áreas de pro­tec­ción que son muy am­plias, ellos han pro­pues­to que es­tas sean me­no­res y ahí es don­de entramos en con­flic­to con la Sala Cons­ti­tu­cio­nal que con­si­de­ra que no se pue­den dis­mi­nuir”, ex­pli­có Li­zano.

Otro de los fac­to­res que in­flu­ye en este de­ba­te, es que la for­ma en la que se es­tá plan­tean­do la or­ga­ni­za­ción de Cos­ta Ri­ca en cuan­to al ma­ne­jo del re­cur­so hí­dri­co no con­ven­ce a to­dos los in­vo­lu­cra­dos, ya que se ha ge­ne­ra­do una re­sis­ten­cia en­tre un sis­te­ma que sea ver­ti­cal don­de to­das las di­rec­tri­ces ven­gan de un mis­mo poder cen­tral, a un sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción por cuen­cas don­de es más par­ti­ci­pa­ti­vo.

An­te la ac­tual la re­gu­la­ción, la Ley de Aguas 272 de 1942, Quí­ri­co Ji­mé­nez, en­car­ga­do de la ta­ri­fa hí­dri­ca de la Em­pre­sa de Ser­vi­cios Pú­bli­cos de He­re­dia (ESPH S.A.) in­di­có que es­ta es una nor­ma an­ti­gua que vino a re­gu­lar en aque­llos años la im­por­tan­cia del re­cur­so hí­dri­co, por­que no se te­nía nin­gu­na y que igual que mu­chas otras le­yes, no se hi­zo cum­plir.

Por otro la­do se en­cuen­tra la reali­dad de El Sal­va­dor, que no cuen­ta con una le es­pe­cí­fi­ca que re­gu­le el re­cur­so hí­dri­co sino que po­see otras más ge­ne­ra­les que de al­gu­na for­ma in­clu­yen este te­ma, co­mo lo es la Ley de Pro­tec­ción del Me­dioam­bien­te.

Se­gún ex­pli­có el Ing. Gui­ller­mo Uma­ña, ex­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Sal­va­do­re­ña de In­ge­nie­ros y Ar­qui­tec­tos (Asia), es­ta re­gu­la­ción pe­se a que abar­ca pun­tos que pro­te­gen el agua, se que­da cor­to al no con­tar con una ley ge­ne­ral de re­cur­so hí­dri­co, que ha si­do to­da una lu­cha por más de 20 años.

“Lo que ha­ce la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Acue­duc­tos y Al­can­ta­ri­lla­dos (An­da) es con­tro­lar un po­co la in­dus­tria en el país, pe­ro es­tá a mer­ced de lo que ellos (las em­pre­sas) quie­ran de­cla­rar, pe­ro na­die les vi­gi­la lo que ex­traen. Una de las gran­des li­mi­tan­tes es no sa­ber cuán­to te­ne­mos”, in­di­có Uma­ña.

El mar­co le­gal pa­ra le­gis­lar el uso de los re­cur­sos hí­dri­cos es otro de los re­tos pen­dien­tes en Gua­te­ma­la. En los úl­ti­mos 30 años, 15 iniciativas de ley han lle­ga­do al Con­gre­so pa­ra in­ten­tar po­ner or­den en el uso de los re­cur­sos hí­dri­cos del país pe­ro nin­gu­na ha pros­pe­ra­do.

El año an­te­rior, tres co­mi­sio­nes le­gis­la­ti­vas tra­ba­ja­ron en la for­mu­la­ción de una ini­cia­ti­va que re­co­pi­la­ba par­te de lo que ya se ha­bía in­clui­do en las pro­pues­tas an­te­rio­res. Se tra­ta de las co­mi­sio­nes de In­te­gra­ción Re­gio­nal, Am­bien­te y Re­cur­sos Hí­dri­cos.

El mi­nis­tro de Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les, Syd­ney amuels ca­li­fic co­mo ur en­te la crea­ción de una Ley de Aguas pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de los re­cur­sos na­tu­ra­les.

El fun­cio­na­rio aña­dió que la re­cu­pe­ra­ción de las aguas es un pro­ce­so que in­clu­ye la educación a los po­bla­do­res y los al­cal­des, quie­nes tie­nen el poder lo­cal, ya que pue­den co­la­bo­rar pa­ra que sean tra­ta­das ade­cua­da­men­te. De acuer­do con MARN, al me­nos el 40% de los re­cur­sos hí­dri­cos de Gua­te­ma­la pre­sen­tan al­gún gra­do de con­ta­mi­na­ción.

A pe­sar de los es­fuer­zos en­ca­be­za­dos por las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des del país, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na aún no cuen­ta con una ley de re­gu­la­ción de Re­cur­sos Hí­dri­cos que es­ta­blez­ca y ga­ran­ti­ce el uso sos­te­ni­ble del agua po­ta­ble en la na­ción.

Des­de ha­ce va­rios años, re­po­sa en el Con­gre­so Na­cio­nal el so­me­ti­mien­to que exi­ge la apro­ba­ción del an­te­pro­yec­to de la Ley de Agua en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, de­bi­do a que con la con­for­ma­ción de un mar­co le­gal se ga­ran­ti­za­ría que los in­gre­sos lle­ga­rán a las ins­ti­tu­cio­nes pres­ta­do­ras de ser­vi­cios y los ciu­da­da­nos ob­ten­drían me­jo­res aten­cio­nes.

El Mi­nis­te­rio de Me­dioam­bien­te in­sis­te que a di­fe­ren­cia de otros paí­ses de América La­ti­na, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na se ha que­da­do re­za­ga­da en la crea­ción de una re­gu­la­ción que es­ta­blez­ca una au­to­ri­dad es­pe­cia­li­za­da con man­da­to pa­ra ve­lar por el agua y las infraestructuras, las cuen­cas idro r fi­cas el pa­pel de las co­mu­ni­da­des, por lo que de­man­da una apro­ba­ción ur­gen­te de este pro­yec­to.

Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na se ha que­da­do re­za­ga­do en la crea­ción de una re­gu­la­ción que es­ta­blez­ca una au­to­ri­dad es­pe­cia­li­za­da con man­da­to pa­ra ve­lar por el agua y las infraestructuras.

El di­rec­tor de la Cor­po­ra­ción del Acue­duc­to y Al­can­ta­ri­lla­do de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (Co­raa­mo­ca),, Ra­fael Mar­tí­nez, re­ve­ló que el área de sa­nea­mien­to del sec­tor agua en el país es muy crí­ti­ca, por lo que la for­ma de me­jo­rar­la es a tra­vés de un mar­co le­gal.

“Es­ta­mos in­mer­sos en la bús­que­da de ex­pe­rien­cia del Ca­ri­be y La­ti­noa­mé­ri­ca, con el pro­pó­si­to de ver co­mo aquí sa­ca­mos la ley del sec­tor APS (Agua Po­ta­ble y Sa­nea­mien­to) con ele­men­tos pro­fun­dos e im­por­tan­tes pa­ra lo­grar que el sec­tor sea re­for­ma­do”, sos­tu­vo.

En el ca­so de Hon­du­ras, pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción del re­cur­so hí­dri­co se apro­bó en 2009 la Ley Ge­ne­ral de Agua y pos­te­rior­men­te su re­gla­men­to. Su for­mu­la­ción y apro­ba­ción du­ró más de 16 años.

De acuer­do con in­for­ma­ción su­mi­nis­tra­da por la Aso­cia­ción Hon­du­re­ña de Jun­tas Ad­mi­nis­tra­do­ras de Sis­te­mas de Aguas (Ah­ja­sa), en el año 2003 se ha­bía apro­ba­do la ley Mar­co del Sec­tor Agua Po­ta­ble y Sa­nea­mien­to y pos­te­rior­men­te el Servicio Au­tó­no­mo Na­cio­nal de Acue­duc­tos y Al­can­ta­ri­lla­dos, (Sanaa) creó su re­gla­men­ta­ción.

Sin em­bar­go, en la Ah­ja­sa ase­gu­ran que no ha fun­cio­na­do a ca­ba­li­dad por­que mu­chas ve­ces los go­bier­nos se sien­ten pre­sio­na­dos por la mis­ma so­cie­dad y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les a apro­bar una ley, pe­ro al fi­nal no lo ran im­ple­men­tar­la en su to­ta­li­dad.

Mien­tras en Pa­na­má, los usos del agua se es­ta­ble­cie­ron for­mal­men­te a tra­vés del De­cre­to de Ley 35 del 22 de sep­tiem­bre de 1966, el cual de­fi­ni en­tre sus o eti os que la ex­plo­ta­ción de las aguas es de in­te­rés so­cial y de­be ga­ran­ti­zar “el má­xi­mo bie­nes­tar pú­bli­co en la uti­li­za­ción, con­ser­va­ción y ad­mi­nis­tra­ción de las mis­mas”.

Ac­tual­men­te, se­gún Mi­ros­la­va Mo­rán, Se­cre­ta­ria Téc­ni­ca del Con­se­jo Na­cio­nal del Agua, (Co­na­gua), en Asam­blea en los úl­ti­mos pe­río­dos se han tra­ba­ja­do una se­rie de iniciativas pa­ra ac­tua­li­zar la Ley 35 de 1966 Pro­pues­ta de Ley 42 por Dipu­tado Elías Castillo.

Por su par­te, Ni­ca­ra­gua apro­bó en 2007 la Ley No. 620 que sur­gió des­de el año 2002 co­mo una ini­cia­ti­va ciu­da­da­na y fue pre­sen­ta­da en 2003 a la Asam­blea Na­cio­nal por par­te del mo­vi­mien­to Red Na­cio­nal de la De­fen­sa de los Con­su­mi­do­res.

De acuer­do con Ruth Sel­ma He­rre­ra, in­ves­ti­ga­do­ra del agua y ex­pre­si­den­ta de la Em­pre­sa Ni­ca­ra­güen­se de Acue­duc­tos y Al­can­ta­ri­lla­dos (Ena­cal), ex­pli­có que es­to se lo­gró des­pués de mu­chas idas y ve­ni­das con mu­chos cam­bios en al­gu­nos en­fo­ques se apro­bó la ley.

“Los pri­me­ros 50 ar­tícu­los se apro­ba­ron en la ad­mi­nis­tra­ción de En­ri­que Bo­la­ños, en la úl­ti­ma legislación del 2006 y la se­gun­da par­te en la le­gis­la­tu­ra del 2007, con una can­ti­dad im­pre­sio­nan­te de va­cíos”, men­cio­nó Ruth Sel­ma He­rre­ra.

Sin em­bar­go, in­di­có que la ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta Ley 620 es por un la­do muy pro­gre­sis­ta en el sen­ti­do que re­co­no­ce que los re­cur­sos hí­dri­cos de­ben ser pro­te­gi­dos y de ma­ne­ra par­ti­cu­lar aque­llos que de­ben de ser usa­dos, pa­ra el con­su­mo hu­mano.

El im­pac­to de una nor­ma­ti­va ac­tua­li­za­da

De acuer­do con Fran­cis­co An­gu­lo, in­ves­ti­ga­dor de re­cur­so hí­dri­co del Pro­gra­ma Es­ta­do de la Na­ción y con­sul­tor de GWP Cen­troa­mé­ri­ca, en este mo­men­to, te­ner una ley un tan­to desac­tua­li­za­da en Cos­ta Ri­ca im­pi­de una ade­cua­da ges­tión en el te­ma de ta­ri­fas, im­pues­tos y san­cio­nes.

A es­to se le su­ma un al­to ries­go emi­nen­te y si­len­cio­so de ir per­dien­do el agua an­te la fal­ta de ac­ción efec­ti­va, pues se­gún Ze­le­dón la ley tie­ne 75 años de exis­tir, ya no da más, no es­tá acor­de con las exi­gen­cias del de­sa­rro­llo de hoy.

An­te es­ta mis­ma si­tua­ción, Cinth­ya Her­nán­dez, miem­bro de Alian­za Na­cio­nal pa­ra la De­fen­sa del Agua (AN­DA) y Ges­to­ra Am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (UCR), in­di­có que la ley de 1942 es­ta­ble­ce mul­tas por con­ta­mi­na­ción de has­ta 20 co­lo­nes (equi­va­len­te a US$0,05) lo cual con la reali­dad país es ab­sur­do.

“Son mul­tas ri­dí­cu­las, pues sa­be­mos que la si­tua­ción de mu­chas de las cuen­cas de Cos­ta Ri­ca es bas­tan­te caó­ti­ca, te­ne­mos la cuen­ca más con­ta­mi­na­da de to­da Cen­troa­mé­ri­ca y sin em­bar­go son com­ple­jos los me­ca­nis­mos pa­ra poder pe­na­li­zar y res­trin­gir al­gu­nos de los usos que se le es­tá dan­do al re­cur­so y el ver­ti­do que se le es­tá dan­do a las cuen­cas del país”, di­jo Her­nán­dez.

Si en Cos­ta Ri­ca se lo­gra­ra ac­tua­li­zar es­ta ley, es­to im­pac­ta­ría po­si­ti­va­men­te di­jo Ze­le­dón per­mi­tién­do­le al país ac­tua­li­zar­se, en­fren­tar el re­to opor­tu­ni­dad que al fi­nal es de­sa­rro­llo con sos­te­ni­bi­li­dad.

“Hoy por hoy la veo más in­dis­pen­sa­ble, pues es la pri­me­ra ley que in­clu­ye nor­ma­ti­va le­gal, val­ga la re­dun­dan­cia, en el te­ma de cam­bio cli­má­ti­co, sien­do el agua el re­cur­so na­tu­ral más afec­ta­do por este fe­nó­meno. Sin este ele­men­to la ges­tión del agua es com­pli­ca­da”, ase­gu­ró Ze­le­dón.

Pa­ra El Sal­va­dor el con­tar con una re­gu­la­ción de este ti­po im­pac­ta­ría po­si­ti­va­men­te ya que con­ta­ría con un en­te rec­tor que le da po­tes­tad pa­ra ad­mi­nis­trar el curso hí­dri­co, pri­me­ro que lo cuan­ti­fi­que lue­go que lo ad­mi­nis­tre y que pue­da te­ner una po­lí­ti­ca cla­ra de la con­ser­va­ción del mis­mo, o sea que ur­ge que ten­ga­mos una ley, una actualización.

En el ca­so de Gua­te­ma­la, el con­tar con una ley de este ti­po le per­mi­ti­ría al país te­ner un buen ma­ne­jo del pre­cia­do lí­qui­do en cuan­to a te­mas de con­ta­mi­na­ción, dis­tri­bu­ción y po­ta­bi­li­dad.

De acuer­do con la Ah­ja­sa, en Hon­du­ras la actualización de la re­gu­la­ción pa­ra el ma­ne­jo del re­cur­so hí­dri­co en el país ge­ne­ró po­co im­pac­to, de­bi­do a que los en­car­ga­dos de ha­cer efec­ti­va la im­ple­men­ta­ción han te­ni­do la vo­lun­tad de im­ple­men­tar la ley y poder de esa ma­ne­ra ob­ser­var el im­pac­to deseado.

Con la ac­tual pro­pues­ta de Ley 42 en Pa­na­má se bus­ca la sos­te­ni­bi­li­dad del re­cur­so. El Ar­tícu­lo 1 de la mis­ma, es­ta­ble­ce que ob­je­ti­vo es re­gu­lar la ges­tión de las aguas del Es­ta­do, ga­ran­ti­zan­do su sos­te­ni­bi­li­dad en dis­po­ni­bi­li­dad, ca­li­dad y can­ti­dad, a tra­vés de la ges­tión in­te­gra­da de los re­cur­sos hí­dri­cos.

Se­gún ex­pli­có Ruth Sel­ma He­rre­ra, in­ves­ti­ga­do­ra del agua y ex pre­si­den­ta de Ena­cal, en Ni­ca­ra­gua no hay con­di­cio­nes pa­ra re­for­mar la ley de agua por­que el con­trol lo tie­nen el apa­ra­to le­gis­la­ti­vo y ellos es­tán in­tere­sa­dos en que no se re­gu­le por­que hay una alian­za en­tre el sec­tor em­pre­sa­rial y del go­bierno, pa­ra que ca­da quien ha­ga las co­sas co­mo quie­ra.

“Es­to nos lle­va­rá a que­dar­nos sin agua a pe­sar de te­ner la re­gu­la­ción más pro­gre­sis­ta de Cen­troa­mé­ri­ca. En Ni­ca­ra­gua se es­tá ges­tio­nan­do de for­ma irres­pon­sa­ble el ma­ne­jo del lí­qui­do pre­cia­do y di­go de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble por­que in­clu­so las em­pre­sas, y par­ti­cu­lar­men­te Ena­cal, no re­ci­ben su­fi­cien­tes re­cur­sos, no tie­nen una ges­tión que les per­mi­ta sus­ti­tuir gran par­te de las re­des de dis­tri­bu­ción que es­tán per­dien­do la mi­tad del agua que se ex­trae del sub­sue­lo”, ase­gu­ró He­rre­ra.

Con una Ley de Aguas de 1942, Cos­ta Ri­ca es el se­gun­do país con la re­gu­la­ción más an­ti­gua de La­ti­noa­mé­ri­ca, solo su­pe­ra­do por Bo­li­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.