FID: ele­van­do los lí­mi­tes de la crea­ti­vi­dad

Por sép­ti­ma oca­sión la ca­pi­tal de Cos­ta Ri­ca se con­vir­tió en el pun­to de con­ver­gen­cia del di­se­ño de van­guar­dia. El Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Di­se­ño (FID) to­mó en cuen­ta nue­va­men­te la em­ble­má­ti­ca An­ti­gua Adua­na, pre­sen­tan­do una ali­nea­ción im­pe­ca­ble de conf

Domus en Español Nicaragua - - SUMARIO - Sil­via Gar­cía-so­lís Fo­tos cor­te­sía del FID

Zo­sen y Mi­na Ha­ma­da fue­ron los en­car­ga­dos de inau­gu­rar el FID. Con una es­té­ti­ca car­ga­da de co­lo­res vi­bran­tes, es­te dúo de ar­gen­tino y ja­po­ne­sa de­mos­tró la im­por­tan­cia de la re­la­ción del ar­te ca­lle­je­ro con la in­ter­ven­ción de la ciu­dad.

Ar­ma­dos con la­tas de pin­tu­ra, bro­chas y an­da­mios, Zo­sen y Mi­na han re­co­rri­do el mun­do dan­do un res­pi­ro de co­lor a la polución vi­sual. La tras­cen­den­cia de su obra no ra­di­ca en el ta­ma­ño sino en el pro­ce­so que in­vo­lu­cra tan­to a los ar­tis­tas co­mo a los ha­bi­tan­tes del es­pa­cio in­ter­ve­ni­do.

Pa­ra ellos, la co­mu­ni­ca­ción con los re­si­den­tes de los si­tios en que rea­li­zan sus mu­ra­les es bá­si­ca. Des­de en­ta­blar una re­la­ción ca­si fi­lial con la due­ña de una ca­si­ta en Ar­gen­ti­na has­ta for­ta­le­cer la iden­ti­dad de un ba­rrio per­mi­tien­do que sus oní­ri­cos di­se­ños se ar­ti­cu­len per­fec­ta­men­te al es­pa­cio en que ha­bi­tan.

La du­pla ce­rró su par­ti­ci­pa­ción con un enun­cia­do que per­fec­ta­men­te pue­de apli­car­se a cual­quier tra­ba­jo de di­se­ño “ca­da mu­ral tie­ne su re­to, ca­da mu­ral tie­ne su his­to­ria y ca­da mu­ral trae su en­se­ñan­za” y pro­me­tie­ron re­gre­sar a en­ga­la­nar las pa­re­des de San Jo­sé. Sin em­bar­go, de­ja­ron hue­lla en las pa­re­des de la Sa­la Gar­bo en la ca­pi­tal.

La con­ver­gen­cia en­tre crea­ti­vi­dad y em­pren­de­du­ris­mo vino de la mano del in­glés Pe­ter Pres­ley quien re­la­tó su his­to­ria den­tro de im­por­tan­tes com­pa­ñías co­mo Disney y de qué for­ma un de­seo de bús­que­da per­so­nal lo lle­vó a deam­bu­lar por La­ti­noa­mé­ri­ca en­con­tran­do un po­ten­cial de crea­ti­vi­dad inigua­la­ble.

Con la in­ten­sión de in­te­grar el po­ten­cial crea­ti­vo de los paí­ses la­ti­nos jun­to a pro­ce­sos de em­pren­di­mien­to Pres­ley de­sea ver y pro­mo­ver un Si­li­con Va­lley la­ti­noa­me­ri­cano. Fi­na­li­zó su in­ter­ven­ción con el anun­cio de es­ta­ble­cer en Cos­ta Ri­ca uno de los pun­tos claves de su pro­yec­to.

Des­pués de una con­fe­ren­cia car­ga­da de ener­gía co­mo la de

Pres­ley, el am­bien­te cam­bió a un es­pa­cio de des­pe­je men­tal de la mano de Ami­na Ho­ro­zic quien ini­ció su con­fe­ren­cia guian­do una me­di­ta­ción co­lec­ti­va, lo jus­to pa­ra en­ca­mi­nar su nue­vo pro­ce­so de tra­ba­jo.

Co­mo di­se­ña­do­ra in­dus­trial, se abrió al pú­bli­co con­tan­do des­de sus ini­cios co­mo re­fu­gia­da de la gue­rra de los Bal­ca­nes, su pro­ce­so de éxi­to co­mo di­se­ña­do­ra de au­to­mó­vi­les y el gi­ro que to­mó su vi­da cuan­do fue cons­cien­te que el mun­do que vi­vía no le ge­ne­ra­ba más sa­tis­fac­cio­nes.

Vol­cán­do­se al mind­ful­ness y a la bús­que­da de ple­ni­tud tan­to per­so­nal co­mo la­bo­ral, Ho­ro­zic pre­sen­tó su nue­vo pro­yec­to, una ga­le­ría de­di­ca­da a la con­tem­pla­ción in­te­rior cons­trui­do a par­tir de las tres pre­mi­sas: aceptación, pa­cien­cia e in­tros­pec­ción.

Des­pués de un re­ce­so que per­mi­tió al pú­bli­co deam­bu­lar a sus an­chas por los es­pa­cios en la pla­za de la Adua­na, el FID dio la bien­ve­ni­da a Ser­gio Ca­ba­lle­ro con su con­fe­ren­cia “Pers­pec­ti­va e in­tui­ción anal”.

Con la irre­ve­ren­cia co­mo es­tan­dar­te, el hu­mor ne­gro co­mo pre­mi­sa y la crea­ti­vi­dad co­mo mo­tor, es­te es­pa­ñol mul­ti­dis­ci­pli­na­rio -com­po­si­tor, ci­neas­ta, ar­tis­ta grá­fi­co en­tre mu­chas otras co­sas- lle­vó a la au­dien­cia de la mano por los prin­ci­pios del ci­neas­ta Wer­ner Her­zog pa­ra ex­pli­car su pro­pio ma­ni­fies­to crea­ti­vo.

Sin mie­do a ha­cer el ridículo co­mo él mis­mo lo di­ce y pre­gun­tán­do­se so­bre el ab­sur­do co­ti­diano, Ca­ba­lle­ro fue sin du­da el mo­men­to cumbre del pri­mer día del fes­ti­val. Su tra­yec­to­ria co­mo fun­da­dor del SO­NAR (fes­ti­val de mú­si­ca elec­tró­ni­ca de Bar­ce­lo­na),

de­mues­tra có­mo to­man­do ob­je­tos e ideas co­mu­nes e im­preg­na­dos de la do­sis co­rrec­ta de ta­len­to, crea­ti­vi­dad e irre­ve­ren­cia se ob­tie­ne co­mo re­sul­ta­do una afron­ta de­li­cio­sa a lo que ab­sur­da­men­te se con­si­de­ra “nor­mal” y el es­ta­blish­ment.

En un au­di­to­rio con­for­ma­do en su ma­yo­ría por crea­ti­vos, di­se­ña­do­res y ta­len­tos, su in­ter­ven­ción ca­yó en sue­lo fér­til, y sin du­da en años ve­ni­de­ros se po­drá con­tem­plar obras im­preg­na­das de la car­ga mo­nu­men­tal de es­te ta­len­to es­pa­ñol.

Pos­te­rior a un se­gun­do re­ce­so hi­zo su en­tra­da la ter­nu­ra en ma­nos de Chan Jae Lee y sus “Di­bu­jos pa­ra mis nie­tos”. La­men­ta­ble­men­te el co­reano no pu­do es­tar pre­sen­te fí­si­ca­men­te pe­ro su hi­jo se en­car­gó de re­la­tar la ex­tra­or­di­na­ria his­to­ria de amor, in­tros­pec­ción y cre­ci­mien­to que na­ció del ex­tra­or­di­na­rio ta­len­to de su pa­dre.

Pa­ra ce­rrar el pri­mer día, el dúo pa­na­me­ño Se­ñor Loop re­la­tó jo­co­sa­men­te su na­ci­mien­to y el pro­ce­so de cre­ci­mien­to dan­do cla­ros ejem­plos de que quien quie­re, re­suel­ve con lo que tie­ne a la mano e in­no­va en­con­tran­do su pro­pia al­ter­na­ti­va sin es­pe­rar que el mun­do le re­suel­va.

La in­no­va­ción

El se­gun­do día del fes­ti­val ini­ció de la mano del co­lom­biano Da­vid del Va­lle y su mez­cla de tec­no­lo­gía y pro­ce­so ar­te­sa­nal. Con el em­pren­di­mien­to de Tu­ta­ller na­ció lo que se­ría el pun­to de par­ti­da de una em­pre­sa con di­ver­sas ra­mas co­la­bo­ra­ti­vas.

Del Va­lle na­rro có­mo en el pro­ce­so de cre­ci­mien­to de la em­pre­sa en­ten­die­ron que lo prin­ci­pal pa­ra que tan­to un di­se­ño fun­cio­ne co­mo pa­ra que ten­ga éxi­to, es im­por­tan­te apren­der a es­cu­char al clien­te. Con la pre­mi­sa de “el di­se­ño es un ser­vi­cio” Tu­ta­ller con­ju­ga la im­por­tan­cia de la iden­ti­dad cul­tu­ral, el res­pe­to por los pro­ce­sos ar­te­sa­na­les y la in­no­va­ción en la fa­bri­ca­ción di­gi­tal.

El co­lom­biano dio pa­so a Ale­jan­dro Ma­ga­lla­nes quien con un hu­mor muy in­ten­so y un ta­len­to ex­tra­or­di­na­rio pre­sen­tó un pa­seo por su tra­ba­jo.

Con una cla­ra in­fluen­cia de su cul­tu­ra me­xi­ca­na, lle­ván­do­le a apro­piar­se de la mis­ma y trans­for­mar­la en un len­gua­je pro­pio, Ma­ga­lla­nes to­ma la me­mo­ria co­mo un eje cen­tral de su tra­ba­jo trans­for­mán­do­se en un poe­ta de imá­ge­nes.

Pos­te­rior al re­ce­so, to­mó el es­ce­na­rio la aus­tra­lia­na Re­bec­ca Stam­ba­nis, quien com­par­tió con el pú­bli­co su amor por Cos­ta

Ri­ca don­de ra­di­ca des­de ha­ce un tiem­po. Con una exi­to­sa ca­rre­ra en el story­te­lling pa­ra gran­des com­pa­ñías co­mo Ni­ke, Ap­ple y Nin­ten­do, Re­bec­ca de­jó cla­ro que “pen­sar fue­ra de la bur­bu­ja” y ser

“un es­pec­ta­dor de fue­ra ha­cia den­tro”, pro­mue­ve la crea­ti­vi­dad de in­nu­me­ra­bles ma­ne­ras. Así co­mo re­tar a los clien­tes a plas­mar ideas des­de otros pun­tos de vis­ta an­tes no na­rra­dos.

Dos pro­yec­tos cos­ta­rri­cen­ses vi­nie­ron des­pués. Uno en ca­da ex­tre­mo del es­pec­tro crea­ti­vo pe­ro am­bos in­ter-li­ga­dos por su im­por­tan­cia. Ji­ron­dai, con su bús­que­da y pro­mo­ción de la cul­tu­ra in­dí­ge­na ta­la­man­que­ña de­lei­tó a la au­dien­cia con can­tos an­ces­tra­les traí­dos al me­dio mu­si­cal y con­fir­mó la im­por­tan­cia del res­ca­te cul­tu­ral. Y por otro la­do Pul­se, el la­bo­ra­to­rio de ex­pe­ri­men­ta­ción que vie­ne li­de­ran­do la in­no­va­ción de even­tos en el país cen­troa­me­ri­cano.

Pa­ra ce­rrar el se­gun­do día, to­mó el es­ce­na­rio Daan Roo­sen­gaar­de quien con su con­fe­ren­cia Lands­ca­pes of the Fu­tu­re mos­tró có­mo su es­tu­dio es­tá lle­van­do a la prác­ti­ca ideas

ab­so­lu­ta­men­te re­for­ma­do­ras. Des­de to­rres pa­ra lim­piar la con­ta­mi­na­ción en Chi­na, pa­san­do por ca­rre­te­ras eu­ro­peas que se ilu­mi­nan con pin­tu­ra car­ga­da con ener­gía so­lar has­ta de­li­ca­das in­ter­ven­cio­nes ar­tís­ti­cas de im­por­tan­te sig­ni­fi­ca­ción con­cep­tual.

Con la sen­si­bi­li­dad de en­ten­der que el mun­do es­tá cam­bian­do y la im­por­tan­cia de co­nec­tar ideas, pen­sa­mien­tos y cul­tu­ras, Roo­sen­gaar­de lle­vó a la au­dien­cia a atre­ver­se a en­ten­der que “la crea­ti­vi­dad es el nue­vo ca­pi­tal” en un mo­men­to que él con­si­de­ra co­mo un re­na­ci­mien­to crea­ti­vo y a per­der el mie­do a ha­cer reali­dad lo “im­po­si­ble”.

La crea­ti­vi­dad

El úl­ti­mo día del FID ini­ció con Ser­gio del Puer­to del es­tu­dio Se­rial Cut quie­nes lle­van la di­rec­ción de ar­te pu­bli­ci­ta­ria a otros ni­ve­les.

Con una mez­cla de es­ce­no­gra­fía y mo­de­la­do 3D sus tra­ba­jos car­ga­dos de do­sis pop art y un len­gua­je per­so­nal, les han lle­va­do a tra­ba­jar e in­no­var gran­des cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias.

La dul­ce aus­tra­lia­na Gem­ma O’brien mos­tró su in­creí­ble ta­len­to pa­ra la ilus­tra­ción y co­mo a una edad re­la­ti­va­men­te jo­ven ha lle­va­do su len­gua­je ti­po­grá­fi­co per­so­nal a tra­vés del mun­do mez­clan­do tec­no­lo­gía y un pro­ce­so ma­nual.

Des­pués del re­ce­so lle­gó el turno de la es­pe­ra­da Sis­sel To­laas y su bús­que­da del mun­do in­vi­si­ble a tra­vés de los olo­res. Con una tra­yec­to­ria abun­dan­te, To­laas ex­pli­có có­mo de­sa­rro­lla su tra­ba­jo de des­con­tex­tua­li­zar la ciu­dad del sen­ti­do de la vi­sión pa­ra dar­le una nue­va iden­ti­dad na­ci­da del olor.

Con he­rra­mien­tas que pa­re­cen na­ci­das de la cien­cia fic­ción

Sis­sel ha re­co­rri­do to­do el mun­do ar­man­do un com­pen­dio de olo­res, apren­dien­do a ver el mun­do de otra for­ma y en­se­ñan­do en el ca­mino a quie­nes vi­si­tan sus obras a “oler la reali­dad”.

Fi­nal­men­te, pa­ra ce­rrar la edi­ción, el irre­ve­ren­te es­tu­dio sue­co Snask pre­sen­tó en me­dio de una des­con­traí­da con­fe­ren­cia con­tan­do có­mo desa­rro­llan sus pro­yec­tos, ca­na­li­zan ideas y ponen a prue­ba tan­to a clien­tes co­mo a es­pec­ta­do­res.

Sin du­da la sép­ti­ma edi­ción del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal del Di­se­ño cum­plió y su­peró las ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes asis­ti­mos, ex­pan­dien­do no solo el co­no­ci­mien­to en téc­ni­cas sino más im­por­tan­te aun, ele­van­do los lí­mi­tes de la crea­ti­vi­dad.

Arri­ba de­re­cha: la crea­ti­vi­dad de Se­rio del Puer­to y Se­rial Cut, se re­fle­ja en las es­ce­no­gra­fías irrea­les, que com­bi­nan fo­to­gra­fía de ele­men­tos reales con ani­ma­ción y di­bu­jo di­gi­tal. Cen­tro: ins­ta­la­cio­nes efí­me­ras de gran ca­li­dad. Ti­po­gra­fías úni­cas,...

Iz­quier­da: un ca­mino ilu­mi­na­do por pe­que­ñas par­tí­cu­las que re­crean y ho­me­na­jean La No­che Es­tre­lla­da de Vin­cent van Gogh, crea­do por el ar­qui­tec­to ho­lan­dés Daan Roo­sen­gaar­de. De­re­cha: una ins­ta­la­ción pa­ra des­cu­brir di­fe­ren­tes olo­res, mues­tra el tra­ba­jo...

Arri­ba: los in­te­gran­tes de la ban­da pa­na­me­ña Se­ñor Loop con­ta­ron su his­to­ria y ce­rra­ron la no­che del sá­ba­do con mú­si­ca. Cen­tro: la aus­tra­lia­na Gem­ma O’brien des­lum­bró con su crea­ti­vi­dad en el FID 2017. Aba­jo: mu­ral rea­li­za­do por el dúo de ar­tis­tas...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.