Ca­sa Cum­bres

Domus en Español Nicaragua - - SUMARIO - Georgina Par­ti­da Fo­tos Rafael Ga­mo

Den­tro de un es­que­ma de vi­vien­da con­se­cu­ti­va con res­tric­cio­nes ha­cia los cos­ta­dos, el apro­ve­cha­mien­to del te­rreno se de­ter­mi­na a par­tir de un gran pa­tio. De ahí se desen­vuel­ven los es­pa­cios de la ca­sa, crean­do un diá­lo­go de luz, at­mós­fe­ras y di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res

Si bien, el frac­cio­na­mien­to don­de se en­cuen­tra es­ta re­si­den­cia es­tá ro­dea­do por un bos­que que abar­ca más de 40.000 me­tros cua­dra­dos, el te­rreno don­de se ubi­ca la ca­sa es­tá res­trin­gi­do por la limitada se­pa­ra­ción en­tre los mis­mos es­pa­cios re­si­den­cia­les. Las vis­tas se ven afec­ta­das y la orien­ta­ción de las di­ver­sas áreas de­be ser per­fec­ta­men­te pla­nea­da pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo de la luz na­tu­ral.

Es por ello, que el ar­qui­tec­to Ser­gio Por­ti­llo y ASP ge­ne­ra­ron un pro­yec­to cu­yo epi­cen­tro fue­ra un gran pa­tio y el área a cons­truir apro­ve­cha­ra la luz y la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal, to­do en be­ne­fi­cio de la fa­mi­lia que la ha­bi­ta­ría, sus ac­ti­vi­da­des e in­tere­ses.

Ca­sa Cum­bres es un pro­yec­to iné­di­to que cum­ple con una ex­ce­len­te prác­ti­ca ro­dean­do, en gran me­di­da, el área ver­de que se des­ti­nó ha­cia el in­te­rior. La co­mu­ni­ca­ción en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior se en­la­za con­ti­nua­men­te. Ca­da es­pa­cio se re­la­cio­na con el con­ti­guo, pe­ro al mis­mo tiem­po ad­quie­re cier­ta in­de­pen­den­cia al po­der con­fluir ha­cia afue­ra. Así co­mo son los mo­vi­mien­tos fí­si­cos ha­cia el cen­tro, tam­bién lo son las mi­ra­das, la ex­qui­si­tez vi­sual tam­bién se di­ri­ge ha­cia el mis­mo lu­gar.

Des­de el ex­te­rior, la re­si­den­cia se per­ci­be so­bre una pendiente pro­nun­cia­da y an­gu­lo­sa. La ca­sa es si­len­cio­sa y ais­la­da, co­mo un gru­po de blo­ques ex­trui­dos que alu­den al her­me­tis­mo y a la ma­si­vi­dad de la ma­te­ria. Mien­tras tan­to, el in­te­rior ex­po­ne la aper­tu­ra y la li­ge­re­za de es­tos mis­mos ele­men­tos en una plan­ta li­bre, sien­do la tie­rra y la na­tu­ra­le­za los ma­te­ria­les uni­fi­ca­do­res del pro­yec­to.

La bien­ve­ni­da a la ca­sa lo da un es­pe­jo de agua llano que es­tá pro­te­gi­do por in­fi­ni­tas pie­dras gri­ses y ne­gras de río. El fon­do ar­mo­ni­za es­tra­té­gi­ca­men­te con el tono del pi­so y si­mul­tá­nea­men­te con­tras­ta con los mu­ros de la fa­cha­da.

Tres ni­ve­les dan vi­da a es­ta com­po­si­ción y en las tres plan­tas to­dos los de­ta­lles fue­ron su­per­vi­sa­dos y di­ri­gi­dos ha­cia la per­fec­ción. Sin em­bar­go, el só­tano que al­ber­ga los au­to­mó­vi­les, una ha­bi­ta­ción y el cuar­to de ser­vi­cios, di­fí­cil­men­te se al­can­za a no­tar.

La plan­ta ba­ja es la de ma­yor ac­ti­vi­dad ya que alo­ja los es­pa­cios co­mu­nes, don­de la fa­mi­lia y las vi­si­tas con­vi­ven con­ti­nua­men­te. La plan­ta al­ta es el pi­so de ma­yor in­ti­mi­dad, ya que se ubi­can las re­cá­ma­ras y una sa­la o es­tu­dio.

En la es­tan­cia prin­ci­pal se ex­pe­ri­men­ta un aza­ro­so jue­go me­ta­fí­si­co, ya que no se tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con el ex­te­rior. El es­pa­cio se li­mi­ta con­cre­ta­men­te por unos enor­mes cris­ta­les. La mi­ra­da los tras­pa­sa y se to­pa con un mu­ro ca­si blan­co, cu­ya tex­tu­ra se des­ci­fra en un jue­go mo­du­lar de rec­tan­gu­la­res im­per­fec­tos.

Un jui­cio de au­to­su­fi­cien­cia fue la ma­te­ria pri­ma en la me­to­do­lo­gía con la que se lle­vó a ca­bo la cons­truc­ción. La for­ma del des­plan­te y los lí­mi­tes per­mi­ti­dos por el re­gla­men­to arro­ja­ron, por con­se­cuen­cia, una ex­ca­va­ción y re­ti­ro de tie­rra muy im­por­tan­te.

¿Qué ha­cer con es­tos mon­tícu­los? Es­to pro­vo­có que el gru­po de ar­qui­tec­tos bus­ca­ra so­lu­cio­nes prác­ti­cas pa­ra co­la­bo­rar con el en­torno y apro­ve­cha­ra es­te prin­ci­pal re­cur­so del te­rreno. La re­so­lu­ción fue fa­bri­car blo­ques de tie­rra com­pri­mi­da (BTC) en el si­tio, lo cual, ade­más de pre­sen­tar un pro­ce­di­mien­to real pa­ra re­du­cir su hue­lla eco­ló­gi­ca y sus­ti­tuir el ta­bi­que con­ven­cio­nal, le da un sen­ti­do de per­te­nen­cia y arrai­go en don­de la pa­le­ta cro­má­ti­ca es de­fi­ni­da por el lu­gar y no por un di­se­ño im­pues­to. La tie­rra que lle­va­ba años coha­bi­tan­do esa lo­ca­li­dad fue la que ma­te­ria­li­zó la re­si­den­cia.

Los blo­ques de tie­rra com­pri­mi­da se rea­li­za­ron del mis­mo ta­ma­ño y se con­tem­pla­ron pa­ra ser usa­dos en los mu­ros. Es­to con­tri­bu­yó a que los am­bien­tes se man­tu­vie­ran más cá­li­dos y si­len­cio­sos de ma­ne­ra na­tu­ral pe­ro apro­xi­mán­do­los en un con­tex­to es­pi­ri­tual. Asi­mis­mo, con­ser­van sus pro­pie­da­des úni­cas de re­gu­la­ción de hu­me­dad y evi­tan cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra.

La luz es­tá siem­pre pre­sen­te, ya sea de ma­ne­ra di­rec­ta, a tra­vés de ven­ta­nas, o cual­quier otro ele­men­to, pro­vo­can­do un rit­mo lu­mí­ni­co y ar­mó­ni­co. Los co­lo­res de los ma­te­ria­les em­plea­dos se en­la­zan sim­bó­li­ca­men­te con el sol, per­mi­tien­do crear con­tras­tes de lu­ces y som­bras, bri­llos y re­fle­jos, pro­mo­vien­do cier­to pro­ta­go­nis­mo a ca­da mu­ro, rin­cón, pi­so o te­cho y sus­ci­tan­do el aho­rro de la ener­gía eléc­tri­ca. Los es­pa­cios son am­plios, li­sos y lim­pios. Más que las tex­tu­ras reales se pue­den dis­tin­guir cier­tos jue­gos geo­mé­tri­cos que con­tras­tan per­fec­ta­men­te con la ali­nea­ción de los mu­ros, los blo­ques, las ven­ta­nas y los vo­lú­me­nes mis­mos.

Pre­do­mi­nan las lí­neas rec­tas y con­ti­nuas, es­tas es­tán pre­sen­tes tan­to en los in­te­rio­res co­mo en los ex­te­rio­res y co­exis­ten ca­bal­men­te con los ele­men­tos na­tu­ra­les y los com­pues­tos. Si bien, la ca­sa en con­jun­to se mues­tra co­mo un to­do si­mé­tri­co y rec­ti­lí­neo, se pue­den en­con­trar al­gu­nos des­te­llos de na­tu­ra­li­dad y li­ber­tad de­li­mi­ta­dos: una pe­que­ña fuen­te pro­pues­ta en el ex­te­rior al cos­ta­do de un pa­si­llo, en­vuel­ta en una co­rres­pon­den­cia de ca­ja ne­gra mu­si­cal acom­pa­ña­da de al­gu­nos ár­bo­les y ma­to­rra­les que re­pre­sen­tan lo or­gá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.