El tra­ba­jo co­lec­ti­vo se apo­de­ra de las ofi­ci­nas en La­ti­noa­mé­ri­ca

Du­ran­te mu­chos años, las es­tra­te­gias pa­ra el di­se­ño de es­pa­cios de tra­ba­jo en Amé­ri­ca La­ti­na se ba­sa­ron prin­ci­pal­men­te en in­ves­ti­ga­ción e in­for­ma­ción so­bre las ten­den­cias de otros paí­ses. Sin em­bar­go, el uso de es­tos re­fe­ren­tes “glo­ba­les” de­ja por fue­ra p

Domus en Español Nicaragua - - CRÉDITOS - Jéssica Gar­cía, Fran­ces­ca Poma y Jose Luis Sán­chez Gens­ler

Mu­chas com­pa­ñías tras­na­cio­na­les mi­gra­ron a la región pa­ra ex­pan­dir sus ne­go­cios, de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca, y lo­gra­ron im­pac­tar enor­me­men­te los es­pa­cios de ofi­ci­na im­ple­men­tan­do sus es­tán­da­res glo­ba­les.

Gens­ler, em­pre­sa glo­bal con más de 15 años de ex­pe­rien­cia en di­se­ño de es­pa­cios de tra­ba­jo en la región, ha iden­ti­fi­ca­do es­tos fac­to­res co­mo cla­ve pa­ra la sa­tis­fac­ción la­bo­ral y la pro­duc­ti­vi­dad de las per­so­nas, rea­li­zan­do un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción en el año 2017 pa­ra dar a co­no­cer pre­ci­sa­men­te cuál es la vi­sión de los tra­ba­ja­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos so­bre su es­pa­cio de tra­ba­jo.

La in­ves­ti­ga­ción se lla­ma WPS LA­TAM, Work­pla­ce Sur­vey (por sus si­glas en in­glés). La en­cues­ta es un es­tu­dio que por pri­me­ra vez Gens­ler rea­li­za en La­ti­noa­mé­ri­ca, pe­ro que ha si­do rea­li­za­do des­de ha­ce más de 10 años en Es­ta­dos Uni­dos, Asia y el Reino Uni­do. Es­te es­tu­dio re­pre­sen­ta un enor­me com­pro­mi­so con la región y es el es­fuer­zo de ma­yor es­ca­la rea­li­za­do en la región, abar­can­do nue­ve de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del con­ti­nen­te y más de 4.000 tra­ba­ja­do­res que re­pre­sen­tan di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes, dis­tin­tos ni­ve­les en las or­ga­ni­za­cio­nes y di­ver­sas in­dus­trias.

Es­te es­tu­dio res­pon­de a la ne­ce­si­dad de con­tar con in­for­ma­ción de pri­me­ra mano que mues­tra las di­fe­ren­cias y si­mi­li­tu­des en­tre los tra­ba­ja­do­res de Amé­ri­ca La­ti­na y el res­to del mundo. Al con­tar con da­tos es­pe­cí­fi­cos, por pri­me­ra vez los em­plea­do­res po­drán com­pa­rar los re­sul­ta­dos con las ten­den­cias glo­ba­les en ma­te­ria de es­tra­te­gia y di­se­ño de es­pa­cios de tra­ba­jo; es­to ayu­da­rá a com­pren­der lo que ha­ce úni­ca a la región y apro­ve­char opor­tu­ni­da­des es­pe­cí­fi­cas pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de los tra­ba­ja­do­res en Amé­ri­ca La­ti­na.

Los re­sul­ta­dos

La En­cues­ta so­bre Es­pa­cios de Tra­ba­jo en Amé­ri­ca La­ti­na arro­jó que las em­pre­sas más in­no­va­do­ras pro­por­cio­nan a sus co­la­bo­ra­do­res una am­plia di­ver­si­dad de áreas pa­ra que las per­so­nas cuen­ten con ma­yo­res op­cio­nes, que dan ba­lan­ce en­tre las zo­nas pa­ra tra­ba­jar de for­ma in­di­vi­dual y las di­se­ña­das pa­ra tra­ba­jar en co­la­bo­ra­ción. Ade­más, de­jó en evi­den­cia que las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben bus­car un am­bien­te la­bo­ral que adop­te las ten­den­cias glo­ba­les y, a la vez, se adap­te a la cul­tu­ra lo­cal.

El es­tu­dio a ni­vel de Amé­ri­ca La­ti­na brin­da tres gran­des re­sul­ta­dos:

Los la­ti­noa­me­ri­ca­nos tra­ba­jan más con otros que de ma­ne­ra in­di­vi­dual

Am­plia­men­te re­co­no­ci­dos por su na­tu­ra­le­za so­cia­ble, los tra­ba­ja­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos son más pro­pen­sos a tra­ba­jar jun­tos, aun­que sea pa­ra la­bo­res dis­tin­tas –es de­cir, a acom­pa­ñar­se– lo que no afec­ta a su desem­pe­ño. Lo an­te­rior que­da de­mos­tra­do por dos da­tos im­por­tan­tes:

1. La for­ma en que in­vier­ten su tiem­po. Com­pa­ra­dos con otras re­gio­nes en­cues­ta­das en el año 2016, los tra­ba­ja­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos pa­san el 45% de su tiem­po de­di­ca­dos a tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo y el re­sul­ta­do lle­ga a un 57%, si se su­man las de­más ac­ti­vi­da­des colectivas co­mo el apren­di­za­je y la so­cia­li­za­ción. Ade­más, es la región en que los tra­ba­ja­do­res pa­san me­nos tiem­po tra­ba­jan­do de for­ma in­di­vi­dual, un 43%.

2. La im­por­tan­cia que le dan a la so­cia­li­za­ción. A di­fe­ren­cia de otras re­gio­nes co­mo los Es­ta­dos Uni­dos, Asia o el Reino Uni­do, que dan mu­cho ma­yor va­lor al tra­ba­jo in­di­vi­dual, los tra­ba­ja­do­res en Amé­ri­ca La­ti­na de­cla­ran dar im­por­tan­cia si­mi­lar a es­tas ac­ti­vi­da­des, ob­te­nien­do pun­ta­jes muy ba­lan­cea­dos en­tre los di­fe­ren­tes mo­dos de tra­ba­jo.

Las com­pa­ñías tie­nen una gran opor­tu­ni­dad en sus es­pa­cios de tra­ba­jo, pa­ra crear am­bien­tes co­la­bo­ra­ti­vos y co­lec­ti­vos, no so­lo pa­ra pro­mo­ver la in­te­gra­ción de sus em­plea­dos, sino pa­ra a la vez crear un am­bien­te la­bo­ral car­ga­do de sig­ni­fi­ca­do y es­pa­cios pa­ra que la gen­te tra­ba­je de ma­ne­ra más efi­cien­te y efec­ti­va.

La tec­no­lo­gía co­la­bo­ra­ti­va es un mo­tor cla­ve pa­ra la in­no­va­ción

Pa­ra los tra­ba­ja­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, la ca­li­dad de la tec­no­lo­gía co­la­bo­ra­ti­va cons­ti­tu­ye un fac­tor cru­cial pa­ra in­no­var: con­tar con tec­no­lo­gía que apo­ye el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo, tan­to pa­ra es­pa­cios de reunión (tra­ba­jo en gru­po) co­mo de tra­ba­jo in­di­vi­dual (co­nec­ti­vi­dad y tec­no­lo­gía in­te­gra­das), tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con la ca­pa­ci­dad de in­no­var de los em­plea­dos. Sin em­bar­go, in­ver­tir en tec­no­lo­gía en to­dos los ni­ve­les de la com­pa­ñía, tan­to de ma­ne­ra in­di­vi­dual co­mo pa­ra apo­yar la co­la­bo­ra­ción, si­gue sien­do un re­to pa­ra mu­chas em­pre­sas del con­ti­nen­te.

En el es­tu­dio, Gens­ler des­cu­brió que los tra­ba­ja­do­res de la región de­cla­ran que la tec­no­lo­gía co­la­bo­ra­ti­va, tan­to pa­ra co­la­bo­ra­ción pre­sen­cial co­mo vir­tual, cuen­ta con po­co so­por­te, de lo que se des­pren­de que las com­pa­ñías pa­re­cen no es­tar re­co­no­cien­do el com­por­ta­mien­to so­cial in­he­ren­te de sus tra­ba­ja­do­res. Las com­pa­ñías más in­no­va­do­ras son quie­nes dan prio­ri­dad a es­te te­ma.

Las em­pre­sas lo­ca­les tie­nen la opor­tu­ni­dad de me­jo­rar

La co­la­bo­ra­ción que si­gue sien­do par­te in­te­gral de las com­pa­ñías más in­no­va­do­ras al­re­de­dor del mundo y los tra­ba­ja­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos son al­gu­nos de los me­jo­res en ese cam­po. Sin em­bar­go, las em­pre­sas glo­ba­les si­guen pun­tuan­do más al­to en el ín­di­ce de desem­pe­ño de es­pa­cios de tra­ba­jo (Work­pla­ce Per­for­man­ce In­dex - WPI) por va­rios fac­to­res que se ana­li­zan. Las ofi­ci­nas con buen ren­di­mien­to apo­yan esta pre­fe­ren­cia de tra­ba­jar en equi­pos y se ase­gu­ran, ade­más, que el tra­ba­jo in­di­vi­dual y en­fo­ca­do, tam­bién ten­ga su lu­gar.

Las com­pa­ñías glo­ba­les es­tán ob­te­nien­do me­jor pun­ta­je en el

WPI en cuan­to a sa­tis­fac­ción la­bo­ral, elec­ción y ba­lan­ce en­tre la co­la­bo­ra­ción y es­pa­cio en­fo­ca­do. Sin em­bar­go, es­to no quie­re de­cir que la so­lu­ción es adop­tar ten­den­cias glo­ba­les se­gún se ha­ce en otras par­tes del mundo, sino adap­tar­las a la cul­tu­ra lo­cal y em­po­de­rar a sus em­plea­dos pa­ra que pue­den es­co­ger adon­de y co­mo desean tra­ba­jar.

Pá­gi­na an­te­rior: los es­pa­cios so­cia­les, de en­fo­que, fle­xi­bles, pro­mue­ven la co­la­bo­ra­ción, crea­ti­vi­dad y la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal.

De­re­cha: el com­por­ta­mien­to in­he­ren­te de los tra­ba­ja­do­res es apun­tar a una ma­yor co­la­bo­ra­ción, por lo que la tec­no­lo­gía co­la­bo­ra­ti­va se con­vier­te en una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra pro­mo­ver la in­no­va­ción.

Aba­jo: la in­ves­ti­ga­ción apun­ta ha­cia ac­cio­nes es­tra­té­gi­cas que pue­dan me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del em­plea­do. De­be ha­ber un ba­lan­ce de es­pa­cios de co­la­bo­ra­ción sin sa­cri­fi­car el en­fo­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.