El ar­te: la par­te más abs­trac­ta del di­se­ño

Domus en Español Nicaragua - - CRÉDITOS - Luis Al­ber­to Arri­vi­lla­ga Arri­vi­lla­ga Ba­si­le De­sign Stu­dio

Arri­vi­lla­ga Ba­si­le De­sign Stu­dio es un equi­po de crea­ti­vos que les gus­ta in­vo­lu­crar­se en pro­yec­tos de in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­tos, así co­mo co­la­bo­rar con di­fe­ren­tes per­so­nas y ha­cer gru­pos que ge­ne­ren ideas, pro­pues­tas y sim­bio­sis, ubi­ca­dos en Milán y en Gua­te­ma­la

“Exis­ten más si­llas que nal­gas”, una fra­se muy tí­pi­ca que año tras año ha ido per­dien­do én­fa­sis en mi ca­rre­ra co­mo diseñador, en­ten­dien­do la im­por­tan­cia del na­ci­mien­to de un nue­vo pro­duc­to y el cul­mi­ne de otros. Em­pie­zo tar­de mi ca­rre­ra, te­nía

26 años cuan­do des­pués de gra­duar­me co­mo in­ge­nie­ro me­cá­ni­co en la ciu­dad de Gua­te­ma­la de­ci­do trans­fe­rir­me a Milán, en Ita­lia, pa­ra ob­te­ner dos maes­trías: una en di­se­ño in­dus­trial y otra en di­se­ño de in­te­rio­res.

Una fór­mu­la que siem­pre he di­cho: “no fue pla­nea­da sino fue por pu­ra ca­sua­li­dad”, aun­que aho­ra con los años que han pa­sa­do la con­si­de­ro una de las me­jo­res com­bi­na­cio­nes pro­fe­sio­na­les que pu­de ha­ber es­co­gi­do. Le de­bo mu­cho a la in­ge­nie­ría, y lo re­fle­jo in­di­rec­ta­men­te en ca­da pie­za que di­se­ño, tra­tan­do de ofre­cer más que una for­ma a ca­da pro­duc­to o pro­yec­to rea­li­za­do una fun­ción con un pro­pó­si­to de­fi­ni­do y una ló­gi­ca pro­duc­ti­va.

El di­se­ño ha su­fri­do mu­cho a ni­vel mun­dial de­bi­do a las di­fe­ren­tes cri­sis eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les y so­cia­les; pe­ro aun así, lo con­si­de­ro co­mo un ele­men­to muy im­por­tan­te, que pro­mue­ve la in­no­va­ción es­ti­mu­lan­do la eco­no­mía y re­fle­jan­do asi­mis­mo la cul­tu­ra de ca­da lu­gar y so­cie­dad. He lo­gra­do apren­der mu­cho en es­tos úl­ti­mos años, vi­vien­do y vi­si­tan­do di­fe­ren­tes paí­ses, asi­mi­lan­do di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da cul­tu­ra que me ha ayudado a ob­ser­var las co­sas de un mo­do di­fe­ren­te y han pro­vo­ca­do ge­ne­rar pun­tos de vis­ta más crí­ti­cos, in­flu­yen­do mu­cho en un es­ti­lo que to­ma va­rias ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da lu­gar.

Se di­ce que to­do ya es­tá he­cho; pe­ro es­toy con­ven­ci­do que no exis­te so­lo una for­ma de ha­cer las co­sas, y eso es un es­tí­mu­lo muy gran­de pa­ra que la ima­gi­na­ción di­va­gue a la ho­ra de rea­li­zar un nue­vo pro­yec­to, con el pro­pó­si­to de ge­ne­rar ideas nue­vas y apor­tar al­go más que no ha si­do con­si­de­ra­do. Ac­tual­men­te to­do se di­se­ña, to­do tie­ne un cri­te­rio de có­mo y por qué fue crea­do.

Y uno de los ma­yo­res re­tos es ha­cer que las per­so­nas com­pren­dan ese mo­ti­vo que uno le dio a la obra. Exis­ten pro­yec­tos con di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des y ob­je­ti­vos, y en ca­da uno de és­tos, tra­to de dar­le ca­rác­ter pro­pio pa­ra que sean ellos que ha­blen por sí so­los, me­tien­do a ca­da uno co­mo pro­ta­go­nis­ta y nun­ca al con­tra­rio, el diseñador tie­ne que ser la he­rra­mien­ta por la cual una pie­za vie­ne rea­li­za­da.

Mu­chas ve­ces se sub­es­ti­ma una pie­za con una sim­ple eti­que­ta que la des­cri­be, sin te­ner en cuen­ta del por qué fue pen­sa­da de esa for­ma. Es por eso que en mu­chos pro­yec­tos tra­to de mos­trar una fun­ción que es ob­via so­lo y cuan­do se le en­tien­de, sor­pren­dien­do al usua­rio o es­pec­ta­dor de una for­ma en que se le obli­ga a de­cir “co­mo no lo pen­sé an­tes”. Es en ese mo­men­to don­de uno re­ci­be la ma­yor sa­tis­fac­ción ha­cia el tra­ba­jo rea­li­za­do.

Al­gu­na vez al­guien me di­jo: “uno es el re­sul­ta­do de to­das las per­so­nas que uno ad­mi­ra”, afir­ma­ción que me que­do muy den­tro de mí. Creo de ad­mi­rar a va­rias per­so­nas que han lo­gra­do mar­car el mo­do de tra­ba­jar, el es­ti­lo, la dis­ci­pli­na, etc. Du­ran­te mis 10 años fue­ra de mi país, lo­gre co­la­bo­rar con di­fe­ren­tes es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño, dán­do­me cuen­ta de una reali­dad que no en­se­ña nin­gu­na uni­ver­si­dad.

Tu­ve la for­tu­na de coin­ci­dir y co­la­bo­rar con Pros­pe­ro Ra­su­lo, diseñador ita­liano que co­la­bo­ra con di­fe­ren­tes em­pre­sas. Creo que fue una ex­pe­rien­cia muy du­ra a ni­vel cul­tu­ral, un cho­que ex­qui­si­to en don­de dos cul­tu­ras muy di­fe­ren­tes se con­fron­ta­ban ca­si a dia­rio pa­ra lo­grar es­ta­bi­li­zar­se dan­do co­mo re­sul­ta­do pie­zas y pro­yec­tos con un va­lor pro­yec­tual muy in­tere­san­te. Fue una es­cue­la que me dio mu­cho a ni­vel per­so­nal, tan­to que

lue­go de abrir mi pro­pio es­tu­dio que­da­mos con muy bue­na re­la­ción y se­gui­mos co­la­bo­ran­do en di­fe­ren­tes pro­yec­tos jun­tos. Uno siem­pre es ig­no­ran­te en al­go, for­ta­le­za que me es­ti­mu­ló la cu­rio­si­dad en re­la­ción a las ar­tes, ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño des­de el mo­men­to que de­ci­dí bus­car nue­vas ex­pe­rien­cias en el ex­tran­je­ro y que me abrió di­fe­ren­tes campos que an­tes no te­nía ma­ne­ra de ver­los.

Mu­chas ve­ces nos en­fo­ca­mos en lo que sa­be­mos y no en lo que po­día­mos apren­der, li­mi­tan­do nues­tro desa­rro­llo per­so­nal a un es­ta­do iner­te. El ar­te es la par­te más abs­trac­ta del di­se­ño, es­ti­mu­lan­do al ini­cio un pen­sa­mien­to, ins­pi­ra­ción o mé­to­do pa­ra lue­go ser di­ri­gi­do por ra­zo­na­mien­tos ló­gi­cos y co­mer­cia­les, es im­por­tan­te en­ten­der la di­fe­ren­cia en­tre am­bas, ya que mu­chas ve­ces uno se to­pa con la uto­pía en­tre un pro­duc­to en se­rio o una edi­ción úni­ca. Por eso, creo que el ar­te y el di­se­ño son co­sas muy si­mi­la­res pe­ro se di­vi­den en un pun­to crí­ti­co en don­de am­bas se con­vier­ten en dis­ci­pli­nas muy dis­tin­tas aun­que a la vez de­pen­dien­tes.

El cam­po del di­se­ño no es pa­ra to­dos, no es un tra­ba­jo, sino un es­ti­lo de vi­da mo­ti­va­do por una pa­sión que su­fre tan­tos com­pro­mi­sos a lo lar­go del tiem­po. La par­te más in­tere­san­te y atrac­ti­va del di­se­ño, a mi pun­to de vis­ta, es la ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­tos úni­cos que per­mi­ten la ma­ni­pu­la­ción de la ma­te­ria dán­do­nos la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar di­fe­ren­tes técnicas pa­ra un re­sul­ta­do desea­do.

Es­tu­dio

Des­de que abrí mi pro­pio es­tu­dio he te­ni­do opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en pro­yec­tos con em­pre­sas de gran pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal co­mo Li­ving Di­va­ni, que da un apo­yo téc­ni­co e in­dus­trial de muy al­to ni­vel, así co­mo con ar­te­sa­nos de la región de Mo­mos­te­nan­go en Gua­te­ma­la, que tie­nen una sa­bi­du­ría mi­le­na­ria en cier­tas técnicas an­ces­tra­les, y en am­bos ca­sos el re­sul­ta­do final es el desa­rro­llo de un pro­duc­to sin­ce­ro que lo­gra res­pe­tar a ca­da par­te (sea eco­nó­mi­ca­men­te y cul­tu­ral­men­te). Es muy im­por­tan­te te­ner co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos y es­tar en cons­tan­te apren­di­za­je de mé­to­dos de pro­duc­ción y ela­bo­ra­ción de la ma­te­ria.

A ini­cios del 2017, se tu­vo la opor­tu­ni­dad de ha­cer una ex­hi­bi­ción en una ga­le­ría de ar­te con­tem­po­rá­nea “Lae­rre”, ubi­ca­da en la ciu­dad de Gua­te­ma­la, en don­de ex­plo­ra­mos di­fe­ren­tes ma­te­rias pri­mas y técnicas de pro­duc­ción pa­ra lo­grar ma­ni­pu­lar­las con la co­la­bo­ra­ción de ca­da ex­per­to en su cam­po, ge­ne­ran­do una co­lec­ción lla­ma­da “Ma­te­ria” en don­de el ob­je­ti­vo prin­ci­pal era el in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­tos y de mé­to­dos pa­ra po­der ofre­cer por me­dio del di­se­ño, pie­zas que lo­gra­ran re­pre­sen­tar a ca­da per­so­na que nos ayu­dó.

Ac­tual­men­te, me en­cuen­tro en­tre Ita­lia y Gua­te­ma­la crean­do di­fe­ren­tes pro­yec­tos de mo­bi­lia­rios, in­te­rio­res y grá­fi­ca, tra­tan­do de mez­clar am­bos mun­dos pa­ra así di­fe­ren­ciar­nos y pro­po­ner un es­ti­lo de di­se­ño di­fe­ren­te pa­ra seguir po­si­cio­nan­do al es­tu­dio co­mo una fir­ma in­ter­na­cio­nal y con­tem­po­rá­nea.

So­mos un es­tu­dio pe­que­ño pe­ro muy di­ná­mi­co, nos gus­ta in­vo­lu­crar­nos en pro­yec­tos que nos pue­da dar al­gún co­no­ci­mien­to a cam­bio, nos gus­ta mu­cho co­la­bo­rar con di­fe­ren­tes per­so­nas y ha­cer gru­po pa­ra ge­ne­rar ideas, pro­pues­tas y sim­bio­sis.

Creo mu­cho en el desa­rro­llo me­dian­te un di­se­ño res­pon­sa­ble y pien­so que La­ti­noa­mé­ri­ca tie­ne unas po­ten­cias muy gran­des, no so­lo con ma­te­rias pri­mas sino que tam­bién de crea­ti­vos que pue­den apor­tar a que se ge­ne­ren mo­vi­mien­tos in­tere­san­tes que lo­gren de­ter­mi­nar el fu­tu­ro de nues­tras re­gio­nes. El di­se­ño es co­mo una fá­bu­la, en don­de se des­cri­ben per­so­na­jes, lu­ga­res, sen­sa­cio­nes y se les tra­ta.

Pá­gi­na an­te­rior: Beam Ta­ble, lí­neas su­ti­les y ele­gan­tes que des­cri­ben una con­ti­nui­dad en­tre dos ma­te­ria­les.

Esta pá­gi­na, arri­ba: Pa­na­me­ri­ca chair, una si­lla que re­in­ter­pre­ta un co­lum­pio me­tá­li­co, por me­dio de su fun­ción de me­ce­do­ra.

Aba­jo: Beam Ta­ble, el top en Cris­tal­plant© per­mi­te una pu­re­za ma­te­rial y a la vez sen­sa­ción de fra­gi­li­dad.

Cen­tro: Da­na, in­fi­ni­tas com­po­si­cio­nes por me­dio de sus dos pan­ta­llas que se so­bre­po­nen. Un lla­ma­do al mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co Op-art, y su ma­yor ex­po­nen­te, Víc­tor Va­sa­rely. Aba­jo: Cei­ba screen: jue­ga con el rit­mo di­vi­dien­do efi­cien­te­men­te es­pa­cios, sus di­fe­ren­tes pa­ne­les com­bi­nan co­lo­res y ma­te­ria­les que apor­tan ele­gan­cia en cual­quier lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.