Un gas­tro­bar mo­derno en un am­bien­te de an­ta­ño

Domus en Español Nicaragua - - CRÉDITOS - Su­san Fran­co Cin­co­pa­ta­sal­ga­to

Des­de la pri­me­ra vi­si­ta a la ca­sa, an­tes de desa­rro­llar el di­se­ño y la na­rra­ti­va, vi­mos va­rios ele­men­tos que sa­bía­mos que que­ría­mos reade­cuar de ma­ne­ra fres­ca. Fue un pro­ce­so pa­ra­le­lo de di­se­ño y ar­queo­lo­gía. Des­cu­brien­do al­gu­na pie­za an­ti­gua de la ca­sa al mis­mo tiem­po que íba­mos dan­do pa­so a un di­se­ño nue­vo

Lobby, un gas­tro­bar, ubi­ca­do en la Co­lo­nia San Be­ni­to, den­tro del co­ra­zón de la ca­pi­tal de El Sal­va­dor, zo­na don­de en los úl­ti­mos cin­co años se ha desa­rro­lla­do una al­ta ac­ti­vi­dad co­mer­cial así co­mo una ale­gre vi­da noc­tur­na pa­ra los ca­pi­ta­li­nos. El pro­yec­to con­sis­tió en la res­tau­ra­ción y re­no­va­ción de una vi­vien­da exis­ten­te cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas, ubi­ca­ción, es­ti­lo de ar­qui­tec­tu­ra y la vi­sión de di­se­ño del pro­yec­to, pro­pi­cia­ban la opor­tu­ni­dad del desa­rro­llo co­mer­cial de ti­po cu­li­na­rio. La con­cep­tua­li­za­ción del pro­yec­to fue cla­ve en el desa­rro­llo del di­se­ño, ya que des­de el ini­cio el clien­te te­nía co­mo vi­sión pro­yec­tar y trans­por­tar a sus usua­rios a un lu­gar úni­co don­de de in­me­dia­to se sin­tie­ran en el lobby de un ho­tel en la épo­ca de 1930. El pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co con­sis­tió en desa­rro­llar una re­cep­ción y ves­tí­bu­lo, área de res­tau­ran­te, te­rra­za, bar, un cuar­to pa­ra even­tos pri­va­dos y ba­ños pa­ra hom­bres, mu­je­res y dis­ca­pa­ci­ta­dos en los 400 m2 a in­ter­ve­nir. El con­cep­to vin­ta­ge nos guió a que el look y feel de los am­bien­tes fue­ran es­pa­cios au­tén­ti­cos y alu­si­vos a la épo­ca. Se es­co­gie­ron va­rios co­lo­res os­cu­ros pa­ra con­tras­tar el pi­so blan­co exis­ten­te de la ca­sa y crear es­pa­cios te­nues e ín­ti­mos.

La área de re­cep­ción fue cla­ve pa­ra re­crear la es­ce­na de un lobby de un ho­tel. El ma­le­te­ro en el mo­tor lobby lis­to pa­ra re­ci­bir a sus hués­pe­des, el mue­ble de re­cep­ción con su cam­pa­na es­pe­ran­do ser to­ca­da y el bell­boy es­pe­ran­do a su hués­ped pa­ra

en­tre­gar las lla­ves pa­ra su es­ta­día. El área de es­tar del ho­tel con di­fe­ren­tes am­bien­tes pa­ra sen­tar­se y to­mar­se va­rios cocteles con ami­gos y las ca­bi­nas de te­lé­fono pri­va­das pa­ra las lla­ma­das a me­dia no­che.

La ca­sa, de la épo­ca de los cin­cuen­ta, te­nía va­rios walk in closets de buen ta­ma­ño, to­dos con puer­tas ti­po per­sia­na, con ja­la­de­ras que son unas pe­que­ñas jo­yas de co­lor bron­ce, con gra­ba­dos ar­te­sa­na­les. Lu­mi­na­rias co­mo can­de­la­bros, al­gu­nas con mo­ti­vos flo­rea­dos, es­truc­tu­ras me­tá­li­cas rec­tan­gu­la­res en las ven­ta­nas, inodo­ros y la­va­ma­nos de co­lo­res pas­tel, pa­re­des fo­rra­das de ma­de­ra, y mu­chas mol­du­ras en las puer­tas exis­ten­tes. Es­tos ele­men­tos se trans­for­ma­ron en ca­rac­te­rís­ti­cas del di­se­ño.

Las puer­tas de los cló­sets se usa­ron pa­ra en­vol­ver la pa­red que di­vi­de el lobby del bar, las ja­la­de­ras se usa­ron co­mo de­ta­lles en la ba­rra pa­ra col­gar las car­te­ras, las lu­mi­na­rias con mo­ti­vos flo­rea­dos se re­ubi­ca­ron en los pho­ne booths, las es­truc­tu­ras me­tá­li­cas de las ven­ta­nas ayu­dan a di­vi­dir el es­pa­cio en­tre el bar y el res­tau­ran­te; sin em­bar­go, siem­pre que­dan vi­sual­men­te co­nec­ta­dos. To­dos los ar­te­fac­tos sa­ni­ta­rios fue­ron re­uti­li­za­dos y es­pe­cí­fi­ca­men­te ubi­ca­dos por co­lor en ca­da baño: ce­les­te pa­ra hom­bres, ama­ri­llo pa­ra mu­je­res, y ro­sa­do pa­ra el baño con per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad con la in­ten­ción de ser con­tras­ta­dos con pa­re­des en­cha­pa­das con bal­do­sas ar­te­sa­na­les sal­va­do­re­ñas. Se se­lec­cio­na­ron lu­mi­na­rias que acen­túan el es­ti­lo y se di­se­ña­ron al­gu­nas con ele­men­tos de co­bre y hou­sing de alam­bre pa­ra el área de res­tau­ran­te e ilu­mi­na­ción de la ba­rra. Se op­tó por in­tro­du­cir y di­se­ñar asien­tos de bu­ta­cas, unas lar­gas pa­ra el res­tau­ran­te, con de­ta­lles de ta­pi­ce­rías verticales y bu­ta­cas re­don­das con de­ta­lles de ta­pi­ce­ría ca­pi­to­nea­da pa­ra el área de bar, am­bas muy uti­li­za­das en la épo­ca, se­gún nos mos­tra­ban nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes. In­de­pen­dien­te­men­te que el pro­yec­to evo­ca­ba li­te­ral­men­te una épo­ca pa­sa­da te­nía­mos de me­ta co­mo ofi­ci­na po­der di­se­ñar es­pa­cios que tam­bién se sin­tie­ran re­le­van­tes. Una de las ma­ne­ras de abor­dar es­te te­ma fue es­co­ger si­llas pa­ra el área del res­tau­ran­te con lí­neas de di­se­ño más su­ti­les y pin­tar­las de co­lor azul cla­ro, al igual que po­ner cor­ti­nas con pa­tro­nes geo­mé­tri­cos en co­lo­res blan­co con ne­gro pa­ra re­sal­tar y di­vi­dir es­pa­cios, in­tro­du­cir mo­bi­lia­rio y pro­duc­tos con­tem­po­rá­neos lle­nos de co­lo­res vi­vos, rea­li­za­dos por di­se­ña­do­res salvadoreños en el área de es­tar co­mo la lu­mi­na­ria ‘Ca­nas­to’ por Jo­sé Ro­ber­to Pa­re­des y la me­sa ‘Cua­dra­da’ por Raúl Al­fa­ro, am­bas de The Ca­rrot Con­cept.

Por otro la­do, ade­más de reade­cuar la ca­sa y di­se­ñar los es­pa­cios, la es­ce­ni­fi­ca­ción tam­bién fue cla­ve pa­ra el efec­to final. En­tre los pro­pie­ta­rios del pro­yec­to y el equi­po de Cin­co­pa­ta­sal­ga­to se hi­zo una bús­que­da y re­co­lec­ción mi­nu­cio­sa en San Sal­va­dor y se sin­tió co­mo una gran bús­que­da de te­so­ros. Em­pe­za­mos por el cen­tro de an­ta­ño, vi­si­tan­do tien­das de se­gun­da mano y de an­ti­güe­da­des. En es­tos re­co­rri­dos en­con­tra­mos te­lé­fo­nos vie­jos, li­bros, ja­rro­nes, flo­re­ros, es­pe­jos, cua­dros, ma­le­tas, ar­ma­rios de co­ci­na y lu­mi­na­rias. En un mo­men­to ines­pe­ra­do, en una tien­da de se­gun­da mano, en­con­tra­mos aden­tro de un ca­jón, cien­tos de eti­que­tas de ma­le­tas, to­das an­ti­guas de la épo­ca de la ae­ro­lí­nea PANAM con des­ti­nos a to­das par­tes del mundo co­mo Caracas, Nue­va York, Ber­lín y Pa­rís, en­tre otros.

Es­tas eti­que­tas las uti­li­za­mos pa­ra col­gar­las en el mue­ble de re­cep­ción, jun­to a las lla­ves pa­ra los cuar­tos.

Ac­tual­men­te, Lobby se ha ex­pan­di­do ge­ne­ran­do nue­vas áreas co­mo la te­rra­za pa­ra dis­fru­tar al ai­re li­bre en el jar­dín, con lu­ces de pa­tio y asien­tos ti­po loun­ge siem­pre man­te­nien­do la ilu­sión de es­tar en otro lu­gar. La ex­pe­rien­cia y con­cep­to que lo­gra te­ner es­te pro­yec­to ha he­cho que se con­vier­ta en pio­ne­ro en el con­cep­to de gas­tro­bar en el país.

Ya que vi­vi­mos en una épo­ca de so­cial me­dia, que­ría­mos que Lobby fue­ra un lu­gar que se con­vir­tie­ra en un re­fe­ren­te en las re­des so­cia­les. Una ex­pe­rien­cia que te­nía que ex­pan­dir­se, no so­lo a ser un es­pa­cio que ge­ne­ra­ra una vi­ven­cia pa­ra el usua­rio y co­men­sal, sino pa­ra to­do aquel que se in­vo­lu­cre en la co­mu­ni­ca­ción del pro­yec­to. Par­te vi­tal del di­se­ño era que pu­die­ra ha­blar a tra­vés de sus imá­ge­nes en es­te me­dio.

Ate­nas es­tá so­bre un te­rreno ro­co­so y ári­do, ro­dea­da por mon­ta­ñas al nor­te, es­te y oes­te; y el mar ha­cia el sur. Lo plano de un pai­sa­je ca­si “en­ce­rra­do”, es in­te­rrum­pi­do por un sal­pi­ca­do de co­li­nas y ro­cas dis­per­sas. La in­ser­ción de la ar­qui­tec­tu­ra en es­tas for­ma­cio­nes na­tu­ra­les ha in­fun­di­do en ellos un sig­ni­fi­ca­do, trans­for­mán­do­los en po­los de re­fe­ren­cia, de los cua­les la Acró­po­lis es el ejem­plo más im­por­tan­te. Le Cor­bu­sier lo per­ci­bió du­ran­te su vi­si­ta a Ate­nas en 1911: “la Acró­po­lis, en cu­ya par­te su­pe­rior pla­na es­tán los tem­plos, lla­ma la aten­ción co­mo una per­la en su val­va. Uno re­co­ge la val­va so­lo por la per­la. Los tem­plos son la úni­ca ra­zón de es­te pai­sa­je” (Il viag­gio d’orien­te, I vol., Faen­za Edi­tri­ce, 1974). La com­bi­na­ción de la ar­qui­tec­tu­ra y el pai­sa­je ha crea­do un “su­per mo­nu­men­to”, con el que nin­gún edi­fi­cio an­ti­guo, me­die­val o mo­derno puede com­pe­tir.

Vi­sión

En 1834 Ate­nas, una pe­que­ña ciu­dad oto­ma­na con me­nos de 10.000 ha­bi­tan­tes, una in­trin­ca­da red de ca­rre­te­ras y nin­gún es­pa­cio pú­bli­co es­pe­cial­men­te di­se­ña­do; fue de­cla­ra­da ca­pi­tal del es­ta­do grie­go li­bre. En una cul­mi­na­ción del ro­man­ti­cis­mo eu­ro­peo y su re­ve­ren­cia por la an­ti­güe­dad, la ciu­dad fue con­ce­bi­da con una vi­sión com­ple­ta­men­te nue­va: una ur­be neo­clá­si­ca en con­vi­ven­cia con los mo­nu­men­tos clá­si­cos ori­gi­na­les. Un año an­tes, en 1833, los ar­qui­tec­tos Sta­ma­tios Kleant­his y Eduard Schau­bert, am­bos en sus trein­ta y po­cos años y dis­cí­pu­los del cla­si­cis­ta Karl Frie­drich Schin­kel, pre­sen­ta­ron un nue­vo plan ur­bano de Ate­nas. Su pro­pues­ta es­ta­ble­cía un trián­gu­lo or­to­go­nal de ejes mo­nu­men­ta­les que irra­dian des­de el cen­tro del po­der, el pa­la­cio real, mien­tras el eje, que co­rría per­pen­di­cu­lar a la hi­po­te­nu­sa del trián­gu­lo, co­nec­ta­ba vi­sual­men­te el pa­la­cio con la Acró­po­lis. El plan se adap­tó a la to­po­gra­fía de la ca­pi­tal y man­tu­vo la zo­na com­pren­di­da en­tre la ciu­dad nue­va y la vie­ja co­mo un im­por­tan­te si­tio ar­queo­ló­gi­co. Los nue­vos edi­fi­cios de la Uni­ver­si­dad, la Aca­de­mia y la bi­blio­te­ca, la “Ate­nas Tri­logy”, fue­ron cons­trui­dos uno al la­do del otro a lo lar­go de un la­do del trián­gu­lo. Sus so­brias for­mas clá­si­cas fue­ron la ex­pre­sión ciu­da­da­na del nue­vo es­ta­do y los sím­bo­los de la con­ti­nui­dad en­tre la Gre­cia an­ti­gua y la mo­der­na.

Poly­ka­toi­kia

Mien­tras Gre­cia con­ti­nuó su ex­pan­sión geo­grá­fi­ca y la po­bla­ción de la ciu­dad cre­ció sin ce­sar, los orí­ge­nes neo­clá­si­cos de Ate­nas fue­ron, po­co a po­co, des­apa­re­cien­do. A prin­ci­pios del si­glo XX, el cre­cien­te in­te­rés por la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal y ver­ná­cu­la de­jó en cla­ro que las co­ne­xio­nes con su glo­rio­so pa­sa­do ya no eran de­ter­mi­na­das por las for­mas clá­si­cas (neo), sino a tra­vés del in­mor­tal pai­sa­je grie­go y las crea­cio­nes que fa­ci­li­ta. El pai­sa­je era per­ci­bi­do co­mo un sus­tra­to “pro­fun­do”, que tra­jo con­si­go los víncu­los cul­tu­ra­les con el pa­sa­do. Du­ran­te la re­cons­truc­ción de la pos­gue­rra, la po­bla­ción de Ate­nas cre­ció a un mi­llón de al­mas. Ha­cia 1960, la ciu­dad se con­vir­tió en un gran cen­tro ur­bano ge­ne­ra­do por la re­pe­ti­ción de di­fe­ren­tes ti­pos, a pe­que­ña y me­dia es­ca­la, de la poly­ka­toi­kia, con­do­mi­nios con una es­truc­tu­ra de hor­mi­gón de seis pi­sos, con for­mas mo­der­nas y abs­trac­tas. La poly­ka­toi­kia ofre­ció un nue­vo len­gua­je mo­derno: cons­truc­ción sim­ple, de ba­jo cos­to, du­ra­bi­li­dad y mo­der­ni­za­ción de la vi­da ur­ba­na grie­ga. El nue­vo re­ti­cu­la­do cu­brió la ciu­dad exis­ten­te y el pai­sa­je cir­cun­dan­te, de­jan­do so­lo in­tac­tos sus mon­ta­ñas y sus co­li­nas.

Co­ne­xio­nes y ex­pan­sión

Pa­ra al­ber­gar a los Jue­gos Olím­pi­cos de 2004 fue ne­ce­sa­ria la cons­truc­ción de una gran can­ti­dad de in­fraes­truc­tu­ras. Las de gran es­ca­la: un nue­vo ae­ro­puer­to, ca­rre­te­ras, re­des de me­tro, de tran­vía y tren de cer­ca­nías; se su­per­pu­sie­ron a la red de poly­ka­toi­kia exis­ten­te. Es­tas re­des de cir­cu­la­ción per­mi­tie­ron a Ate­nas ex­pan­dir­se más allá de las mon­ta­ñas que for­man sus fron­te­ras na­tu­ra­les a las lla­nu­ras cir­cun­dan­tes al es­te y al oes­te. El éxo­do a la pe­ri­fe­ria li­be­ró el cen­tro de la ciu­dad y el va­cío fue lle­na­do por un in­cal­cu­la­ble nú­me­ro de in­mi­gran­tes ile­ga­les que en­tra­ron al país a tra­vés de sus lar­gos tra­mos cos­te­ros. El es­pa­cio pú­bli­co su­frió un pro­ce­so de de­gra­da­ción y de­va­lua­ción.

Con­su­mis­mo

El ex­tra­or­di­na­rio op­ti­mis­mo ge­ne­ra­do por el éxi­to de los Jue­gos de 2004, acom­pa­ña­do por cré­di­tos con­ce­di­dos fá­cil­men­te por los ban­cos que ope­ra­ban en el nue­vo con­tex­to de la mo­ne­da co­mún eu­ro­pea, la zo­na eu­ro, fo­men­tó el desa­rro­llo de un im­por­tan­te con­su­mis­mo.

Los nue­vos cen­tros de consumo, ca­da vez más gran­des y bri­llan­tes,

bro­ta­ron a lo lar­go de las nue­vas ca­rre­te­ras de los su­bur­bios, a ve­ces ocu­pan­do las es­truc­tu­ras ya uti­li­za­das du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos. Ofre­cían es­pa­cios pa­ra las com­pras bien de­fi­ni­dos, mo­ni­to­rea­dos y “se­gu­ros”. Así, los cen­tros co­mer­cia­les se con­vir­tie­ron en los “nue­vos tem­plos” de una so­cie­dad de la opu­len­cia y el ex­ce­so. Pe­ro el desa­rro­llo de una nue­va sub­je­ti­vi­dad ge­né­ri­ca, la del con­su­mi­dor, ocul­tó las cre­cien­tes ten­sio­nes so­cia­les.

Cri­sis

Los vio­len­tos en­fren­ta­mien­tos que tu­vie­ron lu­gar en el cen­tro de Ate­nas, en di­ciem­bre de 2008, pro­du­je­ron des­truc­cio­nes y sa­queos a gran es­ca­la que pu­sie­ron de ma­ni­fies­to la la­ten­te cri­sis eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca, so­cial y cul­tu­ral que fue ma­du­ran­do a tra­vés de los años. El es­ta­lli­do de la bur­bu­ja de la deu­da na­cio­nal grie­ga en el 2010 y la apli­ca­ción de es­tric­tas medidas de aus­te­ri­dad con­vir­tie­ron a las ma­ni­fes­ta­cio­nes y los en­fren­ta­mien­tos en una ru­ti­na dia­ria. El con­su­mi­dor fue re­em­pla­za­do por una nue­va sub­je­ti­vi­dad ge­né­ri­ca, la de los ma­ni­fes­tan­tes. En el cur­so de los múl­ti­ples y vio­len­tos in­ci­den­tes, par­tes de las fa­cha­das de los edi­fi­cios, el pa­vi­men­to de las ca­lles y las pla­zas, así co­mo un gran nú­me­ro de es­cul­tu­ras pú­bli­cas; fue­ron des­trui­das pa­ra uti­li­zar sus par­tes co­mo “mu­ni­cio­nes” en los en­fren­ta­mien­tos po­li­cia­les. Las ven­ta­nas, las per­sia­nas y los ca­je­ros au­to­má­ti­cos fue­ron des­tro­za­dos, los con­te­ne­do­res de ba­su­ra y los au­to­mó­vi­les in­cen­dia­dos, mien­tras que las pa­re­des de los edi­fi­cios fue­ron cu­bier­tas por ca­pas de graf­fi­tis. El van­da­lis­mo y los in­cen­dios de los edi­fi­cios neo­clá­si­cos fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­bles pue­den ser vis­tos co­mo un asal­to a los sím­bo­los fun­da­men­ta­les del mo­derno go­bierno grie­go. Es­tos he­chos mar­ca­ron el final de un pe­río­do cu­yos va­lo­res fue­ron pro­yec­ta­dos so­bre la ciu­dad a tra­vés de la ar­qui­tec­tu­ra.

Ver­de: sin una vi­sión

Du­ran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca, el acer­ca­mien­to al es­pa­cio pú­bli­co fue des­pla­za­do del ám­bi­to ur­bano a los su­bur­bios. Pe­que­ños par­ques ve­ci­na­les, eje­cu­ta­dos por dis­tin­tos gru­pos de ciu­da­da­nos, fue­ron con­ce­bi­dos co­mo ejem­plos de una “na­tu­ra­le­za pri­mor­dial”. Las pro­pues­tas a gran es­ca­la pa­ra el re­di­se­ño de los es­pa­cios pú­bli­cos de Ate­nas fue­ron rea­li­za­das por fun­da­cio­nes con fi­nes be­né­fi­cos. El es­pa­cio ver­de es pro­mo­vi­do co­mo una al­ter­na­ti­va, ge­né­ri­ca pe­ro efi­caz, al de­va­lua­do es­pa­cio ar­qui­tec­tó­ni­co del pe­río­do an­te­rior. “Ver­de” es uno de los cli­chés con­tem­po­rá­neos en bo­ga: es apo­lí­ti­co, sus­ti­tu­ye a la ideo­lo­gía por la ad­mi­nis­tra­ción, ge­ne­ra un con­sen­ti­mien­to a prio­ri, pro­me­te la fe­li­ci­dad, in­clu­so la eu­fo­ria y la crea­ción de una co­mu­ni­dad. De he­cho, el ver­de es an­ti­ur­bano: anun­cia la au­sen­cia de una con­cien­cia ur­ba­na y se opo­ne a la ciu­dad y su ar­qui­tec­tu­ra.

Se­ña­la un pe­rio­do sin una vi­sión y, aho­ra más que nun­ca, Ate­nas ne­ce­si­ta una nue­va vi­sión.

Pá­gi­na an­te­rior: ves­tí­bu­lo-re­cep­ción res­tau­ran­te, con mue­ble de lla­ves de­co­ra­das con eti­que­tas an­ti­guas de ma­le­tas. En esta pá­gi­na, arri­ba: área de res­tau­ran­te con acen­tos de co­lor en si­llas y mo­bi­lia­rio. Aba­jo: el bar con lu­mi­na­rias di­se­ña­das a la me­di­da.

Arri­ba: te­rra­za con co­lo­res so­brios y si­llas de ma­de­ra.

Pá­gi­na 76: re­pe­ti­ción de di­fe­ren­tes poly­ka­toi­kia, el edi­fi­cio de seis plan­tas con for­mas mo­der­nas que creó el te­ji­do ur­bano.

Pá­gi­na an­te­rior: Sta­ma­tios Kleant­hes y Eduard Schau­bert, pri­mer plano ur­bano de la ciu­dad de Ate­nas, 1833. Staatli­che Grap­his­che Samm­lung, Mú­nich.

En esta pá­gi­na y la si­guien­te arri­ba: vis­ta pa­no­rá­mi­ca de Ate­nas ro­dea­da por mon­ta­ñas al nor­te, es­te y oes­te. Se re­co­no­cen la Acró­po­lis a la iz­quier­da y la Co­li­na Ly­ca­bet­tus a la de­re­cha. De­re­cha: Le Cor­bu­sier, cro­quis de la Acró­po­lis. De Car­net du vo­ya­ge d’orient, nú­me­ro 3, 1911, 17x10 cm, p. 98.

Pá­gi­na si­guien­te, al cen­tro: de Di­mi­tris Pi­kio­nis, se­rie del bos­que­jo del Áti­ca, 1940. Ar­qui­tec­to Di­mi­tris Pi­kio­nis, 1887-1968: A Sen­ti­men­tal To­po­graphy, Ar­chi­tec­tu­ral As­so­cia­tion Pu­bli­ca­tions. Lon­dres, 1989.

Arri­ba: in­te­rior de la Aca­de­mia de Ate­nas di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to da­nés Theop­hil Han­sen, 1859-1885. El neo­cla­si­cis­mo cons­ti­tu­yó la ex­pre­sión ciu­da­da­na del mo­derno es­ta­do grie­go y es­ta­ble­ció al mis­mo tiem­po una con­ti­nui­dad con la an­ti­güe­dad clá­si­ca. A la de­re­cha: la Uni­ver­si­dad de Ate­nas, di­se­ña­da por Ch­ris­tian Han­sen, 18391849. Pá­gi­na opues­ta: vis­ta ex­ter­na de la Aca­de­mia. Aba­jo: de­ta­lle de la dis­po­si­ción de los jar­di­nes de la Acró­po­lis, un tra­ba­jo de Di­mi­tris Pi­kio­nis, 1951-1957. En su in­ter­ven­ción Pi­kio­nis creó una nue­va es­tra­ti­fi­ca­ción en el te­rreno na­tu­ral de la co­li­na me­dian­te la com­bi­na­ción de ma­te­ria­les mo­der­nos y fragmentos de los edi­fi­cios del pa­sa­do pa­ra crear un víncu­lo con la an­ti­güe­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.