Opi­nión: La ha­bi­li­dad de la adap­ta­ción

Domus en Español Nicaragua - - SUMARIO - Bár­ba­ra Pau­la Ur­dam­pi­lle­ta

Adap­tar­se es una ha­bi­li­dad. Co­mo cual­quier otra, que se pue­de desa­rro­llar. Es un múscu­lo que se ejer­ci­ta. Y a me­di­da que la prac­ti­cas te va cos­tan­do ca­da vez me­nos. Re­quie­re aban­do­nar cier­ta zo­na de con­fort. A ve­ces lle­va más tiem­po, otras ve­ces me­nos. Es­to de­pen­de mu­cho del si­tio y la ac­ti­tud con la que en­ca­res el ejer­ci­cio. Ha­ble­mos de có­mo es cam­biar per­ma­nen­te­men­te de ca­sa. Siem­pre ha­brá días ma­los

Na­die di­jo que fue­ra fá­cil, cam­biar de há­bi­tat con fre­cuen­cia pue­de re­sul­tar abru­ma­dor. Y en esos mo­men­tos de de­sola­ción es pre­ci­so re­cor­dar que to­do pa­sa. Esos días má­gi­cos de sa­tis­fac­ción exis­ten­cial tam­bién pa­san. Hay que vi­vir la ex­pe­rien­cia y adap­tar­se a las re­glas del jue­go. Na­cí en Ale­ma­nia, soy ar­gen­ti­na, es­toy vi­vien­do en Cos­ta Ri­ca y pró­xi­ma­men­te me to­ca mu­dar­me nue­va­men­te. Tra­to de no en­trar en pá­ni­co. Pien­so: es­ta vez me lle­vo la mi­tad de las co­sas. Es que las ma­le­tas se sien­ten ca­da vez me­nos li­ge­ras, así que les qui­to pe­so. Sien­to que cre­ce el des­ape­go. Em­pie­zo a ol­vi­dar to­do aque­llo que fui de­jan­do en los lu­ga­res an­te­rio­res, ca­si ni lo re­cuer­do. Es una ima­gen bo­rro­sa y no in­ten­to re­com­po­ner­la. Di­go: ¡qué bueno que otro es­ta­rá usando (fe­liz) aque­llo que yo ya no ocu­po! Hay po­cas co­sas que se vuel­ven tan im­pres­cin­di­bles co­mo el car­ga­dor del ce­lu­lar y la yer­ba pa­ra el ma­te.

Lue­go lle­ga­rá el mo­men­to de ele­gir en qué par­te de la ciu­dad voy a vi­vir. De­fi­ni­ti­va­men­te aquí no hay du­das, la es­tra­te­gia es cla­ra. Voy a evi­tar gran­des tras­la­dos. Mi ca­sa, tu ca­sa, la ca­sa, tie­ne que es­tar bien si­tua­da. Pre­fe­ren­te­men­te cer­ca del tra­ba­jo o ac­ti­vi­dad prin­ci­pal. Con buen ac­ce­so a me­dios de trans­por­te. Pe­ro tam­bién cer­ca de un gim­na­sio, cer­ca del al­ma­cén o su­per­mer­ca­do y de al­gu­nos res­tau­ran­tes ami­ga­bles. De­seo en­con­trar lin­das con­fi­te­rías en mi nue­vo ba­rrio. Si pue­do ir a to­dos es­tos si­tios ca­mi­nan­do -el hoy tan codiciado wal­king dis­tan­ce- em­pie­zo a sen­tir­me en la gloria. Ima­gi­nar el nue­vo ho­gar da mucha an­sie­dad. Oja­lá los pi­sos sean de ma­de­ra. Son los que me gus­tan. Oja­lá ten­ga bue­na luz y ven­ti­la­ción. Los mue­bles no se­rán aque­llos he­re­da­dos de los abue­los con his­to­ria y en­can­to. Cla­ro que no. Tam­po­co es esa me­sa, aquel re­cuer­do, de cuan­do mis pa­dres de­mo­ra­ron un año en com­prar­la, has­ta que en­con­tra­ron la in­di­ca­da. La ideal. Un año qui­zás es el tiem­po que yo viva en la pró­xi­ma ca­sa. So­lo voy a re­ser­var un par de se­ma­nas a or­ga­ni­zar el nue­vo há­bi­tat, se­rá tiem­po su­fi­cien­te, no quie­ro de­di­car­le más. Los mue­bles en­ton­ces se­rán los que pue­dan ser, los que es­ta­ban, los que en­con­tré, los que en­con­tra­ré, los que pue­da pa­gar. O co­mo aque­llos que su­pe con­se­guir y des­pués no pue­da tras­la­dar. Co­mo aquel ban­co fantástico que ar­ma­mos con Car­los, ese ban­co de ma­de­ra ma­ci­za com­bi­na­do con ra­mi­llas de un ár­bol que uti­li­za­mos pa­ra com­po­ner un di­se­ño geo­mé­tri­co si­mu­lan­do el es­te­ri­lla­do. Me en­can­ta­ría que en­tra­ra en una ma­le­ta pa­ra po­der lle­var­lo con­mi­go. Sin em­bar­go, lo mi­ro y em­pie­zo a des­pe­dir­me. Me con­for­mo al ju­gar con al­gu­nos ele­men­tos que si pue­do tras­la­dar más fá­cil­men­te y me ayu­dan a re­cons­truir la sen­sa­ción de mi ho­gar. Con­fort ho­ga­re­ño, ca­da uno sa­be. En lo per­so­nal, de­di­co una ma­le­ta a al­gu­nas al­fom­bras. Aca­so vo­la­do­ras. Al­gu­nas fo­to­gra­fías y pe­que­ñas obras de ar­te o li­bros que en­cie­rran re­cuer­dos. El ma­te y los za­pa­tos de tan­go. Me gus­tan las lám­pa­ras de pie y siem­pre ten­go ve­las en ca­sa, al­gu­nas con ri­cos aro­mas. De a po­co voy su­man­do al­gu­nas plan­tas. En cual­quier ca­so, lo im­por­tan­te es sen­tir­me có­mo­da. En­con­trar, ar­mar un rin­cón de la ca­sa al cual que­rer lle­gar a re­fu­giar­me lue­go de un día di­fí­cil. Es­tá prohi­bi­do que fal­te el col­chón pa­ra re­ci­bir in­vi­ta­dos y un par­lan­te blue­tooth pa­ra la mú­si­ca.

Mu­dar es cam­biar, va­riar o ha­cer al­go dis­tin­to. Tras­la­dar o po­ner en otro lu­gar. Es un vol­ver a em­pe­zar. El pri­mer día de la se­ma­na en­ton­ces es­tá de mo­da. Co­mien­za esa ru­ti­na que ate­so­ro por­que me or­de­na y me guía. Co­mo bien, duer­mo su­fi­cien­te y ha­go ejer­ci­cio de ma­ne­ra re­gu­lar man­te­nien­do el cuer­po y la ca­be­za sa­nos. Se ac­ti­van las en­dor­fi­nas, me sien­to bien, ten­go el áni­mo y la ener­gía que ne­ce­si­to pa­ra afron­tar los cam­bios con bue­na ca­ra (ale­gría). Y si de­di­ca­mos tiem­po a la res­pi­ra­ción, mu­chí­si­mo me­jor.

Ha­ble­mos de In­ter­net. Con cer­te­za, en la ca­sa no pue­de fal­tar la me­jor co­ne­xión po­si­ble a la red di­gi­tal. Ca­so con­tra­rio, es co­mo sa­lir a na­ve­gar sin sal­va­vi­das (una tra­ge­dia ti­tá­ni­ca). Más es­ta en­fer­me­dad cu­ra­ti­va, de­be ser con­si­de­ra­da co­mo tal. En lo con­cre­to, mo­de­re­mos la co­mu­ni­ca­ción dia­ria con los que es­tán a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y equi­va­len­tes. Es­toy con­ven­ci­da que nos ha­cen fal­ta más mo­men­tos de si­len­cio. Pro­yec­to un ho­gar pa­ra es­te en­cuen­tro. Ci­to a Byung-chul Han en el li­bro La Ex­pul­sión de lo dis­tin­to: “la hi­per­co­mu­ni­ca­ción ac­tual re­pri­me los es­pa­cios li­bres de si­len­cio y so­le­dad que son los úni­cos en los que se­ría po­si­ble de­cir co­sas que real­men­te me­re­cie­ran ser di­chas”.

Mu­dar­se fre­cuen­te­men­te pue­de re­sul­tar ago­ta­dor. Ago­bian­te. Pe­ro tam­bién es­ti­mu­lan­te. Un an­tí­do­to con­tra la ru­ti­na y una in­vi­ta­ción a nue­vos desafíos. Di­cen que la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción es una de las for­mas de la in­te­li­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.