NICAS TE­MEN PER­DER TPS

El Nuevo Diario - - Portada - CARLOS SOLIS CO­RRES­PON­SAL EN EEUU

Se­gún la or­ga­ni­za­ción “Co­mi­té TPS de Mas­sa­chu­setts”, un or­ga­nis­mo sin fi­nes de lu­cro, una par­te de los mi­gran­tes ni­ca­ra­güen­ses y hon­du­re­ños se­ría la pri­me­ra que per­de­ría su le­ga­li­dad mi­gra­to­ria a par­tir del 9 de no­viem­bre, si el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se no re­nue­va el Es­ta­tus de Pro­tec­ción Tem­po­ral pa­ra los cen­troa­me­ri­ca­nos.

MI­GRA­CIÓN. Los ni­ca­ra­güen­ses y hon­du­re­ños se­rían los pri­me­ros que per­de­rían el Es­ta­tus de Pro­tec­ción Tem­po­ral (TPS, por sus si­glas en in­glés) a par­tir del 9 de no­viem­bre, si el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se anu­la la re­no­va­ción de es­tos per­mi­sos.

Tam­bién des­ta­ca­ron que el apor­te que los cen­troa­me­ri­ca­nos con TPS hi­cie­ron en la dé­ca­da pa­sa­da al Se­gu­ro So­cial y Me­di­ca­re de los Es­ta­dos Uni­dos as­cen­dió a los US$6.9 mil mi­llo­nes.

Or­ga­ni­za­cio­nes pro­mi­gran­tes en Mas­sa­chu­setts rea­li­za­ron es­ta se­ma­na pro­tes­tas al fren­te de la Ca­sa Es­ta­tal de es­te es­ta­do, pa­ra de­man­dar al go­ber­na­dor Re­pu­bli­cano, Char­lie Ba­ker, que pro­te­ja a las per­so­nas que po­seen el Es­ta­tus de Pro­tec­ción Tem­po­ral (TPS, por sus si­glas en in­gles), pa­ra que es­tos no sean de­por­ta­dos de los Es­ta­dos Uni­dos en ca­so que el pre­si­den­te Do­nald Trump de­ci­da no re­no­var más el per­mi­so de tra­ba­jo a las per­so­nas pro­ce­den­tes de Ni­ca­ra­gua, Hon­du­ras y El Sal­va­dor en el mes de no­viem­bre.

Se­gún la or­ga­ni­za­ción “Co­mi­té TPS de Mas­sa­chu­setts”, un or­ga­nis­mo sin fi­nes de lu­cro y com­pues­to por per­so­nas por­ta­do­ras del TPS, los ni­ca­ra­güen­ses y hon­du­re­ños se­rían los pri­me­ros gru­pos de per­so­nas que per­de­rían es­te es­ta­tus mi­gra­to­rio a par­tir del 9 de no­viem­bre, fe­cha en que el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se tie­ne pre­vis­to anun­ciar si anu­la o con­ti­núan con la re­no­va­ción del TPS.

Por tal mo­ti­vo y ade­lan­tán­do­se a los acon­te­ci­mien­tos, la or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal en­tre­gó 4 mil car­tas es­te miér­co­les a la ofi­ci­na del Go­ber­na­dor pa­ra que efec­túe un plan de pro­tec­ción a to­das las per­so­nas que po­drían per­der su es­ta­tus mi­gra­to­rio en los pró­xi­mos me­ses. Ca­da car­ta iba fir­ma­da por ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses quie­nes le pe­dían al man­da­ta­rio de Mas­sa­chu­setts una so­lu­ción a la zo­zo­bra que vi­ven to­das las per­so­nas ba­jo es­te ti­po de es­ta­tus mi­gra­to­rio.

El te­mor de los por­ta­do­res de los TPS ha in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos días, lue­go que el pre­si­den­te Trump eli­mi­na­ra el Pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia co­no­ci­do co­mo DACA, un pro­gra­ma que de­ja­rá a la de­ri­va a 800,000 jó­ve­nes a par­tir del 5 de mar­zo de 2018, si el Con­gre­so de es­te país no pa­sa una ley que evi­te la de­por­ta­ción de los lla­ma­dos “so­ña­do­res”. La eli­mi­na­ción del DACA y las de­cla­ra­cio­nes emi­ti­das en me­ses pa­sa­dos por el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de los Es­ta­dos Uni­dos, John Kelly, don­de el fun­cio­na­rio se­ña­ló que las per­so­nas que tie­nen el es­ta­tus de TPS de­be­rían ir pen­san­do en re­gre­sar a sus paí­ses de orí­ge­nes, ya que es­te ti­po de be­ne­fi­cio mi­gra­to­rio no de­be­ría ser in­de­fi­ni­do pa­ra es­te gru­po de per­so­nas, han si­do ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra vi­sua­li­zar la eli­mi­na­ción de es­te per­mi­so de tra­ba­jo tem­po­ral.

FU­TU­RO IN­CIER­TO

Doña Ro­sa Gon­zá­lez es una ni­ca­ra­güen­se que se ve­ría afec­ta­da con la eli­mi­na­ción del TPS. Ella lle­gó a los Es­ta­dos Uni­dos en fe­bre­ro de 1997. Los ru­mo­res de que eli­mi­na­rán el TPS la han te­ni­do muy es­tre­sa­da y con mu­cha an­sie­dad por­que su fu­tu­ro es in­cier­to.

“Yo fui una de las pri­me­ri­tas a quien le otor­ga­ron el TPS, me lo die­ron en enero de 1999. Des­de que lle­gué a es­te país no he re­gre­sa­do a Ni­ca­ra­gua por­que la gen­te que te­ne­mos es­te ti­po de per­mi­so de tra­ba­jo no nos per­mi­ten re­gre­sar a nues­tro país. Ten­go dos hi­jos que es­tán en es­ta mis­ma si­tua­ción, uno de ellos te­nía 7 años cuan­do lle­gó a los Es­ta­dos Uni­dos, él no co­no­ce na­da de Ni­ca­ra­gua y yo ya no ten­go na­da por allá y no sé có­mo es­tá la si­tua­ción. Si nos qui­tan el TPS va­mos a per­der nues­tro tra­ba­jo, el se­gu­ro mé­di­co y nues­tra tran­qui­li­dad”, ex­pre­só doña Ro­sa des­de la co­ci­na de su ca­sa y mos­tran­do to­dos los TPS que ha ob­te­ni­do a lo lar­go de los 18 años que ha te­ni­do es­te be­ne­fi­cio mi­gra­to­rio.

En igual si­tua­ción se en­cuen­tra el sal­va­do­re­ño Mi­guel Me­jía, quien lle­gó a Bos­ton en 1999. En las afue­ras de la Ca­sa Es­ta­tal de Mas­sa­chu­setts, Me­jía re­la­ta lo que tra­ba­jó in­can­sa­ble­men­te des­de que lle­gó a es­ta ciu­dad has­ta po­der lo­grar mon­tar su pro­pia em­pre­sa de lim­pie­za. “Yo soy una per­so­na hon­ra­da, nun­ca he te­ni­do pro­ble­ma con na­die, con lo que ge­ne­ra mi em­pre­sa, ade­más de ayu­dar a mi fa­mi­lia, ayu­do tam­bién a per­so­nas in­di­gen­tes, siem­pre les es­toy ayu­dan­do con ro­pa, za­pa­tos y dán­do­les co­mi­da, no en­tien­do cuál es la per­se­cu­ción en con­tra de no­so­tros, si lo úni­co que he­mos he­cho es apor­tar a la eco­no­mía de es­te país. Nues­tros hi­jos na­cie­ron y cre­cie­ron en es­te país, el se­pa­rar­nos de ellos se­ría ha­cer­nos un da­ño irre­pa­ra­ble”, re­la­tó Me­jía.

CABILDEO

Por su par­te, el cón­sul ge­ne­ral de El Sal­va­dor en Bos­ton, Ruddy Lennyn La­zo Gua­te­ma­la, de­cla­ró que el Go­bierno sal­va­do­re­ño es­tá rea­li­zan­do los ca­bil­deos ne­ce­sa­rios en Washington pa­ra que los cen­troa­me­ri­ca­nos no pier­dan el TPS.

“La úl­ti­ma pa­la­bra to­da­vía no se ha di­cho. En es­tos mo­men­tos nues­tro Go­bierno tie­ne una co­mi­ti­va di­plo­má­ti­ca ca­bil­dean­do en Washington pa­ra que nues­tros her­ma­nos de Ni­ca­ra­gua, Hon­du­ras y El Sal­va­dor no pier­dan el TPS. Es­ta­mos ago­tan­do to­das las vías di­plo­má­ti­cas pa­ra que no se pier­da es­te per­mi­so de tra­ba­jo, el he­cho que el go­bierno del pre­si­den­te Do­nald Trump nos ha­ya re­ci­bi­do pa­ra abor­dar es­te te­ma, eso ya es un triun­fo”, apun­tó el di­plo­má­ti­co re­co­men­dan­do a las per­so­nas que tie­nen es­te es­ta­tus mi­gra­to­rio, “a man­te­ner la cal­ma”. Se­gún los miem­bros del “Co­mi­té TPS de Mas­sa­chu­setts”, los per­mi­sos de tra­ba­jos pa­ra los ni­ca­ra­güen­ses y hon­du­re­ños se ven­cen el 9 de enero de 2018. El go­bierno nor­te­ame­ri­cano tie­ne pre­vis­to anun­ciar el 9 de no­viem­bre su pró­xi­ma re­no­va­ción o bien la can­ce­la­ción de es­te mis­mo.

Acor­de a es­ta or­ga­ni­za­ción, más de 300,000 cen­troa­me­ri­ca­nos es­tán am­pa­ra­dos ba­jo es­te ti­po de es­ta­tus mi­gra­to­rio. De ellos, 5,000 son ni­ca­ra­güen­ses. El 88.5% de los por­ta­do­res de TPS se en­cuen­tran em­plea­dos, mu­chos de ellos la­bo­ran­do en cons­truc­ción, lim­pie­za, jar­di­ne­ría, co­ci­na en­tre otros. Tam­bién des­ta­ca­ron que el apor­te que los cen­troa­me­ri­ca­nos con TPS hi­cie­ron en la dé­ca­da pa­sa­da al Se­gu­ro So­cial y Me­di­ca­re de los Es­ta­dos Uni­dos as­cen­dió a los US$6.9 mil mi­llo­nes. El Go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos otor­gó pro­tec­ción tem­po­ral de tra­ba­jo a los ni­ca­ra­güen­ses y hon­du­re­ños en 1999, de­bi­do a los de­sas­tres que el hu­ra­cán Mitch de­jó a su pa­so por Cen­troa­mé­ri­ca en ese en­ton­ces. Por su par­te, los sal­va­do­re­ños re­ci­bie­ron es­te mis­mo es­ta­tus mi­gra­to­rio lue­go que tres po­ten­tes te­rre­mo­tos des­tru­ye­ran gran par­te de es­te país en 2001.

OR­GA­NI­ZA­CIO­NES PRO­MI­GRAN­TES SO­LI­CI­TAN RE­NO­VA­CIÓN DE TPS EN MAS­SA­CHU­SETTS.

LA NI­CA­RA­GÜEN­SE RO­SA GON­ZÁ­LEZ MUES­TRA LOS DI­FE­REN­TES PER­MI­SOS PA­RA TRA­BA­JAR QUE HA RE­CI­BI­DO EN EE. UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.