ARE­LLANO DO­CU­MEN­TA EL CI­NE EN NI­CA­RA­GUA

El Nuevo Diario - - Portada - LETZIRA SE­VI­LLA

AU­TOR.

El nue­vo li­bro del in­ves­ti­ga­dor Jor­ge Eduar­do Are­llano, “El Ci­ne en­tre los Nicas”, en opi­nión del es­cri­tor y fi­ló­so­fo Pa­blo Kraudy, “con­ci­lia la lu­ci­dez crí­ti­ca y la in­ves­ti­ga­ción a fon­do”, cons­ti­tu­yen­do un res­ca­te his­tó­ri­co­cul­tu­ral úni­co.

JOR­GE EDUAR­DO ARE­LLANO. El 21 de sep­tiem­bre pre­sen­ta­rá su obra El Ci­ne en­tre los Nicas, la cual ca­li­fi­ca co­mo un ho­me­na­je al ar­te del ce­lu­loi­de.

El nue­vo li­bro de Jor­ge Eduar­do Are­llano, El Ci­ne en­tre los Nicas, en opi­nión del es­cri­tor y fi­ló­so­fo Pa­blo Kraudy, “con­ci­lia la lu­ci­dez crí­ti­ca y la in­ves­ti­ga­ción a fon­do”, cons­ti­tu­yen­do un res­ca­te his­tó­ri­co-cul­tu­ral úni­co. La obra edi­ta­da por su au­tor, se­gún Ba­yar­do Cua­dra, des­plie­ga en sus 341 pá­gi­nas más de trein­ta ilus­tra­cio­nes y dos sec­cio­nes con unos vein­ti­tan­tos ca­pí­tu­los–, “un ca­lei­dos­co­pio de la cul­tu­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Ni­ca­ra­gua a lo lar­go del si­glo vein­te”. Pe­ro lle­ga has­ta 1978.

In­cor­po­ran­do el sép­ti­mo ar­te a su co­lec­ción de obras, Jor­ge Eduar­do Are­llano ase­gu­ra que es­te li­bro cons­ti­tu­ye un ho­me­na­je al ar­te del ce­lu­loi­de, a sus íco­nos de an­ta­ño y a to­dos los que lo ama­ron en Ni­ca­ra­gua, con­si­de­rán­do­lo el más po­pu­lar del si­glo XX.

El li­bro se­rá pre­sen­ta­do el jue­ves 21 de sep­tiem­bre, en el Ins­ti­tu­to Ni­ca­ra­güen­se de Cul­tu­ra His­pá­ni­ca, a las 6:30 de la tar­de.

¿A QUÉ SE DE­BE LA DE­LI­MI­TA­CIÓN CRO­NO­LÓ­GI­CA AL SI­GLO XX QUE PRE­SEN­TA EN EL LI­BRO?

A una sen­ci­lla ra­zón. Exis­ten, al me­nos, seis obras que desa­rro­llan por­me­no­ri­za­da­men­te la pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca del país a par­tir del 79. Y yo desea­ba apor­tar otra co­sa: la re­cep­ción del ci­ne a ni­vel po­pu­lar y cul­to, su in­fluen­cia en la mo­ral pú­bli­ca, en la so­cie­dad y en la li­te­ra­tu­ra, en­tre otros múl­ti­ples as­pec­tos.

¿IN­CLU­YE SU OBRA A LOS CI­NÉ­FI­LOS?

Des­de lue­go. En el es­tu­dio pre­li­mi­nar y en la pri­me­ra sec­ción (“Tex­tos im­pos­ter­ga­bles”) des­ta­co am­plia­men­te a los más gran­des ci­né­fi­los del país: Ma­rio Ca­ji­na-vega (19291995), Ho­ra­cio Pe­ña, Ser­gio Ramírez, Fran­klin Cal­de­ra y Ra­mi­ro Ar­güe­llo (1943-2017). Pre­ci­sa­men­te, la des­apa­ri­ción de Ra­mi­ro el pa­sa­do 5 de enero me mo­ti­vó a eje­cu­tar es­ta ini­cia­ti­va. A los cin­co (y un po­co me­nos a otros, co­mo Ro­ber­to Cua­dra, Ro­lan­do Stei­ner y Gui­ller­mo Roths­chuh Ta­bla­da) les de­di­co ca­pí­tu­los en­te­ros.

¿CUÁ­LES FUE­RON SUS FUEN­TES?

Im­po­si­bles enu­me­rar­las to­das. Pe­ro es po­si­ble re­su­mir­las: 10 do­cu­men­tos sin­gu­la­res co­mo guio­nes y tex­tos des­co­no­ci­dos; 49 li­bros es­pe­cí­fi­cos so­bre ci­ne; 47 li­bros con in­for­ma­ción so­bre la ac­ti­vi­dad ci­ne­ma­to­grá- fica de Ni­ca­ra­gua y 106 ar­tícu­los de cro­nis­tas ex­tran­je­ros y na­cio­na­les so­bre la ma­te­ria. Los úl­ti­mos pro­ce­den de 49 re­vis­tas y pe­rió­di­cos, apa­re­ci­dos des­de los años vein­te has­ta nues­tros días. ¿DÓN­DE EN­CON­TRÓ MÁS IN­FOR­MA­CIÓN? En la He­me­ro­te­ca Na­cio­nal Ma­no­lo Cua­dra, a cu­yo per­so­nal agra­dez­co su fi­na aten­ción per­ma­nen­te; pe­ro no de­bo res­tar im­por­tan­cia a los da­tos lo­ca­li­za­dos en la Bi­blio­te­ca del Ban­co Cen­tral y en mi es­tu­dio per­so­nal. Allí acu­mu­la­ba mu­cho ma­te­rial que me fue útil. ¿DIS­PU­SO DE OTRAS AYU­DAS? Na­tu­ral­men­te. Ca­tor­ce fue­ron las per­so­nas ami­gas que me fa­ci­li­ta­ron im­pre­sos va­lio­sos. A to­das les re­co­noz­co su ge­ne­ro­si­dad en las pá­gi­nas ini­cia­les. Pe­ro es­pe­cial­men­te me ani­ma­ron Fran­klin Cal­de­ra y Ba­yar­do Cua­dra: con ellos, siem­pre efi­ca­ces y dis­po­ni­bles, apren­dí mu­cho. Y no pue­do de­jar de ci­tar los do­cu­men­tos ex­tra­or­di­na­rios que me ce­dió Eduar­do Pérez-va­lle hi­jo y una obra ex­cep­cio­nal que me ob­se­quió Hum­ber­to Or­te­ga Saa­ve­dra, edi­ta­da en Bue­nos Ai­res, en 2015, por la cinéfila ni­ca­ra­güen­se Ta­ma­ra Cal­de­ra Tur­cios: A / Ze­ta: Guía al mun­do del ci­ne. ¿CUÁN­TAS NO­VE­DA­DES CON­TIE­NE SU OBRA? Mu­chas. En un re­su­men fi­nal, ex­pues­to en for­ma de 31 pre­gun­tas y res­pues­tas, las enume­ro. Ha­bría que re­pa­sar los ca­pí­tu­los de la se­gun­da sec­ción, en los cua­les se am­plía y co­rri­ge la obra de Karly Gaitán Mo­ra­les, pri­me­ra cro­nis­ta ni­ca de nues­tro ci­ne. Los cin­co an­te­rio­res a ella son ex­tran­je­ros: un bo­li­viano, un cu­bi­che, un ita­liano, un grin­go y una ti­ca. Esos nue­ve ca­pí­tu­los se ti­tu­lan: “Ini­cios de un in­ven­to asom­bro­so”, “Ci­ne mu­do de an­te­ayer”, “De­li­rio de los años vein­te”, “On­ce es­cri­tos pio­ne­ros”, “Im­pac­to del ci­ne so­no­ro”, “Nues­tra van­guar­dia an­te el ci­ne­ma”, “Los años cua­ren­ta”, “Los cin­cuen­ta” y “Los se­sen­ta y se­ten­ta”. ¿CUÁ­LES FUE­RON AL­GU­NAS DE ESAS NO­VE­DA­DES? Por ejem­plo, has­ta aho­ra la más tem­pra­na crí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, pu­bli­ca­da por Ra­món Cal­de­ra en la re­vis­ta Los Do­min­gos (16 de no­viem­bre, 1919) so­bre la se­rie mu­da “El Des­fal­co”; el pri­mer ni­ca­ra­güen­se que tra­ba­jó en Holly­wood: Adolfo Vi­vas, de Gra­na­da; el pri­mer pa­ne­gí­ri­co del ci­ne co­mo ar­te: el de An­te­nor San­dino Her­nán­dez, de León, en la re­vis­ta Ar­te y Vi­da (15 de sep­tiem­bre, 1920); y las más an­ti­guas fil­ma­cio­nes rea­li­za­das en Ni­ca­ra­gua (no­viem­bre, 1922). Me re­fie­ro a un do­cu­men­tal so­bre el In­ge­nio San An­to­nio y al reportaje de la con­sa­gra­ción del obis­po de León Agus­tín Ti­je­rino Loi­si­ga. ¿QUÉ CAPÍTULO DE SU OBRA CON­SI­DE­RA MÁS LO­GRA­DO? De­pen­de del pun­to de vis­ta. Co­mo apor­te al co­no­ci­mien­to de Ru­bén Darío, el que des­cu­bre sus ci­tas so­bre el ci­ne­ma­tó­gra­fo en­tre 1897 y 1913: on­ce en to­tal. Co­mo reportaje con­cre­to de la ex­pe­rien­cia holly­woo­den­se de Gabry Ri­vas, las pá­gi­nas que le con­sa­gro. Co­mo in­ci­den­cia de­ter­mi­nan­te del ci­ne­ma en la li­te­ra­tu­ra, el capítulo so­bre los van­guar­dis­tas gra­na­di­nos des­de 1927 a ini­cios de los años trein­ta. Co­mo sem­blan­za in­te­gral de una per­so­na­li­dad ci­ne­ma­niá­ti­ca, de gran im­pac­to en mi ge­ne­ra­ción, el ti­tu­la­do “Ma­rio Ca­ji­na-vega: Barón de la pan­ta­lla”. ¿POR QUÉ DE­CI­DIÓ ABOR­DAR LA TE­MÁ­TI­CA DEL CI­NE EN NI­CA­RA­GUA? Por­que se ne­ce­si­ta­ba co­no­cer mu­cho más acer­ca de la ex­pe­rien­cia en­tre no­so­tros de ese vi­cio so­li­ta­rio ––el me­jor de to­dos–– prac­ti­ca­do en­tre mul­ti­tu­des. Y por­que ha in­ci­di­do en la vi­da de tres, cua­tro, cin­co ge­ne­ra­cio­nes, co­mo so­fis­ti­ca­do me­dio ex­pre­si­vo, sin ol­vi­dar­nos que su “amal­ga­ma y su­ma de to­das las ar­tes” ––co­mo lo de­fi­ne Pe­dro Xa­vier So­lís–– ha si­do y es in­dus­tria y pro­duc­to co­mer­cial, tes­ti­go de su tiem­po, do­cu­men­to so­cial y psi­co­ló­gi­co, eva­sión, di­ver­ti­men­to y pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca. ¿SE LI­MI­TA EL ÁM­BI­TO GEO­GRÁ­FI­CO DE SU OBRA A MA­NA­GUA? Co­mo era de es­pe­rar­se, nues­tra ca­pi­tal ocu­pa la ma­yo­ría de sus pá­gi­nas. Pe­ro tam­bién de­ta­llo el ci­ne vis­to en otras ocho po­bla­cio­nes: León, que se lle­va la pri­ma­cía; Chinandega, Gra­na­da, Ma­sa­te­pe, Boa­co, Jui­gal­pa, Blue­fields y el Mi­ne­ral La In­dia. ¿CUÁL FUE EL APOR­TE DE RA­MI­RO AR­GÜE­LLO? Mi li­bro lo con­ce­bí en ho­me­na­je a Ra­mi­ro. Fran­klin Cal­de­ra ––el in­te­lec­tual que más sa­be de ci­ne en Ni­ca­ra­gua y aca­so en el área cen­troa­me­ri­ca­na–– ha re­co­no­ci­do ese apor­te: una la­bor crí­ti­ca que com­bi­na­ba ma­gis­tral­men­te la eru­di­ción y la pa­sión cinéfila con el aná­li­sis sin­té­ti­co, pro­fun­do e in­ci­si­vo. ¿QUÉ MÁS PUE­DE AÑA­DIR SO­BRE EL CI­NE EN­TRE LOS NICAS? Pre­fie­ro que lo ad­quie­ran y lean. En el Ins­ti­tu­to Ni­ca­ra­güen­se de Cul­tu­ra His­pá­ni­ca, don­de se pre­sen­ta­rá el jue­ves 21 de sep­tiem­bre por la no­che, ten­drá un pre­cio pro­mo­cio­nal. No obs­tan­te, di­ré que mi más re­cien­te obra con­for­ma un tri­bu­to al ar­te del ce­lu­loi­de, a sus íco­nos de an­ta­ño y de mi ge­ne­ra­ción, co­mo tam­bién a to­dos los es­pec­ta­do­res que, en nues­tro pe­da­zo del ter­cer mun­do, lo ama­ron y dis­fru­ta­ron, apre­cián­do­lo co­mo el es­pec­tácu­lo más atrac­ti­vo y po­pu­lar del si­glo vein­te.

JOR­GE EDUAR­DO ARE­LLANO.

JOR­GE EDUAR­DO ARE­LLANO, ES­CRI­TOR E IN­VES­TI­GA­DOR, PRE­SEN­TA­RÁ UNA OBRA SO­BRE EL CI­NE EN NI­CA­RA­GUA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.