Pe­da­go­gía de la ternura y nue­va cul­tu­ra de crian­za

El Nuevo Diario - - Opinión - RAFAEL LU­CIO GIL* * Ideu­ca.

La edu­ca­ción cons­ti­tu­ye la opor­tu­ni­dad más es­tra­té­gi­ca del ser hu­mano pa­ra cons­truir­se a sí mis­mo y con otros. Se ha­ce per­so­na des­ple­gan­do sus ca­pa­ci­da­des fí­si­cas, si­co­ló­gi­cas, es­pi­ri­tua­les, cog­ni­ti­vas y me­ta­cog­ni­ti­vas, en in­ter­ac­ción so­cial. La fa­mi­lia cons­ti­tu­ye la cu­na de la edu­ca­ción más cer­ca­na y de gran im­pac­to pa­ra el fu­tu­ro de ca­da ni­ño o ni­ña. Pe­ro na­die pre­pa­ra a la fa­mi­lia pa­ra es­ta com­ple­ja ta­rea que de­man­da un cui­do ex­qui­si­to y un pro­ce­der su­ma­men­te tierno y de­li­ca­do. Por ello nos plan­tea­mos dos pre­gun­tas cla­ves: ¿Cuá­les son las for­ta­le­zas de la fa­mi­lia que con­tri­bu­yen a que ni­ños y ni­ñas crez­can con sa­lud in­te­gral? Y, en el sen­ti­do in­ver­so, ¿qué fac­to­res son ad­ver­sos a es­te de­sa­rro­llo in­te­gral de la ni­ñez en el seno fa­mi­liar?

En las dos úl­ti­mas dé­ca­das, con el am­plio de­sa­rro­llo de las neu­ro­cien­cias en diá­lo­go sis­te­má­ti­co en­tre dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas, se han lo­gra­do de­ter­mi­nar es­tos dos fac­to­res. Co­no­cer­los hoy en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo y de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, ofre­ce­ría al país una gran opor­tu­ni­dad de de­sa­rro­llo hu­mano sano y sos­te­ni­ble.

Di­fe­ren­tes in­ves­ti­ga­cio­nes sis­te­ma­ti­za­das apor­tan cuá­les son es­tos prin­ci­pa­les fac­to­res que for­ta­le­cen el de­sa­rro­llo in­te­gral de la ni­ñez, que po­drían con­tra­rres­tar los efec­tos no­ci­vos pro­vo­ca­dos por los fac­to­res no­ci­vos. La ar­mo­nía en­tre los miem­bros de la fa­mi­lia, su cer­ca­nía; el apo­yo que re­ci­ban ni­ños y ni­ñas de la fa­mi­lia; el cui­do en­tre sus miem­bros, el es­pe­cial cui­do ha­cia la ni­ñez; su cons­truc­ción de iden­ti­dad, el amor es­pe­cial que sien­tan en la fa­mi­lia, y la prio­ri­dad e im­por­tan­cia que se les brin­de.

Exis­ten tres gran­des ám­bi­tos no­ci­vos a los que de­be­ría­mos pres­tar mu­cha aten­ción. La ne­gli­gen­cia fí­si­ca, se re­fie­re al po­co cui­do de la sa­lud, no bus­car aten­ción mé­di­ca, y des­cui­dar el aseo. La ne­gli­gen­cia afec­ti­va, cuan­do la ni­ñez no se sien­te que­ri­da e im­por­tan­te por la fa­mi­lia; no se cui­dan en­tre to­dos, ni exis­te re­la­ción cer­ca­na ni apo­yo. Las ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas en la ni­ñez son cla­ves: el abu­so fí­si­co con gol­pes, em­pu­jo­nes, bo­fe­ta­das, arro­jar co­sas, y gol­pes que de­jan marcas; el abu­so si­co­ló­gi­co, con ex­pre­sio­nes ofen­si­vas, in­sul­tos, me­nos­pre­cio, hu­mi­lla­cio­nes. El abu­so se­xual, con to­ca­mien­tos o ca­ri­cias in­de­bi­das, to­car el cuer­po de otra per­so­na a ni­vel se­xual, y dis­tin­tas for­mas de re­la­cio­nes se­xua­les. El ho­gar dis­fun­cio­nal, por ejem­plo la en­fer­me­dad men­tal con­vi­vien­do con la ni­ñez, fa­mi­lia­res con de­pre­sión u otras en­fer­me­da­des men­ta­les; la de­pen­den­cia de dro­gas o al­cohol, el di­vor­cio y se­pa­ra­ción de ma­dre y pa­dre, el aban­dono de la fa­mi­lia por muer­te o mi­gra­ción; la vio­len­cia de gé­ne­ro, se­xual, si­co­ló­gi­ca y pa­tri­mo­nial, y el en­car­ce­la­mien­to de al­gún fa­mi­liar. Cual­quie­ra de es­tos fac­to­res in­ter­ac­túa con los de­más y, en la me­di­da que se sos­ten­gan en el tiem­po, pro­vo­ca­rán ma­yor es­trés no­ci­vo en la ni­ñez, con con­se­cuen­cias de fu­tu­ro di­fí­ci­les de su­pe­rar.

La es­cue­la re­ci­be mi­les de ni­ños y ni­ñas ca­da año; bue­na par­te de ellos in­gre­sa a la es­cue­la con sus mo­chi­las car­ga­das de fac­to­res de ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas más que po­si­ti­vas. Cuan­do maes­tros y maes­tras han re­ci­bi­do for­ma­ción de ca­li­dad y po­seen sen­si­bi­li­dad y em­pa­tía su­fi­cien­tes, per­ci­ben di­fi­cul­ta­des de con­duc­ta y apren­di­za­je; en el peor de los ca­sos, otros ni si­quie­ra cae­rán en la cuen­ta. En cual­quier ca­so, pa­ra que lo­gren ha­cer fren­te a es­ta com­ple­ja si­tua­ción, re­quie­ren ac­tua­li­zar­se en una ló­gi­ca de aten­ción ho­lís­ti­ca, pe­da­gó­gi­ca, si­co­ló­gi­ca y emo­cio­nal, en par­ti­cu­lar. La con­se­je­ría es­co­lar, en la me­di­da que in­cor­po­re tam­bién es­tas sen­si­bi­li­da­des nue­vas, po­dría cons­ti­tuir­se en un es­pa­cio de gran im­pac­to edu­ca­ti­vo. Es im­por­tan­te que el Mi­ned ela­bo­re un plan es­pe­cial al res­pec­to, in­cor­po­ran­do con fuer­za el te­ma en la for­ma­ción (cu­rrí­cu­lum de es­cue­las nor­ma­les y fa­cul­ta­des de edu­ca­ción) y ac­tua­li­za­ción do­cen­te, su­peran­do la vi­sión uni­dis­ci­pli­nar, con diá­lo­go ho­lís­ti­co en­tre las dis­ci­pli­nas in­vo­lu­cra­das. Más allá de la bue­na vo­lun­tad ins­ti­tu­cio­nal exis­ten­te de me­jo­rar la edu­ca­ción, se­rá im­por­tan­te pro­fun­di­zar mu­cho más en es­ta te­má­ti­ca, con ac­cio­nes edu­ca­ti­vas que pro­cu­ren sa­near es­tos es­tre­so­res no­ci­vos en la ni­ñez y ado­les­cen­cia. No ha­cer­lo bien y a tiem­po, co­bra­rá con­se­cuen­cias ne­fas­tas al país, que po­drían pre­ver­se y su­pe­rar­se a tiem­po. Las in­ves­ti­ga­cio­nes más re­cien­tes con­clu­yen que, cuan­do es­tos fac­to­res ne­ga­ti­vos no se con­tro­lan a tiem­po des­de la in­fan­cia, ten­drán in­fluen­cia com­pro­ba­da en la adul­tez, con ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des y con­duc­tas anor­ma­les en la so­cie­dad. Vi­sión Mun­dial, Unicef, Plan In­ter­na­cio­nal, Edu­co, Co­de­ni, Upo­li, Ideu­ca, Fo­ro de Edu­ca­ción y De­sa­rro­llo Hu­mano y otros, ya es­tán apor­tan­do tam­bién a trans­for­mar las for­mas de crian­za de la fa­mi­lia, con mé­to­dos de en­se­ñan­za apren­di­za­je des­de una Pe­da­go­gía de la Ternura. Si lo lo­gra­mos co­mo país, for­ta­le­cien­do la po­lí­ti­ca de la in­fan­cia, po­dre­mos ven­cer es­tos fac­to­res ne­ga­ti­vos y for­ta­le­cer las ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas de la ni­ñez. Así, no so­lo ten­dre­mos hoy una ni­ñez fe­liz, sino tam­bién un país sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.