IML en­tre­gó crá­neo de Kar­la Es­tra­da

El Nuevo Diario - - País - EVA INESTROZA

Ca­tor­ce días des­pués de ha­ber si­do en­con­tra­do el crá­neo de Kar­la Es­tra­da Ros­trán, de­ca­pi­ta­da el pa­sa­do 10 de agos­to por el ex­mi­li­tar Fran­cis­co Mer­ca­do, el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal (IML) lo en­tre­gó a sus fa­mi­lia­res en una ca­ja her­mé­ti­ca.

Los pa­rien­tes se mos­tra­ron con­for­mes por­que “al fin Kar­la va a des­can­sar com­ple­ta­men­te”, lue­go que su crá­neo sea in­cor­po­ra­do hoy en el ataúd, que con­ser­va el res­to de su cuer­po, el cual des­can­sa en el ce­men­te­rio de Las Sie­rri­tas de San­to Do­min­go.

Tan­to el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal co­mo la Po­li­cía Na­cio­nal otor­ga­ron au­to­ri­za­ción pa­ra que la fa­mi­lia do­lien­te ve­la­rá el crá­neo, por lo que una vez re­ci­bi­do los fa­mi­lia­res se mo­vi­li­za­ron ha­cia la ca­sa de ha­bi­ta­ción, si­tua­da en el ba­rrio 19 de Mar­zo, al su­r­es­te de la ca­pi­tal, don­de el ataúd que con­te­nía la ca­ja me­tá­li­ca fue co­lo­ca­do so­bre una me­sa fren­te a un cua­dro de la Vir­ja­ba gen de Gua­da­lu­pe y una fo­to­gra­fía de Kar­la Es­tra­da Ros­tran.

FA­MI­LIA­RES SERENOS

Al arri­bo de los res­tos de Kar­la no hu­bo llan­to por parte de fa­mi­lia­res y ve­ci­nos. Su ma­má no en­tró a la vi­vien­da, sino que se que­dó sen­ta­da afue­ra. “Dios me ha da­do la fuer­za de es­tar has­ta es­te mo­men­to, aun­que es­to nun­ca se me va a ter­mi­nar, pe­ro se­rá me­nos mi su­fri­mien­to por­que ya mi hi­ja es­ta com­ple­ta y aho­ra va a des­can­sar en paz”, ex­pre­só Luz Marina Ros­trán. La ma­dre de Kar­la apro­ve­chó la pre­sen­cia de los me­dios pa­ra so­li­ci­tar a los fa­mi­lia­res del ex­mi­li­tar pa­ra que no con­ti­núen hos­ti­gan­do en los al­re­de­do­res de la ca­sa y que per­mi­tie­ran ve­lar el crá­neo, pa­ra que la víc­ti­ma “pue­da des­can­sar de una vez por to­das”. “Que­ría a pro­ve­char las cá­ma­ras pa­ra ha­cer­le un lla­ma­do a los fa­mi­lia­res de ese hom­bre, prin­ci­pal­men­te a la her­ma­na que no si­gan hos­ti­gan­do a mi nie­ta, ya que es­tá em­ba­ra­za­da y se po­ne mal ca­da vez que le en­vían men­sa­jes di­cién­do­le que la ca­sa es de ellos; yo les di­go que por lo me­nos hu­bie­ran es­pe­ra­do que en­te­rra­rá a mi hi­ja, sino que no res­pe­tan mi do­lor, yo no es­toy pe­lean­do ca­sa, no es­toy pe­lean­do na­da por­que gra­cias a Dios te­ne­mos don­de es­tar y don­de es­te yo ahí van a es­tar mis nie­tas y si ellas no quie­ren dar­les na­da que no les den, que que­de en su con­cien­cia”, ex­pre­só la ma­dre de la víc­ti­ma. El IML y el Min­sa serán los en­car­ga­dos de abrir el ataúd e in­tro­du­cir el crá­neo.

EL ATAÚD EN QUE VELARON EL CRÁ­NEO DE KAR­LA ES­TRA­DA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.