Hi­jas de ni­ca ase­si­na­da en Gua­te­ma­la a la es­pe­ra de fa­mi­lia­res

El Nuevo Diario - - País - URIEL VE­LÁS­QUEZ @uve­las­quezz

Tres ni­ñas de 9, 10 y 12 años, hi­jas de la ni­ca­ra­güen­se Sa­bi­na Re­yes Ica­bal­ce­ta, quien fue ase­si­na­da el pa­sa­do 14 de septiembre en la Zo­na 1 de la Ciu­dad de Gua­te­ma­la, si­guen es­pe­ran­do que fa­mi­lia­res de su ma­má las con­tac­ten pa­ra no ser lle­va­das por las au­to­ri­da­des de ese país a una ca­sa ho­gar. Ver­sio­nes ex­tra­ofi­cia­les in­di­can que la ni­ca­ra­güen­se de 37 años fue ase­si­na­da la tar­de del jue­ves por miem­bros de la Ma­ra Sal­va­tru­cha, lue­go de resistirse a pa­gar US$30 de pea­je por de­di­car­se al tra­ba­jo se­xual en un te­rri­to­rio to­ma­do por ma­re­ros. El cuer­po de la mu­jer per­ma­ne­ce en la mor­gue. La fé­mi­na lle­gó a Gua­te­ma­la ha­ce 14 años y vi­vía jun­to a sus tres hi­jas en una ca­sa ren­ta­da en el mu­ni­ci­pio de Chi­nautla, per­te­ne­cien­te a la pro­vin­cia de Gua­te­ma­la. El ni­ca­ra­güen­se Ke­vin Mey­nard, ami­go y ve­cino de la fa­lle­ci­da, ex­pli­có a El Nue­vo Dia­rio que las ni­ñas per­ma­ne­cen ba­jo la tu­te­la tem­po­ral de la due­ña de la ca­sa don­de la ni­ca ren­ta­ba.

“La due­ña de la ca­sa que ren­ta­ba Sa­bi­na no quie­re en­tre­gar a las ni­ñas, ni si­quie­ra las de­ja sa­lir. Prác­ti­ca­men­te las tie­ne se­cues­tra­das por­que no quie­re que nin­guno de los ve­ci­nos ten­ga­mos con­tac­to con ellas, di­ce que se las quie­re que­dar. Ayer se pre­sen­ta­ron dos com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo de Sa­bi­na en com­pa­ñía de un se­ñor que de­cía que él te­nía di­ne­ro y que se po­día ha­cer car­go de las ni­ñas. El mie- do de no­so­tros es que las quie­ran pros­ti­tuir”, co­men­tó el ni­ca. La gua­te­mal­te­ca Nan­ci Mo­ta Gu­diel, ami­ga de la fa­lle­ci­da, tam­bién di­ce que­rer ob­te­ner la tu­te­la de las ni­ñas, pe­ro ne­ce­si­ta la au­to­ri­za­ción de un fa­mi­liar. El ni­ca Ke­vin Mey­nard es­tá dis­pues­to a co­la­bo­rar con la fa­mi­lia de la ni­ca­ra­güen­se Sa­bi­na Re­yes, pe­ro es­pe­ra que lo con­tac­ten al te­lé­fono 00502-5880-8669 y así pue­dan en­trar en con­tac­to con las me­no­res de edad. Se­gún Mey­nard, Sa­bi­na Re­yes de­cía que su ma­má vi­ve en Ma­sa­ya y que se lla­ma Ma­ría. “No sa­be­mos na­da más que eso, por eso el lu­nes voy a ir a la em­ba­ja­da de Ni­ca­ra­gua en Gua­te­ma­la pa­ra ver de qué for­ma ellos nos pue­den ayu­dar a en­con­trar a la fa­mi­lia de Sa­bi­na”.

NI­ÑAS YA VI­VIE­RON EN CA­SA HO­GAR

Sa­bi­na Re­yes era ma­dre sol­te­ra y de­di­ca­da a sus hi­jas. Se­gún con­tó su ve­cino, el ni­ca­ra­güen­se Ke­vin Mey­nard, las iba a de­jar a la es­cue­la, re­gre­sa­ba por ellas a la sa­li­da y las de­ja­ba en su ca­sa con la co­mi­da he­cha. “Des­pués ella ya re­gre­sa­ba a su tra­ba­jo y vol­vía a la ca­sa a las 7:00 p.m. con la ce­na de sus hi­jas”, ex­pli­có. Las tres ni­ñas son na­ci­das en Gua­te­ma­la. Ke­vin Mey­nard re­ve­ló que Sa­bi­na tu­vo una pa­re­ja que mal­tra­ta­ba a las ni­ñas, por lo que per­dió tem­po­ral­men­te la patria po­tes­tad de las me­no­res. Lue­go con la ayu­da de la em­ba­ja­da de Ni­ca­ra­gua en Gua­te­ma­la pu­do re­cu­pe­rar­las y el hom­bre agre­sor fue en­via­do a la cár­cel. Mien­tras vi­vió en Gua­te­ma­la, Sa­bi­na Re­yes nun­ca re­gre­só a Ni­ca­ra­gua por su con­di­ción mi­gra­to­ria irre­gu­lar.

SA­BI­NA RE­YES JUN­TO A SUS TRES HI­JAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.