Inau­gu­ran es­cue­la de fut­bol en La Car­pio

El Nuevo Diario - - País - URIEL VE­LÁS­QUEZ uve­las­quez@el­nue­vo­dia­rio.com.ni

Des­pués de ir a cla­ses unos 60 ni­ños de La Car­pio, en Costa Rica, asis­ten a la nue­va es­cue­la de fut­bol que inau­gu­ró la fun­da­ción Sis­te­ma In­te­gral de For­ma­ción Ar­tís­ti­ca pa­ra In­clu­sión So­cial (Sifais) con el apo­yo de cua­tro equi­pos de fut­bol de pri­me­ra di­vi­sión de ese país.

Tras rea­li­zar una in­ver­sión de 10,000 dó­la­res y con la co­la­bo­ra­ción de em­pre­sas pri­va­das y per­so­nas na­tu­ra­les, así co­mo con el apo­yo de los más im­por­tan­tes equi­pos de fut­bol (De­por­ti­vo Sa­pris­sa, Club Sport Car­ta­gi­nés, Club Sport He­re­diano y Li­ga De­por­ti­va Ala­jue­len­se) la es­cue­la de fut­bol Par­que­de­luz fue inau­gu­ra­da el pa­sa­do 9 de septiembre.

“Por el mo­men­to te­ne­mos unos 60 ni­ños ma­tri­cu­la­dos, sin em­bar­go nos es­tán con­tac­tan­do ca­da día más ni­ños pa­ra ins­cri­bir­se”, de­ta­lló a El Nue­vo Dia­rio Ca­ro­li­na Me­za, di­rec­to­ra de cuen­tas y vo­lun­ta­ria del Sifais. Los ni­ños que se ins­cri­ban en la es­cue­la de ba­lom­pié se so­me­te­rán a las exi­gen­cias fut­bo­lís­ti­cas y me­to­do­lo­gía pro­mo­vi­da por Aso­cia­ción Pro­fút­bol de Car­ta­go (Apro­ca). El te­rreno don­de se ubi­ca la es­cue­la es­tá en La Uru­ca y es

pres­ta­do por el Par­que de Di­ver­sio­nes. Po­see un ta­ma­ño de 600 me­tros cua­dra­dos. “Par­que­de­luz pro­mue­ve la in­clu­sión so­cial por me­dio de la re­crea­ción y el de­por­te en un es­pa­cio que per­mi­ti­rá a los ni­ños de la co­mu­ni­dad de to­das las eda­des for­mar­se con un al­to ni­vel fut­bo­lís­ti­co”, ex­pli­có la vo­lun­ta­ria del Sifais.

A la inau­gu­ra­ción de la es­cue­la asis­tie­ron los pre­si­den­tes de los equi­pos de pri­me­ra di­vi­sión, ade­más de al­gu­nos ex­fut­bo­lis­tas co­mo Pa­blo Iza­gui­rre. Asi­mis­mo, par­ti­ci­pa­ron ac­tua­les fut­bo­lis­tas co­mo Ma­riano To­rres, del De­por­ti­vo Sa­pris­sa; Leo Gon­za­les, del Club Sport He­re­diano, y Pao­lo Ji­mé­nez, del Club Sport Car­ta­gi­nés. Du­ran­te la inau­gu­ra­ción los pre­si­den­tes de los equi­pos men­cio­na­dos se com­pro­me­tie­ron a fa­ci­li­tar el en­tre­na­dor de la li­ga ma­yor de ca­da uno de sus clu­bes una vez al mes, pa­ra que pue­dan eva­luar y mo­ni­to­rear el avan­ce de los ni­ños par­ti­ci­pan­tes, lo que les da­rá ma­yor mo­ti­va­ción y po­si­bi­li­da­des de iden­ti­fi­car ta­len­tos pro­me­te­do­res. “Con­fío en que las bue­nas ac­cio­nes de tan­tas per­so­nas re­pre­sen­ta­das en una can­cha de 20 x 30 me­tros, lo­gra­rá que ni­ños de La Car­pio apren­dan ha­bi­li­da­des pa­ra ser me­jo­res ciu­da­da­nos, más se­gu­ros de sí mis­mos, de tal suer­te que pue­dan re­nun­ciar sin te­mor al mun­do de las dro­gas y los ma­los hábitos”, co­men­tó Gus­ta­vo Se­gu­ra, em­ba­ja­dor del de­por­te y re­crea­ción del Sifais, ci­ta­do en una no­ta de pren­sa de la or­ga­ni­za­ción. La fun­da­ción Sifais tie­ne seis años de tra­ba­jar en la co­mu­ni­cad La Car­pio y atien­de a 900 ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes; de es­tos 300 in­te­gran los gru­pos mu­si­ca­les, co­mo la or­ques­ta sin­fó­ni­ca Sifais, un gru­po de per­cu­sión, una ca­me­ra­ta y una ban­da de rock. Tam­bién re­ci­ben cla­ses de fol­clor ni­ca­ra­güen­se, ju­do, taek­won­do, yo­ga, in­glés y compu­tación. 80% de ellos son hi­jos de ni­ca­ra­güen­ses.

Du­ran­te la Co­pa In­ter­na­cio­nal de Ju­do “Los Le­che­ros”, rea­li­za­da el pa­sa­do 9 y 10 de septiembre en Costa Rica, con la par­ti­ci­pa­ción de más de 600 atle­tas, los ni­ños de La Car­pio des­ta­ca­ron tras ga­nar me­da­llas de oro, pla­ta y bron­ce en la com­pe­ten­cia.

ESTIGMATIZADOS

En La Car­pio los jó­ve­nes son un gru­po muy vi­si­ble, pues el por­cen­ta­je de po­bla­ción me­nor de 12 años se apro­xi­ma al 37 por cien­to, se­gún el Pro­gra­ma Es­ta­do de la Na­ción de Costa Rica. Pe­se a es­to exis­ten muy po­cos es­pa­cios pa­ra el de­por­te y la re­crea­ción. “Es­tas alu­sio­nes que es­ta­ble­cen una se­pa­ra­ción en­tre La Car­pio y el res­to del país, re­mi­ten a la se­gre­ga­ción re­si­den­cial y sim­bó­li­ca que es vi­vi­da por las per­so­nas de la co­mu­ni­dad. Des­de fue­ra de la co­mu­ni­dad se pien­sa que allí ha­bi­ta gen­te ‘di­fe­ren­te’ y en con­di­cio­nes dis­tin­tas a las del ‘res­to’ de la po­bla­ción”, con­clu­ye un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les de la Uni­ver­si­dad de Costa Rica (UCR).

La ex­po­si­ción re­pe­ti­ti­va a no­ti­cias de cri­mi­na­li­dad y al “ama­ri­llis­mo” me­diá­ti­co con­fi­gu­ra en la so­cie­dad la ima­gen de La Car­pio co­mo una co­mu­ni­dad con­flic­ti­va y pe­li­gro­sa. “Es­tos dis­cur­sos so­bre ‘cha­pu­li­nes’, ‘ban­das’ o ‘pan­di­llas’ de­po­si­tan en la po­bla­ción jo­ven ca­rac­te­rís­ti­cas ne­ga­ti­vas que pue­den ser fá­cil­men­te ge­ne­ra­li­za­bles”, aña­de el es­tu­dio de la UCR ti­tu­la­do “La Car­pio: se­gre­ga­ción ur­ba­na, in­se­gu­ri­dad y es­tig­ma­ti­za­ción so­cial en una co­mu­ni­dad bi­na­cio­nal en Costa Rica”.

Con­fío en que los ni­ños de La Car­pio apren­dan ha­bi­li­da­des pa­ra ser me­jo­res ciu­da­da­nos, más se­gu­ros de sí mis­mos, de tal suer­te que pue­dan re­nun­ciar sin te­mor al mun­do de las dro­gas y los ma­los hábitos”.

GUS­TA­VO SE­GU­RA,

EM­BA­JA­DOR DEL DE­POR­TE Y RE­CREA­CIÓN DEL SIFAIS.

LA CAN­CHA DE LA ES­CUE­LA TIE­NE UNA EX­TEN­SIÓN DE 20 X 30 ME­TROS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.