Cer­ti­fi­can vi­ve­ros de café pa­ra ven­der plan­tas de ca­li­dad

El ob­je­ti­vo fi­nal, de acuer­do con los pro­duc­to­res y ex­per­tos, es me­jo­rar la ca­fi­cul­tu­ra del país.

El Nuevo Diario - - Dinero - MA­NUEL BE­JA­RANO mbe­ja­rano@el­nue­vo­dia­rio.com.ni @Ma­nuel­be­ja­ni

PRO­PÓ­SI­TO.

En Ni­ca­ra­gua, si bien hay mu­chas fin­cas pro­duc­to­ras de café con cer­ti­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, son po­cos los vi­ve­ros del ro­ji­to que cum­plen bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las (BPA) y se han cer­ti­fi­ca­do. La or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal Tech­no­ser­ve sos­tie­ne que la pri­me­ra ex­pe­rien­cia que se tie­ne en el país en cer­ti­fi­ca­ción de vi­ve­ros por parte del Ins­ti­tu­to de Pro­tec­ción y Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria (IPSA) es la que se eje­cu­ta con el pro­yec­to Co­se­che­mos Más Café.

Ju­lio Cen­teno, di­rec­tor de ese pro­yec­to, ex­pli­có que la cer­ti­fi­ca­ción de vi­ve­ros ga­ran­ti­za la pro­duc­ción de plan­tas de alta ca­li­dad y una co­mer­cia­li­za­ción trans­pa­ren­te.

“Su im­por­tan­cia ra­di­ca en que los pro­duc­to­res y pro­duc­to­ras ofrez­can plan­tas sa­nas, de ca­li­dad y que sean re­co­no­ci­dos a ni­vel lo­cal, ya que han in­ver­ti­do es­fuer­zos y re­cur­sos pa­ra ha­cer de sus vi­ve­ros un ne­go­cio ren­ta­ble, apor­tan­do de es­ta ma­ne­ra al desa­rro­llo de la ca­fi­cul­tu­ra na­cio­nal”, sos­tu­vo el di­rec­tor del pro­yec­to Co­se­che­mos Más Café.

En Ni­ca­ra­gua se es­ti­ma, de ma­ne­ra ofi­cial, que hay más de 200,000 man­za­nas de tie­rra sem­bra­das con café. La ca­fi­cul­tu­ra en el país es­tá en ma­nos de unos 45,000 pe­que­ños, me­dia­nos y gran­des pro­duc­to­res y ge­ne­ra más de 300,000 em­pleos en tiem­pos de re­co­lec­ción del grano.

En el 2016, la ex­por­ta­ción de café ge­ne­ró más de US$400.5 mi­llo­nes. El ro­ji­to ocu­pó el se­gun­do lu­gar de los pro­duc­tos de ex­por­ta­ción de Ni­ca­ra­gua.

EX­PE­RIEN­CIAS

Pe­dro Pa­blo Ra­mos, ori­gi­na­rio de la Co­mu­ni­dad Las Cru­ces, de Ji­no­te­ga, y so­cio de la coope­ra­ti­va Agru­pa­ción de Pro­duc­to­res Café Or­gá­ni­co de Ji­no­te­ga, es uno de los pri­me­ros pro­duc­to­res de vi­ve­ros de café cer­ti­fi­ca­dos, que ha tra­ba­ja­do con el pro­yec­to Co­se­che­mos Más Café. “Yo siem­pre ha­bía tra­ba­ja­do de for­ma na­tu­ral, pe­ro me lla­mó la aten­ción lo de la cer­ti­fi­ca­ción de vi­ve­ros, por­que es al­go (un va­lor agre­ga­do) que uno pue­de ofre­cer y es im­por­tan­te el in­gre­so adi­cio­nal pa­ra el pro­duc­tor”, ex­pre­só Ra­mos.

Hoy día, Ra­mos re­co­no­ce que no es di­fí­cil cum­plir con las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, pa­ra ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción, ale­gan­do que lo que más se de­be te­ner es dis­po­si­ción. “En es­te mo­men­to, yo po­dría en­se­ñar a otros pro­duc­to­res có­mo ha­cer un vi­ve­ro cer­ti­fi­ca­do”, co­men­tó.

“Se em­pie­za con el za­ran­deo de la are­na. Se ha­ce un ca­jón de nue­ve pul­ga­das, con are­na, pa­ra que la raíz pro­fun­di­ce, ya que pa­ra con­se­guir la cer­ti­fi­ca­ción la raíz de­be ser muy rec­ta. Co­lo­qué la se­mi­lla, de bue­na ca­li­dad, re­co­men­da­da por el pro­yec­to. Re­gué con un po­co de agua y car­ben­da­zim (un fun­gi­ci­da), pa­ra eli­mi­nar los ne­ma­to­dos, y a los 40 días la plan­ta em­pie­za a na­cer. A los 60 días la pa­sa­mos a las bol­sas cuan­do ella ya es­tá en mo­do de fos­fo­ro, o sea, que la se­mi­lla ha to­ma­do una pe­que­ña al­tu­ra con un ta­llo”, ex­pli­có el pro­duc­tor.

“Pa­ra el lle­na­do de las bol­sas, lim­pia­mos la tie­rra de ma­le­za y de raí­ces, y tam­bién le pu­si­mos car­ben­da­zim pa­ra ma­tar al­gu­na pla­ga pe­que­ña”, con­ti­nuó Ra­mos, quien sem­bró has­ta 12,000 plan­tas en su vi­ve­ro cer­ti­fi­ca­do.

Jo­sé An­drés Mai­re­na, res­pon­sa­ble de cré­di­to de la Coope­ra­ti­va Mul­ti­sec­to­rial Agru­pa­ción de Pro­duc­to­res de Café Or­gá­ni­co de Ji­no­te­ga (Coo­map­coj), afir­mó que ac­tual­men­te tie­nen dos vi­ve­ros cer­ti­fi­ca­dos pa­ra pro­veer las plan­tas a los mis­mos so­cios y to­do aquel pro­duc­tor in­tere­sa­do.

“Cuan­do el pro­yec­to (Co­se- che­mos Más Café) nos co­men­tó so­bre el es­ta­ble­ci­mien­to de vi­ve­ros cer­ti­fi­ca­dos, no­so­tros que ya ve­nía­mos con esa in­quie­tud, acep­ta­mos esa pro­pues­ta, por­que exis­ten más de 300 va­rie­da­des de café y mu­chas de ellas ni si­quie­ra se sa­be có­mo se lla­man, ni se co­no­ce el ma­ne­jo ade­cua­do”, ex­pli­có Mai­re­na. Ase­ve­ró que así es­tán pen­san­do en una es­tra­te­gia de lar­go pla­zo pa­ra ayu­dar a los pro­duc­to­res. “Es­te año, es­pe­ra­mos sem­brar unas 60,000 plan­tas (de café) ex­traí­das de los vi­ve­ros cer­ti­fi­ca­dos, pa­ra iniciar el pro­ce­so de cam­bio, por­que la coope­ra­ti­va ya em­pe­zó a mar­car la di­fe­ren­cia en el in­gre­so de los pro­duc­to­res que han to­ma­do bue­nas de­ci­sio­nes”, in­di­có.

Uno de los beneficios que es­pe­ran es me­jo­rar la ca­li­dad del café, ya que si los pro­duc­to­res siem­bran una so­la va­rie­dad lo­gra­rán una ma­yor con­sis­ten­cia en sus ta­zas, que si siem­bran de va­rias cla­ses de ca­fés en sus par­ce­las.

NOR­MA

Se­gún Ju­lio Cen­teno, di­rec­tor del pro­yec­to Co­se­che­mos Más Café, de Tech­no­ser­ve, en Ni­ca­ra­gua exis­te la Nor­ma Téc­ni­ca Obli­ga­to­ria Ni­ca­ra­güen­se (NTON 11 045) pa­ra la cer­ti­fi­ca­ción de se­mi­llas de café ará­bi­go. Cen­teno ex­pli­có que pa­ra con­se­guir la cer­ti­fi­ca­ción, los pro­duc­to­res de­ben ins­cri­bir sus vi­ve­ros an­te el IPSA, pa­ra que esa en­ti­dad los ins­pec­cio­ne y los cer­ti­fi­que.

Ade­más, afir­mó que la cer­ti­fi­ca­ción de los vi­ve­ros se pue­de ob­te­ner en un pe­río­do es­ti­ma­do de seis me­ses y se tie­ne que es­tar re­no­van­do anual­men­te.

UN VI­VE­RO CER­TI­FI­CA­DO POR EL IPSA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.