To­dos de­be­mos cam­biar y apor­tar soluciones

El Nuevo Diario - - Opinión - CARLOS AN­DRÉS PASTRÁN MO­RA­LES

Aque­llos eran los bue­nos tiem­pos, que mu­chos vi­vie­ron y que mu­chos no. Aque­llos tiem­pos don­de unas nu­bes os­cu­ras no da­ban tan­to te­mor co­mo aho­ra, tiem­pos don­de se po­día res­pi­rar ai­re fres­co, tiem­pos don­de no ha­cía mu­cho ca­lor, cuan­do no ha­bía mu­cho tráfico ni tan­ta gen­te en las ca­lles, cuan­do no se veían los ba­su­re­ros en las ca­lles, cuan­do ha­bía me­nos de­lin­cuen­tes y las per­so­nas eran más bon­da­do­sas y tran­qui­las. A ve­ces pa­re­ce que el pro­gre­so so­cial cues­ta por­que trae mu­chos pro­ble­mas con­si­go, mu­chos pro­ble­mas pe­que­ños y fá­ci­les de dar por sen­ta­do, que a la lar­ga, re­pre­sen­tan un pro­ble­ma epi­dé­mi­co pa­ra cual­quier ser vi­vo.

Hoy en día una tor­men­ta re­pre­sen­ta un pe­li­gro pa­ra la ciu­dad. La can­ti­dad de gen­te que ha ve­ni­do sur­gien­do con los años, ha he­cho que se cons­tru­yan más ca­sas, más ca­lles, más re­si­den­cia­les y más vehícu­los, pe­ro de ma­ne­ra des­or­de­na­da. An­tes una tor­men­ta era fá­cil­men­te tra­ga­da por el sue­lo, por la po­ro­si­dad del mis­mo, se in­fil­tra­ba en el man­to acuí­fe­ro, aho­ra una tor­men­ta cae y sal­pi­ca en­tre ca­lles, adoquines y cau­ses que inun­dan la ma­la es­truc­tu­ra de cier­tos lu­ga­res e inun­da las ca­sas.

El tráfico vehi­cu­lar y la mis­ma ema­na­ción de ga­ses de los au­to­mó­vi­les han pro­vo­ca­do que exis­ta en la ac­tua­li­dad una con­ta­mi­na­ción au­di­ti­va y una con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca en el am­bien­te. Ob­via­men­te no en to­da la re­gión del país, pe­ro sí en la ca­pi­tal, de­bi­do tam­bién al cre­ci­mien­to de nú­me­ro de au­tos y a la ma­la cons­truc­ción de las ca­lles que no han si­do re­no­va­das tam­po­co.

Tal vez no es­te­mos co­mo China ni co­mo Mé­xi­co, don­de el es­mog fo­to­quí­mi­co es cau­sa­do por una enor­me can­ti­dad de ga­ses de com­bus­ti­bles fó­si­les que reac­cio­nan con la luz UV que irra­dia sol… Pe­ro es se­gu­ro que en unos años ese mis­mo fe­nó­meno exis­ti­rá acá.

Aho­ra con el tiem­po ha exis­ti­do el cam­bio cli­má­ti­co, que mu­chos di­cen que es so­lo un con­cep­to, na­da tan gran­de­men­te es­ta­ble­ci­do, que otros di­cen que no es cier­to, pe­ro uno mis­mo es ca­paz de sen­tir el cam­bio del cli­ma.

An­tes sen­tía­mos fres­co y co­rren­tías de ai­re, aho­ra so­lo se sien­ten ca­lo­res eter­nos por las tar­des y que lue­go caen unas cuan­tas go­tas de agua del cie­lo en la no­che pa­ra ha­cer más ca­lor. Siem­pre de­bi­do al cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal y a la con­ta­mi­na­ción, he­cho que vie­ne des­de el acon­te­ci­mien­to de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial en si­glo XVIII.

La ver­dad es que no sé si an­tes las per­so­nas eran me­nos co­chi­nas que aho­ra, pe­ro pue­do de­cir que la cau­sa de los ba­su­re­ros no re­gis­tra­dos, que ve­mos en las ca­lles, de­trás de las cer­cas, en te­rre­nos de na­die, son las per­so­nas que no han te­ni­do una edu­ca­ción am­bien­tal, o que no les im­por­ta real­men­te, o que sim­ple­men­te no tie­nen va­lo­res ni co­no­ci­mien­to al­guno del da­ño que es­tán ha­cien­do al bo­tar la ba­su­ra en el lu­gar que se les plaz­ca y cer­ca de sus ca­sas, en don­de ellos mis­mos es­tán pro­du­cien­do las en­fer­me­da­des.

Es­to pue­de cau­sar li­xi­via­dos, quí­mi­cos o sus­tan­cias que en­tran al sue­lo y que con­ta­mi­nan a es­te y que pue­den con­ta­mi­nar tam­bién las aguas sub­te­rrá­neas.

Y el mis­mo so­fo­que, ca­lor, tráfico, ba­su­ra, con­ta­mi­na­ción va ha­cien­do, po­co a po­co, me­nos to­le­ran­tes a las per­so­nas. Mu­chos va­mos vi­vien­do una vi­da con que­rer un cam­bio, pe­ro que mu­chos so­lo con­tra­di­cen es­tas ideas y apor­tan al sub­de­sa­rro­llo. Las per­so­nas de­be­mos cam­biar de men­ta­li­dad y de­jar de vivir de las re­des so­cia­les, de la vi­da de los de­más, de los pro­ble­mas con otras per­so­nas, de que­jar­se tan­to y co­men­zar a pla­near una vi­da exi­to­sa lle­na de es­tu­dios y de­di­ca­ción y apor­tar soluciones.

Sin un cam­bio de pen­sa­mien­to, la po­bre Ni­ca­ra­gua, que ca­da vez más sor­pren­de con las tra­ge­dias que pa­san en ella, sin ese cam­bio, va­mos a se­guir es­tan­ca­dos, y los mu­chos que que­re­mos ha­cer un cam­bio, va­mos a mo­rir co­mo hé­roes no re­co­no­ci­dos en sim­ples lá­pi­das en un ce­men­te­rio ol­vi­da­do con pi­las de ba­su­ra en­ci­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.