Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo factor de ries­go sa­ni­ta­rio

El Nuevo Diario - - Opinión - EDDY ZE­PE­DA CRUZ

La cien­cia mé­di­ca de­fi­ne es­tra­te­gias en la bús­que­da de las cau­sas de las diferentes en­fer­me­da­des par­tien­do de la pre­mi­sa: siem­pre in­ci­den va­rias y no una so­la cau­sa. La teo­ría uni­cau­sal de las en­fer­me­da­des fue des­car­ta­da va­rios si­glos atrás. Aun an­tes de la ma­ra­vi­llo­sa tria­da y for­ta­le­za co­no­ci­da co­mo: cien­cia-tec­no­lo­gía-in­no­va­ción. La oc­ta­va ma­ra­vi­lla.

Vi­rus, bac­te­rias, hon­gos, en­tre otros mi­cror­ga­nis­mos son se­ña­la­dos de ge­ne­rar procesos de des­equi­li­brio de la sa­lud-en­fer­me­dad en las es­pe­cies vi­vas. La ex­po­si­ción a cual­quie­ra de ellos en de­pen­den­cia del gra­do de sus­cep­ti­bi­li­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad en que nos en­con­tre­mos nos pro­vo­ca­rá en­fer­me­dad de ma­ne­ra va­ria­ble: le­ve, mo­de­ra­da o se­ve­ra. Eso ex­pli­ca por ejem­plo por­qué al­gu­nas per­so­nas ex­pues­tas a tu­bercu­losis, sida u otras en­fer­me­da­des le­ta­les res­pon­dan de ma­ne­ra di­fe­ren­te an­te las mis­mas. Los as­pec­tos so­cia­les tam­bién tie­nen im­por­tan­cia en di­chos com­por­ta­mien­tos: el ac­ce­so a con­di­cio­nes me­dioam­bien­ta­les, de ali­men­ta­ción, de ser­vi­cios de sa­lud de ca­li­dad y ac­ce­si­bi­li­dad com­pa­ti­bles con de­re­chos hu­ma­nos. La jus­ti­cia so­cial utó­pi­ca, que mu­chos lla­man sub­ver­si­va, de­ma­gó­gi­ca o po­pu­lis­ta, pues no ge­ne­ran uti­li­da­des al mer­ca­do obs­ceno. Cues­tión de per­cep­ción sub­je­ti­va ba­sa­da en in­tere­ses crea­dos. De­cía­mos en la in­tro­duc­ción que el abor­da­je ac­tual en as­pec­tos de sa­lud pú­bli­ca parte de la evi­den­cia que pa­ra que nos en­fer­me­mos de­be su­ce­der una se­rie de fac­to­res y no uno so­lo. Par­tien­do des­de nues­tra pro­pia con­cep­ción de lo que sig­ni­fi­ca es­tar sano o en­fer­mo, ¿có­mo en­fren­ta­mos los diferentes ries­gos a nues­tro equi­li­brio bio­si­co­so­cial? Nues­tros com­por­ta­mien­tos ali­men­ti­cios, la can­ti­dad de tiem­po de­di­ca­do a ac­ti­vi­dad fí­si­ca, la no ex­po­si­ción a com­por­ta­mien­tos de ries­go: diferentes adic­cio­nes (al­cohol, ta­ba­co, dro­gas di­ver­sas, irres­pon­sa­bi­li­dad y con­duc­ta de ries­go an­te las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión por con­tac­tos sin con­trol, la ex­po­si­ción a trau­mas y ac­ci­den­tes por no es­tar lú­ci­dos o ba­jo efec­to de sus­tan­cias alie­nan­tes, etc.).

Un factor de ries­go es una con­di­ción que nos ex­po­ne a su­frir le­sión, en­fer­me­dad o dis­mi­nu­ción de re­pues­ta an­te agre­sio­nes a nues­tra sa­lud fí­si­ca o men­tal. ¿Por qué vin­cu­lar a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en es­ta pro­ble­má­ti­ca? Por ra­zo­nes de mu­cho pe­so en las con­se­cuen­cias de los pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca que nos ago­bian. El ma­ne­jo irres­pon­sa­ble de los es­pa­cios en las diferentes for­mas de in­for­mar (o des­in­for­mar y dis­tor­sio­nar) tie­ne pe­so a la ho­ra de eva­luar las cau­sas de los diferentes pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca. La­men­ta­ble­men­te los cri­te­rios de más pe­so que se to­man en cuen­ta a la ho­ra de de­fi­nir es­tra­te­gias de di­vul­ga­ción o in­for­ma­ción son mer­ca­do­ló­gi­cos, de ra­ting de au­dien­cia, de ge­ne­ra­ción de uti­li­da­des. Ob­te­ner re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros a cual­quier cos­to sin im­por­tar los beneficios o da­ños que se cau­sen en la so­cie­dad.

Men­cio­na­re­mos con­se­cuen­cias en la sa­lud pú­bli­ca de es­te ti­po de com­por­ta­mien­tos ca­ren­tes de éti­ca y res­pe­to por la vi­da mis­ma de los ciu­da­da­nos que son prác­ti­cas co­ti­dia­nas en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción: dis­ca­pa­ci­dad y muer­te por ac­ci­den­tes de trán­si­to, em­ba­ra­zos en ado­les­cen­tes, en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual (in­clu­yen­do cán­cer y muer­te co­mo en el ca­so de las in­fec­cio­nes por el vi­rus de pa­pi­lo­ma y VIH y sida) y has­ta la per­pe­tua­ción del ci­clo de la po­bre­za en al­gu­nos sec­to­res so­cia­les que son víc­ti­mas del con­su­mis­mo ge­ne­ra­do por quie­nes crean ne­ce­si­da­des per­ma­nen­te­men­tes de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble. Pro­mo­ver y fo­men­tar el con­su­mo de dro­gas le­ga­les (al­cohol, ta­ba­co, li­co­res), las con­duc­tas de ries­go que ex­po­nen a en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual in­clu­yen­do sida, los com­por­ta­mien­tos so­cial­men­te irres­pon­sa­bles (agre­si­vi­dad, irres­pe­to, au­da­cia des­me­di­da, au­sen­cia de lí­mi­tes, etc.). Ur­ge que las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das y tam­bién los ac­to­res so­cia­les con in­fluen­cia en la po­bla­ción, exi­jan y apli­quen me­di­das que li­mi­ten o eli­mi­nen fac­to­res de ries­go a la sa­lud in­te­gral de la po­bla­ción. Re­vi­sar y li­mi­tar pro­gra­mas, ho­ra­rios y con­te­ni­dos en los diferentes me­dios de co­mu­ni­ca­ción no es vio­la­to­rio a los de­re­chos hu­ma­nos, es más bien pro­tec­ción de los mis­mos. Igual me­di­da de­be ser con­si­de­ra­da en las lla­ma­das re­des so­cia­les, es­pa­cios des­de don­de se con­ta­mi­na cons­tan­te­men­te a la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble: ni­ños y ado­les­cen­tes. En nom­bre del desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.