EDUCANDO PA­RA DESA­RRO­LLAR “SU­PER­PO­DE­RES”

DESA­RRO­LLO. In­no­va­do­res cen­tros de en­tre­na­mien­to pa­ra las neu­ro­nas ayu­dan a los ni­ños, de en­tre cin­co y tre­ce años de edad, a desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les al má­xi­mo.

El Nuevo Diario - - Dominical - MA­RÍA JE­SÚS RI­BAS.

Sa­bía que es muy pro­ba­ble que ten­ga a su al­re­de­dor al­gu­nas per­so­nas que po­seen unas ha­bi­li­da­des extraordinarias y que se ca­rac­te­ri­zan por te­ner en­tre 5 y 13 años de edad y por lla­mar a los adul­tos ‘ma­má’, ‘pa­pá’ o ‘pro­fe’?.

De es­ta di­ver­ti­da ma­ne­ra, los nue­vos “cen­tros de en­tre­na­mien­to de neu­ro­nas in­fan­ti­les” in­vi­tan a los pa­dres, pro­fe­so­res y co­le­gios, a co­no­cer sus en­tre­na­mien­tos es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra que los ni­ños desa­rro­llen, des­de la aten­ción, la con­cen­tra­ción y la me­mo­ria fo­to­grá­fi­ca, has­ta la crea­ti­vi­dad, la ha­bi­li­dad de cal­cu­lar, el pen­sa­mien­to ló­gi­co o la es­cu­cha aten­ta.

Los cen­tros Aloha Men­tal Arith­me­tic, crea­dos en Ma­la­sia en 1993 y pre­sen­tes en más de trein­ta y cin­co paí­ses, apli­can un pro­gra­ma de desa­rro­llo men­tal, con­sis­ten­te en sesiones di­ver­ti­das y es­pe­cial­men­te di­se­ña­das pa­ra ac­ti­var al má­xi­mo las ca­pa­ci­da­des in­fan­ti­les. Más de 250,000 alum­nos de ciu­da­des co­mo Sid­ney, Lon­dres, Nue­va York o Bom­bai, si­guen es­te pro­gra­ma en mi­les de cen­tros re­par­ti­dos por to­do el mun­do, se­gún es­ta or­ga­ni­za­ción. “Nues­tros en­tre­na­do­res en­se­ñan a los ni­ños una se­rie de ha­bi­li­da­des o “su­per­po­de­res”, en un en­torno mo­ti­van­te y di­ver­ti­do que me­jo­ra su au­to­es­ti­ma y po­ten­cia al má­xi­mo di­chas ca­pa­ci­da­des”, se­ña­lan des­de la se­de cen­tral de Aloha en Es­pa­ña, don­de cer­ca de 500 cen­tros es­co­la­res im­par­ten es­te pro­gra­ma. “Aloha es una ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar cu­ya me­to­do­lo­gía y ma­te­rial di­dác­ti­co tie­nen el aval de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Pe­da­go­gía, que se ofre­ce en co­le­gios y aca­de­mias, al­gu­nas de los cua­les la con­si­de­ran co­mo asig­na­tu­ra cu­rri­cu­lar”, ex­pli­ca a Efe el equi­po pro­fe­sio­nal de es­te cen­tro si­tua­do en Pal­ma de Ma­llor­ca (Is­las Ba­lea­res) y con más de cin­cuen­ta de­le­ga­cio­nes en Es­pa­ña. Es­te pro­gra­ma se im­par­te co­mo com­ple­men­to de las cla­ses, ya sea co­mo una ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar (dos ho­ras a la se­ma­na) o bien co­mo una asig­na­tu­ra (una ho­ra a la se­ma­na). De los 5 a 13 años el ce­re­bro de los ni­ños pre­sen­ta un in­creí­ble po­ten­cial y el ob­je­ti­vo de es­te pro­gra­ma es ayu­dar­los a que apro­ve­chen y desa­rro­llen ese po­ten­cial y do­tar­los de las he­rra­mien­tas pa­ra que al­can­cen sus me­tas y afron­ten con éxi­to los re­tos del fu­tu­ro, se­ña­lan es­tos pro­fe­sio­na­les de la pe­da­go­gía.

Se­gún Aloha, los en­tre­na­mien­tos es­tán se­cuen­cia­dos y es­truc­tu­ra­dos pa­ra mo­ti­var a los ni­ños y desa­rro­llar su in­te­li­gen­cia a tra­vés de una me­to­do­lo­gía di­dác­ti­ca, en la que el jue- go desem­pe­ña un pa­pel muy im­por­tan­te y con la que se bus­ca que po­ten­cien sus ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les o “su­per­po­de­res”.

TO­CAR E IMA­GI­NAR NÚ­ME­ROS CON EL ÁBACO.

“To­dos los ni­ños tie­nen su­per­po­de­res” y bus­ca­mos que los desa­rro­llen al má­xi­mo, en­se­ñán­do­les que las ma­te­má­ti­cas pue­den ser di­ver­ti­das, pro­po­nién­do­les re­tos men­ta­les y jue­gos di­dác­ti­cos, des­cu­brién­do­les que con el ábaco el cálcu­lo pue­de con­ver­tir­se en un jue­go de fi­chas”, se­ña­la es­te equi­po a Efe.

“El he­cho de ‘to­car’ los nú­me­ros con las ma­nos fa­ci­li­ta mu­cho el apren­di­za­je de los con­cep­tos ma­te­má­ti­cos de su­ma, res­ta, mul­ti­pli­ca­ción, di­vi­sión, po­ten­cia, raíz cua­dra­da...”, aña­den. “Con el tiem­po, los alum­nos de­jan de uti­li­zar el ábaco, fí­si­co y em­pie­zan a cal­cu­lar de ma­ne­ra men­tal, ima­gi­nan­do el ábaco en su ca­be­za y mo­vien­do las fi­chas men­tal­men­te”, re­cal­can.

A tra­vés del uso del ábaco y de la arit­mé­ti­ca men­tal los alum­nos, no so­lo apren­den a cal­cu­lar, sino tam­bién desa­rro­llan sus ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas, co­mo la con­cen­tra­ción, la re­so­lu­ción de pro­ble­mas, la me­mo­ria, la orien­ta­ción es­pa­cial y la crea­ti­vi­dad, se­gún un es­tu­dio de la doc­to­ra K. Va­su­ki, de la Uni­ver­si­dad de Ma­dras (In­dia) pu­bli­ca­do en 2013, in­for­ma Aloha. Ade­más, en las cla­ses se rea­li­zan ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­ca­men-

te en­fo­ca­dos a tra­ba­jar es­tas ca­pa­ci­da­des, aña­den es­tos pe­da­go­gos. “Los ni­ños que si­guen es­ta me­to­do­lo­gía son ca­pa­ces de con­cen­trar­se más y me­jor y ne­ce­si­tan me­nos tiem­po pa­ra asi­mi­lar los con­cep­tos que les en­se­ñan en ca­da asig­na­tu­ra, pe­ro tam­bién son ca­pa­ces de re­cor­dar me­jor, me­jo­ra su ca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca y su pen­sa­mien­to ló­gi­co”, ex­pli­ca el equi­po de Aloha. Ase­gu­ran que “des­pués de seis me­ses de ini­cia­do el pro­gra­ma se ob­ser­va una me­jo­ra de has­ta un pun­to so­bre diez en sus ca­li­fi­ca­cio­nes en ma­te­má­ti­cas, es de­cir, que un niño que an­tes sa­ca­ba un 5, en­tre­nan­do sus ‘su­per­po­de­res’ ob­tie­ne un 6”. Es­tos son al­gu­nos sen­ci­llos ejer­ci­cios prác­ti­cos, su­ge­ri­dos por el equi­po de Aloha ( www.alohas­pain.com) que los pa­dres pue­den com­par­tir con sus hi­jos de 5 a 13 años, pa­ra que los pe­que­ños los prac­ti­quen en ca­sa o en su vi­da dia­ria y, de ese mo­do, desa­rro­llen sus cua­li­da­des o “su­per­po­de­res”.

1.- PEN­SA­MIEN­TO LÓ­GI­CO.

“Pa­ra desa­rro­llar­lo, los pa­dres pue­den plan­tear, de­pen­dien­do de la edad de su hi­jo, diferentes si­tua­cio­nes en las que ha­ya al­gu­na po­si­ble so­lu­ción, pe­ro que obli­guen al niño a re­fle­xio­nar. Ejem­plo: “Ima­gi­na que te pier­des en el par­que y no sa­bes dón­de es­tán ma­má y pa­pá ¿Qué ha­rías?”, se­ña­lan. “El niño tie­ne en­ton­ces que poner en marcha su pen­sa­mien­to ló­gi­co pa­ra en­con­trar una so­lu­ción via­ble, co­mo bus­car a al­guien con uni­for­me del par­que y de­cir­le que se ha per­di­do, o que­dar­se quie­to don­de es­tá y es­pe­rar a que lo en­cuen­tren”, aña­den.

2.- ORIEN­TA­CIÓN ES­PA­CIAL.

Pa­ra que los ni­ños prac­ti­quen es­ta ca­pa­ci­dad ju­gan­do, Aloha re­co­mien­da a los pa­dres que les pro­pon­gan que reali­cen fun­cio­nes tan co­ti­dia­nas co­mo la­var­se los dien­tes, pei­nar­se o re­cor­tar una for­ma, con su mano no do­mi­nan­te, es de­cir, los zur­dos uti­li­za­rán la mano de­re­cha y los dies­tros, la zur­da. “Cuan­do va­yan en co­che a al­gún des­tino co­no­ci­do, por ejem­plo al co­le­gio, tam­bién pue­den pe­dir a sus hi­jos que cie­rren los ojos y va­yan ex­pli­can­do el ca­mino que se es­tá rea­li­zan­do”, aña­den.

3.- HA­BI­LI­DAD DE CÁLCU­LO.

“A los pe­que­ños se les pue­de pro­po­ner su­mar y res­tar pie­zas de cons­truc­cio­nes, fru­tas o ver­du­ras. Al prin­ci­pio pue­den te­ner los ele­men­tos de­lan­te pe­ro, po­co a po­co, se les pue­de pe­dir que los ima­gi­nen pa­ra ha­cer ope­ra­cio­nes arit­mé­ti­cas sen­ci­llas”, su­gie­ren.

Pa­ra Aloha, los ni­ños más ma­yo­res pue­den prac­ti­car cal­cu­lan­do ope­ra­cio­nes arit­mé­ti­cas a par­tir de la ma­trí­cu­la de los co­ches: pue­den su­mar­se en­tre sí, res­tar­se, mul­ti­pli­car­se, etc.

4.- ME­MO­RIA FO­TO­GRÁ­FI­CA.

Es­ta ca­pa­ci­dad pue­de en­tre­nar­se en ca­sa, don­de el pa­pá tie­ne que en­se­ñar al niño una ilus­tra­ción du­ran­te unos mi­nu­tos y des­pués ta­par­la y ha­cer­le pre­gun­tas so­bre ella, se­gún Aloha, quie­nes aña­den que, con el tiem­po, se pue­de ir in­cre­men­tan­do el ni­vel de de­ta­lle de las ilus­tra­cio­nes y así la di­fi­cul­tad de es­ta ac­ti­vi­dad. “Du­ran­te un pa­seo, tam­bién se pue­de ins­tar al niño a fi­jar­se en lo que tie­ne de­lan­te: un edi­fi­cio, una ca­lle o un par­que y, al ca­bo de un ra­to, ha­cer­le pre­gun­tas so­bre lo que ha ob­ser­va­do: ¿ha­bía co­lum­pios en el par­que? ¿de qué co­lor era el edi­fi­cio? ¿ha­bía ár­bo­les en la ca­lle?”, re­co­mien­dan.

5.- CON­CEN­TRA­CIÓN.

Des­de Aloha su­gie­ren una ac­ti­vi­dad “per­fec­ta tan­to pa­ra ni­ños pe­que­ños, que es­tán em­pe­zan­do a leer, co­mo pa­ra más ma­yo­res, que ya co­no­cen las letras”.

“El pa­dre tie­ne que ele­gir un tex­to que se­pa que le va a gus­tar al niño y pe­dir­le que se­ña­le, por ejem­plo, to­das las letras “a”, en el ca­so de los pe­que­ños, o to­das las com­bi­na­cio­nes de letras “d+a” que en­cuen­tre en el tex­to, si los ni­ños son más ma­yo­res”, in­di­can.

“Pa­ra ju­gar a en­tre­nar la con­cen­tra­ción tam­bién son im­por­tan­tes los jue­gos de me­di­ta­ción guia­da: el niño tie­ne que ce­rrar los ojos y man­te­ner la men­te en blan­co. Lue­go tie­ne que ima­gi­nar, por ejem­plo, có­mo cre­ce un ár­bol a par­tir de una se­mi­lla, o có­mo es el ar­coí­ris a par­tir de la des­crip­ción de sus co­lo­res”, aña­den.

6.- CREA­TI­VI­DAD.

Pa­ra en­tre­nar es­ta ca­pa­ci­dad no hay ca­si lí­mi­tes, se­gún Aloha.

“Los pa­dres pue­den ju­gar con sus hi­jos a in­ven­tar pa­la­bras nue­vas y su sig­ni­fi­ca­do, co­mo ‘ca­ti­salt’ (el sal­to que da un ga­to cuan­do se asus­ta); crear en ca­sa un “rincón del ar­tis­ta” en el que pe­gar di­bu­jos y ma­nua­li­da­des; o bus­car usos diferentes de ob­je­tos co­ti­dia­nos, co­mo uti­li­zar pei­ne pa­ra re­mo­ver la tie­rra de las ma­ce­tas”, se­ña­lan.

7.- CA­PA­CI­DAD DE ES­CU­CHA.

Lo me­jor pa­ra en­tre­nar es­ta ca­pa­ci­dad, se­gún el equi­po de Aloha, con­sis­te en que los pa­dres lean a sus hi­jos cuen­tos, his­to­rias o no­ti­cias y re­por­ta­jes, en ca­so de que el niño sea más ma­yor. “Es im­por­tan­te ase­gu­rar­se de que el niño es­cu­cha lo que se le es­tá ex­pli­can­do pa­ra lue­go ha­cer­le pre­gun­tas so­bre lo leído” con­clu­yen.

Pa­ra en­tre­nar la crea­ti­vi­dad no hay ca­si lí­mi­tes, se­gún Aloha. En la ima­gen, unos ni­ños mues­tran sus “su­per­po­de­res” ves­ti­dos de su­per­hé­roes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.